Menu

Comunicado de prensa del Partido Comunista Portugués

  • Escrito por 
Comunicado de prensa del Partido Comunista Portugués

Lisboa, 10 de Noviembre del 2013

El XV Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, se realizo en Lisboa, del 8 al 10 de Noviembre, bajo los temas “La profundización de la crisis del capitalismo, el papel de la clase obrera y los comunistas, las tareas en la lucha de los trabajadores y los derechos del pueblo. La ofensiva del imperialismo, el realineamiento de fuerzas a nivel internacional, la situación nacional, la emancipación de la clase obrera y la lucha por el socialismo”.

En esa reunión, participaron 75 partidos de 63 países, y se recibieron saludos de otros 14 partidos que no tuvieron la oportunidad de asistir. En dicho encuentro se analizaron entre los principales aspectos, el desarrollo de la situación internacional en el contexto de la profunda crisis estructural del capitalismo, y el complejo proceso del realineamiento de fuerzas a nivel internacional, alertando sobre los grandes peligros que derivan de la ofensiva del imperialismo.

Al mismo tiempo, los participantes saludaron y evaluaron la lucha y resistencia de los trabajadores y el pueblo, reafirmando el real potencial que la actual situación mantiene para el desarrollo de la lucha por la liberación, por los cambios profundos en la dirección antimonopolista y antiimperialista, por el socialismo.

La reunión tomó nota de la profundización de la crisis que estalló en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers. Crisis que está lejos de terminar, contradiciendo el discurso clase dominante de una supuesta "recuperación" y confirmando los análisis de los comunistas sobre su naturaleza y evolución, y que, entre otros aspectos, la confirma como una crisis de sobreproducción y sobreacumulación de capital. Una crisis que expresa la agudización de las contradicciones del capitalismo – en particular, su contradicción fundamental entre el carácter social de la producción y la apropiación privada – destacando los límites históricos del sistema y de la actualidad de la lucha por la alternativa fundamental del capitalismo al socialismo.

Denunció el objetivo del gran capital, de las grandes potencias imperialistas y sus estructuras internacionales y supranacionales de concertación imperialista –Tal es el caso de la Unión Europea– de imponer a los trabajadores y los pueblos una regresión social de una dimensión civilizatoria agredir a los derechos económicos, laborales y sociales, atacando violentamente las condiciones de vida de las masas trabajadores y populares y declarando la guerra a la soberanía y la independencia de los Estados.

Se hizo referencia en particular a la dura realidad de los pueblos y el impacto de la crisis y de la ofensiva capitalista en los países en desarrollo, donde los pueblos encuentran su derecho al desarrollo económico y social aún más reducido. En este marco, se hizo hincapié en el impacto de la crisis del capitalismo en la agricultura y los alimentos, poniendo en peligro aún más la soberanía alimentaria de numerosos países y condenando a grandes masas de la población mundial al hambre y la desnutrición.

Puso en relieve los peligros que se derivan de la intensificación militarista, bélica y la política de injerencia de las grandes potencias imperialistas y la OTAN. Hizo hincapié en que las guerras de agresión, los procesos de interferencia y la instigación de conflictos internos, el fortalecimiento de las medidas de represión, autoritarismo, control y espionaje  son parte de la respuesta basada en la fuerza del gran capital a la crisis del capitalismo, que tiene como objetivos centrales mantener el control de los recursos y las fuentes de energía y contener la rebelión, la lucha de los pueblos y las explosiones sociales y revolucionarias inevitables que la situación actual conlleva.

Los participantes expresaron su solidaridad con las luchas en curso en todos los continentes contra la agresiva ofensiva imperialista, para el progreso social, la independencia y la soberanía, la paz, el derecho al desarrollo social y económico, para la construcción de alternativas de soberanía y progreso a la dominación hegemónica del imperialismo, la alternativa fundamental real a la barbarie capitalista, el socialismo. Se reafirmó el papel central de la clase obrera y su alianza con otros estratos antimonopolio en defensa de sus derechos, es decir, el derecho al trabajo, los derechos laborales y sociales, en defensa de la función social de los Estados.

