Menu
PdelosC

PdelosC

URL del sitio web:

Votan IV. Día Menos 7.

Votan IV.

Día Menos 7.

En el que se devela algo de lo que en otr@s admira el corazón zapatista, se avisa que hay exent@s y se imparten consejos ociosos que nadie habrá de seguir.

Agosto del 2013.

Bien, ya falta poco.  Me refiero a los días que faltan para iniciar la escuelita, no a lo que tenemos y queremos decir.

Si usted busca por ahí alguna escuela que le asigne un maestro, una maestra, a cada estudiante individual, las 24 horas del día, que sea gratuita y laica, y que le proporcione los alimentos y el hospedaje mientras aprende-enseña, pues le deseamos buena suerte.

Como ya saben, la escolaridad de quienes asisten va desde el maternal hasta el doctorado en el extranjero (y por “extranjero” no nos referimos a otros países distintos al nuestro, sino al ser ajenos, extraños, así que muchas instituciones educativas en nuestro país son extranjeras).  Y los calendarios se alargan desde los meses de vida hasta arriba de los 90 años.  Todas y todos serán recibidos en el corazón colectivo que somos, sin importar si viene a comunidad, o le toca en CIDECI, o en otra geografía por la videoconferencia, o recibiendo los materiales de apoyo, o aguardando su tiempo.

Tal vez usted alcance a darse cuenta del esfuerzo organizativo que esto de la escuelita representa para los pueblos zapatistas.

Pero no se pregunte usted por qué y cómo un grupo de comunidades indígenas decide hospedar, alimentar, convivir y compartir sus conocimientos con un grupo de extraños, de diferentes, de otr@s.  O cómo es que el objeto de la limosna, la lástima, la pena y esos otros nombres tras lo que se oculta el racismo, la discriminación y el desprecio, es decir, los indígenas zapatistas, cometen la osadía de declarar que tienen algo que enseñar y para eso erigen, como antes un barco absurdo en plena selva, una escuelita tan grande que abarca el mundo entero.

O sí, pero también pregúntese cómo es posible que personas de los 5 continentes, de la más variada nacionalidad (ese truco barato de banderas, fronteras y pasaportes), de grandes o pequeños conocimientos, decide que sí tiene algo que aprender de personas que están catalogadas en los grandes libros y en los discursos gubernamentales como “ignorantes”, “retrasadas”, “marginadas”, “pobres”, “analfabetas”, y los etcéteras que puede encontrar usted en los “estudios” del INEGI, en los manuales de antropología, y en las palabras y gestos de asco de quienes dicen gobernar el mundo.

¿Por qué gente de renombre o sin nombre, toma de su tiempo y lo emplea en escuchar, y en la mayoría de los casos también en viajar, para aprender de los pueblos zapatistas?

Porque lo que es a nosotras, a nosotros los zapatistas, no nos maravilla nuestro continuo y persistente sube y baja en la lucha por la vida, es decir, por la libertad.  Lo que realmente nos sorprende es que existan personas como usted que, pudiendo elegir destinos más amables, cómodos y confortantes, deciden poner su corazón en las rebeldes montañas del sureste mexicano para así, con nosotr@s, iluminar con un relámpago, un agosto en el último rincón, en el más pequeño.

¿Por qué?  ¿Será porque acaso intuyen, saben, conocen, que la luz no viene de arriba, sino que nace y se crece desde abajo?  ¿Que no es producto de un líder, jefe, caudillo, sabio, sino del común de la gente?  ¿Será que en sus cuentas lo grande empieza pequeño y lo que sacude al mundo cada tanto, inicia con apenas un murmullo, quedo, bajo, casi imperceptible?  O tal vez imaginan cómo es el estruendo de un mundo cuando se desmorona.  Tal vez saben que los mundos nuevos se nacen con los más pequeños.

En fin, que lo que en verdad debe de sorprender, es usted acá y con nosotr@s, de este lado, pues.  Y creo que es claro que no me refiero ni al calendario ni a la geografía.

-*-

L@S EXENT@S

Nosotras las zapatistas, los zapatistas, hemos tenido la fortuna de contar con el oído, la palabra y la mano compañera de hombres y mujeres a quienes vemos hacia arriba por su altura moral.  Algun@s de ell@s no han dicho nada directamente sobre nosotr@s, ni a favor ni en contra.  Pero sus palabras sobre el rodar del mundo, lo hacen.

Y hay personas que podrían bien estar en el otro lado, con los de arriba, o con quienes desde distintos lados ven en nosotr@s a un competidor, un estorbo, una molestia, un enemigo, un animal imposible de domar y domesticar.  Allá, de aquel lado, podrían tener honores y cortejos, homenajes y salutaciones.  Para obtenerlos, bastaba tomar distancia de nuestro paso o sumar su silencio al cómplice de otras, de otros.

Algunas de estas personas aceptaron la invitación a la escuelita zapatista por generosidad.  En el alargado camino de su digno andar, siempre mantuvieron los puentes al paso más pequeño, al más olvidado, al nuestro.

¿Hubo otros, otras que también nos apoyaron antes?  Sí, muchos, muchas, y después, en la cresta de la nueva ola en turno, nos demandaron sumisión y sujeción al nuevo ropaje que vestían nuestros perseguidores de siempre, pero ahora de “izquierda”.  Nos exigieron que, postrados, agradeciéramos su apoyo callando frente a las injusticias de siempre, adornadas con falsas palabras.  Como el Mandón, nos exigieron obediencia.  Como al Mandón, les respondimos con rebeldía.

Pero estas otras personas compas, hombres y mujeres de diferentes calendarios y geografías, nunca nos exigieron ni sometimiento ni claudicación.  Y aunque no pocas veces su mirada fue y es crítica con nuestro andar, siempre fue y es compañera.  Ellas, ellos son la prueba de que apoyo no es subordinación (algo que la izquierda mundial todavía no acaba de entender).

A todos ellos, a ellas las invitamos, sí.  Pero no como alumnos.  Según nuestro entender, ellas y ellos entienden bien lo que es la libertad según nosotros, nosotras las zapatistas.  Los invitamos para hacerlos partícipes de esta alegría de ver que nuestro paso, aunque pausado y desconcertante, sigue y va hacia un solo destino, que también es el de ellas y ellos.

Voy a escribir algunos nombres.  No estarán todas, no todos.  Pero al nombrarlos a ellos y a ellas, nombramos a quienes deberían aparecer a nuestro lado y, también, a quienes no están ya porque la muerte se plantó en su camino.  Pero están en nuestra memoria, que es lo único y mejor que tenemos como arma y escudo.  Nos harán falta, por ejemplo: la actividad incansable de la compañera hermana Chapis; la firmeza de la compa Rosa de Querétaro; la mirada-puente de Beverly Brancroft; la risa alegre de Helena, la empecinada lucha de Martha de Los Ríos, la palabra clara de Tomás Segovia; el sabio oído de José Saramago, los sentimientos hermanos de Mario Benedetti, el ingenio de Manuel Vázquez Montalbán, la serena consecuencia de Adolfo Sánchez Vázquez, el profundo conocimiento de Carlos Montemayor, el abrazo fraterno de Andrés Aubry y Angélica Inda, entre much@s otr@s.

Ellas y ellos, y algún@s otr@s, aunque aparecen en la lista de invitad@s como alumn@s, no lo son.  Están, para usar la jerga escolar, exentos.

Será bueno recibirlos y darles un abrazo, aquí o en la geografía desde la que, generosos, nos miran y escuchan.  Lleguen o no lleguen, estarán junto nuestro, como lo que son: nuestras compañeras y compañeros.

Ahora sólo pongo el nombre de poc@s.  Hay más.  A todas ellas y ellos les haremos llegar, junto a nuestro abrazo, admiración y respeto reiterados, la carta de exención que es sólo un símil académico para hacerles saber nuestra gratitud.  Así que aquí están algún@s de quienes están exentos, con honor, del curso “La Libertad según l@s zapatistas”:

.- Nuestras queridas abuelas y madres, las Doñas de Chihuahua y de Sinaloa, en el México de abajo y a la izquierda.
.- Nuestras abuelas y madres de Plaza de Mayo, en la Argentina digna.
.- María Luisa Tomasini, nuestra abuela en Chiapas.
.- Pablo González Casanova.
.- Luis Villoro.
.- Adolfo Gilly.
.- Paulina Fernández C.
.- Óscar Chávez.
.- John Berger.
.- Carlos Aguirre Rojas.
.- Antonio Ramírez Chávez.
.- Domi.
.- Vicente Rojo.
.- Immanuell Wallerstain.
.- Gilberto López y Rivas.
.- Noam Chomsky.
.- María Luisa Capella.
.- Ernesto Cardenal.
.- Neus Espresate Xirau.
.- Marcos Roitman.
.- Arturo Anguiano.
.- Gustavo Esteva Figueroa.
.- Jorge Alonso Sánchez.
.- Hugo Blanco Galdós.
.- Miquel Amorós.
.- Neil Harvey.
.- John Holloway.
.- Malú Huacuja del Toro.
.- Armando Bartra.
.- Michael Hardt.
.- Greg Ruggiero.
.- Raúl Zibechi.
.- Eduardo Galeano.
.- Daniel Viglietti.
.- León Gieco.
.- Sylvia Marcos.
.- Jean Robert.
.- Juan Villoro.
.- Mercedes Olivera.
.- Bárbara Jacobs.
.- Mayor insurgente honorario Félix Serdán.
.- María Jesús de la Fuente Viuda de O’Higgins.
.- Inés Segovia Camelo.
.- Obispo Raúl Vera.
.- Bárbara Zamora.
.- El Mastuerzo.
.- Rocko Pachukote.
.- Francisco Segovia.
.- Zach de la Rocha.
.- Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas.
.- Juan Carlos Mijangos Noh.
.- Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), México.
.- Ignacio Del Valle.
.- Confederación General de Trabajadores, Estado Español.
.- Víctor Flores Olea.
.- Magdalena Gómez.
.- Brigada Callejera “Elisa Martínez”.
.- la banda tuitera.
.- la banda de medios alternativos.

