Menu

Pronunciamiento del Partido de los Comunistas y la ORSZyVV sobre Ayotzinapa

  • Escrito por 
Pronunciamiento del Partido de los Comunistas y la ORSZyVV sobre Ayotzinapa

Pronunciamiento del Partido de los Comunistas y la Organización Revolucionaria Socialista Zapata y Villa Viven sobre Ayotzinapa

 

        Los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado Mexicano contra estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el sureño estado de Guerrero, México, han horrorizado al mundo provocando movilizaciones de protesta en casi todos los países y han hecho reaccionar con prontitud a la Organización de las Naciones Unidas, al Parlamento Europeo y “preocupado” al  gobierno de los Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos. Estos hechos acreditan contundentemente que el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto no tiene autoridad moral, ni política para continuar al frente de la Presidencia de la República, ni su gabinete en pleno.

       La escalada de actos genocidas emprendidos por Peña Nieto durante su carrera política se inició con la agresión brutal y masiva contra habitantes del pueblo heroico de Atenco, cuando fue gobernador del Estado de México, reprimiendo a manifestantes de La Otra Campaña que se solidarizaban con el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, hiriendo a dos jóvenes que posteriormente murieron al no recibir atención médica oportuna, ya que sitiaron al pueblo, allanando sus casas, violando a mujeres detenidas, aprisionando a los dirigentes del pueblo de Atenco y condenándolos a más de 100 años de prisión. Solo por el hecho de que éstos defendieron las tierras de su ejido y la integridad del territorio nacional.

        El mismo 1 de diciembre, en los momentos en que tomaba posesión como titular del Poder Ejecutivo, agredió a los manifestantes que protestaban por el hecho, causándoles varios heridos y un muerto.

        Es corresponsable de los siniestros ocurridos en las minas del país que han causado la muerte de cientos de trabajadores mineros por tolerar que las empresas concesionarias no implementen las obligatorias medidas de seguridad e higiene, como es el caso de la empresa Minera México y del asesino Germán Larrea; de la contaminación del Río Sonora, donde vertió más de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico y metales solubles que ponen en peligro la salud y la vida de toda la población al norte del estado de Sonora. Es corresponsable de la pérdida de más de la mitad del territorio nacional que ha entregado a las empresas extranjeras concesionarias de la minería, superficie sobre la cual no puede iniciarse ni desarrollarse ninguna otra actividad económica, por lo que está condenando a la población mexicana a morir de hambre por el desabasto interno de productos agrícolas y ganaderos.

        Es corresponsable por encabezar una política de Estado para encarcelar dirigentes que luchan en defensa de su agua, tradiciones y derechos, como es el caso de los Yaquis, en el estado de Sonora. Por promover una campaña permanente de enfrentamiento, hostigamiento y desestabilización del territorio libre zapatista y asesinar al maestro de la Escuelita Zapatista el compañero “Galeano”.

        Es corresponsable de modificar la Constitución valiéndose del llamado Congreso Permanente, quienes son también responsables, para suprimir los principios fundamentales establecidos para proteger los derechos inalienables de la Nación, los trabajadores y del pueblo.

        Las llamadas Reformas Estructurales han sido impuestas sin permitir la consulta al pueblo ni antes ni después de que fueron aprobadas por el Congreso y significan verdaderos golpes de Estado porque el Congreso Constituyente no puede, según la opinión de distinguidos juristas mexicanos, sustituir a una Constitución por otra ni alterar sus postulados fundamentales.

        Los golpes de Estado son evidentes: el Presidente protestó  cumplir y hacer cumplir la Constitución General de la República, cuando a los pocos meses la cambió por otra. Lo que nos hace recordar la famosa frase del Presidente Comonfort que renegó de la Constitución de 1857 diciendo “con esta Constitución no se puede gobernar”.

        Es responsable de la hambruna que sufren más de 20 millones de mexicanos y de la pérdida total de nuestra soberanía alimentaria.

        Es responsable de la agresión violenta que ha emprendido contra la juventud mexicana que ocupa el primer lugar entre las víctimas de los homicidios que se producen diariamente por la llamada guerra contra el narcotráfico y que ocupa también el primer lugar entre las personas recluidas en los centros penitenciarios del país.

        Es responsable de la persecución y destrucción de todos los instrumentos de defensa de la clase obrera y del pueblo como son los sindicatos y los partidos políticos de los trabajadores, actos que constituyen la esencia misma del fascismo porque han suprimido o disminuido su capacidad combativa lo que permite el despojo a sus derechos y a los intereses patrimoniales y políticos de la Nación.

        De lo anteriormente señalado y de otras violaciones Constitucionales, es responsable, ya que ha puesto por encima de los intereses del pueblo, los de esa pequeña oligarquía globalizada y los de los Estados Unidos de Norteamérica, a quienes obedece ciegamente, lo que simple y sencillamente se llama TRAICIÓN A LA PATRIA.

        Nuestro pueblo, en la actual coyuntura de movilizaciones de protesta, corre el gran riesgo de una gran represión, si no convierte la movilización estudiantil en una gran movilización popular, ya que el movimiento actual, no es solamente estudiantil y localizado en el estado de Guerrero, eso es lo quieren que creamos, es más profundo, es popular, nacional e internacional, debemos organizarnos de forma independiente de los partidos políticos tradicionales, quienes se aprestan a firmar un nuevo “Acuerdo sobre seguridad” con el traidor Peña Nieto. Es totalmente absurdo que los violentos suscriban un acuerdo contra la violencia. La tarea es luchar y al mismo tiempo organizarnos, para evitar que se desgaste el movimiento, para que lo corrompan o para que intenten reprimirlo. Tomemos el ejemplo de los estudiantes de Ayotzinapa, se los debemos.

        Por todas estas razones el Partido de los Comunistas y la Organización Revolucionaria Socialista Zapata y Villa Viven llaman a las distintas organizaciones políticas y sociales de nuestro pueblo a luchar de acuerdo con sus distintos modos y experiencias porque se restablezca el orden constitucional roto por los golpistas traidores que actualmente ocupan el gobierno, se reivindiquen plenamente los derechos de la Nación, los trabajadores y del pueblo; que luchen por expulsar del poder a Enrique Peña Nieto y su gabinete, y someterlo a juicio por las autoridades legítimas que este mismo pueblo se dé cuando recupere su libertad,  como lo establecen los aún vigentes artículos 39 y 136 de nuestra Constitución.

 

 Partido de los Comunistas

Organización Revolucionaria Socialista Zapata y Villa Viven

México DF Noviembre del 2014

 

volver arriba