Menu

50 días de agresión y Gaza le apuesta a la vida.

  • Escrito por 
Festejos en Gaza (Robert Schmidt / AFP) Festejos en Gaza (Robert Schmidt / AFP)

El martes pasado desde las 00:00 horas, inició el cese a las hostilidades tras una de las ofensivas militares más brutales por parte del ejército israelí en la Franja de Gaza. Las negociaciones entre Tel Aviv y Gaza se dieron en El Cairo en un ambiente tenso, donde la incertidumbre de no ser blanco del siguiente operativo militar se cernía sobre el pueblo palestino, arrinconado en la Franja de Gaza por el bloqueo aéreo, terrestre y marítimo impuesto desde 2007. Una tregua planteada primero por 30 días, que de ser respetada por el ejército sionista, podría cambiar significativamente la vida en la Franja de Gaza. 

La operación Borde Protector fue otro amargo capítulo de la campaña sionista para el exterminio del pueblo palestino, que busca imponer una situación crítica para impedir la vida: agresiones militares, destrucción de viviendas, falta de trabajo, escasez de agua y  electricidad son parte de las estrategias. Según los datos del Comité Palestino de Derechos Humanos en Gaza, 2 mil 86 palestinos murieron hasta el 21 de agosto. De ellos, las tres cuartas partes, mil 602 fallecidos, son civiles y casi el 25 por ciento de ellos, 494 son niños; junto a 350 mil palestinos que fueron desplazados de sus hogares. En el día 50 de la brutal agresión y con la tregua en marcha, dos palestinos más fallecieron a causa de la ofensiva israelí. 

Este cese al fuego que provocó júbilo y alegría inmensos en el pueblo palestino, guarda concesiones arrancadas a Israel en medio de un sacrificio enorme por continuar el camino rumbo a la Nación Palestina Independiente buscando poner fin a la agresión militar y a la invasión. Mientras los medios manejan esto como un triunfo de la Autoridad Nacional Palestina, se debe reconocer en su conjunto a toda la resistencia palestina, sin menospreciar los esfuerzos de las organizaciones que luchan contra la ocupación sionista. Se debe reconocer también al pueblo palestino que resistió tras 50 días de terror en que fue blanco de bombardeos indiscriminados en zonas civiles y densamente pobladas y que durante los últimos días, vivió ataques con cohetes y drones concentrados contra edificios habitacionales para desmantelar la poca infraestructura que aún sigue en pie en Gaza. 

Pero hay que ser cautelosos, pues los asesinos de Tel Aviv amparados en la impunidad y complicidad que los protege por parte de los organismos internacionales - como la ONU, el mismo Egipto y los Estados Unidos- pueden desconocer lo pactado en la mesa de negociaciones. Este alto al fuego puede sugerir que ha terminado el conflicto, pero no es así: no significa el fin de la ocupación y los asesinatos selectivos o el respeto a la autodeterminación y reconocimiento al pueblo palestino. Se considera una “victoria” porque hay condiciones pactadas muy importantes, entre ellas la apertura de pasos fronterizos y la extensión de las zonas de pesca, que han sido aceptadas por el régimen israelí. De respetarse estos 30 días de tregua continuarían las negociaciones para habilitar el aeropuerto y el puerto marítimo de Gaza, se dará la apertura de modo permanente de los cruces terrestres, al igual que la negociación por la libertad de movimiento junto a la circulación de mercancías y personas, lo que implicaría discutir el levantamiento del bloqueo sionista. 

Estas agresiones basadas en la doctrina Dahiya*, son más graves, pues no se trata de una operación de “castigo” que destruye poblaciones y usa desproporcionadamente la fuerza, se trata de justificar la dominación de un pueblo y limpieza étnica por medio del terror y la guerra. Trata de hacer imposible la vida, incluso en las condiciones más infrahumanas. El estado israelí y la camarilla sionista cada vez encuentran menos respaldo con la ejecución de operaciones militares contra un pueblo que no tiene ejército, ni armada, menos fuerza aérea. Incluso miles de israelíes repudiaron esta agresión en una manifestación convocada por el Hadash (Frente Democrático por la Paz y la Igualdad) exigieron el fin de la ocupación y la guerra injustificada. 

            Por el momento se han detenido los disparos hacia la Franja de Gaza, las armas del Estado Terrorista de Israel apuntaron ayer a suelo sirio para responder a un supuesto fuego cruzado, donde un soldado israelí resultó herido, tras un supuesto enfrentamiento entre fundamentalistas del Estado Islámico y el ejército de Bashar Al Assad.

Tras 50 días de agresión desmedida, Gaza le apuesta a la vida, dolida por las pérdidas y orgullosa por su victoria. El camino aún es largo. Los pueblos del mundo estamos de lado de la lucha palestina.

Comisión de Relaciones Internacionales
Comité Central



* El nombre de la doctrina se refiere a un barrio civil de Beirut que fue totalmente destruido por Israel en la Segunda Guerra del Líbano. Israel aplica su doctrina Dahiya cuando asesina intencionalmente y masivamente a los civiles, cuando destruye poblaciones y usa desproporcionadamente la fuerza, lo que constituye un castigo colectivo a un pueblo y un crimen de guerra. Según esta doctrina, las aldeas pacíficas son consideradas 'bases militares'. Información a través de un cable publicado por Wikileaks.

volver arriba