Menu

Jano es un pueblo

  • Escrito por 
Jano es un pueblo
Nayarit, entre el combate y Layín
Jano es un pueblo

El pueblo de Nayarit fue educado políticamente por el Partido Popular Socialista de Lombardo Toledano y Alejandro Gascón Mercado durante el siglo pasado, al grado que en nuestra tierra jamás pudieron penetrar el anticomunismo y los partidos de la derecha. Fue educado en la lucha por la tierra, por los mejores precios de sus productos agrícolas, por la defensa de sus cosechas, por los derechos de la clase obrera, por los derechos nacionales frente a monopolios extranjeros como el del tabaco y la industria cigarrera, por el progreso social y por la democracia.

Buena parte de los mexicanos recuerdan la experiencia de la comuna de Tepic, del histórico XXVI Ayuntamiento que encabezaron los comunistas, quienes, junto con los sectores mayoritarios de la población, derrotaron al PRI y rescataron para todo el país la institución del Municipio Libre. Todo el mundo supo de la epopeya de 1975, cuando los nayaritas pretendieron asaltar el cielo y ser dueños de su propio destino, apoyando la candidatura de Alejandro Gascón al gobierno de nuestro estado, mediante una movilización electoral imponente que no tiene parangón en la historia de nuestra entidad.

Ya de por sí la historia de nuestro pueblo está plagada de actos heroicos:

-En el marco de la guerra de rapiña que los Estados Unidos le impusieron a México para arrancarle más de la mitad de su territorio, los nayaritas no permitieron que los gringos penetraran por nuestro territorio, por el contrario, organizaron al heroico Batallón de San Blas, para ir a defender la capital de nuestro país, y allí murieron con honor 396, de sus 400 soldados y su comandante el intrépido Santiago Xicoténcatl, durante la batalla de Chapultepec.

-Los obreros de la fábrica de hilados y tejidos de Bellavista organizaron la primera de las grandes huelgas contra la dictadura de Porfirio Díaz, bajo la dirección de los hermanos Elías.

-Un nayarita, Esteban Baca Calderón, fue quien encabezó la Huelga de los mineros de Cananea, que junto con la huelga de Bellavista, fue precursora de nuestra revolución anti feudal y antimperialista en 1910-17.

- A impulsos de la Revolución Mexicana, Nayarit fue un productor importante de maíz y de frijol. Ocupó el primer lugar en el país como productor de plátano, café y tabaco. Tenía desde la época de las haciendas, un cierto desarrollo industrial y minero.

Pero llegó el vendaval del neoliberalismo y arrasó con nuestras riquezas. Los campesinos fueron despojados de sus parcelas, que hoy poseen monopolios extranjeros como Monsanto, la mundialmente desprestigiada productora de transgénicos; la agricultura está en crisis; la industria desapareció, las antiguas fábricas fueron convertidas en tiendas o museos; está amenazada la permanencia de nuestra universidad; el gobierno es integrado por ignorantes, corruptos y bandidos, quienes a pesar de que manejan un presupuesto 85 veces superior al que manejaban las autoridades de hace 50 años, han frenado el desarrollo económico y empobrecido a nuestro pueblo, que ya no tiene, ni siquiera acceso, al disfrute de nuestras hermosas playas, de las que se han apoderado las empresas turísticas extranjeras.

En cuanto al panorama nacional, debo decir que en los hechos, los ingresos económicos no han aumentado en los hogares mexicanos desde hace más de 20 años; que lo que se incrementa es la pobreza, al grado de que una buena parte de la población sufre de hambruna. También se incrementa el despojo a la superficie del territorio nacional y a las riquezas del subsuelo.

Las víctimas de los últimos atracos y muertes de la llamada delincuencia organizada y del gobierno han sido principalmente jóvenes estudiantes, indígenas y obreros, gente del pueblo pobre, que ha sido víctima de la política económica del gobierno, que mantiene en la miseria y el hambre a más de la mitad de los mexicanos y que ha sido víctima también del terrorismo de Estado, que ha hecho del genocidio un programa político.