-*-

Consejos ociosos (porque yo sé bien que no me van a hacer caso).

Sobre el ajedrez y las pesadillas.

Si, por ejemplo, a usted le toca su escuelita en la zona del Caracol de La Realidad.  Después de un día ajetreado, con ampollas en manos y pies, pero con ese dolor alegre que sólo da el aprender, usted se sienta en las afueras de la champa.  Saca un cigarrillo y lo enciende mientras ve cómo la luz de la tarde va cediendo a las sombras de la noche. Ve su entorno como si todo se moviera en cámara lenta.  Hay como un silencio de lo cotidiano, lo que ahora le permite apreciar el empecinado aserrar de los grillos, la lucecita juguetona de los cocuyos, el zumzum de los mosquitos.  Entonces usted se decide y saca su tablero portátil de ajedrez.  Está usted acomodando las piezas, cuando se acerca un niño o una niña (usted calcula: entre 8 y 10 años) y se coloca a su lado, en cuclillas.  La niña-niño mira con curiosidad lo que usted hace y le pregunta, con una inocencia fuera de toda sospecha: ¿y qué es eso?  Usted se siente halagado de tener la oportunidad de enseñar algo, sobre todo después de que desde que llegó se la ha pasado recibiendo correcciones de su Votán y de la familia con la que ahora vive.  Así que le da una chupada al cigarrillo y dice: “Ah, es un juego, se llama ajedrez”.  Y aquí viene el momento decisivo.  Usted tiene la tentación de decir lo que no debe decir.  Piensa que, después de todo, es sólo un niño-niña y que será divertido enseñarle ese juego misterioso de inteligencia, táctica y estrategia.  Entonces usted dice las palabras malditas: “¿Quieres que te enseñe cómo se juega?”.  Ya.  Su suerte está echada.  La niña-niño dirá, con inocencia, “bueno, a ver si puedo”.  Después: la pesadilla.  Pasando las primeras explicaciones “éste se llama peón”, “éste alfil”, “éste caballo” y así, el niño-niña, se sentará frente suyo y ya.  Usted se pasará toda la tarde y parte de la noche escuchando que le dicen “jaque mate” una y otra vez.  Ya más tarde, poco antes de que el sueño soñado ocupe el lugar del sueño real, usted murmurará: “Maldito Sup, debí haberle hecho caso”.  Yo, cerca y lejos, encenderé la pipa, le daré otro bajón a mi bolsa de galletas de animalitos y pensaré: “odio decir que se los dije, pero se los dije”.  He escuchado maldecir en decenas de idiomas diferentes, cuando los “maestros” de ajedrez son apaleados por l@s niños de la zona de La Realidad.  Después de todo, por algo a este lugar le dicen “La Realidad”, ¿no?

Sobre el Futbol.

Si, por ejemplo, a usted le toca en la zona del Caracol de La Garrucha.  Misma situación que la anterior.  Ahora es un niño que trae un balón jugueteando en las manos.  Ahora le está diciendo-preguntando-retando a usted con un “¿Y en tu pueblo donde vienes saben jugar futbol?”.  Usted entonces siente que en las venas se le agolpan Pelé y Garrincha, Maradona y Cruyff, Ronaldo y Messi (no en un Table Dance, se entiende), Puskas y Di Stéfano (¿me fui muy lejos en el calendario?), o lo que corresponda en sus geografía y calendario.  Yo le aconsejo que sólo sonría y pregunte por el clima o lo que sea, pero… usted empieza a ver todo rojo y, bueno, siempre ha pensado que el chovinismo deportivo es bien tolerado incluso en la izquierda más radical, así que, sin hacer caso a mi consejo, se ajusta sus botas-botines-tenis-chanclas-dedos, y se pone de pie con un “¿Que si sabemos jugar futbol en mi pueblo donde vengo?, ahora vas a ver.  Vamos”.  Ya de noche, cuando usted esté en la duermevela del buen reposo, hará el recuento de los daños y se dirá que falló el portero, la defensa, la media, la delantera, el árbitro, la cancha empinada, el lodo y la mierda del ganado, que después de todo la goliza recibida no fue tan mala, que quedaron que otro día la revancha.  Pero, con el último bostezo, usted murmurará: “Maldito Sup, debí haberle hecho caso”.  Yo, cerca y lejos, encenderé la pipa y me recostaré mientras pienso: “odio decir que se los dije, pero se los dije”.  He visto equipos multinacionales de auténticos “cracks” del balompié sucumbir en los “campos de futbol” del Caracol de La Garrucha.  En esa zona, hasta las vacas le saben a la magia del rodar de un balón.

El Pozol Agrio.

En cualquier zona que le toque de cualquiera de los 5 caracoles.  “¡Hay fiesta!” escucha que dicen.  Se levanta usted, aunque todo el cuerpo le duele como si se hubiera pasado todo el día tratando de abordar un transporte público, en hora pico y en su geografía.  Se acerca a donde está la bulla.  Entonces escucha que gritan con júbilo “¡pozol agrio!”.  Hágame caso: dé media vuelta y regrese a la champa que le toca.  Si alguien le ofrece, usted discúlpese con un “gracias, ahora estoy muy lleno” y tóquese la panza con satisfecho énfasis.  Pero, doble contra sencillo, tal vez usted se diga a sí mismo “Bueno, vine a compartir, así que también debo compartir la alegría que parece provocar eso que llaman pozol agrio”, y va y pide que le den un vaso-taza.  Cuando pase usted la noche entera sentado en la letrina, tendrá la necesidad de encender un cigarrillo, manque no fume, y a la fugaz luz del mechero, usted pensará: “Maldito Sup, debí haberle hecho caso”.  Yo, no tan cerca y sí lejos, encenderé la pipa y, mientras murmuro “odio decir que se los dije, pero se los dije”, me retiraré más aún, porque, créame, no hay tabaco que cubra ese olor.

La Comida.

Si piensa que algo puede hacerle daño, o sabe que le sienta mal, o le está cayendo mal a su panza, no lo coma.  No se sienta obligad@ a comer lo que no puede.  No lo van a mirar mal, ni será expulsado de la escuelita, ni lo criticarán, ni nada de eso.  En cambio le darán medicina para la panza y le preguntarán qué puede comer que no le siente mal.  Porque bien sabemos nosotros, nosotras, que del alimento, lo que alegra y nutre está en la palabra que lo sazona.  Y sí, puede traer usted lo que guste de comer, siempre y cuando lo comparta.

Y no me refiero a que le dé a cada quien una porción, sino que comparta el cómo se prepara eso, cómo se come, cuál es su historia.  Y no, compartir el dolor de estómago no es parte de la vida comunitaria.

El Recreo.

Sí, puede traer un balón, una guitarra, una obra de teatro, una película, una historia que contar.  Sólo recuerde: todo en el colectivo.  No, no el colectivo del o con el que viene, sino su colectivo acá: su familia y su Votán.  Si escucha que alguien dice “qué alegre está esa tonelada”, no piense que se refiere al peso del tercio de leña o del bidón de agua.  Es sólo una de esas extrañas traducciones que acá abundan: por “tonelada” se refieren a “tonada”.  De nada.

Las consignas.

Abandone usted toda esperanza de rima”, debería leerse al entrar a una comunidad zapatista.  Si cerca suyo alguien está ensayando una “consigna” para la fiesta de bienvenida o de fin de curso, y usted escucha que dice “no que no, sí que sí, somos un chingo y venceremos”.  No se le ocurra decir que no va así o que no rima, porque entonces será acribillado con “¿por qué?, ¿acaso no somos un chingo?, ¿acaso no venceremos?”  Y al final un “pero me entendiste, ¿no?

-*-

Vale.  Y no olvide empacar tres cosas básicas: algo para el frío, algo para la lluvia y algo en que atesorar la memoria.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

SupMarcos.

México, Agosto del 2013.

:::::::::::::::

De Alí Primera, la clásica “No basta rezar” en voz de un zapatista en el pasado Festival de la Digna Rabia, en Chiapas, México.

——————————————————————-

Grupo musical de compas zapatistas de Los Altos de Chiapas.

——————————————————————-

Bailable regional interpretado por niñas zapatistas en Chiapas, en el Festival de la Digna Rabia.

Votán III. Sección NO FAQ.

Votan III.

SECCIÓN NO FAQ.

Lo que usted siempre hubiera querido que le advirtieran acerca de l@s zapatistas, su mentada escuelita y las consecuencias que le puede acarrear asistir.

 Julio del 2013.

Pues parece que ya más o menos se va a aclarando el panorama sobre en qué diablos estamos pensando los zapatistas cuando hablamos de la escuelita.

Pero es de esperar que usted ahora tenga más preguntas que respuestas.  Aunque ya no le preocupa lo del calzado, le quedan interrogantes.  Se le ocurre entonces que tal vez sea cierto eso de que la zapatista es una rebelión del siglo XXI, hábil en todo lo que tenga que ver con lo cibernético (hasta tienen un grafitero de muros virtuales).  Así que va al café internet más cercano, o enciende su computadora y busca: “Escuelita Zapatista, Dudas, preguntas frecuentes, FAQ, etcétera”.

