Menu
PdelosC

PdelosC

URL del sitio web:

Adagio-Allegro Molto en mi menor: Una realidad posible

Adagio-Allegro Molto en mi menor: Una realidad posible.
(tomado del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro)

La locura es como la gravedad, ¿sabes?, basta con un pequeño empujón
El Guasón en el papel de Heath Ledger (¿o era el revés?). 

  Nadie sabe a ciencia cierta cómo empezó todo. Incluso los Tercios Compas, que se dieron a la tarea de reconstruir los hechos, no pueden determinar el momento y el hecho exactos en que se inició lo que ahora les relataré.

  Según una versión, el SupGaleano provocó todo. Según otras, el SupGaleano sólo lo inició, y fue el Subcomandante Insurgente Moisés el que siguió y completó.

  El asunto es que el SupGaleano, en uno de sus textos, hizo referencia al hecho de que, en febrero de 2011, la periodista Carmen Aristegui preguntó, en una de las emisiones de su programa, si el entonces titular del ejecutivo, Felipe Calderón Hinojosa, padecía de la enfermedad del alcoholismo, y agregó que se debería informar a la Nación sobre el estado de salud del ejecutivo federal. Como represalia, la periodista fue despedida. Hasta ahí no había problema. Así fue y se puede consultar en la prensa ese hecho.

 La bronca fue que, el SupGaleano agregó algo como: “La locura, como señaló un incomprendido conocedor del alma humana, es como la gravedad: sólo necesitas un empujón. Detentar el Poder es ese irresistible empujón que allá arriba todos anhelan y empieza con 3 simples palabras “aquí mando yo”. Si espera usted que alguien de los medios de comunicación cuestione si el actual ejecutivo federal padece de sus facultades mentales (lo que sea de cada quien, no dijo “está loco”), espere sentado; porque nadie se va a atrever a hacerlo”.

  Al día siguiente, en ese faro de luz cuasi divina que son las conferencias matutinas del probable demente, una persona de la prensa se atrevió a preguntarle qué pensaba de eso. El interpelado guardó silencio, hizo gestos faciales que mostraban su enojo, y dio por terminada la rueda de prensa sin haber acabado de explicar el por qué obedecer los mandatos de Donald Trump le había traído grandes beneficios al país. Nunca aclaró a qué país se refería.

  Según el encargado de Comunicación Social de la Presidencia, el jefe (así dijo) se había sentido indispuesto debido a una probable congestión estomacal, producto de algún alimento en mal estado.

  A la mañana siguiente, ya repuesto, el máximo jefe (así lo presentó el encargado de Comunicación Social), dijo que, para él, quienes se presentan como de izquierda radical no eran sino unos radicales de derecha que se escondían tras un pasamontañas y sólo mantenían su movimiento en 4 municipios del suroriental estado mexicano de Chiapas, y eso gracias al apoyo económico que recibían de los Illuminati; y que “el Marcos” (así dijo) en realidad estaba en Francia. En Paris, para ser más precisos, según los datos que él tenía.

  El SupGaleano respondió con un escrito donde describía la Plaza Pigalle con una minuciosidad que ni la guía Michelin, señalaba la paradoja de que el pecado carnal estuviera tan cerca de la Sacré-Coeur que corona Montmartre, y se disculpaba por no dar más datos, debido a que se dedicaba al “oficio más antiguo del mundo” (así dijo) y tenía que atender a la clientela. Algunos dicen que el Sup anexaba una foto donde lucía sus hermosas y bien torneadas piernas. En las redes sociales de la 4T alegaron que estaban photoshopeadas y que ni que estuviera tan bueno “el cara de calcetín” (así dijeron) –aunque más de una, unoa, guardó la imagen en la carpeta que advertía “No abrir en caso de mi muerte”-.

  En la mañanera siguiente, el máximo líder tuvo un leve toque de autocrítica. Aclaró que no estaba en París (el Sup se entiende), sino en Grecia, según sus datos. En la Isla de Lesbos para ser más precisos. El SupGaleano respondió con otro texto describiendo las condiciones en que los migrantes ilegales se trasladaban a Europa… huyendo de las guerras alentadas por los gobiernos europeos.

  Un día y una corrección más en la conferencia de prensa matutina: “el subcomediante” (así dijo el líder) en realidad estaba, según sus datos, en Australia. En Sidney, en la playa Lady Bay Beach, para ser más precisos.

  El Sup contestó con un poema cursi, supuestamente de su autoría, que en una parte decía: la sombra que en el mar se diluye/ como si en luz muriera/lejanos y húmedos los desvelos/presente la esperanza seca… y con una foto que la decencia y las buenas costumbres me impiden describir. Sólo puedo decir que el Sup tenía puesto el pasamontañas, su gorra y su pipa y ya (¿si me entienden? Oh pues).

  El supremo, esa misma tarde, estalló y tuiteó que le estaban colmando la paciencia (al Supremo, se entiende), y que tenía lo necesario para poner orden en “Chapas” (así escribió) y acabar de una vez con “las fantochadas del cara de estambre” (así dijo). En NOTIMEX corrigieron “en Chiapas”, y en las redes sociales, alguien tuiteó con timidez: “¿Pues no que estaba en Francia-Grecia-Australia?”

  En la mañanera, el iluminado se fue con todo: dijo que él, el verdadero, tenía la sagrada misión de preservar el paso incontenible de la 4T y que “todas las opciones para lograrlo las tengo en mi mesa de tocador”. En NOTIMEX corrigieron y en la transcripción pusieron “en mi escritorio de trabajo”.

  Ahí es donde dicen que intervino el Subcomandante Insurgente Moisés, quien escribió un breve comunicado que sólo decía: “Ustedes sólo son un ladrillo más en el muro. Nosotros uno de muchos mazos”.

  El supremo jefe, máximo líder, el esperado al fin en nosotros (así dijo el presentador de la rueda de prensa, aunque en NOTIMEX agregaron “y nosotras”), declaró que a él no le temblaba el pulso para poner orden en su república (NOTIMEX corrigió “en nuestra república”).

  El Subcomandante Insurgente Moisés respondió con “Ustedes son sólo un escupitajo en el mar de la historia. Nosotros somos el mar de nuestros sueños. Ustedes son sólo polvo en el viento. Ik O´tik (nosotros somos viento)”.

