Menu
PdelosC

PdelosC

URL del sitio web:

Las crisis de las universidades públicas

La crisis de las Universidades públicas en México, un proceso de mercantilización de la educación.

Por: Célula Fidel Castro

La educación superior debe ser la institución que brinde a las personas las capacidades para el desarrollo social, cultural, científico, tecnológico y económico que un país necesita, no se puede concebir el progreso como pueblo si no se desarrolla primero a los hombres y mujeres que en sus diferentes campos de las actividades productivas, sociales, culturales y científicas encabezarán dicho desarrollo. Toda política en materia de educación de un gobierna que se diga progresista o que medianamente aspire a un desarrollo económico que aminore la brecha tan extensa entre ricos y pobres, debe fortalecer la educación en todas sus etapas, sin embargo nos referiremos a las instituciones de educación superior (IES) puesto que ahora están en la primera línea de la embestida neoliberal.

Mucho se ha hablado sobre la crisis financiera que atraviesan las instituciones de educación superior estatales, pero poco se ha hablado sobre el contexto ideológico que las origina. Empecemos hablando de la crisis de 1982, año en el cual se adoptó el neoliberalismo como modelo económico y político, justo en ese año se dio una considerable reducción al presupuesto dirigido a la IES, esto planteó una ineficiente cobertura en la demanda creciente de los jóvenes por obtener acceso a una carrera universitaria, lo cual originó la proliferación exponencial de la educación superior de carácter particular, de tal manera que las universidades privadas acaparan hoy en día la tercera parte de los estudiantes a nivel de licenciatura.

En 1994 México se incorporó a la Organización para la cooperación y el desarrollo económico OCDE, organismo intergubernamental de evidente corte neoliberal cuya filosofía en materia de educación superior consiste en alinear los programas educativos a la demanda del mercado profesional, es decir, la educación debe estar sujeta a la lógica del libre mercado. Esta política, ha planteado el financiamiento de las IES de una manera empresarial cuyos recursos se obtienen bajo indicadores de productividad que enarbolan la “competitividad” rapaz entre los diferentes cuerpos académicos conformados dentro de las universidades. Esto es sencillamente condicionar los recursos que se deben de aportar para el funcionamiento sustantivo de las IES.

Por otro lado, es evidente que el Estado no tiene el menor interés de fortalecer sus IES, puesto que las demandas del mercado profesional que la OCDE impone al sistema de educación superior nacional y que no es otra cosa que la capacitación de personal para puestos en las empresas trasnacionales, pueden ser cubiertas por las universidades privadas que siguen en aumento, y cuyo programa académico se adapta a las exigencias técnicas e ideológicas del capitalismo globalizado. Recientemente una de las universidades en crisis, la UAM que tiene actualmente un proceso de huelga, ha sufrido la omisión del Estado para remediar el conflicto apostando al debilitamiento y si se puede el desmantelamiento del Sindicato demandante.

El golpeteo a los Sindicatos de trabajadores académicos, administrativos y manuales de las Universidades públicas ha sido una constante desde la adopción del neoliberalismo, pues estos organismos que aglutinan a los trabajadores universitarios plantean un fuerte obstáculo para lo que se vislumbra que es el objetivo del Estado, la desaparición de la educación superior pública. Las tácticas son las mismas que han utilizado para acabar con empresas e instituciones nacionales, la denostación de pública de los sindicatos primero y posteriormente las IES en general, y para ello se valen de los medios de comunicación para crear en la conciencia colectiva de la opinión pública la inoperancia de los sindicatos combativos, así como de las mismas universidades. El adelgazamiento de la planta de trabajadores de las IES superior es otra de las tácticas encaminadas al mismo objetivo, en la Universidad Autónoma de Nayarit, una de las universidades en crisis, se le exigió para su rescate financiero, que despidiera al 15% de su planta de trabajadores en tres años.

El general Lázaro Cárdenas, durante su administración como presidente de la república fundó el Instituto Politécnico Nacional para que sirviera como el motor que impulsara el desarrollo industrial de la nación, uno de los anhelos de la revolución mexicana, además de brindar a los hijos de los trabajadores una oferta educativa y un espacio de igualdad. Sin embargo estos anhelos materializados se han ido desvirtuando gracias a las políticas de los gobiernos lacayos del imperialismo, en los cuales podemos encasillar al presidente López Obrador, quien en su discurso inaugural decretó el término del neoliberalismo, sin embargo en la práctica a 4 meses de mandato, este sistema  no ha sido tocado en lo más mínimo. En Materia de educación superior, hubo un evidente golpe a los recursos destinados a las IES, incluso el presidente Obrador se retractó gracias a la defensa de profesores y estudiantes por la severidad que suponía el recorte presupuestal que había aplicado a la UNAM, la máxima casa de estudios.