Los ejidatarios han sido despojados de sus parcelas, por el gobierno y los ricos; los trabajadores del campo no tienen ni que comer; los obreros y los trabajadores de la ciudad han sido despojados de sus salarios, prestaciones, y hasta de su trabajo, han sido condenados también a la miseria y la marginación. Resulta aberrante por ser infinitamente injusto, que después de ese calvario pasen a ser víctimas de la violencia de otros hombres, igualmente pobres.

No todos los mexicanos somos iguales. Como lo dijo la comandante Esther del EZLN en la tribuna de la Cámara de Diputados, hay quienes se enriquecen, quienes trabajan y quienes piden limosna. Es decir, unos cuantos son dueños de toda la riqueza, mientras la inmensa mayoría carece de lo más indispensable, por lo que resulta injusto e inhumano.

Pero el pueblo de Nayarit sigue combatiendo.

El pasado 26 de febrero convocó a los pueblos originarios que se asientan en nuestra región y que se oponen a la construcción de la presa de las Cruces, lo mismo que a los familiares y supervivientes del horrendo crimen de Ayotzinapa y a las viudas de los mineros muertos en Pasta de Conchos, a marchar juntos por la vida, la libertad, la democracia y el cambio social.

La marcha y el mitin del 26 me dejaron la experiencia de que el lenguaje del pueblo de Nayarit es dialécticamente diferente al del pasado. No se agota en el reclamo porque aparezcan con vida los 43 muchachos normalistas de Ayotzinapa; porque se suspenda de manera definitiva la construcción de la presa “Las Cruces”; y porque se rescaten los restos mortales de los mineros de Pasta de Conchos, sino que expresa la decisión combativa de luchar contra este gobierno de traidores y asesinos, y lo que es más importante, de construir un nuevo sistema de la vida social donde imperen la justicia ,la igualdad, la democracia y desaparezca para siempre la explotación del hombre por el hombre.

Este discurso de un pueblo que renace, combativo y revolucionario, no sólo supera con mucho, sino que está en abierta contradicción, con las falsas promesas y las cantaletas publicitarias del PRI ,sus cómplices y todos los partidos que integran al Estado mexicano.

Los principales diarios de Tepic no se atrevieron a dar la noticia, pero el 26 de febrero se produjo en esta ciudad uno de los eventos políticos más importantes de los últimos 35 años. Representantes auténticos de los pueblos originarios asentados en nuestra región así como decenas de organizaciones sociales y políticas que agrupan en la práctica a todos los sectores de la población proletaria de Nayarit, se manifestaron para solidarizarse con los familiares y sobrevivientes de los muchachos desaparecidos de Ayotzinapa, al grito rebelde y retador ¡NO ESTAN SOLOS! Que corearon miles de gargantas. Para sumarse al reclamo inteligente y combativo de los habitantes de la cuenca del río San Pedro, que se oponen a la construcción de la presa “Las Cruces” dónde el gobierno quiere “crucificar al único río libre que queda en México” Los nayaritas en su magnífica expresión de protesta y de combate tuvieron también oportunidad de manifestar toda su ternura a las viudas de los mineros asesinados por su patrón en la mina de Pasta de Conchos.

Lo que más me emocionó fue ver a mis compañeros del Partido de los Comunistas, planear, convocar y conducir esa marcha, pero sin protagonismos, ni reclamos vanidosos de una falsa dirección. Más que integrados, vi a mis compañeros, fundidos con nuestro pueblo, que ayer me hizo recordar las movilizaciones de 1975.

La otra cara de Jano

Destruida nuestra agricultura como proveedora de alimentos para el pueblo y despojados los campesinos de sus parcelas, el campo nayarita se ha convertido en un campamento de refugiados que no producen ni consumen, miserables y hambrientos que viven de limosnas y que están expuestos a ser envilecidos, prostituidos y lumpenizados por el gobierno y el imperialismo.

