Menu

Convocatoria al X aniversario de la Incursión a la Mina 8 de Pasta de Conchos

  • Escrito por 
Convocatoria al X aniversario de la Incursión a la Mina 8 de Pasta de Conchos

Este 28 de septiembre del 2018 se conmemora el día en que un contingente obrero acompañó a un grupo de viudas y familiares a incursionar hacia el fondo de la mina 8 de Pasta de Conchos, para constatar realmente las condiciones de esa mina siniestrada el 19 de febrero de 2006, donde la empresa Industrial Minera México S. A. (IMMSA) dejó abandonados a 63 mineros que según los resultados de la incursión se encontraban con vida después del siniestro, ya que el derrumbe que los dejó atrapados no fue ocasionado por gas metano, sino por un corto circuito en un centro de carga que ocasionó una explosión al no estar polveadas las paredes de la mina con polvo inerte, como lo señalan las normas de seguridad, se incendió el polvo de carbón que es altamente explosivo, ocasionando un fogonazo y una onda expansiva que ocasionó el derrumbe de la diagonal 17 a la 19, quedando atrapados los mineros que laboraban en la frente amplia a partir de la diagonal 60, la onda expansiva salió hacia la bocamina, lo constatan los mineros que fueron rescatados al momento por los propios compañeros que se encontraban laborando en ese turno fuera de la mina y que se encontraban en la plancha de la mina, que es el lugar de partida hacia los diagonales y la frente amplia.

Esta acción se llevó a cabo tras la unidad de los grupos organizados que desde el día de la tragedia se solidarizaron con viudas y familiares, entre ellas organizaciones políticas de abajo y a la izquierda adherente a la VI Declaración de la Selva Lacandona como el Partido de los Comunistas, la Juventud Comunista de México, la Otra Obrera, colectivos e individuos adherentes.

El Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, que tenían la titularidad del contrato colectivo de trabajo y los trabajadores de esa mina formaban la Sección 13 del sindicato. Ya habían denunciado ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social STPS las pésimas condiciones en las que laboraban los trabajadores por la falta de seguridad e higiene, que constantemente ponían en riesgo la integridad física de los trabajadores, sin que la autoridad laboral le exigiera a la empresa cumpliera con las normas a las que estaba  comprometida por ley. La empresa prefería y le convenía pagar multas por incumplimiento a las normas de seguridad que cumplir con ese precepto de ley al que está obligado. Así que esa mina se convirtió en una bomba de tiempo, que explotó el 19 de febrero del 2006 a las 2 horas con 10 minutos.

El Sindicato Nacional Minero, por medio de su Secretario General se hizo presente en la mina desde el día de la tragedia, pero ya el gobierno de Fox había creado un plan para perseguirlo con las más obscuras intenciones que lo obligaron a abandonar el País para salvar su integridad física, así el gobierno de Fox daba un charrazo al estilo Miguel Alemán desconociendo al licenciado Napoleón Gómez  Urrutia como secretario general del sindicato minero y le daba la toma de nota a Elías Morales, que de inmediato liquidó la Sección 13 terminando a 300 trabajadores. De esa manera las viudas y familiares quedaban en indefensión y en las garras de la empresa y el gobierno que hasta la fecha no han recuperado los cuerpos de los 63 mineros que aún se encuentran bajo los escombros del carbón, demanda surgida desde el mismo día de la tragedia.

Las organizaciones arriba mencionadas y el sindicato minero creamos el plan para la incursión, el plan contemplaba el conocimiento pleno de la mina desde los estudios geológicos hasta los elementos más simples que podían estar contaminados o con radiactividad. Teníamos en nuestro poder las películas del fondo de la mina que se habían tomado por un grupo interdisciplinario de científicos bajando la cámara para tomar video por 43 tiros de 14 pulgadas de diámetro hasta más de 100 metros de profundidad. Teníamos el testimonio de mineros rescatistas que habían estado en el rescate después de la tragedia, y teníamos expertos en el trabajo minero, además de contar con personal profesional avalado por la STPS para crear el plan de seguridad a seguir al entrar a espacios confinados. La incursión no era una aventura, ni una actitud de valentía, era un plan científico trazado por trabajadores en la materia.

Solo faltaba lo más importante, entrar en acción. Ese día nos citamos a las 10 de la mañana, las células del partido pernoctarían en el campamento provisional fuera de la mina, así fueron llegando los contingentes y para las 10 de la mañana éramos varios cientos; las viudas y familiares jugarían el papel protagónico, ellas y ellos llegarían antes de las 10 y entrarían al interior de la mina donde tenían un campamento y a las 10 saldrían por el contingente levantando la pluma de la entrada a la empresa y ellas nos darían el pase, así pasamos la primera cerca, caminando y en vehículos llegamos a la entrada del centro de trabajo, los guardias solo lograban decir, “pasan bajo su riesgo” y nosotros contestábamos sí. Las viudas empezaron a repartir el equipo de seguridad y nos preparamos para bajar a los socavones de la mina. Bajamos dos viudas, una hija, un padre, un miembro del sindicato nacional minero, una compañera de la Juventud Comunista de México fotógrafa profesional que tenía el encargo de sacar todas las evidencias posibles y dos miembros del Partido de los Comunistas. 2 horas con 30 minutos duró la expedición, bajamos por el cañón de banda, pasamos por los cruceros al cañón de retorno y al de salida, llegamos caminando hasta el diagonal 13 donde iniciaba la inundación de la mina, caminamos sobre una banda hasta el diagonal 15 y dimos fe con nuestros ojos y nuestros sentidos que la mina no estaba envenenada como decía la empresa alertando de que si bajábamos unos metros podíamos perder la vida, dimos fe de que dentro de la mina no hubo tal incendio al punto de desintegración como lo señalaron algunos medios de difusión masiva, dimos fe de que nos habían engañado con el fin perverso de no rescatar a los mineros, y que habían engañado a la opinión pública. Ese día es el punto de partida de una nueva forma de lucha que dignificó y creó conciencia a quienes además de haber perdido a sus seres queridos habían perdido la fe por la lucha y la unidad que lo puede hacer posible todo.

Convocamos a toda la clase obrera a conmemorar esa gesta histórica, a seguir demandando la recuperación de los cuerpos de los 63 compañeros mineros que siguen atrapados en los socavones de la mina para entregarlos a sus familiares y les den una digna sepultura según sus creencias, seguir demandando castigo a los responsables de este homicidio industrial, seguir demandando alto al genocidio de trabajadores mineros en la zona carbonífera donde se paga una cuota de 15 mineros muertos al año.

CONVOCAN

VIUDAS Y FAMILIARES DE PASTA DE CONCHOS. PARTIDO DE LOS COMUNISTAS

SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALURGICOS, SIDERURGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA

JUVENTUD COMUNISTA DE MÉXICO

ORDEN DEL DIA

Viernes 28 de septiembre de 2018

8. OO A. M. llegada al campamento Susanita Gómez fuera de la mina y almuerzo.

10. OO A. M. Marcha del cine Chapultepec a la empresa IMMSA.

12. OO M. ofrenda floral a los 63 mineros caídos en el cumplimiento de sus obligaciones.

13. OO Has. Encuentro entre organizaciones participantes.

15. OO Has. Comida y despedida.

¡PASTA DE CONCHOS NO SE OLVIDA!

¡NI PERDON NI OLVIDO, LARREA ES EL ASESINO!

volver arriba