Menu

SOCIALISMO O BARBARIE

  • Escrito por 
SOCIALISMO O BARBARIE

SOCIALISMO O BARBARIE

Del libro en preparación “EL ESTADO INVISIBLE” de Salvador Castañeda O’Connor

En este tema quisiera precisar mis opiniones aunque parezcan desproporcionadas. Cuando pienso en esta famosa tesis de Rosa Luxemburgo me remito a la disyuntiva que plantean  Marx y Engels en el “Manifiesto Comunista” en el sentido de que la lucha de clases conduce a la dictadura del proletariado o al hundimiento de las clases en pugna.

Cuando por abandono o incapacidad   no se organiza ni se hace la revolución social, estando dadas las condiciones objetivas para ello; es decir, cuando las relaciones de producción no se corresponden con el desarrollo de las fuerzas productivas, deviene el capitalismo en barbarie, en    contrarrevolución.

¿Qué hubiera pasado si el Ejército Rojo no destruye la fuerza demoledora de la Alemania hitleriana y deja a la humanidad en las garras del fascismo? Tendríamos ahora no 30, sino 70 años de dictadura neoliberal o simplemente ya no existiríamos como especie humana.

En la actualidad, los pueblos del mundo con excepción de la inmortal Cuba y los demás países socialistas, a causa de la globalización neoliberal, no viven en la crisis, ésta ya fue resuelta a favor de los dueños del mundo; no enfrentan la encrucijada  socialismo o barbarie, viven en la barbarie.

Vivimos la contradicción entre los pueblos hambrientos y condenados a desaparecer y los grandes monopolios globales que se han apoderado del mundo.

Vivimos la contradicción entre la humanidad y el fascismo de nuestros días.

Los revolucionarios del mundo deben plantearse como  están conformadas las clases sociales y como se desarrolla la lucha de clases en la barbarie ¿Cómo despertar de la peor pesadilla que haya sufrido la humanidad?

Por lo que respecta a nuestro país  debo decir que para el año de 1960, medio siglo después de la revolución, junto a los campesinos, ejidatarios y pequeños propietarios y la clase obrera, integrada por trabajadores asalariados del campo y la ciudad, había surgido una nueva clase social, la burguesía, pero como tenía que ocurrir en un país semicolonial  estaba dividida en dos sectores, la burguesía ligada a los intereses de los monopolios extranjeros y la que  se interesaba en el desarrollo independiente del país, tanto en el campo de la industria como del comercio y la banca. Existía además la burguesía gobernante que  controlaba a las empresas del Estado.

El panorama de las clases sociales en la actualidad es que la burguesía nacional ha desaparecido y algunos burgueses aislados están en un periodo de extinción. Solo quedan los magnates que se enriquecieron con el patrimonio nacional y que incorporaron su capital  a los grandes monopolios globales. Por la parte de los trabajadores queda la clase obrera industrial, aunque diezmada; quienes integran la llamada economía informal; los trabajadores asalariados del campo y más de 60 millones de marginados urbanos y rurales que viven de milagro.

De hecho todos los mexicanos somos un proletariado enfrentado, o por enfrentar al imperialismo.

No somos un país semicolonial que busca su independencia económica. Somos una colonia de los Estados Unidos.

El Frente nacional democrático y patriótico que buscaba la alianza de la clase obrera con la burguesía nacionalista es ahora obsoleto por que esta clase social ya no existe. Lo que procede ahora es un gran frente proletario por la vida y la liberación nacional.

volver arriba