Menu

Construir la nueva sociedad

  • Escrito por 
Construir la  nueva sociedad

Construir la  nueva sociedad

Sobre los consejos populares autónomos

Por: Diego Hernández Cruz.

En México hemos visto una particularidad con respecto a los procesos de América Latina. Distintos gobiernos han llegado a la presidencia de sus respectivos países por la vía electoral, impulsados desde la fuerza de  los movimientos sociales. Así lo hizo Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Uruguay, Argentina, Nicaragua. Su política se ha basado sobre todo en nacionalizar los bienes y recursos de la nación, tal es el caso del petróleo en Venezuela por citar un ejemplo.

Muchos de los países latinoamericanos han pasado por distintos procesos de reelección, lo que ha permitido llevar un proceso de continuidad a las reformas nacionalizadoras y distribución de sus rentas petroleras, que se han implementado al menos en los últimos 15 años en la región.

Bajo este esquema, en México distintos movimientos sociales o grupos políticos de la llamada “izquierda moderna” han tratado de emular y latinoamericanizar el país. Desesperadamente buscan salidas a la catástrofe neoliberal en México. Seducen al pueblo con un discurso contra los “malos” la “mafia del poder” etc. Llaman a votar por sus colores, se dicen así mismo que son la única “salvación de México”, la “esperanza de México”.

Aunque su discurso de “nacionalismo puritano” puede parecer atractivo al grueso de la población. Éste  se desliga de su práctica política (chéquese la política de represión en la ciudad de México a los movimientos sociales; la política de entregas y contratos por parte de la “izquierda” en la misma ciudad a los grupos de poder como CARSO de Carlos Slim, el Pacto por México, o  la desaparición de estudiantes en Iguala).  

Los resultados de la última jornada electoral demuestran  que existe un incremento del abstencionismo y de la nulidad de votos. Ante ello, el PRI junto con el Verde han ganado terreno en la cámara de Diputados.

Ante tal hecho la izquierda moderna mexicana culpa a los abstencionistas, a los nulistas de hacerle el juego al PRI, culpa a los movimientos anti-sistémicos, culpa al EZLN. Buscan respuestas donde no las hay, buscan  quien pague los platos rotos. Nos dicen que si no votan por ellos ¿cómo le ganarán al PRI? Se preguntan ¿Cómo podemos tener nuestro Correa, nuestro Chávez, nuestra Cristina? Lo que es claro es que ellos, la izquierda ha hecho de todo para que el pueblo no se sienta representado. Ve en las elecciones un proceso amañado, falto de ideas y propuestas concretas, un verdadero despilfarro de dinero público.

Dentro de tres años, nos volverán a decir que sólo marcando una boleta electoral cambiará la traumática y tétrica realidad del país.

Para los comunistas que hemos pasado de un largo proceso de aprendizaje durante décadas en los procesos electorales, hemos llegado a la conclusión que al menos en este momento histórico, no hay posibilidad alguna de transformar la realidad del país por medio de esa vía.

Desde el 2006 que suscribimos la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, hemos entendido que debemos construir otra cosa distinta; que no debemos voltear arriba para ver qué nos regalan o qué nos quitan; qué no debemos cambiar el sistema desde adentro; que no hay que “aliarse” e ir a la cola de un Partido electoral; que no se debe engañar de esa manera al pueblo; que nos debemos de juntar con las luchas que resisten día con día en México; que debemos de buscar la alianza de todo el movimiento anticapitalista en nuestro país; que debemos tener una juventud comunista, fuerte, consiente y organizada, que debemos tener un partido de cuadros que influya en la sociedad de manera permanente.

Y entonces siempre surge un par de palabras que son pesadas como roca y que calan en la vida partidaria. “¿qué hacer?” qué hacer si las elecciones no son la salida, que hacer si en estos momentos la lucha armada no es lo más indicado.

Los comunistas estamos tratando de encontrar una tercera vía, fuera de la armada o las elecciones (aunque no las descartamos). Organizar a nuestro pueblo de manera distinta. La experiencia de distintos movimientos dentro y fuera del país indican que se puede.

Sin ser un tema acabado o definitivo, la tercera vía consiste en la realización de reuniones con colonos, trabajadores, amas de casa, jóvenes, campesinos, ancianos, distintos grupos de trabajo inconformes y hartos que más que preocuparse de la situación nacional se motivan para cambiar nuestra realidad.

