Menu

AHORA NOS QUEREMOS UNIR AL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS.

  • Escrito por 
AHORA NOS QUEREMOS UNIR AL  PARTIDO DE LOS COMUNISTAS.

DE LA JUVENTUD COMUNISTA AL PARTIDO

Cuando comprendemos que somos nosotros los encargados de destruir este sistema. Cuando comprendemos que llevamos sobre la espalda la difícil tarea de levantar una sociedad nueva, se corre el riesgo de tener miedo, de huir. Fácil es sólo quejarse, fácil es pensar que alguien más debe hacerlo. Fácil es no luchar y esperar. Pero si comprendemos que de nosotros depende el cambio, y lo asumimos como tal, pasaremos días sin descansar y noches sin dormir, pero ya no habrá marcha atrás. En momentos vamos a querer no habernos comprometido, pero la consciencia nunca nos dejará en paz. Cuando menos nos damos cuenta ya no luchamos para vivir, sino que vivimos para luchar o estamos dispuestos incluso a morir por luchar.

Cuando menos acordamos, nos encontramos militando en la Juventud Comunista de México, y resulta que esto tampoco es suficiente…

Ahora nos queremos unir al  Partido de los Comunistas.

Dirán muchos que unirse al “partido comunista” es cosa del siglo pasado, que las luchas de ahora ya no son así. Nosotros sabemos que lo único que nos pasa es que nos urge una revolución.

Nos preguntamos entonces ¿cómo acelerar la revolución? Decimos siempre que las condiciones objetivas están ya al tope ¿qué falta pues? Falta crecer las subjetivas. Y para eso faltan manos. Por eso es que un grupo de jóvenes de la JCM hemos decido ingresar al P de los C; no abandonamos por ello nuestra trinchera, pero sentimos que, como dijo el Che Guevara, otras tierras reclaman el concurso de nuestros modestos esfuerzos.

Los jóvenes de la JCM vemos en el Partido de los Comunistas la única organización capaz de llevar a cabo una revolución socialista en nuestro país, queremos que sea capaz de organizar la revolución. Reconocemos la historia de lucha del P de los C; y sabemos que este partido se encuentra en el camino correcto. Que se encuentra en él  precisamente porque transitó por otros caminos, que conoció aquellos por los cuales no debíamos transitar más. Esto demuestra que nuestro partido es un partido dialéctico. Que su principal cualidad es saber cómo proceder cuando las condiciones exigen cambios. 

El P de los C es el partido donde se agrupan los comunistas de nuestro país, reconocemos no es aún el partido donde se identifican las masas,  no es pesimismo decir, que no es aún El Partido de nuestra clase trabajadora. Pero confiamos en que más pronto que tarde lo será. Porque este partido no se sabe acabado. Es un partido en construcción.

El P de los C surgió de una época en la que se creyó que el comunismo estaba acabado. Los camaradas que lo fundaron sufrieron los golpes ideológicos del capitalismo en reestructuración, de su etapa superior: el neoliberalismo. Pero se levantaron luego de haber visto desvanecidos sus anteriores esfuerzos. A ellos queremos decirles que nada se perdió, que nosotros no creemos en esa historia de sucesos aislados, que nosotros creemos en la continuidad de la historia. Que el surgimiento del Partido de los Comunistas representa un nuevo capítulo en la historia de nuestro país. Que en ese capítulo se avisa la página en la que habremos de escribir nuestra revolución.

Y es por ello que queremos  fortalecer sus filas con la juventud. Y creemos que nuestro ingreso motivará a más jóvenes. Porque cuando un joven ha sido despedido, reprimido, cuando se ha quedado fuera de la universidad, cuando ha sufrido hambre, cuando la miseria lo ha orillado a las drogas, cuando ha sido contratado para trabajar por 12 horas al día por un mísero salario, cuando ha sabido a sus primos, hermanos, amigos desaparecidos, asesinados… a ese joven no le falta mucho para organizarse y pelear. Y no distinguimos entre los jóvenes de la JCM y los demás. Somos los mismos. Hasta hace un tiempo la militancia de la JCM no padecía precisamente de esos males; pero no es que hayan entrado a la organización los jóvenes que los padecían, sino que no hay ya un sólo joven que no padezca de tales males. No es casual el crecimiento de nuestras filas. Los jóvenes no cruzan los brazos fácilmente.

Nuestra militancia no se resume a hacer la buena acción del día, ora no consumiéndole a tal o cual multinacional, ora trasladándonos en bicicleta para no contaminar. No sólo queremos “algo diferente”, queremos una revolución. Y no nos place esperar a que llegue.

Nosotros queremos ser actores de la revolución.

Próxima célula del P de los C. Guadalajara Jalisco.

 

 

 

 

 

Medios

volver arriba