En conclusión, el conflicto de crisis de las IES nos es un proceso coyuntural, es sin duda el cauce natural de un sistema que tiende a mercantilizar todo de cuanto noble y virtuoso se puede tener como nación, Educación, Salud, trabajo y vivienda, y todo parece indicar que el nuevo gobierno se mantendrá enmarcado en el mismo sistema neoliberal a pesar de su discurso. Es por lo tanto necesario que los trabajadores y estudiantes se aglutinen en un frente junto con otros grupos explotados para defender los logros de la revolución que están consagrados en nuestra carta magna.

Comunicado del CNI y CIG

COMUNICADO DEL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA Y EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO A 100 AÑOS DEL ASESINATO DEL GENERAL EMILIANO ZAPATA 

Declaración de Chinameca

A los pueblos de México y el Mundo.

Hoy, 10 de abril de 2019, Chinameca y Amilcingo, Morelos, son la casa del Congreso Nacional Indígena, del Concejo Indígena de Gobierno, junto con organizaciones y colectivos que luchan y se organizan contra el capitalismo; los días 9 y 10 de abril nos dimos cita en este territorio en resistencia para reconocernos en la dignidad, el dolor y la esperanza ante el cobarde asesinato del compañero Samir Flores, perpetrado por el neoliberalismo y sus capataces. Para quienes ya se nos acabó el miedo, pues se convirtió en rabia y convicción.

A Samir lo seguimos viendo y escuchando. Camina entre nosotros y nos recuerda que el camino es abajo, que la dignidad no se vende y que la vida no se negocia. Hermano Samir, en nuestros pueblos vivos y luchando seguirás estando pues tu vida es esperanza para la nuestra.

Nos dimos cita también para conmemorar que el compañero general Emiliano Zapata vive y camina con nosotros, advirtiendo la traición y la mentira que desde lejos se percibe en los anuncios de muerte y guerra. Esa misma guerra que lo mató hace cien años y que nos arrebató a Samir, es la que nos hace convocarnos ante el hermano compañero general Emiliano Zapata, vivo y caminando la conciencia de los pueblos de Morelos, de este país y mundo que retiembla.

Aquí decimos nuevamente que la lucha por la tierra es también por la vida, pues la defensa de lo que es sagrado para los pueblos es un principio al que no renunciaremos. Hoy, a 100 años de que la traición y la mentira acabaran de forma cobarde con la vida del general Zapata, esa mentira y traición regresaron con un supuesto rostro de democracia, pero como entonces, esa palabra cuando viene de arriba solo significa la guerra, la suplantación y el engaño a toda la nación.

Al compañero General Emiliano Zapata lo saludamos alzando la voz en contra de los megaproyectos, que invaden la tierra de las comunidades que abajo nos construimos cada día mientras el gobierno neoliberal está decidido a convertir nuestro mundo en un cementerio, donde la destrucción y el sufrimiento de todos los pueblos aflora en los territorios indígenas.

Ante la grave crisis que sufrimos no solo los pueblos que somos, sino la humanidad y todo el mundo en la guerra con la que las empresas mexicanas y extranjeras están invadiendo nuestras tierras, nuestra madre tierra se conmociona con la destrucción ambiental y con el desmantelamiento de la organización de los pueblos. Mientras tanto los de arriba se jalonean lo que nos sostiene vivos, que es el territorio ancestral y sagrado que custodiamos.

Este gobierno capitalista les construye carreteras, canales, vías de ferrocarril, reordena el territorio del país para entregarles todo, les hace leyes a su favor y a favor del poderío del gran capital en el mundo, empezando por el gobierno de los Estados Unidos. Con cinismo, esa hidra se apresta para quitarnos lo que es nuestro, usando sus fuerzas militares o para militares, pues con su guerra concentran el poder y aumentan sus ganancias, que son mayores si las hacen sobre el cadáver de nuestra madre que, como lo hemos dicho hace cien años con nuestro compañero general Zapata y como hace miles de años con nuestros ancestros, es la tierra, está viva y a ella nos debemos.

Desde Chinameca, lugar donde los malos gobiernos pensaban que acabarían con la palabra del general Zapata, nos dirigimos con respeto a los pueblos de este país y a los pueblos del mundo para llamarlos a escucharnos y a sumar los caminos que tienen un mismo horizonte, abajo y a la izquierda.