  Todos coinciden en que eso fue lo que detonó todo. El supremo podía ser más o menos tolerante, pero que se cuestionara su papel en la Historia (con mayúsculas) del mundo mundial, era ir demasiado lejos…

La Ley LEI.

  El Congreso, con mayoría abrumadora de la 4T –a la que se habían sumado, con fervor patriótico, el PVEM, el PAN, el PRI y otros minipartidos-, aprobó entonces, vía fast track, la Ley de Existencia Indeseada (“LEI” por sus siglas). Aunque apenas unos minutos antes el ejecutivo federal había enviado el proyecto, los legisladores entendieron inmediatamente que la ley LEI era un portento jurídico, una luz en medio de la oscuridad, una guía que llevaría al país (nunca aclararon a cuál país se referían) a un futuro luminoso. Ergo, la aprobaron por aclamación.

  En uno de sus apartados, y como consecuencia lógica de la ley que prohibía que alguien ganara más que el ejecutivo federal, se vedaba expresamente ser más inteligente que el supremo. Todo aquel que tuviera un coeficiente intelectual superior al del amado líder, sería confinado en una cárcel o desterrado del país (nunca se aclaró a qué país se refería la ley LEI). Se declaró entonces la obligatoriedad para que toda la población presentara un examen de inteligencia para así detectar a los transgresores. El “coeficiente intelectual” no debía superar el del amado, admirado y nunca bien ponderado líder, por lo que el 99.999% de la población hubiera quedado en el nivel de “existencia indeseada” a no ser porque…

  La banda es banda y el barrio es barrio. Así que, por internet y en puestos de comercio ambulante, se podía comprar una píldora que inhibía los procesos cognitivos. “No se arriesgue, vaya a lo seguro. Bara, bara, todo legal mi buen”, se leía o escuchaba en la publicidad. No faltó quién consiguiera copias del examen y las vendiera, aunque con un cargo adicional si se incluían cuáles eran las respuestas incorrectas que aseguraran su patrimonio. Se ofrecieron, además, cursos propedéuticos para presentar el examen, ahí se instruía cómo obtener una calificación baja.

  Salvo una niña de 6 años, que vomitó la pastilla, todos demostraron que no eran más inteligentes que el supremo. La niña fue desterrada con todo y su familia, para que no se dijera que el supremo separaba a los padres de los hijos. NOTIMEX añadió “y de las hijas”.

  En otro apartado, se prohibía el ateísmo, y el agnosticismo se toleraba sólo si no se manifestaba “de pensamiento, palabra y obra”. La población atea tuvo que pasar a la clandestinidad, pero no por mucho tiempo: alguien alegó que el ateísmo puede ser tan fanático como cualquier religión. Así que el Instituto de Religiones Permisibles (PRI por sus siglas en inglés), incorporó al ateísmo como una religión más. Aunque muy por debajo de otras religiones (como la Luz del Mundo, etc.), y por supuesto lejana del Amloísmo, ese venturoso sincretismo entre varias religiones y Alfonso Reyes, que no era declarada “religión oficial” sólo por santo pudor y virginal recato.

  Lo que desencadenó todo, según algunos, fue el apartado de la ley LEI que se refería específicamente a la población que pertenecía a los autodenominados pueblos originarios, pero que eran conocidos comúnmente como “indígenas”, “indios”, “la indiada”, etc.

  La ley obligaba a los hablantes de lenguas extrañas (así decía) a registrarse y dirigirse a un campo de concentración, de modo que no ofendieran con su vista al resto de la sociedad, y facilitar así la entrega de las limosnas oficiales. En el campo de concentración, con una previsión loable, se habían colocado sucursales de la tienda Elektra, que incluían cajas de Banco Azteca, de modo que el “cliente” recibía la “ayuda” y ahí mismo la gastaba. El supremo cumpliría así una de sus promesas fundacionales: producir consumidores de los artículos que, generoso, ofertaba Salinas Pliego a los pobres. Las malas lenguas decían que esos establecimientos no eran sino la versión 4T de las tiendas de raya.

  Como era de esperar, los pueblos zapatistas se negaron y se empecinaron en ofender al respetable. Según unas versiones, aquí fue donde el Subcomandante Insurgente Moisés contestó con una cita del Jacinto Canek, de Ermilo Abreu Gómez:

“Ya se cumplen las profecías de Nahua Pech, uno de los cinco profetas del tiempo viejo. No se contentarán los blancos con lo suyo, ni con lo que ganaron en la guerra.
Querrán también la miseria de nuestra comida y la miseria de nuestra casa.
Levantarán su odio contra nosotros
y nos obligarán a refugiarnos en los montes y en los lugares apartados.
Entonces iremos, como las hormigas, detrás de las alimañas y comeremos cosas malas: raíces, grajos, cuervos, ratas y langostas del viento.
Y la podredumbre de esta comida llenará de rencor nuestros corazones
y vendrá la guerra.”.

   Un intelectual orgánico de la 4T escribió un largo ensayo en el suplemento que dirige, para denunciar que la oposición zapatista a los designios divinos era otro de los cálculos estratégicos del “SupMarcos” (así puso), quien pensó que su timing iba a afectar siquiera la marcha inexorable, triunfante y avasalladora de la 4T; y que el ezetaelene perdía una gran oportunidad porque, por primera vez, se iban a reunir en un solo lugar todas “las etnias y sus dialectos” (así escribió). Laura Bozzo escribió en su columna que la respuesta del Subcomandante Insurgente Moisés era una muestra más del sectarismo del EZLN, que mal hacía el zapatismo en aislarse de “los pobres de la tierra” (así dijo), y que el CNI y el CIG debían, como un movimiento táctico, aceptar el generoso ofrecimiento gubernamental y aprovechar para ahí estudiar sus artículos… y obedecer lo que en ellos se ordenaba.

  En las redes sociales pro 4T crearon el hashtag #pinchesindioshijosdesalinas, aunque nunca quedó claro si se referían al Salinas malo (Salinas de Gortari, quien ya no se escondía detrás de las faldas Chanel de Rosario Robles y estaba en franca huida) o al Salinas bueno (Salinas Pliego, quien se forraba de billetes con las tarjetas de “Sembrando Vida”).

