Menu

La doble trampa para el estado de Guerrero

  • Escrito por 
La doble trampa para el estado de Guerrero

LA DOBLE TRAMPA PARA EL ESTADO DE GUERRERO

Por: Fernando Acosta Esquivel

Solo la inocencia de un pueblo despolitizado podría pensar que la agresión a los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, fue un caso fortuito. Conforme pasa el tiempo queda claro que fue un acto premeditado y selectivo. Se trataba de parar en seco la resistencia a la Reforma Educativa que había puesto en marcha el gobierno de Peña Nieto. Rompiendo todo protocolo del régimen republicano (división de poderes), ya que mediante un pacto con los partidos políticos del régimen, el gobierno logró el consenso legislativo, mediante dadivas y componendas, reformando la Constitución General de la República, imponiéndole al pueblo once reformas estructurales, entre ellas la educativa.

Desde 1992 en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, se inició la agresión al magisterio con la descentralización de la educación, transfiriéndola a los estados, aunque claro está que, desde antes (1989), había despejado el camino mediante una política gansteril en contra de líderes sindicales de su propio partido (PRI). Primero contra el líder petrolero Joaquín Hernández Galicia a quien  acusó de homicidio, posesión de armas exclusivas del ejército, lavado de dinero y delincuencia organizada y, mediante un dispositivo militar exagerado y mediático, lo sacó de su casa y lo hizo prisionero, para luego imponer a un hombre de su confianza al frente del sindicato petrolero, a un neo-charro Sebastián Guzmán Cabrera y posteriormente a Carlos Romero Deschamps.

Esta acción era un claro mensaje a los líderes sindicales corporativistas, o se disciplinaban al nuevo gobierno y a la nueva política de Estado o se atenían a las consecuencias. Así, el 23 de abril de 1989 el gobierno hacia renunciar al Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Refugio Araujo Del Ángel y a su líder vitalicio Carlos Jongitud Barrios. Éste último ya había echado sus barbas a remojar y no opuso resistencia para salvarse de la cárcel.  Elba Esther Gordillo, sustituiría a ambos, por determinación del gobierno. Así se despejaba el camino para avanzar en dos frentes: desmantelar al sindicato y privatizar la educación. El primer trabajo sucio que le impuso el régimen a la Gordillo fue el de cooptar a la disidencia magisterial llamándola a la unidad y a compartir carteras de dirección, algunos se fueron con la finta, pero la gran mayoría la ubicó como lo que era, un vil instrumento del Estado.

La corrupción en el gobierno de Salinas de Gortari trajo consecuencias trágicas para el pueblo trabajador. Aún con la venta  de las empresas paraestatales se saquearon las arcas del Estado y se cometieron magnicidios entre la clase política del PRI, trayendo como consecuencia en la siguiente administración de Ernesto Zedillo, una devaluación del peso frente al dólar de más del 100% y la fuga de capitales, entrando en una crisis económica que se le cargó al pueblo, mientras que a los banqueros se les salvaba de la quiebra mediante el FOBAPROA. Más aun así, la clase política neoliberal se consolidaba en el gobierno, bajo los auspicios de los Estados Unidos de Norteamérica.

Desde el gobierno de Miguel de la Madrid los tecnócratas subieron al poder con una clara posición neo-liberal y para 1989 asumían con fervor los 10 puntos del consenso de Washington que pusieron en práctica aun en contra de la opinión pública y de fuerzas políticas de dentro y fuera del gobierno. El consenso de Washington es el cambio hacia la política de libre mercado, que enrumba las políticas de los Estados Nación a la privatización de las empresas y los servicios. Así, el gobierno de Zedillo, en aras de seguir a pié juntillas los ordenamientos del imperialismo norteamericano, trató de privatizar la energía eléctrica y la educación superior, con un rotundo fracaso por la movilización de organizaciones sindicales, estudiantiles, campesinas, sociales que lo obligaron a  dar  marcha atrás a reformas estructurales que apuntaban a la modificación de la Constitución General de la República.  

Estos tres periodos gubernamentales (De la Madrid, Salinas y Zedillo),por medio de la corrupción,  y la represión, crearon la casta divina que hoy  gobierna a México, pero sometida a los monopolios globales y claro, entre esos ricachones, se encuentran ellos, mientras que el pueblo cayó en una profunda pobreza. En esas condiciones surge la derecha tradicional, condenando los setenta años de PRI gobierno y mediante la demagogia, ofrece acabar con la corrupción, la impunidad y la pobreza y solucionar los conflictos sociales y el levantamiento de los zapatistas. Llega Vicente Fox a la Presidencia de la República por el partido Acción Nacional (PAN) y solamente da más de lo mismo, utilizando los mismos métodos priistas continuando con la fragmentación de la educación mediante el Programa Nacional de Educación, utilizando el corporativismo de Elba  Esther Gordillo para romper la disidencia del magisterio democrático. Siguiendo con los lineamientos del exterior  trata de hacer el negocio de su vida (ampliar el aeropuerto de la ciudad de México), mandando un decreto para enajenar los terrenos ejidales de Texcoco, Chimalhuacán y Atenco, pueblos que se unen y crean la organización Frente De Pueblos En Defensa De La Tierra, que machete en mano, van a echar para atrás a ese proyecto. Fox termina su mandato con una gran opacidad. Los imperialistas gringos esperaban más de Fox, a quien le financiaron su campaña presidencial, con fondos del Partido Republicano y en la siguiente sucesión presidencial son los que van a decidir la candidatura de Felipe Calderón, ya que en las urnas no le favorecieron los votos y fue la  Gordillo el instrumento del fraude electoral, así jala el corporativismo en México.