Tomando de referencia los problemas concretos en cada territorio, en cada comunidad, en cada barrio, se presentan soluciones concretas. Ejemplo en la comunidad de Cherán, Michoacán un problema de inseguridad con tala montes permitió que se organizaran los comuneros y establecieras formas de defenderse de los abusos de la autoridad. Hoy en día esa comunidad, elijen a sus representantes, sin sueldo alguno, no permite que se realicen las elecciones federales. Han formado grupos de seguridad popular.

De igual manera en Guerrero, la creación de la policía comunitaria, creada hace 20 años en contra de las empresas mineras, y la explotación irracional de los recursos y el crimen organizado. La policía comunitaria de Guerrero mantiene el orden y la paz en sus territorios.

El caso de las comunidades rebeldes zapatistas, que tras el levantamiento de 1994 han construido en gran parte del territorio chapaneco autonomía. La atención de educación, salud, trabajo, comercio, tierra, vivienda, justicia, alimentación son parte de la lucha que libran día con día los municipios autónomos zapatistas. De igual manera resisten contra el embate del ejército mexicano, y los paramilitares. Con fusil en mano defienden su historia, su cultura, su tierra y sus recursos naturales, pero sobre todo defienden la dignidad principio básico en la lucha por la sobrevivencia en este país.

Los comunistas tenemos una tarea titánica, llamar a nuestro pueblo a la organización  popular e independiente del poder público, influir en nuestro pueblo y sobre todo en la clase obrera, en sus centros de trabajo; llamar a la creación de  consejos comunitarios, a las  cooperativas de trabajadores, a las cooperativas de producción no para competir en el mercado capitalista donde ganan los más fuertes, los que más dinero tienen, ¡no!, llamar a la producción autónoma e independiente, llamar a resolver nuestros problemas cotidianos, siempre con la idea que el gobierno y el capitalismo es el causante de esta desgracia social.

Como pueden trabajar los consejos autónomos populares:

En el terreno económico:

a)      Controlar y gestionar el aprovechamiento y usufructo de la tierra y los recursos naturales en beneficio absoluto de la comunidad.

b)      Planear y ejecutar proyectos productivos de desarrollo comunitarios

c)      Recaudar sus propios impuestos, sin ayuda e intromisión del municipio, estado y Federación.

En el terreno político:

a)      Tener la facultad de votar y ser votados para nombrar a las autoridades comunitarias, trabajaran sin goce de sueldo, sin intromisión de los partidos políticos electoreros, con revocación de mandato y movilidad en funciones.

b)      Tomar en asambleas todo lo referente a la vida pública de la comunidad. En la votación si la mayoría determinó, todos en su conjunto deberán trabajar de manera activa aun así se esté en desacuerdo con lo aprobado. Esto eleva la conciencia de manera exponencial entre los que participan, todos trabajan  en beneficio de la comunidad.

En el tema jurídico

a)      Acordar y mantener el orden y la paz mediante las leyes y normas sociales comunitarias que rigen la vida diaria del territorio.

b)      Juzgar y ejercer las infracciones correspondientes por medio de las autoridades comunitarias, tomando de referencia el sentir de la comunidad. Se tendrá que ejecutar la decisión de la mayoría.

En el tema educativo

a)      Decidir sobre los planes y programas que se impartirán

b)      Crear infraestructura educativa mediante proyectos y la recaudación de impuestos.

c)      Se debe reeducar a nuestro pueblo, basados en el rescate de la cultura y la historia. Una educación popular con principios de solidaridad y respeto a la tierra, a la vida misma. Una educación que profundice en los valores del hombre nuevo.

En el ámbito de la salud

a)      Se deberá atender a la comunidad de manera gratuita

b)      Buscar alternativas de prevención, tomando de referencia los conocimientos tanto científicos como de medicina tradicional.

Llegará el momento del estallamiento social, y para ello nuestro partido debe influir en las masas populares, en la clase obrera, en los jóvenes, ¿y como hacerlo? ¿estando distantes del pueblo? ¿desorganizados? ¡No camaradas!, debemos estar fortalecidos y preparados. Con influencia en cientos de consejos populares y autónomos por todo el país.

¡Llamar a los camaradas a la conformación de los consejos populares autónomos! nos guiamos por la razón y la justeza de las ideas. Construyamos el camino para la rebelión y el socialismo. 

volver arriba