  El caso, o cosa, según, es que entró la Guardia Nacional “a implantar el orden y el progreso que habían sido desafiados por los transgresores de la ley”. NOTIMEX añadió “y por las transgresoras de la ley”.

  En las redes sociales, los usuarios afines a la 4T se convocaron entre sí para sumarse a la patriótica campaña. Con el ingenioso hashtag #fuerazapatistademivista (supuestamente ideado por un influencer que produce telenovelas) llamaban a abordar toda clase de vehículos para dirigirse a Chiapas y enrolarse temporalmente en la siempre gloriosa, heroica y poderosa Guardia Nacional. Nadie llegó, porque según se leyó en otro influencer: “una cosa es tener que salir a la calle para ponerle saldo al celular, y otra muy diferente viajar tan lejos. ALV”. El mensaje tuvo 3 millones de likes.

  Luciendo las armas donadas por el ejército norteamericano (el mando del Comando Central del Operativo se quejó en la embajada porque eran obsoletas. El embajador le respondió: “Pero si van a pelear contra unos fuckin indios”), la flamante Guardia Nacional -que hasta entonces sólo se había dedicado a extorsionar migrantes y escoltar los camiones de Sabritas, Bimbo y leche LALA-, hizo su entrada triunfal en los “bastiones zapatistas”. NOTIMEX corrigió: “en las madrigueras de los pecadores”; y corrigió de nuevo: “y de las pecadoras”.

  En su avance, la Guardia Nacional sólo encontraba humo. Los pueblos zapatistas se replegaban a las montañas después de prenderle fuego a sus champas y a sus cosechas.

  El también conocido como “el Nino Canún de los ecologistas”, famoso por su artículo “El Ocaso de la decencia académica y el esplendor de la lambisconería” –mismo que le valió su entrada al gabinete-, escribió un artículo denunciando el atentado contra el medio ambiente que la necedad zapatista provocaba. “Es intolerable”, escribió, “que nuestros gallardos guardias tengan que respirar ese humo que, además, mancha de hollín sus flamantes armas y uniformes”.

  El Supremo mandó congelar todas las cuentas bancarias de las ONG´s defensoras de los derechos humanos y promotoras de proyectos porque, dijo, “en realidad son cabezas de playa de los Illuminati”.

  El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas no cerró sus puertas. De las comunidades aledañas bajaron hombres, mujeres y niños, incluso de organizaciones y poblados rivales entre sí, llevando gallinas, tortillas, maíz, frijol, verduras, frutas, y hasta algo de posh escondido entre el pelambre de un borrego, además de cobijas, blusas, naguas y pantalones con tantos colores que emborrachaban la vista. “Los fraybas”, como les dicen en las comunidades de Chiapas, no pasaron hambre ni frío y hasta compartieron con otras ONG´s. Eso sí, tod@s subieron de peso.

  La Sexta y las Redes no se quedaron sin hacer nada. Se formaron brigadas, comandos y batallones para ir a pelear junto a los zapatistas. Pero, conforme iban descendiendo de sus vehículos destartalados, iban siendo detenidos y llevados a un campo de concentración que se tuvo que acondicionar apresuradamente en el estadio de fútbol “Víctor Manuel Reyna”, en la capital chiapaneca.

  Como en los viejos tiempos, se encontraron ahí, juntos, comunistas y anarquistas y quienes no son ni lo uno ni lo otro. Hubo roces e intercambio de insultos, y el asunto hubiera pasado a mayores si no hubiera sido por loas otroas, que calmaron los ánimos. Como acto de rebeldía, se organizó un campeonato de fútbol (a pesar de que ese juego del demonio había sido proscrito y sólo se permitía el beisbol). La copa (que en realidad era un vaso de unicel con restos de café y adornado con colores en todos los idiomas) fue conquistada por el equipo de loas otroas (lo que hubiera alegrado mucho al finado y al difunto en proceso de serlo). Los Guardias Nacionales que vigilaban a los marginales se burlaron: “Uh, ganaron los putitos y las machorras”. Loas susodichoas retaron entonces a los Guardias a un partido. Los Guardias aceptaron de inmediato. Nadie sabe cómo, pero, al iniciar el encuentro, las porterías no estaban, habían sido desmanteladas (suponemos que por los otros presos) y “los putitos y las machorras” se alinearon, llevando en las manos un pedazo de tubo cada unoa. El árbitro huyó, seguido de los guardias, y olvidaron cerrar el portón. Todos, todas y todoas se salieron. Todavía les buscan.

  Debido a la globalización, el asunto escaló a otras partes del planeta. Empezaron a aparecer zapatistas de todos los colores, de todos los géneros y hablando idiomas disímbolos. Las honorables embajadas de la 4T en varias partes del mundo fueron sitiadas y tuvieron que intervenir las fuerzas policiales de los distintos países en el operativo internacional llamado “Fuck the zapatistas now”…

-*-

69 veces 3 y 69 veces 6.

  Al día siguiente de la épica entrada de la Guardia Nacional, apareció la noticia: “El Subcomandante Moisés y el SupGaleano han sido abatidos” (NOTIMEX corrigió “y el SupMarcos-Galeano”) y se mostraba la foto del sombrero del Moisés y la gorra y la pipa del susodicho Marcos-Galeano en un charco de lo que se suponía era sangre.

  El sistema es el sistema, así que pronto aparecieron ofertas en las que se podía adquirir el sombrero, la gorra y la pipa, y tomarse una selfie con ellos en el suelo de su jardín o del parque más cercano, aunque algunas macetas bien podrían cumplir el objetivo. El kit Premium incluía una botella de un líquido espeso color rojo. “¡Parece sangre auténtica!” se promocionaba.

  El asunto es que todos reclamaban haber “cobrado esas piezas” (así dijeron) y en los lugares más disímiles. Lo mismo se decía que en La Realidad zapatista, que en La Garrucha, que en Oventik, que en Roberto Barrios, que en Morelia. Pero eso sólo al principio. Pronto aparecieron quienes reclamaban haber abatido a los dos zapatistas en otras ciudades. Unas horas después, en otras partes del mundo. Hasta Donald Trump tuiteó que personalmente los había eliminado cuando trataban de cruzar la frontera por El Paso, Texas. Putin no se quedó atrás y reclamaba lo mismo pero en Chechenia. Daniel Ortega declaró que había sido en el barrio de Monimbó y que “Chayito” (así dijo) les había dado el tiro de gracia.