Felipe Calderón, que no contaba con las bases populares para gobernar, sabía que la única forma para mantenerse en el poder era mediante una guerra, se viste de soldado y le declara la guerra al narcotráfico y con la fuerza del ejército desarrolla su gobierno. En el 2008 trata de imponer la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) acordada con la cúpula del SNTE, encabezada por Elba Esther Gordillo, que exigía la evaluación del magisterio por medio de un órgano autónomo (eruditos profesionales en la privatización de la educación) que ocasiona el levantamiento de las bases magisteriales en Morelos y después en todo el territorio nacional. Felipe Calderón termina su gobierno con esa lucha y no pudo lograr nada.

Se venía la elección del 2102 con un PAN y un PRI desprestigiados, con miseria, desempleo, recesión, narco gobierno y un repudio general del pueblo. La izquierda institucional que había crecido en el 2006, negociaba la próxima contienda. De ahí que una mano santa surgida del norte de nuestro continente unió a todas estas fuerzas en un “Pacto por México” y decidió la candidatura de Enrique Peña Nieto, con el compromiso, de ahora si, lograr todos los objetivos que no se pudieron alcanzar en treinta años de neo-liberalismo, las anheladas reformas estructurales, para legitimar todos los actos anticonstitucionales que se cometieron en ese periodo tan aberrante para nuestro pueblo. Al acordar esas fuerzas el Pacto por México se convertía en Constituyente ya que las reformas cambiaban el espíritu y el contenido de la Constitución. Concretamente ejercieron un golpe de Estado, así que no les importó que Peña Nieto no ganara en las urnas electorales y lo legitimaron como Presidente de la República mexicana en el Congreso de la Unión manchando para siempre esa institución republicana.

El dictador Peña Nieto lleva a la práctica los mandatos de los fascistas, ángeles de la guerra, protectores de los monopolios globales del imperialismo norteamericano y de la OCDE en materia educativa, que  ven en la educación privada  un banco de recursos económicos para su beneficio, ya que representa 6 trillones de dólares a nivel mundial y de estos el 2% en el mercado mexicano. Así  la educación se convierte en un jugoso negocio, sin importar sus contenidos antinacionales y reaccionarios. Ya se prepara Bill Gates, director de Microsoft y Val Silicón, para mediante la alta tecnología, implementar los programas modernos educativos. Por eso el gobierno dictatorial está desesperado por que entren esos capitales, y para eso quiere terminar con las normales, sobre todo  las rurales, las universidades públicas y el Politécnico Nacional; deshacerse de la planta de maestros y, claro, tener maestros “profesionalizados”, escuelas privadas (patito) y alumnos dóciles y que asimilen la nueva tecnología.

Todo aquel que no se adapte a esta modernidad,  que no la asimile, pasara a ser población sobrante. Por eso llevaron a cabo la agresión a la normal rural de Ayotzinapa, que consideran su primer objetivo, luego van por lo demás. Esta normal rural desde 1926 imparte a sus alumnos una formación socialista. En el periodo presidencial del General Lázaro Cárdenas (1934-1940) se decretó constitucionalmente la educación socialista, de ahí que esta normal rural alcanzara un gran prestigio y junto con las demás normales rurales crearon la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM). Además los maestros ahí formados destacan en la lucha social y sindical como Genaro Vázquez Rojas, quien organizó el primer sindicato independiente de maestros de Guerrero. Fue fundador de la Alianza Cívica Guerrerense, de la Central Campesina Independiente. Como luchador social fue perseguido y encarcelado, liberado por un comando armado en 1968, pasando a la lucha guerrillera clandestina, muere en 1972. Otro maestro formado en esa normal fue Lucio Cabañas, quien va a ser dirigente de la FECSM, que va a militar junto con Genaro en el magisterio disidente, que va a organizar a los campesinos por sus derechos contra los caciques y crear el Partido de los Pobres. Y quien por estas cualidades va a ser perseguido hasta su muerte. Con estos dos ejemplos bastaría para aseverar que esta normal es un santuario revolucionario, pero también podemos decir que cada maestro que es egresado de esta normal, cumple con los objetivos ahí trazados.  Los alumnos que son pobres y entienden la necesidad de la lucha, desde ahí se preparan para luchar.

Queda claro pues porque el gobierno dictatorial de Peña Nieto ubicó a esta normal para agredirla y desaparecer a los 43 normalistas, utilizando todos los factores creados por el propio gobierno, como el caciquismo, la corrupción, el narcotráfico, la delincuencia organizada y la impunidad. Quería crear un conflicto mayor con el objetivo de acabar con las normales rurales que quedan, no solo con la de Ayotzinapa; dividir al magisterio; enfrentarlo con la fuerza pública; encarcelar a sus dirigentes y crearles cargos de sedición para que mueran en las cárceles; crear un estado de terror para disuadir al pueblo de la necesidad de la lucha organizada y la unidad de clase, única forma de repeler la agresión del gobierno.

Esta es la estrategia del gobierno para promover la reforma educativa. Que cinismo. Esta actitud del gobierno solo nos conduce al Fascismo.

La otra trampa son las elecciones, de que el gobierno quiere valerse para  ejercer la represión ya que los padres de los 43 y los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, han declarado el boicot a las elecciones del 7 de junio, después que el INE se negó a suspender las elecciones en Guerrero a exigencia de éstos por las condiciones políticas del estado y la exigencia de esclarecer los hechos que conduzcan a la aparición de los normalistas. La sección 14 del magisterio de guerrero se unió al boicot, al igual que la secciones de Michoacán (18), Oaxaca (22),  Chiapas (7) y millones de mexicanos no iremos a votar en solidaridad con los padres de los desaparecidos y los estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

 

*Fernando Acosta Esquivel es el Secretario General del Partido de los Comunistas (México) 

volver arriba