Hoy la lucha de los pueblos originarios se hace fuerte con la palabra y organización de las mujeres que muestran al mundo rumbos profundos, tejen con dignidad los caminos de libertad y sin pedir permiso abren los caminos que el patriarcado capital les niega y destruye.

Reconocemos la traición descarada del mal gobierno federal, del que no aceptamos sus cínicas mentiras, que lo descubren ante quienes le creyeron, ante quienes pensaron que con la mentira llamada “elección histórica” o “cuarta transformación”, o como quiera nombrarse, se pararía el despojo, la corrupción que hace al Estado un  vulgar ratero de lo que es de todos, que cumpliría su palabra con los maestros y maestras en lucha, para quienes pensaron que se acabaría la pesadilla militar, para quienes pensaron que se defendería alguna soberanía nacional.

En cambio, mandando y poniendo a los pueblos una pistola en la cabeza nos quieren imponer un reordenamiento capitalista al servicio del gran poderío estadounidense en el istmo, ofreciéndole los minerales, el agua, la tierra. Promete a los depredadores de la medre tierra, respetarles concesiones y permisos obtenidos con la más sucia corrupción. Ofrece a los extranjeros dueños de la economía turística el desmantelamiento de la propiedad social en la península de Yucatán. Garantiza al gran capital el funcionamiento de la termoeléctrica en Huexca, Morelos, a pesar de la vida de los pueblos del volcán.

A cien años del asesinato del compañero general Emiliano Zapata nos declaramos en alerta ante la urgencia con la que las empresas y los mercenarios en los que se respaldan y que están tanto en el gobierno como en los cárteles de la delincuencia organizada, de una forma salvaje y letal están apropiándose de nuestros territorios, parándose sobre la destrucción que han dejado no solo en nuestro país, sino en el mundo.

Es ese gobierno neoliberal, que muchos pensaron que era de izquierda, el que no solo declaró la guerra a nuestros pueblos, sino que es parte de la guerra contra la humanidad, esa  que no da tregua a la vida porque no representaría ganancias.

La guerra invade todos los rincones y toma muchas formas para poder sacar la última gota de vida a la madre tierra, los capitalistas se aprestan a posesionarse de la vida, porque ellos saben que se está acabando y si la vida se agota, como cualquier mercancía en el mercado, deja mayores ganancias.

Hoy, hermanas y hermanos de muchos países llegan en multitudes buscando refugio de la tragedia en la que el poder del dinero convirtió su casa, sus comunidades, sus ciudades. Buscan refugio de las guerras que hicieron de sus geografías espacios inhabitables.

Al compañero general Emiliano Zapata y al compañero Samir Flores les decimos que sus semillas de libertad, democracia y justicia, nacen y crecen en cada rincón donde nombramos la vida, donde les nombramos con la resistencia de los pueblos que apostamos a un nuevo mundo.

 

Desde Chinameca, Morelos, a 10 de abril de 2019

Por la reconstitución Integral de Nuestros Pueblos

Nunca Más un México sin Nosotros

Congreso Nacional Indígena

Concejo Indígena de Gobierno

Mensaje del EZLN en los 100 años del asesinato del General Emiliano Zapata

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

Abril del 2019.

A los familiares y amistades de Samir Flores Soberanes:

A la Asamblea de la Resistencia de Amilcingo:

Al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos-Puebla-Tlaxcala:

Al Congreso Nacional Indígena:

Al Concejo Indígena de Gobierno:

A la Sexta nacional e internacional:

A las Redes de Apoyo al CIG y Redes en Resistencia y Rebeldía:

A quienes luchan contra el sistema capitalista:

Hermanas y hermanos:

Compañeros y compañeras:

  Les escribe el Subcomandante Insurgente Moisés a nombre de las mujeres, hombres, niños y ancianos zapatistas. La palabra que les mandamos es colectiva y me toca a mí, como vocero del EZLN, escribirla.

  Por lo mismo, desde las montañas del sureste mexicano llega hoy a las dignas tierras de Emiliano Zapata y sus sucesores -como lo fue y es Samir Flores Soberanes, nuestro hermano y compañero de lucha en defensa de la vida-, el abrazo que no es sólo mío sino de todos los pueblos zapatistas de tzotziles, choles, tojolabes, zoques, mames, mestizos y tzeltales.

  Recíbanlo, hermanas y hermanos, porque es un abrazo que les damos nosotras, nosotros, zapatistas del EZLN, porque les respetamos y admiramos.