  Un periodista de la prensa fufa (un término ideado por la ingeniosidad del supremo, que se refería así a la prensa que no le era del todo incondicional, o sea que ni fú ni fa, –los periodistas de la prensa fifí o estaban en el exilio, o en la cárcel o en el cementerio-), le comentó a otro: “He contado las muertes “comprobadas” de Marcos y Moisés, y, además de que los lugares distan kilómetros uno de otro y que fueron simultáneas, hay algo extraño”. “¿Ý qué es?”, le cuestionó el otro. “Pues que son 69”, respondió el uno. “¿Y?”, insistió el otro. Y el uno: “Pues que ese número lo usaba el marquitos para alburear en sus comunicados. Se me hace que esos dos deben estar muertos, pero de risa”. “Cállate”, le demandó el otro, “no digas nada porque puedes perder algo más que el empleo”.

  En la ciudad de México, capital de la 4T, un historiador terminaba su último libro con estas palabras: “La prueba de que la Cuarta Transformación va, es que, al igual que sus 3 anteriores, se construye sobre la derrota de los indígenas”. Y en un arranque de espontáneo ingenio agregó: “me canso ganso”. Loco de contento, corrió a ver a su cuate, un burócrata progresista que despachaba en la editorial oficial y oficialista, para ver si le publicaba su libro. El funcionario le dijo que claro, que ni siquiera tenía que pasar a revisión, que directo a imprenta, que si no para qué son los cuates, Y agregó “Oye, tú que le haces a esas cosas, ¿no podías recomendarme algún psiquiatra? Es que recibo llamadas de un tal Elías Contreras, habla en un lenguaje extraño y sólo entiendo una palabra que se repite una y otra vez: culero”. El insigne historiador oficial de la 4T le dijo que no se preocupara, que de seguro era un bot, que ya en Gobernación habían detectado que los conservadores tenían “call centers” clandestinos, que operaban desde satélites de los Illuminati, y que así trataban de entorpecer el funcionamiento impecable de la impecable máquina de la impecable 4T.

  Mientras tanto, en una zona residencial de la ciudad de Palenque, Chiapas, el Gran Líder y Máximo Dirigente de la Nación, Visionario Conductor del Vehículo de la Historia, Amado Camarada, Preclaro Guía, Paladín Vencedor de los Caballeros del Zodiaco, Padre de Rhaegal, Protagonista de las Siete Historias, Quebrantador de Cadenas, Rey de los Primeros Hombres, Señor de los 7 Reinos y Protector de la Nación (nadie se atrevía ya a llamarlo por su nombre), mientras se recargaba de energía cósmica, recibió la noticia de boca del encargado de comunicación social de la presidencia: “ya mataron a los dos, el territorio que estaba en manos de los transgresores de la ley LEI, ha sido conquistado”. El supremo líder y gigante histórico, tomó apresurado su celular modelo dullphone (un ingenio tecnológico fabricado especialmente para no ofender el nivel intelectual del poseedor) y, después de una mirada luminosa al cielo, tuiteó: “las armas gloriosas se han cubierto de Nación”.

  En redes sociales hubo un momento de desconcierto. En la agencia de noticias gubernamental, NOTIMEX, el tuit original había sido “mejorado” y se retuiteaba “las armas nacionales se han cubierto de gloria”; pero las capturas de pantalla son una creación de los enemigos del cambio verdadero, así que alguna de esas mentes privilegiadas y venturosas que abrevan en las virtudes del supremo, elaboró lo lógico en estos casos: el maravilloso e insuperable ingenio del portentoso dirigente había logrado transformar también la historia y re significado el lenguaje. El tuit original del gran pastor no era un error, sino una iluminación que dotaba a la semántica tradicional de algo fuera de lo común y la revolucionaba. Las redes sociales estallaron al unísono en trinos y salmos.

  Aunque tampoco duró mucho: el hashtag #másvalepájaroenmanoquesientobonito desplazó el patriótico #selasmetimosdobladapincheszapatistas como trending topic nacional, y la vida siguió, aunque no tan rápido como la destrucción y la muerte.

  El Supremo solía pasar temporadas en su finca en Palenque. Ahí, él y su familia usaban el tren que se mandó construir y le permitía ir a su tierra natal o a la playa, mientras desde la ventana repartía bendiciones y tarjetas de Banco Azteca. En las redes, los influencers de la 4T aclararon a su tiempo que eso no estaba mal, que, por ejemplo, también Homero Adams y Sheldon Cooper gustaban de jugar con trenes.

  Nadie más usaba ese tren. Los cercanos al círculo cercano (absténganse del eco), decían que era por seguridad del gran dirigente. Las malas lenguas decían, en cambio, que ese tren era un fracaso desde su sola enunciación.

  Todavía fresca la noticia, que se difundió en cadena nacional, de la derrota zapatista, Alfonso Romo pidió hablar con el Supremo. Le expuso un grave problema: EL PARTIDO (así, con mayúsculas) corría el riesgo de fracturarse en vistas de la venidera elección presidencial. Se encontraba dividido porque Claudia y Ricardo querían ser los elegidos, además de que otros amenazaban con colarse. La situación era tan grave que requería de un movimiento audaz. El supremo esperó con impaciencia lo que seguía. Alfonso Romo, cegado por la luz que emanaba del Supremo, entrecerró los ojos y se atrevió: “la reelección”. “Ni pensarlo”, respondió rápidamente el supremo, “eso sería violar la constitución”. Romo se postró y se disculpó: “fue sólo una idea”. El supremo quedó meditando y dijo: “aunque si se reforma la constitución, mi obligación es cumplir la ley”. Una sonrisa iluminó el rostro de Romo y dijo: “Claro, jefe, yo me encargo de eso”. “Pero con cuidado”, le interrumpió el supremo, “prueba primero con un interinato o un periodo intermedio. Algo como “sufragio efectivo, no reelección inmediata”. Si ves que eso pasa sin problemas, entonces prueba con algo como “sufragio efectivo, no reelección por más de 7 períodos consecutivos”.

