Menu

Declaración sobre el rescate de los cuerpos de los mineros en Pasta de Conchos.

  • Escrito por 
Guadalupe Díaz Rodríguez viuda de Mauro Antonio Sánchez y Fernando Acosta Esquivel intervienen durante asamblea del CIG-CIDG en Juchitán, Oaxaca. Guadalupe Díaz Rodríguez viuda de Mauro Antonio Sánchez y Fernando Acosta Esquivel intervienen durante asamblea del CIG-CIDG en Juchitán, Oaxaca.

El Estado mexicano sigue siendo un Estado fallido en materia de seguridad pública, que desmiente la teoría burguesa de que el Estado, universalmente considerado, surgió para procurar el bien común, la seguridad y la tranquilidad de los habitantes de un determinado país.

La llamada 4ª Transformación proclamada por el presidente López Obrador ni siquiera agarra rumbo. Han aumentado los índices delictivos durante la presente administración. A pesar de que le cambiaron el nombre al ejército por quienes creen en la magia de las palabras, éste ha demostrado su ineficacia durante los más de 10 años desde que lo sacaron de los cuarteles para hacerse cargo de operaciones policíacas.

Más nocivos que los criminales comunes son los empresarios criminales que se han apoderado de este país. En lugar de perseguirlos, el gobierno los ha puesto a cargo de la investigación de sus propios crímenes y la posible reparación del daño que han causado estos ilícitos.

El “Grupo México” del señor German Feliciano Larrea es penalmente responsable de la muerte de 65 trabajadores, víctimas del derrumbe acaecido el 19 de febrero del 2006 en la mina número 8 de Pasta de Conchos, en Coahuila, a causa de las pésimas condiciones de seguridad e higiene de aquel centro de trabajo.

No solo eso, sino que en lugar de emprender el rescate de las víctimas, en cumplimiento de las más elementales obligaciones patronales y humanas, lo ha venido impidiendo desde siempre.

Con la complicidad del Estado y el apoyo de la fuerza pública suspendió el rescate que los compañeros de turno de las víctimas emprendieron la misma madrugada del siniestro con un relativo éxito, porque lograron rescatar con vida a 13 compañeros que se encontraban dentro de la mina.

Al terminar el turno, so pretexto de organizar mejor el rescate de los mineros restantes (65) con personal especializado, se paró el rescate y al quinto día fueron declarados muertos los 65 mineros atrapados, bajo la teoría que había habido una explosión de gas metano que ocasionó temperaturas superiores a 1200 grados Celsius, que desintegro todo. Esta teoría fue avalada por el Estado, pero nunca han logrado demostrarla.

Por el contrario, el 28 de septiembre del 2008 las organizaciones independientes, solidarias con las Viudas y Familiares de Pasta de Conchos, encabezados por el Partido de los Comunistas, la Juventud Comunista de México, los Colectivos e individuos adherentes a La Sexta y el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, acompañaron a viudas y familiares de los 65 mineros a una incursión al interior de la mina, llegando hasta la Diagonal 15, recorrieron los 3 cañones de la mina y sus respectivos cruceros, sacaron evidencias fotográficas, a fin de hacer constar que la mina estaba estable y era posible el rescate, que los mineros atrapados fueron abandonados y que se les pudo haber rescatado con vida.

Ante esas evidencias, las viudas y familiares de los 65 mineros, en Asamblea acordaron por mayoría posesionarse de la mina 8 de forma pacífica, a fin de llevar a cabo un rescate independiente que se programó para iniciar el día 20 de noviembre del 2008.

Las viudas y familiares de los 65 mineros sostuvieron las labores de rescate independiente durante 564 días, pero la fuerza pública las desalojó, así como a los rescatistas independientes, el 7 de julio del 2010.

La tragedia de Pasta de Conchos fue largamente anunciada y advertida por los trabajadores y por el Sindicato Nacional Minero, sin que el gobierno y la empresa hicieran caso alguno de tan angustiosas denuncias.

El peritaje y la consecuente suspensión de labores de extracción y beneficio del carbón, decretado por la Secretaria de Economía, se produjeron cuando ya había ocurrido la tragedia. Dicha suspensión en realidad fue decretada para impedir las labores de rescate, con el malévolo propósito de que no aparecieran las evidencias del crimen. Tan es así, que luego el gobierno autorizó la reanudación de los trabajos de la planta de lavado de carbón, que formalmente estaban suspendidos.