La pantalla da entonces, como quien dice, un “elegante giro cibernético” para eludir la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional gringa, y lo adentra en el ultra secreto servidor de los transgresores de la ley: el ZPS (“Zapatist Pozol Server”, por sus siglas en inglés).  Después de que en la pantalla aparezca un contundente “Fuck You XKeyscore”, usted ve que se le  pide una contraseña para entrar.  Usted prueba “MARICHIWEU” y la pantalla dice “No”.  Prueba con “NOSOTR@S” y en la pantalla aparece “Tampoco”.  Intenta con “DURITO” y la pantalla reza “Uh, ni pensarlo”.  Irritad@ por los obstáculos, usted deja un mensaje con una mentada, no de menta virtual, dirigida al gobierno norteamericano y, al poner su firma, la pantalla se abre como si fuera una puerta muy en 3D, sonido dolby y toda la cosa, y aparece un letrero que dice “Escuelita Zapatista, NO FAQ, -“Preguntas No Frecuentes. Puede agregar la suya al final-”, seguido de una gran lista con preguntas y respuestas, como las que siguen:

.- Encuentre la descripción que más se asemeje a la suya, ligue con la pregunta y vea la respuesta correspondiente:

- No tengo estudios superiores / No soy artista / No soy una persona de renombre / No represento a nadie / No soy dirigente ni líder de nada / Soy muy joven / Soy muy grande de edad / Nunca antes fui a la escuela / Soy nuev@ en el conocimiento del zapatismo y nunca he estado en una comunidad / No había nacido o era muy pequeñ@ cuando ustedes salieron a la luz pública / No me enteré de nada hasta el día del fin del mundo / Yo apenas supe hace unas semanas y pedí que me invitaran / Yo no sé ni por qué me invitaron si a mí los zapatistas me caen mal, bueno los zapatistas sí me caen bien, pero el Marcos es un payaso que se está aprovechando de los pobrecitos inditos y yo-les-voy-a-explicar-que-no-se-dejen-engañar-y-los-voy-a-redimir / el etcétera que esté de moda / _____ (su caso particular)….

Preguntas:

¿Me van a tratar igual que a quien se sabe de memoria el himno zapatista, que ha asistido a todas las actividades del/sobre el zapatismo, que tiene una playera del EZLN, que se sabe bien el estribillo de “es un honor estar…” -ah no, eso es de otro canal-, que trae unas súper botas y un equipo de alpinismo de alta montaña, que ha estado muchas veces en comunidad y ha apoyado muuucho, pero muuucho a los indígenas? ¿Importa mucho eso en la escuelita?  ¿Es eso un impedimento para asistir o para pedir que me inviten?

Respuestas (de acuerdo al orden de las preguntas):

Sí.  No.  No.

Pregunta:

¿Puedo quedarme a vivir en una comunidad zapatista?

Respuesta:

No.

Pregunta argumentada:

Pero ya lo pensé bien y estoy muy decidid@, ¿Sí?

Respuesta reiterada:

No.

Insistencia enfática:

¿Por favor? ¿Por favor? ¿Por favor? ¿Sí?

Respuesta igualmente enfática (de acuerdo al orden de las preguntas):

No.  No.  No.  No.

Pregunta:

¿Puedo dar más de 100 pesos por el material de apoyo educativo, como una muestra de solidaridad con las comunidades indígenas zapatistas?

Respuesta:

Sí, pero ni nosotros ni los demás sabrán la cantidad, ni quién la dio.  Al registrarse, pasará usted frente a un bote o caja (no sé qué vayan a poner) y ahí usted deposita sus cien pesos o lo que quiera.  Nadie más que usted sabrá si sólo dio 100 pesos, o más, o menos, o si metió una tarjeta prepago, o un boleto del metro, o una mentada (de menta, se entiende).  Al final del registro, los compas encargados vaciarán el bote o caja, y entregarán lo que contiene a una comisión de la Escuelita Zapatista.  Así nosotros tampoco sabremos ni quién ni cuánto colaboró.  Así nadie podrá reclamar o exigir trato especial o V.I.P. porque “tú no sabes quién soy yo, ni todos los cargos y premios que he obtenido, ni lo muuucho, pero muuucho que he ayudado a las comunidades / y a mí no me van a humillar poniéndome junto con gente que ni siquiera ha ido a comunidad, / y a mí no tienen nada que enseñarme y sí, en cambio, todo que agradecerme, / y la única imagen de indígena que digiero es la de quien, postrado, me adora, la imagen de indígenas rebeldes, es decir, malagradecidos, me indigesta” (como ya lo ha hecho una “ilustrísima” persona del medio artístico-cultural).

Pregunta:

¿Puedo llevar cosas para regalarle a la familia que me va a recibir?

Respuesta:

No.

Claro que será natural que usted vaya construyendo una relación de afecto con quien va a convivir.  Pero los “regalos” personales, desequilibran la comunidad y desplazan una relación política hacia una personal.  Usted deja entonces de relacionarse con una causa y pasa a relacionarse con una persona, lo que tampoco es malo, pero no viene a hacer amistades, sino a aprender.  Lo que se va a hacer es que, en el CIDECI, podrá usted entregar lo que quiera donar, sea cuando llegue al registro o sea cuando termine el curso.  Lo donado se hará llegar a las Juntas de Buen Gobierno quienes repartirán, EQUITATIVAMENTE y entre todas las comunidades zapatistas, lo que se reciba.   Pero tenga en cuenta que para nosotr@s, es decir, para las familias que reciben a uno y a otro, lo importante es la persona, no lo que posee o da.  También para usted, lo que debe importar son los pueblos zapatistas en su conjunto, no la familia o Votán particular con quien se relaciona, porque no es un grupo de personas quienes lo atienden sino todos los pueblos zapatistas organizados, sintetizados para usted en una familia y un(a) guardián(a).

Pregunta:

¿Por qué no aceptan que yo le obsequie algo a quien me va a recibir en su casa, me va a alimentar, me va a cuidar, y me va a enseñar?

Respuesta:

Mire, hay familias zapatistas que no van a recibir a nadie, pero que han colaborado y colaboran con alimentos, materiales, transporte.  Participan tanto como la familia que recibe. ¿Para esas familias no hay regalito porque no las vio? ¿A ellas no les da sus datos por si alguna vez van a su geografía o para que le llamen o le escriban?  ¿Para esos niños que no conoció no habrá dulces, ropa, juguetes, regalos?

Por ejemplo, hay pueblos zapatistas bajo la amenaza constante de grupos paramilitares.  Como la seguridad ahí es muy precaria, no pudieron recibir estudiantes para la escuelita, porque no podríamos cuidar a nuestr@s invitad@s en esos lugares.  Pero esas familias igual se prepararon, apoyaron a los que sí van a recibir, construyeron, barrieron, lavaron, trapearon, pintaron, cocinaron, juntaron leña, cooperaron con los alimentos que se le van a ofrecer.  Usted no los conoce, ni los conocerá en la escuelita.  Si las agresiones paramilitares y policíacas aumentan, tendrán que desplazarse.  Usted tal vez se enterará o no (cheque el número de entradas-lectura a la última denuncia de las JBG), pero para usted no tendrán nombre ni rostro.

Serán invisibles, lo mismo que cientos de miles de zapatistas.  ¿Hay quien sí los tenga en cuenta aunque sean invisibles para usted y para el resto?

Sí, nosotras, nosotros, sus compañeros y compañeras.  Por eso lo que se recibe de fuera, se busca repartir equitativamente: se reparte más y mejor al más necesitado.

Otra cosa sobre este asunto de las donaciones.  Sabemos bien que allá fuera predomina ese estereotipo de que los indígenas son objeto de la lástima y la limosna, de que hay que darles lo que sobra o estorba, en lugar de tirarlo.  Algo como una especie de síndrome “Teletón” generalizado.   Su equivalente en la clase política está en el photoshop de la limosna (nada que no se pueda maquillar con una campaña “contra el hambre”… o con una fotocopiadora).

La “aspirina de la conciencia” le llamamos nosotros los zapatistas, las zapatistas.

Y en lo que hemos andado en nuestro largo sube y baja por la lucha, hemos mirado muchas cosas.  Una de ellas es que, en los momentos de desgracia, quienes más tienen, dan lo que les sobra; y quienes menos tienen, dan lo que les falta.  Alguien con dinero y bienes, dona las cobijas que ya no usa, la ropa que no le queda, los zapatos que pasaron de moda, las monedas que no le hacen falta.  Y quienes tienen que pelear cada minuto del día por hacerse de un poco de paga para tener algo que poner en la mesa, además de un mantel raído o ni eso, dan esa moneda que necesitan para completar su gasto de supervivencia.

Este pueblo indígena, el zapatista, no merece su lástima.  A pesar del desprecio recibido por ser moda pasajera o por negarnos a ser parte de los acarreados del movimiento “histórico” en la coyuntura en turno, nos hemos levantado con dignidad, al igual que hace 20, 50, 500 años.  Y lo seguiremos haciendo.  No nos insulte con la limosna.

No le hemos pedido nada que no sea justo: sólo el pago del costo del material de apoyo (cien pesos) y su disposición a aprender.  Nosotros l@s hospedaremos.  Nosotras l@s alimentaremos.  No será un hotel de 7 estrellas ni un bufet gastronómico, pero en cada tortilla, frijolito, verdura, camastro o hamaca, nailon para la lluvia, está el cariño y el respeto de todos nosotros y nosotras hacia usted, porque es nuestra invitada, nuestro invitado, nuestro compañero, nuestra compañera, nuestroa compañeroa.

No nos debe nada ni queda a deber nada.  De la escuelita no sigue la militancia, la pertenencia orgánica, la sujeción de mando, el fanatismo.  Lo que sigue de la escuelita es algo que a usted, y sólo a usted, corresponde decidir… y actuar en consecuencia.  No los invitamos para reclutarlos, formarlos o deformarlos, programarlos o, como ahora se diría, “resetearlos”.  Hemos abierto una puerta y lo hemos invitado a entrar para que vea cómo es nuestra casa, la que hemos levantado con la ayuda de personas de todo el mundo que, ésas sí, no nos dieron sus sobrantes, sino sus miradas y oídos compañeros, y a quienes nunca se les ha ocurrido siquiera que les debemos estar eternamente agradecidos, ni rendirles culto como se le rinde culto a quien posee y ordena.

Usted es quien es, y sólo a usted debería corresponder el seguir siendo así o de otro modo.

Y para finalizar este fragmento de la sección de Preguntas No Frecuentes:

¿Que no es usted una gran personalidad? ¿Que no tiene grandes estudios?  ¿Que nunca ha estado antes en una comunidad zapatista?  ¿Que ni siquiera había nacido cuando se hizo público el EZLN?  ¿Que no se enteró de nada hasta el día del fin del mundo, o después?