  La realidad, que no había estudiado la Cartilla Moral de Alfonso Reyes ni atendía las conferencias matutinas, siguió pasando la factura a propios y extraños. La tormenta arreció.

  En el otrora “territorio zapatista”, las cosas no fueron bien para las fuerzas de ocupación. Sólo unos días y empezaron entonces los rumores, las leyendas macabras. Se decía que en las noches aparecía Xpakinté, una mujer de largo y transparente vestido blanco, de piel y ojos claros, que embaucaba a los guardias y les hacía asesinarse entre ellos (el último se daba un tiro en el pecho). Seres indefinidos, vestidos sólo de un gran sombrero, hacían reventar las máquinas y las volvían inservibles. En las madrugadas un rumor lejano pero inteligible repetía “ahí viene, ahí viene, ¿quién viene?, ahí viene” con un ritmo que se parecía demasiado a la rola “La Carencia” de los panteones musiqueros, lo que enloquecía a las postas de la Guardia Nacional, y a los ingenieros encargados de diseñar la reconstrucción de lo que habían destruido.

  Los cuarteles y campamentos de la Guardia Nacional, así como las oficinas de los grandes consorcios constructores, se fueron vaciando sin que nadie llevara la cuenta. Nunca se supo cuántas fueron las deserciones, un nuevo escándalo sacudió la realidad de redes sociales y conferencias matutinas y todos, en el mundo de fuera, se fueron olvidando de las míticas montañas del sureste mexicano.

  Lo que siguió fue documentado por los medios libres, alternativos, autónomos o como se llamen: Primero aislados, luego ya llenando los muros y paredes de los barrios marginales en las ciudades, y en los edificios de madera de las comunidades rurales, aparecieron, con letras multicolores, grafitis anónimos que rezaban: “¿Por qué tan serios?”.

  Así fue la tercera muerte del Subcomandante Insurgente Moisés, y la sexta de quien fue el SupMarcos o SupGaleano o como se vaya a llamar. 69 veces fueron muertos esa vez.

  Los pueblos zapatistas bajaron de las montañas. Nadie entendió cómo fue que sobrevivieron en esas condiciones, aunque se rumora que recibieron alimentos y ropas de las comunidades del CNI. Y, claro, instrumento musicales. Al llegar de nuevo a sus tierras, los zapatistas hicieron lo que se hace siempre en estos casos: organizaron un baile y, con las notas de marimbas, teclados, baterías, guitarrones y violines, las Xpakinté y los Sombrerones bailaron “la del moño colorado”, pero con una tonelada nueva, como si fuera un mensaje desde un nuevo mundo al otro que, lentamente y sin hacer casi ruido, allá arriba moría.

  Y fue así que los muertos de siempre volvieron a morir, pero ahora para vivir.

-*-

  Todo esto es un mero ejercicio de ficción. No va a ocurrir… ¿o sí?

(Continuará…)

Desde un rincón de las montañas del Sureste Mexicano.

Guau-miau
El Gato-Perro tirando zarpazos a la luna (alguien debería decirle que así no la va a convencer… ¿o sí?).
México, Agosto del 2019.

 

Videos:

 

Comunicado zapatista: Obertura: La realidad como enemiga.

Obertura:
La realidad como enemiga.

“Si nuestra época piensa así”, parece decirse a veces el mundo, “¿quién es nadie para llevarnos la contraria? ¿Quién los políticos, que han de obedecernos? ¿Quién los jueces, cuyos fallos están obligados a reflejarnos y complacernos? ¿Quién los periodistas y articulistas, cuyas opiniones deben amoldarse a las nuestras? ¿Quién los pensadores (…) que no nos son necesarios? ¿Quién los legisladores, que deben establecer las leyes según nuestros dictados?”

Javier Marías. “Cuando la sociedad es el tirano”.  En “El País Semanal”, mayo 13 del 2018. (*)

(*) No sé si el citar a Javier Marías (cuyas novelas “Corazón Tan Blanco” y “Mañana en la batalla piensa en mí” aliviaron, a su modo, el desvelo del finado SupMarcos en las noches posteriores a la traición de febrero de 1995), me pone en el bando de la “mafia del poder”, de los conservadores y neoliberales.  Digo, porque Javier Marías ha colaborado en el diario español “El País” y en la revista mexicana “Letras Libres”, porque suele cuestionar con agudeza las evidencias que otros digieren sin un gesto siquiera, y porque es inteligente y no puede (ni creo que quiera) ocultarlo.  Además, claro, de que es monárquico porque es rey, Xavier I, del Reino de Redonda, y miembro de la Real Academia Española.  Todas éstas son razones suficientes para etiquetarlo de conservador- neoliberal -enemigo- del- pueblo -y- de -su- vanguardia- que- marcha- imperturbable- a – la – consumación – de – la – historia, por parte de los nuevos comisarios del pensamiento que acá se padecen.

Ya saben ustedes que a mí me importa mucho el “qué dirán” y tengo una reputación que mantener, así que lo pensé, con profundidad y detenimiento, durante una fracción de segundo.  Con velocidad vertiginosa, frente a mis hermosos ojos pasaron hashtags, trending topics, likes y dislikes, dedos medios, whatsapp´s, instagram´s, feisbucazos, conferencias mañaneras, columnas periodísticas, artículos de opinión, fritos y refritos de etiquetas y condenas.

Pensé alegar, en mi defensa, que a los libros de Javier Marías que el finado SupMarcos portaba en esos días aciagos, le hacían compañía los de Manuel Vázquez Montalbán, y el “Perito en Lunas” de Miguel Hernández.  Que Javier Marías le va (o le iba –la afición a un equipo de fútbol es como el amor: es eterna… hasta que se acaba-) al Real Madrid, Manuel Vázquez Montalbán al Barcelona, Benedetti al Nacional de Montevideo, Almudena Grandes al Atlético de Madrid, Juan Villoro al Necaxa y yo, con ese chovinismo provinciano tan de moda, le voy a Los Jaguares de Chiapas.

Ya ve usted: en lugar de usar como referente el beisbol, ahora deporte oficial y oficialista, opto por el fútbol.  Así que sume usted pecados a mi condena.

