Menu

El Fascismo elevado a rango constitucional.

  • Escrito por 
El Fascismo elevado a rango constitucional.

En la elaboración constitucional la burguesía nacional ha procedido siempre con verdadera audacia, sea para bien o sea para mal. En su etapa de ascenso revolucionario, creó las garantías sociales al lado de las garantías individuales. No se conformó con establecer los derechos de obreros y campesinos mediante postulados generales, sino que los precisó  al detalle y estableció los procedimientos para hacerlos valer. La huelga de los trabajadores, de ser un delito, paso a ser una fuente formal del derecho, puesto que esa presión de los trabajadores obligaba a los patrones a firmar los contratos colectivos de trabajo, que pasaban a formar parte del derecho  positivo. La Reforma Agraria se desarrolló no solo bajo el principio de que la Nación es la propietaria original de todas las tierras y las aguas comprendidas dentro de su territorio, sino que la Constitución estableció  los procedimientos para que los núcleos campesinos fueran dotados o restituidos de las tierras suficientes para satisfacer sus necesidades agrarias. Al principal latifundista que era el Clero, simplemente le negó  personalidad jurídica.

A partir de la Expropiación Petrolera, las nacionalizaciones, de ser meros actos administrativos que ponen en manos del Estado las empresas privadas, fueron elevadas a rango constitucional.

En su decadencia, la burguesía nacional, que ha abdicado económica y políticamente a favor de los monopolios globales y del imperialismo, particularmente el imperialismo norteamericano, conserva  su audacia legislativa, sólo que ahora en contra de los intereses de la Nación y de los trabajadores.

En 1982 modificó la Constitución para establecer la obligación del Estado de estimular y apoyar a la “Iniciativa Privada”, reforma por la cual, México pasó a ser el único país en el mundo que elevaba a rango constitucional, el capitalismo monopolista de Estado.

A partir de entonces  nuestra Constitución ha suprimido  los derechos de la nación y de los trabajadores para establecer al detalle los derechos y procedimientos de los monopolios nacionales e internacionales.

Ahora Peña Nieto, en lugar de largarse, por ser el mayor responsable de los crímenes de Iguala y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa,  nos anuncia nuevas reformas a la Constitución, para destruir la institución del municipio libre y el Pacto Federal; establecer un mando único de las fuerzas armadas,  y de los tribunales con el fin de combatir no al crimen organizado, sino a todos los mexicanos que protesten en contra de tales crímenes

La doctora Amelia Gascón y yo nos hemos puesto de acuerdo para elaborar un ensayo o un libro sobre la legislación anunciada, una vez que conozcamos el texto de las iniciativas del presidente indeseable, pero es casi seguro que México se convertirá en el primer país en el mundo y en la historia donde el fascismo se eleve a rango constitucional.

Por Salvador Castañeda O´Connor
Miembro de la Dirección Colectiva

volver arriba