No se preocupe ni ocupe de eso.  Acá no se miran los currículos académicos, ni los calendarios de antigüedad en la vida o en la lucha, sino los corazones.  Acá vendrá gente con varios doctorados y quien ni siquiera ha ingresado al maternal; personas con más de 90 años y quien no ha llegado aún a deshojar un calendario.  A todas, a todos, a todoas, los vamos a recibir con el mismo cariño compañero, lo vamos a atender con lo mejor que tenemos, le vamos a enseñar igual lo que somos, y lo vamos a cuidar con el mismo esmero.

Así que deje esos reparos, traumas y resquemores para su teleserie preferida.

Piense mejor, por ejemplo, que, a su regreso, podrá platicarle a sus familiares, amig@s, o poner en su blog o en su perfil, algo como:

Me acuerdo de cuando el Pablo (González Casanova), el Luis (Villoro), el Adolfo (Gilly), el Immanuel (Wallerstein), la Paulina (Fernández Christlieb), el Oscar (Chávez), uno que le decíamos “el Mastuerzo” por lo mismo, otro que le decíamos “el Rocco” no sé por qué, unos cuates que le hacían a la cantada con nombres raros como el Comando Cucaracha, SKA-P y Louis Ling and the Bombs, y otr@s compas que ahora no recuerdo, estudiamos junt@s en la escuela y echábamos relajo en el recreo, y por cierto nos castigaron por no hacer la tarea. Y un día sorprendieron al Toño (Ramírez Chávez) y a la Domi (la única Domi que hay) grafiteando la pared que da hacia afuera, hacia nuestros mundos, y, junto con ellos, cada quién agarró lo que podía y nos pusimos tod@s a pintar.  Pero en eso llegó el conserje, y pues tod@s nos echamos a correr.  El conserje quedó mirando la pared, se fue y regresó con un bote de pintura y una brocha.  Pensamos que iba a borrar lo que, con muchos colores y figuras, tod@s habíamos pintado.  Pero nada.  No me lo van a creer, pero resulta que el conserje agarró la brocha y se puso a rayar el muro.  Pero muy otro todo, porque el conserje sólo dibujó una grieta en la pared… y se fue.  Pero lo más extraño es que, cada día que pasábamos en la escuela, la grieta dibujada pasó primero a hacerse real, después se fue agrandando y profundizando.  El último día de clases, nos juntamos todos frente a la pared, mirando y esperando a ver si la grieta acababa por romper el muro.  En eso estábamos, cuando pasó una compa zapatista con un pasamontañas de muchos colores muy divertidos y nos dijo “¿Qué hacen ahí si ya acabó la escuelita? ¡Jálenle para su tierra!”.  Nos fuimos tod@s.  Sí, les cuento para que vean que sí tengo estudios.  ¿Eh?  ¿Que para qué es el bote de pintura en aerosol?  Nada, que estaba viendo esa pared de allá enfrente, donde al otro lado vive el Mandón.  Ese muro tan grande, tan bien cuidado, tan sólido, tan poderoso, tan intimidante, tan indestructible, tan gris.  Y me quedé pensando y me dije “A ese muro lo que le hace falta es… una grieta”.

 -*-

 Vale.  Salud y no compre la pintura y la brocha, ya las trae usted en el corazón.  Sólo búsquelas bien.  Lo que haga con ellas es parte de su libertad.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

 

El SupMarcos.

Conserje, velador y barrendero en la Escuelita Zapatista (¡no vayan a dejar su tiradero!).

México, Julio del 2013.

 

::::::::::::::::::

Escucha y ve los videos que compañan este texto.

Fragmento de una estupenda parodia del Teletón y los equivalentes festivales de la limosna.  El elenco entero de 31 Minutos en campaña para recaudar fondos y rescatar al archi-multimillonario Señor Manguera, dueño de la televisora.  Les recomiendo el programa completo, no lo puse todo porque es muy largo.

 

————————————————————————-

Sevillanas Indignadas, jerezianas y andaluzas, cual debe, con humor, gracia, talento y pícara sabiduría. Dedicadas a quienes no se espantan.

——————————————————————————

Eduardo Galeano cuenta lo que es el mundo, es decir, los que son en los mundos, y advierte que… bueno, escúchenlo.

————————————————————————-

Oscar Chávez (uno de quienes mejor nos han mirado, es decir, entendido) con “Los Paliacates”, acompañado de Los Morales.

————————————————————————–

Votán II. L@s Guardian@s

VOTÁN II.

L@S GUARDIAN@S

 Julio del 2013.

Bueno, ahora sí sigue explicarles ya cómo va a estar esto de la escuelita (la lista de útiles escolares, la metodología, l@s maestr@s, el temario, los horarios, etc.), así que lo primero es…

Lo que necesita.

Lo único que objetivamente necesita usted para asistir a la escuelita zapatista (además de ser invitad@, claro, y sus cien pesotes para el paquete de libros-dvd) es disposición para escuchar.

Entonces no tiene por qué atender a los consejos y recomendaciones de esas personas, por muy bien intencionadas que sean, que le dicen que traiga tal o cual equipo, presumiendo que ell@s “sí han estado en comunidad”.

Quienes realmente han estado en comunidad no lo andan alardeando, y saben bien que lo que en verdad se necesita es saber mirar y escuchar.  Porque gente que ha estado para hablarnos (y para pretender dirigirnos o para ofrecernos sus limosnas de dinero o “sabiduría”) ha habido y habrá mucha, demasiada.  Y quienes han venido a escuchar son muy pocos.  Pero de esto les platico en otra ocasión.

Así que no compre nada especial (leí que alguien sólo tiene unos viejos tenis, chido).  Traiga cualquier cuaderno y un lapicero o lápiz.  No es obligatorio que cargue usted con su computadora, esmarfon, tableta o lo que se use ahora, pero puede traerlos si gusta.  Eso sí, no hay señal de celular en el lugar donde le tocará.  Hay internet en algunos caracoles pero su velocidad es, cómo le diré… como “pegaso”, la montura de Durito.  Sí, puede traer su como-se-llame donde escucha música.  Sí, puede traer cámara y grabadora.  Sí, puede grabar y tomar fotos y videos pero sólo según las reglas que el Subcomandante Insurgente Moisés les va a hacer saber.  Sí, puede traer su osito de peluche o equivalente.

Cosas que sí le pueden ser útiles: una lámpara de mano. Su cepillo de dientes y una toalla (por si le dan ganas y es posible bañarse). Al menos una muda de ropa, por si se bate de lodo.  Sus medicinas, si le son necesarias y se las ha recetado alguien capacitado.  Una bolsa de plástico para sus identificaciones y su dinero (ambas cosas siempre tráigalas consigo –la identificación sólo se la van a pedir en el registro para ver si usted es usted-).  Otra bolsa de plástico para el material de estudio que le van a entregar.  Y su ropa (interior –si usa- y exterior) también póngalas en bolsas de plástico.

Recuerde: puede traer todo lo que quiera, pero todo lo que traiga lo va a tener que cargar usted.  Así que nada de que “me voy a llevar el piano por si me da tiempo de practicar el do-re-mi-fa-sol-la”.  Y no, tampoco puede traer su Xbox, ps3, wii, ni esa vieja consola de Atari.

Lo que sí es imprescindible no lo puede adquirir, pero lo trae ya incorporado en su persona y lo puede encontrar, partiendo de su cuello, abajo y a la izquierda.

Bien, aclarado eso, aquí le pongo la lista de lo que necesita para asistir a la escuelita en comunidad.  Sin estos requisitos NO SERÁ ADMITIDO:

.- Indisposición para hablar y juzgar.

.- Disposición para escuchar y mirar.

.- Un corazón bien puesto.

No importan entonces su raza, su edad, su género, su preferencia sexual, su lugar de origen, su religión, su escolaridad, su estatura, su peso, su apariencia física, su equipo, su “antigüedad” mirando al zapatismo,… ni su calzado o descalzado.

Ah, eso sí, no traiga sus zapatos de tacón de aguja que sí, se le ven muy bien, pero los va a romper cuando dé sus primeros pasos en el…

El Espacio Escolar y el horario.

Según nosotras las zapatistas, los zapatistas, el lugar de enseñanza-aprendizaje, la escuela pues, es el colectivo.  Es decir, la comunidad.  Y l@s maestr@s y alumn@s son quienes forman el colectivo.  Todas y todos.  Así que no hay un maestro o una maestra, sino que hay un colectivo que enseña, que muestra, que forma, y en él y con él la persona aprende y, a su vez, enseña.

Así que, al asistir al primer día de clase en comunidad (en las otras modalidades esto cambia), no espere usted encontrarse con el modelo tradicional de escuela.  En lo que hemos preparado para usted, el “aula” o el “salón de clases” no es un espacio cerrado, con un pizarrón y un profesor o una profesora al frente, impartiendo el saber a los alumnos, que los evalúa y los sanciona (es decir, los clasifica: buenos y malos alumnos), sino el espacio abierto de una comunidad.  Y no una comunidad de secta (acá conviven zapatistas con no zapatistas y, en algunos casos, con anti zapatistas), ni hegemónica, ni homogénea, ni cerrada (todo el año la visitan personas de diferentes calendarios y geografías), ni dogmática (aquí se aprende también de l@s otr@s).

Por eso usted no viene a una escuela con los horarios habituales.  Estará en la escuela todas las horas y todos los días que dure su estancia.  La parte más importante de su estar en la escuelita zapatista es su convivencia con la familia que la o lo recibe.  Irá con ell@s a la leña, a la milpa, al arroyo-río-manantial, cocinará y comerá con ell@s (claro, comerá lo que no le haga daño o lo que su convicción le indique –por ejemplo, si es vegetariano o vegano, no le darán carne, pero avise antes porque los compas, cuando están contentos con la visita, cocinan pollo o cuche, y la comunidad o el municipio autónomo o la junta de buen gobierno, de repente toman de su ganado colectivo y hacen caldo para tod@s-), descansará con ell@s y, sobre todo, se cansará junto con ell@s.

O sea que, como quien dice, en esos días usted será parte de una familia indígena zapatista.