Imagino que, al cargar la mochila con tales “armas” –se rumora que incluía una edición bilingüe de los Sonetos de Shakespeare, los dos volúmenes de “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” y un absurdo diccionario francés-español-francés-, el difunto ha de haber envidiado a Guy Montag por encontrar una librería con textos encuadernados en los cerebros de los proscritos de Fahrenheit 451(Ray Bradbury, 1953).  Debió ser su sueño húmedo: en lugar de tropa, comandar una biblioteca humana (“¡Atención!, éste es el orden de batalla: Heráclito, Joyce y Becket siembran el desconcierto en las filas enemigas; Saramago, Neruda y Gelman flanquean por el lado izquierdo, Vargas Llosa, Paz y Solzhenitsyn por el derecho, García Lorca, Wilde, Sor Juana y Woolf voltean la posición.  Los demás, a echar montón.  Ya saben: si son muchos, corremos; si son pocos, nos escondemos; y si no hay nadie al frente, ¡adelante, que para morir nacimos!  ¿Dudas, preguntas, angustias, inconformidades, mentadas de menta y de las otras?  No, Dylan, tú a la pandereta.”)

Alguna vez le pregunté al finado si realmente leía todo eso que cargaba.  Me respondió que no, que era para que, si lo mataban, sus verdugos tuvieran algo en qué entretenerse mientras agonizaba.  Sí, lo sé, ese humor tétrico del difunto no era bien visto…, bueno, no sólo ese humor.

En fin, les decía que dudaba yo si citar o no a Javier Marías, en lugar de a Lenin, a los Marx (Karl y Groucho), a Malatesta, a Trotsky, a Mao, o, ya de perdida, al Manual de Materialismo Histórico (el Poliester).  Y sopesaba los pros y los contras de hacerlo.  Como no encontré ningún pro, y sí muchos contras, me decidí por citarlo para abonar así a mi popularidad entre los intelectuales de la IV T.  Debo aclarar que Javier Marías es inocente de este atentado contra lo políticamente correcto, porque no le consulté.  Espero que él, si se entera, sepa encontrar la bondad para, como dicen allá, “pasar de mí” con el mismo gesto con que se aleja un insecto inoportuno –que bien podría ser un escarabajo-.

-*-

  Si la modernidad consiste en que, en lugar de apedrear lo que no se entiende (y, por tanto, es “diferente”), ahora se usan los tuits y los dislikes, el mundo avanza.  De la lapidación a la hoguera, de ahí al cadalso, luego al paredón seguido del exilio y los pogromos, después los campos de concentración, las aldeas estratégicas.  Más acá los muros, los agentes de migración, votre papiers, s´il vous plait.

  Las redes sociales no bastan para “depurar” la nueva raza aria entronizada: la ignorancia.  El sistema sigue necesitando la violencia de las instituciones estatales para “completar” las razzias.  Desconozco si la aversión a lo diferente estaba en el ADN del Big Bang fundacional del universo, pero la ignorancia siempre ha perseguido y atacado al conocimiento y a su posibilidad: la inteligencia.

  Si antes el oscurantismo se arrastraba a la velocidad de carretones y galeones, hoy navega en yottabytes(un yottabyte = un 1 seguido de 24 ceros de bytes), y a la velocidad de la luz.

  Pudiera decirse que las redes tienen los gobiernos que se merecen.  Pero aún ahí hay resistencia y rebeldía.  No falta quien no siga al flautista del trending topic y elija la reflexión, el análisis, la duda, el cuestionamiento.  Una minoría arrinconada y abrumada por influencers y otr@s cretin@s que descubren que la estupidez también conquista fama y reconocimiento social.  Pero el potencial de las redes sociales es también su límite: la fugacidad lleva de la nariz los focos de atención y detenerse no es posible si se quiere estar al día.  El peor enemigo del escándalo es el escándalo que le sigue casi inmediatamente.

  Los medios tradicionales de comunicación son arrastrados por la borrachera virtual.  Casi la totalidad de la prensa escrita no hace sino reciclar lo que es moda en las redes, pero por más que se esfuerce sigue estando a la zaga.  Sigue pendiente llenar el vacío de una prensa que investigue, provoque la reflexión, alimente la inteligencia y aliente el conocimiento.

  A su modo, y con poderosa tecnología, el sistema combate a la realidad de la mejor forma: creando una alterna y atrayendo a ella la atención y la energía de la gente-gente.  Se mira y califica, positiva o negativamente, a los gobiernos por su popularidad virtual, no por sus decisiones, ni por sus actos, ni por la manera en que afrontan los imprevistos.  Así, malos gobiernos triunfan en las “benditas redes”, aunque la realidad real se empecine en marchar hacia el abismo.  La realidad virtual cubre con pudor al rey desnudo, y el tirano se presenta como demócrata, el reaccionario como transformador, el imbécil como inteligente y el ignorante como sabio.

  Pero no sólo.  El sistema ha redescubierto que la cacería de diferentes tiene seguidores.  Y dichos y sentencias de personajes como Trump, Bolsonaro, Macri, Moreno, López Obrador, Ortega, Piñera, Putin, Macron, Merkel, Tsipras, Johnson y ____ (ponga el nombre de su elección), provocan alaridos de aprobación en las redes sociales.  Así se dictan sentencias y condenas que escandalizarían a alguien con un mínimo de decencia, y que no se quedan en declaraciones.  La migra, los minutemen norteamericanos y la guardia nacional mexicana cumplen la condena dictada contra los migrantes, y los “radicales de izquierda que, para mí, no son más que conservadores” (amlo dixit), son advertidos por los sicarios que balearon a Samir Flores Soberanes.  Y seguirá luego el lavado de manos: Trump condenará la masacre de El Paso, Texas, y López Obrador dirá, mientras departe con empresarios, que se investigará el asesinato de Samir.

-*-

  No, no les vamos a ofender diciendo que se los dijimos (pero… se los dijimos).