Este “Grupo México” es propietario absoluto de buena parte del territorio nacional y dispone de la vida y de la salud de sus habitantes con plena complacencia del gobierno. Ha contaminado con sustancias toxicas derivadas del beneficio de metales, las aguas y los ríos de norte del estado de Sonora. Ha arrojado grandes cantidades de sustancias toxicas en el Mar de Cortés, santuario de ballenas, totoabas, vaquitas marinas y otras especies valiosas en peligro de extinción.

El gobierno, en lugar de castigar a estos criminales y exigirles que reparen el daño, los premia con nuevas concesiones. Hoy mismo, el gobierno, por el conducto de la Secretaría del Trabajo, ha puesto a “Grupo México” al frente de las labores del rescate en Pasta de Conchos, pues fueron ellos precisamente quienes fungieron como anfitriones de los expertos internacionales que recientemente visitaron la mina.

Uno puede explicarse mas no justificar el dominio que los monopolios globales, dueños del mundo, ejercen sobre nuestras autoridades. Lo que resulta absurdo e inexplicable es que el gobierno de México se comporte como un fiel servidor de una empresa privada. Todo parece indicar que el objetivo es mantener escondidas las pruebas del homicidio industrial, olvidar nuevamente los restos mortales de los 63 mineros atrapados en la mina y, sobre todo, volver a explotar el carbón mineral que se encuentra en ese fundo minero, para que los criminales de “Grupo México” sigan enriqueciéndose desmedidamente y provocando más muerte en la región carbonífera de Coahuila.

El rescate y recuperación de los cuerpos de los 63 mineros atrapados en esa mina solamente será posible cuando “Grupo México” sea expulsado de ese fundo minero y se le castigue por el homicidio industrial y por todas las violaciones a las leyes emanadas de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que llamamos al pueblo de México y a sus organizaciones solidarias, a seguir apoyando esta lucha de las viudas y familiares de los mineros de Pasta de Conchos.

FRATERNALMENTE.

Ciudad de México, a 2 de septiembre de 2019.

María de Jesús Patricio Martínez, Vocera del Concejo Indígena de Gobierno, Partido de los Comunistas, Juventud Comunista de México, Central Unitaria de Trabajadores de México, Congreso Nacional Indígena, Sindicato Mexicano de Electricistas, Nueva Central de Trabajadores, Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana, Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente, Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y Territorio, OIDHO, Oaxaca, CNI Totonacapan, Veracruz, Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura (CPOEM), Red Universitaria de Apoyo al CIG, Colectivo Paso Doble, Sexta, Oaxaca de Juárez, Oaxaca, Comisariado Ejidal de San Juan Guichicovi, Oaxaca, Sector de Trabajadores del Campo y la Ciudad Adherentes a La Sexta, Grupo Ecologista Zacatepec, A.C., Café “Zapata Vive”, Coordinadora Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal CDMX, Tejiendo Organización Revolucionaria, Colectivo Conciencia y Libertad, Raúl Romero Gallardo, investigador universitario; Gilberto López y Rivas, investigador universitario; Oscar Espino Vázquez, CNI, Totonacapan Veracruz; Valiana Aguilar Hernández, Sinanchú, Yucatán; Ángela Vázquez González, CDMX UNAM FCPyS; Karla Luis Arce, OIDHO, Oaxaca; Alejandra Maldonado Esquer, Sexta Oaxaca de Juárez, Oax.; Rosa Marina Flores Cruz, Juchitán, Oaxaca; Albino Pedro Juan, Comisario Ejidal de San Juan Guachicovi, Oaxaca; Armando Uresti Ramírez, Marcelino Nolasco, Istmo de Tehuantepec; Francisco Valenzuela, Sto. Domingo Tehuantepec, Oaxaca; Niltie Calderón Toledo, El Espinal, Oaxaca; Raúl Vázquez V, CDMX; Samuel Guerrero, Istmo de Tehuantepec, Oaxaca; Diana Itzu Gutiérrez Luna y otros 450 firmantes, asistentes a la ASAMBLEA NACIONAL E INTERNACIONAL DEL CONGRESO NACIONAL INDIGENA / CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO-REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA, ORGANIZACIONES Y COLECTIV@S, “EL ISTMO ES NUESTRO”, celebrada en JUCHITAN, ISTMO DE TEHUANTEPEC, OAXACA,

6, 7 Y 8 DE SEPTIEMBRE DEL 2019.

volver arriba