Y por esto mismo es que no aceptamos que alguien venga con su casa de campaña o su casa rodante.  Por eso hay un cupo límite.  Porque en estas tierras sí caben muchos, pero en las champas zapatistas sólo caben unos cuantos.  Si quiere acampar, convivir con la naturaleza, y sus bucólicos equivalentes, bien, pero no aquí en esas fechas.

Entonces no estará usted conviviendo con su banda, grupo, colectivo.  Ni con otr@s ciudadan@s.  Si viene con su familia, su pareja o dispareja, sí estará junto a ella si así lo quiere, pero nada más.  Nada de que “los que vinimos de tal lado nos vamos a juntar para echar bulla o para platicar o para cantar a la luz de la fogata o para lo que sea”.  Eso lo pueden hacer en sus geografías y en otros calendarios.  Aquí viene usted (o usted y su familia, pareja o dispareja) a participar de la cotidianeidad y el saber del pueblo indígena zapatista, y, claro, también de indígenas que no son zapatistas.

El pueblo zapatista es un pueblo que tiene la particularidad no sólo de haber desafiado al poderoso, ni tampoco sólo el haberse mantenido en rebeldía y resistencia por 20 años.  También, y sobre todo, por haber logrado construir (en estas condiciones que usted conocerá personalmente) la definición indígena zapatista de libertad: gobernar y gobernarnos de acuerdo a nuestros modos, en nuestra geografía y en este calendario.

Sí, esto de “en nuestra geografía y en este calendario” marca una distancia apreciable respecto a otros proyectos.  No sólo advierte que no es un modelo a seguir (a nosotr@s algunas cosas nos han resultado, otras no), un nuevo evangelio o una moda apta para exportación.  Tampoco es un “manual de construcción de la libertad”.  Ni siquiera para todos los pueblos originarios de México, menos aún para los pueblos que luchan en todos los rincones del mundo.

Además, mucho ojo, estamos definiendo un tiempo.  Esto que verá usted, vale para nosotr@s ahora.  Nuevas generaciones irán construyendo sus propios caminos, con sus modos propios y sus tiempos.  Un concepto de libertad no hereda esclavitud hacia sí mismo.

Porque eso es para nosotros la libertad: ejercer el derecho de construirse uno mismo un destino, sin nadie que nos mande ni nos diga qué sí y qué no.  En otras palabras: nuestro derecho a caer y levantarnos nosotros mismos.  Y bien sabemos que eso se construye con rebeldía y dignidad, sabiendo que hay otros mundos y otros modos, y que, así como nosotras, nosotros, nos vamos construyendo, cada quien va construyendo su identidad, es decir, su dignidad.

Sólo 2 veces en la semana en que convivirá con las comunidades zapatistas, asistirá al Caracol a una reunión de tod@s l@s alumn@s de la zona en que le toque.  En esa reunión, donde estarán reunidos muchos colores y modos de diferentes calendarios y geografías, habrá un maestro o maestra que se dedicará a tratar de responder las preguntas o dudas que le hayan surgido en su convivencia.  Esto es porque pensamos que será bueno para usted el conocer qué dudas tuvo, por ejemplo, quien viene de otro país, de otro continente, de otra ciudad, de otra realidad.

Pero lo fundamental de la escuelita, lo aprenderá usted con su…

Votán.

A lo largo de varios meses, decenas de miles de familias zapatistas se han preparado para recibir a quienes vienen a la escuelita a comunidad.  Junto con ellos,  miles de mujeres y hombres, indígenas y zapatistas se han conformado en un Votán al mismo tiempo individual y colectivo.

Entonces debe usted saber cuál es el lugar de Votán en la escuelita.  Porque resulta que el Votán es, como quien dice, la columna vertebral de la escuelita.  Es el método, el plan de estudios, la maestra-maestro, la escuela, el aula, el pizarrón, el cuaderno, el lapicero, el escritorio con la manzana, el recreo, el examen, la graduación, la toga y el birrete.

Sobre lo que significa “Votán” (o “Uotán”, o “Wotán”, o “Botán”) se ha dicho y escrito mucho: por ejemplo, que la palabra no existe en lengua maya y que no es sino una palabra, mal escuchada y mal traducida, de “Ool Tá aan”, que sería algo como “El Corazón que Habla”; que se refiere al terremoto; o el rugido del jaguar; o el palpitar del corazón de la tierra; o el corazón del cielo; o el corazón del agua; o el corazón de la montaña; o todo eso y más.  Pero, como en casi todo lo que se refiere a los pueblos originarios, se trata de versiones sobre versiones de quienes han pretendido dominar (a veces con el conocimiento) estas tierras y a sus pobladores.  Así que, a menos que tenga usted interés en elucubrar sobre interpretaciones de interpretaciones (que terminan por ignorar a los creadores), aquí nos referimos al significado que las zapatistas, los zapatistas, le damos a “Votán”.  Y sería algo así como “guardián y corazón del pueblo”, o “guardián y corazón de la tierra”, o “guardián y corazón del mundo”.

Cada uno de los estudiantes de la escuelita tendrán un su Votán, un guardián o guardiana, no importa la edad, género o raza del alumn@.

Es decir, además de la familia con la que convivirán esos días, tendrán un tutor o tutora que es quien les va ayudar a entender qué es la libertad según nosotras las zapatistas, los zapatistas.

L@s Guardian@s son personas como el común de las personas.  Sólo que son personas que se rebelaron contra el poderoso que las explotaba, despreciaba, despojaba y reprimía, y pusieron la vida en ello.  Sin embargo, el Votán que somos no predica el culto a la muerte, a la gloria o al Poder, sino que camina por la vida en la lucha cotidiana por la libertad.

Su Votán personal, su Guardián(a) le contará nuestra historia, le explicara quiénes somos, dónde estamos, por qué luchamos, cómo lo hacemos, con quién queremos hacerlo.  Le platicará de nuestros logros y nuestros errores, estudiará junto con usted los libros de texto, le resolverá las dudas que pueda (si no puede, para eso está la reunión general), es quien le hablará en español (la familia con la que conviva le hablará en lengua materna todo el tiempo), le traducirá lo que dicen en la familia, y le traducirá a la familia lo que usted quiera decir o saber, caminará con usted, irá a la milpa o a la leña o al agua con usted, cocinará con usted, comerá con usted, cantará y bailará con usted, dormirá cerca suyo, lo acompañará cuando vaya al baño, le dirá qué bichos evitar, verá que tome su medicina, en resumen: le enseñará y cuidará.

A él le puede preguntar lo que quiera: que si somos un engendro de Salinas, que si el SupMarcos está muerto o bronceándose en las playas europeas, que si el SubMoy va a llegar, que si el mundo es redondo, que si cree en las elecciones, que si le va a Jaguares, etcétera, etcétera, etcétera.  A diferencia de otr@s maestr@s, el guardián o guardiana, si no sabe la respuesta, le dirá eso: “no sé”.

Su Votán será también su traductor simultáneo que no necesita baterías.  Porque acá, en lo posible, siempre le hablarán en lengua materna.  Sólo el guardián o guardiana puede hablarle en castilla.  Así usted calará lo que ocurre cuando un indígena trata de hablar en la lengua dominante.  La diferencia fundamental es que usted no será tratado acá con desprecio ni burla por no entender lo que se le dice o por pronunciar mal.  Habrá risas, sí, pero de simpatía por su esfuerzo en entender y darse a entender.  Y, ojo, su Votán no sólo le traducirá palabras, sino colores, sabores, sonidos, mundos enteros, es decir, una cultura.

En la reunión a la que asistirá junto a sus condiscípulos de zona, usted no podrá hacer una pregunta directa a la maestra o maestro, sino que deberá hacerla a su guardián(a), y él-ella la traducirá al maestro, quien responderá en lengua materna, y el guardián la traducirá para usted.  Claro que usted se quedará con la duda de si su pregunta fue bien traducida y si la respuesta que recibe es la que dio el maestro.  Pero, ¿no dicen que es justo que un indígena comparezca ante las instancias gubernamentales de justicia con un traductor de palabras?  ¿O acaso en los juzgados se traducen culturas?  Así entenderá usted que eso que llaman “igualdad jurídica” es uno más de los esperpentos de la justicia en nuestro mundo.  ¿Dónde está la igualdad jurídica si la traducción de palabras como “libertad”, “democracia”, “justicia” se hace con las mismas palabras de quienes quieren esclavizarnos, despojarnos, desaparecernos?  ¿Dónde la igualdad si la acusación, el juicio y la condena la hace un sistema jurídico, además de corrupto, impuesto con la lengua del Mandón?  ¿Dónde la justicia si el sistema que juzga está basado en la premisa del despojo cultural?

Por eso así la escuela.  Por eso así el Votán.  Porque…

Él somos.

Su Votán es un gran colectivo concentrado en una persona.  Él o ella no habla ni escucha como persona individual.  Cada Votán somos todas y todos los zapatistas.

Hace unas semanas, los Subcomandantes Moisés y Marcos entregamos el cargo de vocer@s del EZLN a miles de hombres y mujeres indígenas zapatistas para los días de la escuelita.  Durante esos días de agosto (y después en diciembre y enero próximos), por su voz hablará todo el EZLN, con su oído escuchará, y en su corazón palpitaremos el gran nosotr@s que somos.

Así que en estos días de la Escuelita, usted tendrá de maestro o maestra nada más y nada menos que a la máxima autoridad zapatista, al jefe / jefa suprema del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: Votán.

Votán también se encargará de…

L@s Niñ@s.

Si el alumno o alumna es menor de edad (12 años o menos), una guardiana por cada niño y niña acompañará a la madre y/o padre todo el tiempo, le ayudará a cuidarl@, que no se enferme, que tome su medicina, que juegue, que aprenda, que esté content@.  Si ya sabe leer, estudiará junto con el niño o niña el libro de texto, le contará historias de cómo vivían los niños indígenas antes del alzamiento y cómo viven ahora, le contará historias terribles y maravillosas, cuentos, chistes, le cantará “la del moño colorado”.  Y si se porta mal, le dirá que no haga así, porque si no llegará el SupMarcos con su gran bolsa de galletas y no le va a dar ni una sola, manque sean de animalitos, y el gran Don Durito de La Lacandona no le contará de cuando peleó, él solo, contra 3.141592 dragones desdentados, ni la maravillosa historia de Lucezita y el Gato-Perro que, me dicen, deja muy atrás a IronmanBatmanLos VengadoresEl Hombre ArañaX-Man,Wolverine, y lo que vaya saliendo.