  La serpiente, libre ya del cascarón, se despereza y regocija, se celebra y aplaude a sí misma.  Y, poco a mucho, inicia el abrazo constrictor del pensamiento único.  Que nadie se oponga al poderoso.  Que nadie desafíe su omnipotencia en medios, redes, la academia, su desprecio por las artes y las ciencias, su manejo mañoso de los dineros, sus bendiciones y maldiciones desde el púlpito levantado con la argamasa de la mentira, la simulación, las amenazas cumplidas, los ataques virtuales y reales de las camisas marrón-tirando-a-óxido.  Que nadie se atreva a reconocer la realidad como referente, -y no los enfadados y enfadosos sermones y diatribas de quien, solo y sólo en el templete se encuentra-.

  Oh, lo sabemos.  Confusión.  Allá arriba declaran que todo va bien, y acá abajo que todo va mal, y que se va a poner peor.  Aunque ahora todo pensamiento crítico, todo análisis científico, todo arte que revela y rebela, tiene enfrente no la realidad, sino la etiqueta de “derecha”, “conservador”, “reaccionario”, “fifí”, o la ocurrencia que llegue a los labios del inquisidor y capataz que, en la finca que padecemos, reparte culpas y condenas.

  Y tiene usted razón: las cómicas pataletas de un Calderón, un Fox, un PAN rancio, un PRI sobornando al forense para que retrase el acta de defunción, un PRD que de alguna forma tiene que demostrar que existe, y pensadores que les acompañan, más bien parecen ser fraguadas por el partido oficial, porque consiguen dos cosas:

  Una es que le dan material de fácil refutación a alguien que ni siquiera sabe dónde está parado.  La otra es que eso anula cualquier crítica, señalamiento, observación que tengan como sustento un análisis riguroso y documentado.  Además, claro, que toda crítica que venga ya no digamos desde la izquierda, sino de sectores progresistas y demócratas liberales, suene a una nota más en la falsa sinfonía del complot y el “golpe blando” (el cuento engañabobos de moda) detrás de la cual se refugia el supremo.

  Y usted esperaría un poco de serenidad, más análisis y menos consignas de uno y otro lado.  Pero no la hay y no la va a haber.  Las derechas que disputan ahora, y que han dejado como espectadores a la izquierda y al progresismo, están en guerra.  Unos por mantenerse en el Poder (o en lo que creen que es el Poder), y otros por volver al lugar privilegiado, al púlpito desde el que se reina.

  ¿A quién creerle?

  Tiene usted razón: a nadie.

  ¿Tampoco a la realidad?

  Mire usted, escuche, sienta, huela, hable, duela su realidad.

  Porque sí, lo sabemos, llueve en todas partes y sobre todos.  Al menos acá abajo.  Quizás alguno, alguna, algunoa, apenas empieza a sentir las gotas frías aguijoneándole el cuerpo; pero para otr@s, y no sólo para los pueblos originarios, llueve sobre mojado: despojos, robos, amenazas, persecución, cárcel, desaparición, violación, golpes, muerte… y, sí, a veces limosnas.

  ¿Una lista?  Es difícil, pero algo apresurado podría ser:

.- Familiares de pres@s, asesinad@s, desaparecid@s, en busca de verdad y justicia.  Y la pregunta que siempre estará sin respuesta es ¿por qué?  El gran absurdo del caos repartiendo ausencias porque sí, por estadística, por tómbola.  Si la muerte puede ser terrible, el no saber qué pasó y el por qué, está fuera de toda lógica humana.  Es de una crueldad que sólo podría ser maquinada por la mente humana.

.- Otroas, al fin en igualdad con mujeres de todas las edades, niños, ancianos, hombres, asesinad@s y desaparecid@s –la muerte y el limbo cruel de la desaparición, igualando al fin géneros, razas, colores-.

.- Mujeres, siempre mujeres, golpeadas, violadas, desaparecidas, asesinadas.

.- Pueblos invadidos por megaproyectos a cual más de estúpido, humillados por las limosnas que son las mismas de antes, aunque con otro nombre, y con idénticas demandas: baja la cabeza, obedece, híncate, humíllate, ríndete, desaparece.  Y el arma del sicario “progresista” asesinando a Samir Flores, pensando que así lo mataba y mataba su causa.

.- Periodistas censurados por la amenaza, el cohecho, el acoso virtual y real, la desaparición, la cárcel, el asesinato.

.- Trabajador@s del campo y de la ciudad, emplead@s con trabajo hasta ayer; y hoy, o cualquier día, sin empleo y con deudas.

.- Médicos y enfermer@s pidiéndole al enferm@ que traiga su gasa, su jeringa, su venda, su medicina, “porque no hay y yo sólo puedo decirle de qué va a morir, lo que, en estos tiempos, ya es una ventaja, viera usted.  Pero mire, aquí le doy una copia de las promesas gubernamentales.  Sí, yo le recomendaría que mejor se enferme el año que entra, tal vez entonces”.

.- Organizaciones, grupos, colectivos políticos y sociales de izquierda ante la disyuntiva: rendirse o persecución.

.- Gente, cualquiera, asaltada, extorsionada, secuestrada, desaparecida, asesinada, despojada de lo que ganó con su trabajo, de su libertad, de su vida.

.- Científic@s sin presupuesto; Artistas y creador@s sin lugar; Intelectuales pecando al pensar –no exagere mi buen, no es pecado pensar, sino expresarlo-.  Todo es neoliberal y fifí hasta que su afiliación al Poder esté debidamente acreditada.  Mañanera mata columna, análisis, reportaje, investigación, conocimiento, inteligencia.

.- Migrantes buscando sueños americanos y encontrando pesadillas mexicanas que, con el gafete de “Guardia Nacional”, busca la torpe legitimación de que la crueldad contra lo diferente también tiene ciudadanía con el sello del águila devorando una serpiente.

  Si usted no es ningún@ de esta lista, ni tiene familiares, amistades, conocid@s, que entrarían en cualquiera de los rubros de esa lista, entonces no entiendo qué hace leyendo esto… ¡Ah! ¿Llegó aquí por Google?  ¡Oh Google y Youtube!, “¡cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Romanos. Capítulo 11, versículo 33, -sí, lo googlée… perdón, no pude evitar la tentación y, además, hoy está de moda citar la Biblia al contentillo-).

(…)

  ¿Aún aquí?  Bueno, va en su cuenta.  Pero le advierto que tendrá que leer.

