Menu

Declaración del Partido Comunista de EUA: ¡Defiende los votos!

  • Escrito por 
Declaración del Partido Comunista de EUA: ¡Defiende los votos!

Puedo ver el amanecer de un mejor día para la humanidad. El pueblo está despertando, En su debido tiempo, éste hará y deberá venir por su cuenta…Dejemos al pueblo donde quiera que esté tenga la esperanza para que la cruz del sur se dobla, la medianoche pasa y la alegría llega con la mañana.

—Eugene Debs 

Si bien el histórico aumento electoral no produjo la esperada aplastante victoria, hay mucho que celebrar, e inclusive hay más por lo cual luchar. Justo ahora, debemos presionar por la demanda de contar cada voto como la precondición para ganar otros avances, incluyendo un paquete de recuperación económica que aborde las necesidades de los trabajadores. 

La mayoría Republicana en el Senado podría no romperse, pero aun así todo parece indicar que Donald Trump será derrotado. Votos anticipados y ausentes que podrían tender a ser fuertemente Demócratas, aún están llegando y siendo contados. Quitar a Trump será un mayor golpe para la extrema derecha. En particular, esto desorganizará y desmovilizará a mucha de su base. 

El movimiento popular ha ganado asimismo algunas elecciones importantes, incluso duplicando el número de mujeres de color en la Cámara de Representantes, conocido como “El Escuadrón”.

Y no deberíamos perder de vista de una mayor imagen. Esta elección es un momento en la lucha más amplia que enfrenta un levantamiento democrático masivo contra el poder atrincherado de la extrema derecha. El derecho al voto está emergiendo como el centro de esta lucha. Seamos claros: los afroamericanos votaron de manera desproporcionada temprano o por correo. Teniendo en cuenta que se podrían lanzar un millón de boletas, el intento de Trump de detener el conteo de esas boletas es el ataque más vil a los derechos de voto desde el derrocamiento de la Reconstrucción. 

Como comunistas, luchamos por el rol dirigente de la clase trabajadora en la lucha por la democracia. Mucho de lo visto en esta elección reivindica nuestra posición, desde los esfuerzos incansables de trabajo organizado y la Campaña de los Pobres para la gran mayoría de la clase trabajadora que impulsó la histórica marcha hacia las urnas. De no ser por nuestra clase trabajadora multirracial, Trump hubiera ganado de manera aplastante. 

Como sea, una sección substancial de nuestra clase, particularmente una sección de trabajadores blancos y sobre todo trabajadores de raza blanca, continúan bajo el hechizo de la supremacía blanca y la extrema derecha. Las razones de esto no pueden ser reducidas a simplicidades binarias de “políticas de identidad” contra clase; ni puede ser rechazada como resultado de una mentalidad cerrada o de falta de educación. Una explicación más completa debe mirar como se desarrolla la conciencia de clase o como se frustra en su desarrollo, en un ambiente mediático saturado de supremacía blanca, supremacía masculina y anticomunismo. 

Seamos claros: una posible victoria democrática en la lucha por la Casa Blanca se deberá en gran parte a las boletas casi mayoritarias de votantes negros en Detroit, Filadelfia, Pittsburgh, Atlanta, etc., junto con los votantes latinos en Arizona y otros lugares. 

Incluso con la aceptación de los votantes y la certificación de la elección por Biden/Harris, la lucha no terminará. Tomemos la palabra a Trump. ¿Qué obligará a su administración a entregar el poder? Aquí los resultados electorales mixtos, la estrechez de las contiendas amplifican el grado de peligro. Estamos confrontando dos movimientos de masas, de fuerza desigual, uno de tintes fascistas y en el poder, y el otro democrático y ascendente. Esta no es una elección ordinaria, y la situación se mantiene lejos de ser clara. Es hora de mantenernos despiertos, vigilantes y movilizados. 

Más allá del análisis, debemos redoblar nuestros esfuerzos para demostrar que es lo que está en juego para toda la clase trabajadora en la lucha contra la extrema derecha: seguro de desempleo, atención médica, escuelas y lugares de trabajo seguros, entre otras cosas. No hay camino democrático, y mucho menos camino al socialismo, que no implique ganarlos a la lucha. 

Todas las almas a las urnas; ahora todos los pies a las calles. Hemos marchado a las urnas para votar contra el fascismo. Ahora marchamos de nuevo, junto a millones más, para demandar que cada voto sea contado. Estamos en un nuevo momento, aprendiendo de cada avance y cada retroceso. Y cual sea el resultado ¡la lucha continúa!

Enlace a la nota: https://www.cpusa.org/article/defend-the-votes/

volver arriba