Todos los niños y niñas, con los familiares que los acompañan, serán ubicados en la zona más cercana a San Cristóbal de Las Casas, con las mejores condiciones que podemos ofrecer.  Se habilitarán lugares especiales para ell@s, junto con su madre/padre, para que no tengan mucho frío, ni se mojen si llueve.  Habrá también compas que le saben bien a la salud y primeros auxilios.  Y para cualquier emergencia, las 24 horas del día estarán disponibles 2 ambulancias y 2 vehículos para trasladar al infante a la ciudad si es que requiere un doctor, o irán por medicina si la necesita.  Si es necesario que la familia viaje de regreso a su geografía particular, tenemos un pequeño fondo económico para ayudarles con los boletos, o la gasolina, para el regreso si éste es necesario antes de que termine el período escolar.

En resumen: l@s niñ@s tendrán trato especial.  Pero ni ell@s ni los adultos se salvarán de…

La Evaluación.

Es la más difícil que se haya usted imaginado.  No constará de un examen, una tesis o una prueba de opción múltiple; ni habrá un jurado, o un grupo de sinodales con títulos universitarios.

La evaluación la hará su realidad, en su calendario y geografía, y su sinodal será… un espejo.

Ahí usted verá si puede responder la única pregunta del examen final: ¿Qué es la libertad según tú-ustedes?

-*-

 Vale.  Salud y créame, lo digo con experiencia propia, lo que uno más aprende acá es a preguntar.  Y vale la pena.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

 

SupMarcos.

México, Julio del 2013.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Escucha y ve los videos que acompañan este texto
Eduardo Galeano nos narra una anécdota de un maestro y sus alumn@s.

————————————————————–

La libertad es, por ejemplo, exigir la libertad para tod@s l@s pres@s Mapuche. La rola se llama “Cosas Simples”, del grupo chileno Weichafe (Guerrero).

————————————————————–

“Luna Zapatista”, de Orlando Rodríguez y Miguel Ogando, con “El Problema del Barrio”, dibujos de Juan Kalvellido. Edición de video: Orlando Fonseca.

——————————————————–

Intervención Central del Acto Solemne por °10 aniversario del Partido de los Comunistas.

ESTE ES EL PARTIDO QUE CAMBIARÁ LA HISTORIA.

Discurso central por el décimo aniversario del Partido de los Comunistas leído el 26 de julio en el acto solemne por el camarada Salvador Castañeda O’Connor, miembro de la Dirección Colectiva del Comité Central y Director de la revista Unidad Comunista

Durante buena parte del siglo pasado, el panorama político de la izquierda mexicana estuvo dominado por el Partido Comunista Mexicano (1919) y la corriente lombardista que se erigió en 1948, como Partido Popular Socialista.

A pesar de los encuentros y desencuentros entre ambos partidos y de acusarse mutuamente de desviaciones de izquierda o de derecha, el balance de sus luchas, siempre abnegadas,  puede considerarse, como positivo, porque impulsaron  a la revolución democrática burguesa en los aspectos que más convenían a los trabajadores del campo y la ciudad y a la Nación en su conjunto; porque establecieron una relación fraternal con la Unión Soviética; difundieron la doctrina marxista; y lucharon contra el fascismo y por la paz mundial.

 Lo mejor de ellos fue cuando actuaron juntos  a pesar de sus discrepancias, como es el caso de la formación de la CTM que impulsó la expropiación petrolera para asegurar el desarrollo independiente del país y, elevó como nunca en la historia, los salarios, prestaciones  y condiciones de trabajo de los obreros y empleados, a través de más de mil huelgas victoriosas. Esta central  contribuyó de manera importante en la creación de  la CTAL y de la  FSM.

Fue esperanzador  su encuentro en La Mesa Redonda de los Marxistas  en 1947 cuando examinaron los problemas de nuestro país y del mundo, al término de la Segunda Guerra Mundial,  desde el punto de vista marxista leninista, tomando algunos acuerdos. Lo mismo, cuando sostuvieron la candidatura de Vicente Lombardo a la presidencia de la República en 1952, como un alegato político y programático en contra de las desviaciones y aún traiciones al programa de la Revolución Mexicana hechas por el gobierno de Miguel Alemán.

Y lo más importante, de sus escasos esfuerzos unitarios, fue cuando  a partir de un mitin histórico, el 17 de febrero de 1962, decidieron defender conjuntamente a la  Revolución Cubana, de las agresiones del imperio norteamericano.  

Posteriormente surgieron y desaparecieron otros partidos de la izquierda, muchos de los cuales no fueron sino desprendimientos de los partidos tradicionales, cuya historia está plagada de divisiones, conflictos internos y expulsiones.

Ninguno de estos partidos tradicionales sobrevivió al siglo xx

Las causas de este holocausto político son varias:

El gobierno los cebó con  las elecciones y la posibilidad engañosa de arribar al poder por la vía parlamentaria, creando un órgano supuestamente imparcial que las condujera y calificara; permitiendo su acceso al Congreso con buen número de parlamentarios, hasta el límite de no poner en riesgo, la permanencia de la burguesía en el poder; otorgándoles prerrogativas legales generosas que convirtieron  a sus antiguos cuadros abnegados en mercenarios. Ya entrados en la trampa, al gobierno le fue fácil privarlos de su registro y desaparecerlos o transformarlos  en partidos burgueses.

Las elecciones acreditaron por otra parte, que además de seguir siendo un mecanismo para legitimar a la burguesía en el poder, son un poderoso instrumento de división de las fuerzas que se oponen al sistema.

Para la legislación vigente, fiel al pensamiento neoliberal, las clases sociales no existen, de ahí que los requisitos que se exigen a los partidos sean todos de carácter cuantitativo respecto a los ciudadanos que los integran. Ese elemento respecto al número de miembros o de votos es básico para determinar  el registro  de un partido político y su permanencia en la competencia electoral. Las cuestiones ideológicas y programáticas de los partidos pasan a un segundo término, de lo que resulta que  no exista uno solo, entre los partidos nacionales registrados, que se reclame de la clase obrera y que postule el socialismo entre sus objetivos fundamentales. Esta legislación es falsa porque ignora la lucha de clases en un momento en que se han vuelto abismales las diferencias entre los pobres y los ricos, entre los explotadores y los explotados. En el momento preciso en que los intereses y derechos de la Nación son avasallados por los grandes monopolios globales, todos los partidos se someten al arbitraje del imperialismo. Recuérdese que todos los candidatos se sometieron a la prueba de confianza que les hizo el Vicepresidente de los Estados Unidos, Joseph Biden.

A la clase obrera que es además la única interesada en defender los intereses de la Nación le hicieron el fraude desde que se promulgó la legislación vigente, pues ni siquiera le permitieron participar en las elecciones.

Todos los partidos registrados representan los intereses de la burguesía dominante, como lo demuestra el hecho que durante el sexenio del llamado presidente espurio, se  aprobaron en el Congreso, año tras año, la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, que son la expresión en números de la política neoliberal, por el voto unánime de todos los partidos. Siendo en los hechos uno sólo nada tiene de democrático que los diversos partidos se distribuyan  gubernaturas, alcaldías, diputaciones y escaños en el Senado. A inicio de la nueva administración han firmado “EL PACTO POR MÉXICO”, que los compromete a la unidad de acción en el diseño y cumplimiento de un programa de gobierno contrario a los intereses de la Nación y del pueblo.

Más que todo eso, la causa de la muerte de los partidos tradicionales de la izquierda fue que no pudieron superar su reformismo en una época en que  las  reformas  agraria, laboral, educativa, económica y otras fueron violentamente clausuradas por el neoliberalismo, que cerró además toda posibilidad de satisfacer las nuevas demandas de la Nación y de la clase trabajadora.

EL 26 de julio del2003 surgió EL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS,  como el producto legítimo de un prolongado proceso unitario que involucró a varias organizaciones marxistas leninistas y que tuvo como resultado inmediato la fusión del Partido de los Comunistas Mexicanos y el Partido de la Revolución Socialista. 

La primera característica  que vale la pena destacar es que a contracorriente de las historias de enfrentamientos entre los partidos de la izquierda, el nuestro surgió de un proceso unitario que aún no termina. Somos un partido radical pero no sectario, hoy mismo estamos involucrados en la unidad de acción con la Organización Revolucionaria Socialista Zapata Y Villa  Viven y fortaleciendo nuestros contactos fraternales con UNIOS Y con el EZLN.

La segunda gran característica es que nuestro partido, en una época de contrarreformas, de disposiciones regresivas, anti históricas y anti populares no nació ni pudo haber nacido, como un partido reformista, sino como un partido revolucionario, cuyo único punto de su programa es la toma del poder, sin importar el tiempo que nos lleve el intento, para construir en México un sistema social, económico y cultural que supere al capitalismo,  aboliendo la propiedad privada de los medios e instrumentos de la producción económica y del cambio y  la explotación del hombre por el hombre

Nosotros ponemos en nuestro programa, y a eso se refiere el documento de Estrategia y Táctica, que el único punto de nuestro programa es: la toma del poder.

¿Qué quiere decir eso? ¿Que ya nos vamos a levantar en armas mañana, pasado mañana? ¿Quiere decir que ya no tenemos un programa mínimo? Sí lo tenemos y lo decimos: ¡Nadie como los comunistas ha levantado un programa mínimo tan importante y tan exitoso. Recuérdese que las  TESIS SOBRE MÉXICO de Lombardo Toledano de 1955 para 1982 se habían logrado en un 80%

Ya por programas mínimos hemos luchado toda la vida hasta caer en el reformismo.

La idea de decir que el punto único de nuestro programa es la revolución socialista no quiere decir que ya creemos que somos poderosos y podemos decidir el rumbo del país mañana mismo.