Los participantes valoraron y expresaron su solidaridad con todos los pueblos que se resisten a las políticas del imperialismo de interferencia y agresión – especialmente a los pueblos de Oriente Medio, saludando las luchas en curso en esa región contra todas las formas de agresión y opresión, por la soberanía, la democracia, la justicia social y la unidad nacional, como en Egipto y Túnez. Ha reiterado su solidaridad con el pueblo palestino y su lucha por los derechos nacionales, así como con otros pueblos de la región que son víctimas de agresiones e intervenciones, como el pueblo sirio.

En un marco de continua resistencia y recolección de fuerzas, pero donde el potencial para el desarrollo de la lucha revolucionaria crece, factores importantes surgen en diversas regiones del mundo para contener la dominación hegemónica del imperialismo. Los participantes saludaron y valoraron la lucha de los pueblos, de los comunistas y otras fuerzas progresistas en América Latina, teniendo en cuenta que los procesos de lucha, progresista y de afirmación soberana en esta región, así como la cooperación basada en la solidaridad que se está gestando en la región, constituye un factor importante y un estímulo para el desarrollo y fortalecimiento de la lucha anti-imperialista. Los participantes reafirmaron su solidaridad con Cuba y su revolución socialista, así como con el pueblo venezolano y su revolución bolivariana, entre otros.

Hizo hincapié en la importancia de la lucha en defensa de las libertades democráticas, contra el avance de la extrema derecha, contra la xenofobia y el racismo, contra el fanatismo religioso y el oscurantismo, contra el anticomunismo. Se reitero la solidaridad con otros partidos comunistas y todas las fuerzas revolucionarias que son el blanco de la persecución política y las campañas anticomunistas – sobre todo, en el continente europeo - , que se lleva a cabo por varios gobiernos, así como por instituciones como la Unión Europea.

Las experiencias concretas de lucha en diferentes países y regiones estuvieron presentes en la mayoría de las intervenciones, lo que confirma que los trabajadores y los pueblos no se agrupan o unan, incluso en las difíciles condiciones actuales, liberando que los avances y logros de carácter antimonopolista y anticapitalista sean posibles.

Se afirmó que el socialismo emerge cada vez más como la alternativa fundamental real para el capitalismo y su crisis. Se extrajeron lecciones de los retrasos, errores y distorsiones que se contraponen a los principios básicos del socialismo, pero valorando como muy positiva la experiencia de la construcción del socialismo y lo que significaron y significan para la Humanidad, destacando los logros del nuevo sistema social, reconociendo que no existen modelos de la revolución, los participantes hicieron hincapié en el papel determinante de las masas en la construcción y gestión de las sociedades socialistas.

Se insistió en que la situación internacional actual hace que sea especialmente necesario fortalecer la cooperación entre todas las fuerzas progresistas y antiimperialistas y, en primer lugar, entre los comunistas y partidos obreros de todo el mundo, una de las garantías más sólidas para el fortalecimiento de la lucha de los pueblos y la construcción de la alternativa del socialismo. En este sentido, se destacó la rica experiencia y los avances hechos con los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros, como un espacio para el intercambio de información, experiencias y opiniones, de la posible convergencia de las posiciones y decisiones sobre iniciativas comunes y convergentes, reafirmando la importancia de asegurar su continuidad.

La reunión adoptó diversas directrices e iniciativas de acción común o convergente de Partidos Comunistas y Obreros para ser materializado hasta el XVI EIPCO, una vez habiendo ordenado al Grupo de Trabajo para estimular y controlar su ejecución y materialización.

El Encuentro Internacional acogió con satisfacción la existencia de tres propuestas para el lugar de celebración de la 16 ª reunión. Su fecha, el lugar y el lema se decidirán en la reunión del Grupo de Trabajo de los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros, que se celebrará a su debido tiempo.

Traducción de la Comisión de Relaciones Internacionales del PdelosC.
Enlace: http://pcp.pt/eipco/en.html#0101

volver arriba