  Y leer, mi estimad@, es como hacer el amor: hay muchas posiciones y muchos modos, calendarios y geografías, técnicas y tecnologías.  Y, aún así, siempre hará falta un kamasutra de la lectura.

  ¿Está list@? ¿Un café? ¿Una soda? ¿Agua? ¿Tabaco? ¿Alguna sustancia permitida y no?

  Sale pues.

  Pero, antes, un poco de imaginación: un asomo a una realidad posible.  Después de todo, por las ciencias (hoy desplazadas por la frivolidad de las pseudociencias y el esoterismo “culto”, el new age y su cauda holística como memorándum – ¡mi laboratorio por una sala de yoga!-, el “like” como criterio de verdad), sabemos que la ficción no es sino una realidad viable.

  Ahora dígame: ¿Es dura la lluvia que caerá? ¿Ha visto caer la lluvia en un día soleado?

(Continuará…)

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

El SupGaleano.
Practicando su Ohmmmm para pedir una beca en Conacyt.
México, agosto del 2019.

 

Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro:

.- El tirano aborrece la inteligencia.  No sólo porque le cuestiona y desafía, también y sobre todo porque carece de ella y, al serle inalcanzable, la proscribe y persigue.  Temed al Mandón hábil y taimado, pero temed dos veces al que es ignorante, porque la ignorancia deshumaniza por consenso y esclaviza.  Y no son pocas veces en las que la esperanza ingenua no es sino el ropaje amable de la ignorancia.

.- La ignorancia siempre tendrá más seguidores que la inteligencia y el conocimiento.  No sólo porque es más fácil, también porque la ignorancia nunca pasará de moda y siempre será popular y atractiva.

.- La ignorancia es más rentable que la inteligencia y el conocimiento, y más barata.

.- La ignorancia es la madre de la cobardía, de la traición y del olvido.

.- El tirano siembra y cultiva la ignorancia.  El ignorante siempre necesitará un pastor que le guíe.  El tirano, un rebaño que lo siga.

.- La inteligencia es fruto cuando se engrandece con el conocimiento.  Y nunca se sacia, aún cuando abreve en otras.

.- Con el conocimiento, la inteligencia descubre que el tirano no es sólo innecesario, también que es perecedero.  Su fecha de caducidad es la misma que la de la paciencia del esclavo.

.- La inteligencia no muere, no se rinde.  Si acaso se esconde y espera el momento de convertirse en escudo y arma.  En los pueblos zapatistas, en las montañas del sureste mexicano, a la inteligencia transformada en conocimiento le llaman también “dignidad”.

Doy fe.

El Gato-Perro indocumentado.
Guau-miau (¿o era al revés?)
México, agosto del 2019, empieza a llover.

Videos:

 

 

 

 

El General Francisco Villa, ¡Presente!

Este 11 de agosto, los militantes de la célula Francisco Villa, junto a compañeros del colectivo Dení Prieto Stock de la JCM, y algunos invitados, llevamos a cabo un Diálogo sobre la obra y vida del General Pancho Villa.

En el evento hablamos de como para los comunistas, hablar de Pancho Villa es hablar de la Revolución Mexicana, sus causas, desarrollo, y las enseñanzas que nos sirven para las luchas actuales contra el capitalismo.

Hablamos, entre otras cosas, de sus datos generales, sobre su nacimiento y asesinato, sobre el gran estratega que fue, de cómo se presentó la lucha de clases en esa etapa de la historia de México, las contradicciones sociales, del porfiriato, de las traiciones de los de arriba, de la toma de Cd. Juárez, de la División del Norte, de las grandes batallas de Ojinaga, Torreón, Zacatecas, de la lucha de Villa contra Porfirio Díaz, de su enfrentamiento a Victoriano Huerta, de la convención de Aguascalientes y las razones del enfrentamiento a Carranza, del ejemplo de Pancho Villa como gobernador provisional de Chihuahua, del ataque a Columbus, de la experiencia política de Canutillo, y sobre como prepararon su asesinato.

También abordamos, aunque de manera muy breve pero ilustrativa, sobre las experiencias de Salvador Allende y Pinochet en Chile, sobre el brazo militar y el brazo político en la etapa de la guerrilla salvadoreña, incluso sobre el General Félix Uresti Gómez y su enfrentamiento a militares yanquis en la batalla de El Carrizal.

Durante este diálogo, las intervenciones de los asistentes permitieron retroalimentarnos sobre cuestiones históricas, y reflexionar sobre la lucha contra el capitalismo hoy en día.

Pancho Villa convocó de nuevo y respondimos.

*Célula Francisco Villa 

Comunicado del EZLN

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

Agosto del 2019.

Bueno, bueno…

Sí… sí… probando…

Probando, uno, dos, sí… probando…

“¿Hola, hola, hola, muy deprimido?”

  Desde las… ¡Un momento!, ¿está el Sup citando a Nirvana en su rola “smells like teen spirit”?  Con eso, ¿interpela a una generación?  ¿O se dirige a quienes lamentan el haber apoyado lo que ahora se padece?  ¿O quiere señalar que es la versión de Kurt Cobain al “¿por qué tan serios?” de El Guasón? ¿Es una autocrítica por aquello de “soy el peor en lo que mejor hago”? ¿Un mensaje subliminal para el CompArte?

  Mmh… Tal vez viene por ahí el SKA.  ¿Eh?  ¿ska no todavía? ¡¡¿Rock and Roll ranchero?!!  ¡El Piporro con imágenes del clásico de la filmografía interestelar: “La nave de los monstruos”!… Mmh… ¿Ahora una referencia inconsciente al Puy Ta Cuxlejaltic? ¿O se trata de un saludo que desafíe al muro que, en el Istmo mexicano, el supremo gobierno pretende levantar para separarnos de los pueblos del norte?

  Nah, seguro es otra cosa.  Sí, claro, Alakazam el mago:

¡Miren!, damas, caballeros y otroas.
Nada por aquí, nada por allá… y, de pronto… zás:

(re) aparecen los pueblos zapatistas…

(Continuará…)

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

El SupGaleano,
haciéndola de telonero del Subcomandante Insurgente Moisés, mientras conduce (el SupGaleano, se entiende), rápido y furioso, en la autopista al infierno, y “por este don me siento bendecido”…
México, Agosto de 2019

Suscribirse a este canal RSS