Sólo significa una cosa más sencilla: ¡Que hemos llegado a la experiencia concreta de que ninguna de las grandes y pequeñas demandas de la Nación mexicana se pueden cumplir en este sistema capitalista!

Eso es lo que quiere decir el punto único de nuestro programa: Que hemos llegado a la conclusión de que ninguna de las demandas de la clase obrera, de los campesinos y del pueblo se pueden satisfacer en el sistema capitalista y el que diga lo contrario está conduciendo al pueblo al conformismo, al apaciguamiento y a la tranquilidad, cuando lo que debemos hacer los comunistas es levantar el ánimo revolucionario e irnos a la insubordinación e insurgencia pacífica.

Así lo planteamos, insurgencia pacifica, porque los revolucionarios nunca han planteado la violencia y la lucha armada como principio. Ese es un privilegio del enemigo. Nosotros estamos planteando la lucha pacífica, la lucha revolucionaria de las masas.

Alguien nos ha dicho: “…que cuál fue la importancia de nuestra alianza con las organizaciones que participamos con La Otra Campaña, a pesar de que nos aliamos con un grupo armado como es el EZLN”. ¿Cuál fue la importancia real de La Otra Campaña?  Y respondemos: abrimos una nueva vía revolucionaria, distinta a la que tradicionalmente dividió a los revolucionarios en el pasado, que solamente entendían dos vías,  la lucha armada o la lucha electoral.

La Otra Campaña encontró una nueva vía: Organizar la lucha desde abajo y a la izquierda, de los que sufren, de los que resisten. Es una vía nueva, esa es la aportación de La Otra Campaña. Cuando se fundan estas resistencias en una sola lucha, bajo una  estratégica y una dirección común, democráticamente concertada, aun cuando conserven sus propios modos e instrumentos de combate, el sistema capitalista caerá irremediablemente.

La tercera gran característica de nuestro partido es que no fue casual que naciéramos un 26 de Julio. Escogimos ese día para mostrar nuestros lasos fraternales con los comunistas cubanos y dejar muy en claro, que nuestro amor por el pueblo cubano es inmarcesible. El primer acto de nuestro nuevo partido fue hacer un homenaje a la gran Revolución Cubana. Recuerdo que dijimos entonces que nosotros, frente a una agresión militar contra la Isla heroica,  queríamos tener el privilegio de morir junto a nuestros hermanos.  

Nosotros no somos náufragos de escuela filosófica alguna en desuso, ni huérfanos de ningún ensayo político fracasado.

Sostenemos con firmeza la doctrina marxista leninista y sus partes fundamentales, el materialismo dialectico-histórico, la economía política y el socialismo científico; nos valemos de  las enseñanzas de Miguel Hidalgo, Juárez, Zapata y Pancho Villa , como una guía para la acción. El heroico pueblo cubano, su partido y el Comandante Fidel Castro son nuestro ejemplo e inspiración. Eso no lo digo sólo como una frase, cariñosa y fraternal, sino porque Cuba hace posible que la contradicción fundamental del mundo de nuestro tiempo siga siendo la que se da entre el sistema capitalista y el sistema socialista.

Compañeros:

Como lo expresé hace un año en la plaza principal de Tepic; No hay en el mundo nada más puro y más limpio que la entrañable amistad de los pueblos cubano y mexicano.

De Cuba llegó el conquistador cuando aún no nacía la Nación cubana para impedirlo; de cuba nos llegan ahora los vientos de la liberación porque allí está la cuna de la revolución socialista en América.

Por siglos, cubanos y mexicanos  hemos combatido a los mismos enemigos, a los colonialistas, a los imperialistas; hemos sufrido las mismas agresiones y despojos del  enemigo común y obtenido también victorias importantes

Benito Juárez se refugió en Cuba, Martí vivió entre nosotros

De playas mexicanas zarpó hacia  la victoria el Granma con sus 82 revolucionarios, entre ellos un mexicano, comandados por Fidel Castro, único héroe mundial a la altura del arte

De cuba nos  llegan cientos de médicos mexicanos altamente calificados y con la idea de servir a nuestro pueblo no de enriquecerse.

Es larga la lista de las acciones mutuamente solidarias que han emprendido nuestros pueblos. Por ahora solo diré que el Congreso Mexicano,  tomó el acuerdo,  en el primer tercio del siglo 19, de formar un ejército para  ir a liberar al pueblo cubano del dominio español, que no llegó a cumplirse a causa de las enormes dificultades financieras del México Independiente. Ese acuerdo lo promovió el  Ministro de Relaciones Exteriores, quien afirmo que Cuba sin México está destinada  a sufrir el yugo imperialista; y México sin Cuba es un prisionero del Golfo de México, es decir de España y demás potencias europeas.

A cambio de ese frustrado intento y de otras acciones que los mexicanos emprendimos con desinterés,  hemos recibido de los cubanos, fortaleza, esperanza y vida. El enorme prestigio moral, económico, político y militar de la Revolución Cubana y el espíritu solidario del pueblo cubano, que ha hecho de la solidaridad internacional un verdadero poema, es la causa principal de que el ejército  yanqui no se haya atrevido a invadir de manera definitiva a México ni a ningún otro país  del continente. Bien saben los norteamericanos que los combatientes cubanos al derrotar al ejército sudafricano, no solo salvaron la independencia de Angola, sino que fueron un factor importante de la liberación de Sudáfrica respecto de ingleses, holandeses y del odioso apartheid; de la libertad de Nelson Mandela y de su ascenso al poder.

Para nosotros el 26 d julio es una fiesta patria, como lo son el 16 de septiembre y el 5 de mayo.

La Situación Nacional

La situación de México, al contrario de lo que sucede venturosamente en  otros países del continente,  ha empeorado respecto al panorama que  describió sobre todos  los países de América latina, la Segunda Declaración de la Habana.

 A causa de la dictadura neoliberal somos una colonia de los Estados Unidos.

La deuda externa y el TLC  cumplieron con el objetivo imperialista de destruir nuestro sistema constitucional y poner  al Estado al servicio de los monopolios globales y de los intereses del Imperio norteamericano

Las condiciones de nuestro país son más injustas y humillantes que cuando fuimos colonia de España. Lo virreyes tenían la posibilidad de eludir  la Leyes de Indias y aún los decretos de la Corona, empleando la formula “Se acata pero no se cumple”, mientras que hoy, nuestros supuestos gobernantes son incapaces de quitarle una coma a las órdenes  del Imperio. Los españoles dejaban en el país más del 50% del  valor  del oro y la plata que extraían de nuestras minas, mientras que hoy  recibimos  apenas el1.18% del valor del oro y la plata que los extranjeros se llevan de nuestro país.

Las multinacionales extrajeron recursos minerales por más de 552 mil millones de pesos entre 2005 y 2010, pero sólo pagaron al país “derechos” por 6 mil 500 millones. Tan sólo en 2008, las empresas canadienses, estadunidenses, australianas y brasileñas sacaron de México más de 50 toneladas de oro y 2 mil 600 de plata

El orden jurídico  surgido en 1917 que estableció los derechos fundamentales de la Nación mexicana y de los trabajadores ha sido suplantado por los dictados del Imperio, mediante sucesivos golpes de Estado del llamado Constituyente Permanente, disfrazados de actos patrióticos, al grado que la Constitución que declaraba como inalienables los derechos de la Nación , protege ahora los intereses del  capital extranjero, que se apropia paulatinamente de nuestro territorio y sus recursos, y que impide el desarrollo independiente  de nuestro país, al tiempo que despoja a la Nación y a nuestro pueblo de la soberanía que le pertenece y pone al Estado nacional a su servicio. La legislación  laboral que tutelaba los derechos de los trabajadores,  hoy tutela los intereses de la clase patronal.

Los patronos pueden ahora despedir a bajo costo, o sin costo alguno, a sus trabajadores y en el momento que consideren conveniente, a sabiendas de que pueden encontrar sustitutos fácilmente entre la gran masa de desempleados que, por hambre, ofrecen sus servicios  a bajos precios. La perversa reforma laboral ocasiona una competencia por el empleo, una lucha entre los propios trabajadores, cuando el enemigo común es la clase burguesa que pretende distraer la verdadera lucha de clases y  someter a los trabajadores a condiciones similares a la esclavitud.

Los efectos de esta política neoliberal, están  a la vista:

-20 millones de mexicanos, según confesión del gobierno, no  tienen que comer el día de hoy.

-En México, 51 de cada 100 habitantes vive en situación de pobreza, según el informe Indicadores del desarrollo mundial, publicado por el Banco Mundial. En ese entorno de extendida pobreza, se da una marcada desigualdad en el ingreso, según los datos contenidos en el reporte. Este informe es tendenciosamente optimista. La pobreza en nuestro país está mucho más extendida y es mucho más profunda


-Los salarios  han perdido en poco tiempo el 75% de su poder adquisitivo

- La desigualdad social es enorme, al grado que un obrero, así sea calificado y perciba 20 salarios mínimos, necesitaría trabajar 325 años para ganar lo que el señor Carlos Slim gana en un día (142 millones de pesos, según la revista Forbes)

-  Los monopolios globales a los cuales se han integrado los mexicanos que encabezan o figuran en la lista de Forbes, son criminales de la peor especie, que se han enriquecido hasta lo absurdo, a costa del patrimonio de la Nación o explotando sin piedad a los trabajadores. La Nación les entrega, casi sin costo, las riquezas de su territorio; los lugares más hermosos de su superficie, los mares, las lagunas, los esteros y los ríos; del subsuelo, el oro, la plata, el carbón y otros minerales. Los monopolios de la radio, televisión, internet y telefonía se aprovechan del espacio aéreo que es también  propiedad de la Nación. Las comunicaciones, los transportes, el petróleo, la industria petrolera y la electricidad han sido expropiados a la Nación, en beneficio también de tales monopolios.

Ya nos quitaron casi todo. Ahora se disponen a robarnos nuestro territorio Están en trámite las concesiones mineras que incluyen grandes extensiones de terreno en la superficie de los mantos mineros, sobre esa superficie  según la ley, nadie que no sea el propio concesionario puede desarrollar ninguna actividad económica, agrícola, ganadera o forestal. Por esta vía los concesionarios van a tener la posesión exclusiva del 70% del territorio nacional.