Por los mismos días que ocurrió la gran Marcha por la VIDA, el presidente municipal de San Blas, Nayarit, Hilario Ramírez, apodado LAYIN, convocó a los nayaritas a festejar su cumpleaños en el ejido de Huaristemba, de aquel municipio. Al evento concurrieron 50 mil personas, principalmente campesinos, que devoraron bastantes reces y 50 mil cartones de cerveza y pudieron contemplar un espectáculo decadente, casi pornográfico, donde el festejado, con los aplausos de la muchedumbre embrutecida, bailando al son de la famosa Banda del Recodo, levantó la falda de una jovencita para que mostrara la nalgas.

Este singular espectáculo recorrió el mundo por conducto de un video que se trasmitió por internet. Millones de seres humanos se pudieron enterar, que los mexicanos estamos gobernados por borrachos y que somos una manada de primitivos que hemos perdido la dignidad humana.

Por las redes sociales del propio internet, hice los siguientes comentarios:

· La marcha por la vida en Tepic expresó la decisión combativa de luchar contra este gobierno y construir nuevo sistema de la vida social.

· La marcha por la vida en Tepic mostró a un pueblo combatiente, analítico e informado; la borrachera de San Blas a un gobierno que prostituye.

· Fiesta decadente de San Blas, con prostitutas y 50mil cartones de cerveza, fue financiada por gobierno, con afán de embrutecer al pueblo.

· Borrachera masiva del alcalde de San Blas, exhibió ante el mundo a los degenerados que nos gobiernan.

· El fascismo alemán apeló a las masas exaltando sentimientos nacionalistas; nuestros gobernantes quieren ganarlas con cerveza y prostitutas. 

Hablando del fascismo quiero decir que este engendro de la reacción política, es enemigo de la cultura. Konrad Theodor Preuss, fue un médico, naturalista, etnólogo y explorador alemán que llevó a cabo investigaciones de las culturas de Mesoamérica. En México trabajó con Huicholes y Coras en los estados de Nayarit y Jalisco. Entre sus obras editadas más importantes se cuentan “La mitología de los Coras”. Don Teodoro vivió en Nayarit durante los años previos a la Revolución mexicana (1908 y1909). Perteneció al grupo de antropólogos e investigadores fundado por el Barón de Humboldt, que llamaban “Escuela Mexicana”, cuyos integrantes, incluyendo a Don Teodoro, fueron asesinados por los nazis en el año de 1938, con el argumento de que esos pueblos salvajes de América Latina, nada podían enseñarle al pueblo alemán y que la admiración por sus culturas contrariaba la doctrina de la superioridad aria.

Es bien sabido que Hitler y sus secuaces eran enemigos jurados de la ciencia y la cultura, al grado que muchos intelectuales alemanes optaron por el exilio.

Por ese rumbo del fascismo habrá que localizar las causas de los ataques a la Universidad Autónoma de Nayarit y el intento por destruir nuestra identidad nacional.

El imperialismo yanqui siempre ha pretendido destruir nuestra cultura nacional, nuestras costumbres, nuestras fiestas plenas de alegría sana y austeridad indígena y la manera que tenemos de entender al mundo, la vida y la sociedad humana. Primero usaron la religión que ellos profesan, por medio de ministros nacionales o norteamericanos, luego difundieron su música, no las obras de sus grandes artistas, sino a la música estridente de las bandas de drogadictos con la que quisieron deformar a su propia juventud. También acudieron al arte decadente y a la cinematografía corriente, que presentan a sus soldados invasores de pueblos, como héroes de la civilización occidental. Hoy hacen uso de nuestras autoridades analfabetas, inconscientes y brutales para prostituir a nuestro pueblo con dinero y espectáculos degradantes, con en el diabólico propósito de que a los mexicanos no nos duela la patria de que nos quieren despojar.

Por fortuna al tiempo que se desarrollaba este acto anticultural y fascista, ocurría la Marcha Por la vida y un joven maestro, que asumía la dirección de la preparatoria número uno de la Universidad Autónoma de Nayarit, se comprometió a hacer de esa escuela un centro de cultura. 

 

Salvador Castañeda O´Connor es Director de la Revista Unidad Comunista (México). 

volver arriba