Por otra parte se está modificando la Constitución para levantar la prohibición de que los extranjeros puedan adquirir el dominio directo de terrenos en nuestras costas y fronteras.

El imperialismo quiere nuestro territorio  pero sin la molestia de millones de parias que lo habitan, por eso pretende matar de hambre a la población sobrante,  o convertirá en “daño colateral” de la encarnizada guerra que han inventado contra el narco, que es en la realidad una guerra contra el pueblo y la juventud mexicana.

-La plusvalía, tanto absoluta como relativa, que los capitalistas obtienen del trabajo humano es de enormes proporciones, apenas comparable con la que obtenían los nazis en los campos de concentración.

-Los sindicatos, que son los instrumentos fundamentales de los trabajadores para su lucha económica por mejorar el salario, las prestaciones, las condiciones de trabajo y sus niveles de vida, están siendo sometidos a una persecución implacable por parte de los monopolios y del gobierno, que pretenden mantener hasta desaparecerlos.

Por si fuera poco, hay cambios cualitativos  de carácter negativo en la dramática situación del país

El regreso del PRI no es como el regreso del Charro Negro, una simple continuación. Aquel PRI sabia negociar, hacer concesiones. Éste cínicamente  impone sus decisiones antinacionales y anti populares, como diciendo: háganle como quieran. Hacemos las cosas porque podemos hacerlas, porque tenemos el respaldo del imperio.

La reforma laboral, con la que inició su nuevo mandato, convierte a la legislación en protectora de los intereses patronales. No  Ignora la lucha de clases, simplemente propicia la lucha entre los  mismos trabajadores.

La ofensiva implacable contra los sindicatos se mantiene con  mayor vigor. La Suprema Corte revocó el amparo que un tribunal colegiado le había otorgado al SME dejándolo ya sin defensa legal alguna. Para nadie es extraña la conducta antinacional y anti obrera de la Corte, lo nuevo es que resuelva en contra de los trabajadores un asunto para el cual no tiene facultades legales… y háganle como quieran.

Peligroso seguir  ignorando la necesidad de los cambios revolucionarios

A los comunistas al igual que a los católicos se les presenta el problema de saber cuál es el papel de la voluntad humana frente al determinismo; cual es la responsabilidad de los hombres frente a   las leyes objetivas que presiden el desarrollo de la naturaleza y la sociedad humana o frente a la voluntad de Dios,  Los católicos resuelven el problema de la culpa con la teoría del libre albedrio: No es Dios,  sino el individuo culpable, si  éste  último opta por el pecado, irremediablemente se va al infierno Por nuestra parte los marxistas sabemos que las leyes que presiden el desarrollo de la naturaleza y la sociedad humana son objetivas, independientes de nuestra conciencia y voluntad. Pero sabemos también que  los hombres pueden sujetarse a ellas o ignorarlas. En el primer caso los hombres logran su verdadera libertad y las aprovechan en su favor. En el segundo, son condenados a la involución.

Dice El Manifiesto Comunista: “La historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases.  Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales, en una palabra opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o con el hundimiento de las clases en pugna.”

De una interpretación correcta del Manifiesto se desprende que estando como están maduras las condiciones objetivas para que el capitalismo desaparezca, y no luchamos  por ello, en la actualidad no solo se producirá el hundimiento de las clases,  sino de la humanidad en su conjunto y la destrucción del globo terráqueo.

Nuestro deber como revolucionarios es hacer la revolución, construir la sociedad socialista antes de que el capitalismo nos destruya como Nación. Además esa es la mejor forma del internacionalismo proletario y de dar solidaridad a los pueblos que sufren la opresión colonial y luchan por el socialismo.

Para ello tenemos un camino trazado, el camino de la ruptura con el gobierno y con el sistema; impulsar la formación de las unidades de producción independientes, al tiempo que desplegamos una lucha cultural, ideológica y política en contra de las tesis mentirosas y cínicas de nuestros enemigos históricos.

 La vía es compleja. Se trata no solo de impulsar formas no capitalistas de producción económica, distintas relaciones de producción que coexistan con las caducas, compitan con ellas y, en su momento las desplacen, sino también desarrollar  una nueva cultura, una nueva manera de entender la vida, el mundo y la sociedad humana; Emprender  nuevas formas de relación entre el hombre y la naturaleza y entre los hombres mismos.

Dar al Internacionalismo proletario, una nueva dimensión, que no consiste únicamente en la relación diplomática, las consultas, los viajes, los foros sino fundamentalmente en promover acciones comunes. Urge por ejemplo ponernos de acuerdo con los trabajadores norteamericanos para luchar juntos contra el TLC.

Acercarnos a los movimientos antiimperialistas del mundo y en especial de América Latina para promover acciones concertadas contra los monopolios globales.

Fortalecer nuestra relación con Cuba. Estudiar y emprender acciones prácticas contra el bloqueo.

Compañeros:

Reitero aquí  unas partes y agrego otras del Editorial de la revista Unidad Comunista para decir finalmente:

El de los comunistas, más que un partido es una esperanza, sus integrantes no somos sabios, intrépidos ni heroicos, somos hombres, mujeres, jóvenes y viejos que simplemente pensamos que los cambios en la sociedad son más que posibles, necesarios, porque resulta irracional, absurdo, injusto e inmoral que el uno al millón de habitantes de este país  disfruten de la riqueza que producen los trabajadores y el pueblo, descontado por su puesto el enorme tributo que se paga a los monopolios globales; que 20 millones de hambrientos compartan nacionalidad con el hombre más rico del mundo, quien gana en un día lo que un trabajador ganaría en miles de años.

Este partido nació luchando junto al sindicato de electricistas para evitar la privatización del sector eléctrico; Acompañó durante toda una temporada  a la tribu Cucapá a pescar en la desembocadura del rio Colorado para proteger sus vidas, sus aperos de pesca y la Curbina Golfina capturada, del despojo y la agresión de las autoridades, quienes por proteger aquella especie marina, condenan a la extinción a un pueblo de pescadores que desde hace más de mil años vive de esa actividad económica; mostró su solidaridad con los  heroicos pobladores de San Salvador Atenco frente a la agresión fascista de las autoridades federales y del Estado de México que los castigaron  brutalmente por haberse negado a que les quitaran sus tierras ejidales para construir un aeropuerto; bajó al fondo de la mina Pasta de Conchos para tratar de rescatar los restos humanos de los mineros atrapados por la explosión que criminalmente provocó la empresa la madrugada del 19 de febrero del 2006; que ha seguido luchando junto al sindicato minero para frenar el genocidio minero que en la zona carbonífera se sigue perpetrando por parte del gobierno y de las  empresas; que ha mostrado su solidaridad combativa con el SME a quien arbitrariamente le desaparecieron su fuente de trabajo; que se ha pronunciado en contra de la agresión permanente en contra de los obreros y sus sindicatos y en contra de todas aquellas medidas revanchistas que tienden a despojar a los trabajadores de sus derechos elementales.

Los comunistas amamos profundamente a México y nos oponemos a que los extranjeros, no los pueblos, sino los explotadores, se estén llevando desde hace 500 años el oro, la plata, el cobre, el carbón, el petróleo y otras riquezas del subsuelo, cuya propiedad corresponde a la Nación Mexicana, y que nuestros malos gobernantes en lugar de impedir este fenomenal saqueo, lo anden promoviendo por todo el mundo y obliguen a nuestros compatriotas, mediante leyes absurdas, a promocionarles mano de obra esclavizada.

Los hijos de la traición, aquellos que se enriquecieron aún más, con los festejos de bicentenario de nuestra independencia, para nada se acordaron de las sabias palabras del padre de la patria, don Miguel Hidalgo, quien advirtió  a los mexicanos sobre las falacias del conquistador español y de quienes vinieron a colonizarnos enseguida:

… “El móvil de todas esas fatigas no es sino su sórdida avaricia. Ellos no han venido sino por despojarnos de nuestros bienes, por quitarnos nuestras tierras, por tenernos avasallados bajo sus pies…”

Tampoco toman en cuenta que el propio Hidalgo abolió por la esclavitud desde el año de 1810.

Está en puerta “la solución final” con la que gobernantes apátridas y genocidas quieren desaparecer a nuestro país. Pretenden concesionar a empresas mineras extranjeras el 70% del territorio  nacional, donde no habrá más espacio para la agricultura y la ganadería, porqué de acuerdo con la ley, la minería es de interés público y desplaza a cualquier otra actividad productiva en el campo mexicano. De esa manera hasta los campesinos tendrán que consumir, si pueden, alimentos importados y quienes además al quedar absolutamente desocupados tendrán que vender su fuerza de trabajo a las empresas mineras en condiciones desventajosas y esclavizantes.

En el pasado tuvimos gobernantes buenos, regulares y malos; pero nunca de la calaña de los actuales que se caracterizan por el odio animal que sienten por el pueblo y los trabajadores.  No son humanos, son una subespecie por debajo de nuestra escala zoológica.

Este partido, el de los comunistas, está dispuesto a juntarse con aquellos mexicanos, a quienes les duela la patria y que se rebelan en contra de la injusticia social y la desigualdad entre los compatriotas, que ha adquirido dimensiones absurdas; para luchar por la liberación política y económica de la Nación mexicana; por la recuperación de su soberanía y su derecho a autodeterminarse; por la recuperación de los recursos naturales de su territorio y de todas las riquezas de que ha sido despojada. Está dispuesto también a luchar por la reinstalación de los derechos del pueblo y de los trabajadores que el revanchismo burgués les arrebató y por la construcción de una sociedad superior a la actual, justa, democrática y en donde la riqueza y el poder corresponda a quienes trabajan con sus manos y su cerebro y desparezcan para siempre las clases parasitarias y explotadoras.

¡VIVA EL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS!

¡VIVA LA GRAN REVOLUCIÓN CUBANA!

¡VIVA MÉXICO!

Suscribirse a este canal RSS