  No hemos podido estar presentes junto a ustedes, que es lo que hubiéramos querido. La razón es muy sencilla y tiene la bandera del mal gobierno. Porque en nuestras montañas y valles ha aumentado la presencia militar, policíaca, paramilitar, y de espías, orejas e informantes. Han reaparecido los sobrevuelos de aviones y helicópteros militares, así como de vehículos artillados, como en los tiempos de Carlos Salinas de Gortari; de Ernesto Zedillo Ponce de León, tutor político del actual titular del poder Ejecutivo; de Vicente Fox Quesada luego de la traición de los Acuerdos de San Andrés; del psicópata Felipe Calderón Hinojosa; y del ladrón de corbata y copete Enrique Peña Nieto. Lo mismo, pero ahora con más frecuencia y mayor agresividad.

  Y los patrullajes y sobrevuelos no siguen las rutas del narcotráfico, ni las de las agobiadas caravanas de las hermanas y hermanos migrantes que huyen de una guerra que se niega a decir su nombre… para entrar a otra que se esconde detrás de un ejecutivo federal parlanchín y pendenciero. No, esa amenaza de muerte recorre por aire y tierra las comunidades indígenas que han decidido mantenerse en resistencia y rebeldía para defender la tierra, porque en ella está la vida.

  Ahora, además, miembros del Ejército Federal y Fuerza Aérea se adentran en las montañas y aparecen en las comunidades diciendo que viene la guerra y que sólo están esperando órdenes de “mero arriba”. Y algunos se hacen pasar por lo que no son ni nunca serán, según esto para conocer los supuestos “planes militares” del EZLN. Tal vez ignorando que el EZLN dice lo que hace y hace lo que dice… o tal vez porque el plan es montar una provocación y luego culpar al EZLN. El mismo método de Ernesto Zedillo Ponce de León, y de su lacayo Esteban Moctezuma Barragán, hoy encargado de emboscar al magisterio democrático.

  En realidad, en todo eso, el mal gobierno actual es como sus antecesores. Pero cambia ahora la justificación: hoy la persecución, acoso y ataque a nuestras comunidades es “por el bien de todos” y se hace bajo la bandera de la supuesta “IV Transformación”.

  Pero no es de esto que les queríamos hablar. Después de todo cualquier denuncia es luego desacreditada porque, según el Poder Ejecutivo Federal, la realidad está en la categoría de “radical de izquierda conservadora”, que quiere decir que cualquiera que no tenga paga y critique al supremo gobierno, ni siquiera alcanza a ser “fifí”; será eso o la ocurrencia que se dé en las mañaneras y que luego sea festinada por sus huestes en las redes sociales que son “modernas” sólo porque su fanatismo es digital, pero tienen los mismos argumentos de quienes han aplaudido y aplauden los excesos de las tiranías que en el mundo han sido, y a quienes se podrían repetir las palabras de Emiliano Zapata Salazar: “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.

  De lo que en estas tierras chiapanecas pasa, pues es más de lo mismo que hemos padecido desde hace ya más de 25 años. Y repetimos lo que antes señalamos: allá arriba son lo mismo… y son los mismos. Y la realidad les quita el maquillaje con el que quieren simular un cambio.

Hermanas y hermanos:

Compañeros y compañeras:

  Lo que queremos decirles, señalarles, es lo grande de su resistencia.

  No sólo por el símbolo de levantarla cuando los de arriba celebran una traición: la que asesinó a un individuo de nombre Emiliano Zapata Salazar; y que fracasó en detener una causa, la que hoy pervive en muchas siglas en todo el territorio de esto que todavía llamamos México: el zapatismo.

  Su causa de ustedes es inspiradora para cualquier persona honesta en el mundo, porque su lucha es por la vida. No es una apuesta por dinero, puestos, regalos. Es para las generaciones que no vendrán si triunfa la soberbia del Mandón y son destruidas las comunidades.

  Por eso su lucha no sólo merece ser saludada y apoyada, también debiera ser replicada en todos los rincones del planeta donde, bajo la bandera de los supuestos “orden y progreso”, se destruye la naturaleza y a quienes la habitan.

  Hay veces que las causas se concretan en una persona, hombre, mujer u otroa. Y entonces esa causa tiene nombre, apellido, lugar de nacimiento, familia, comunidad, historia. Como en Emiliano Zapata Salazar, también es el caso del hermano y compañero Samir Flores Soberanes, a quien quisieron comprar, a quien quisieron rendir, a quien quisieron convencer de dejar sus ideales. Y él no se dejó, por eso lo asesinaron. Porque no se vendió, porque no se rindió y porque no claudicó.

  Quienes se sintieron aliviados por su asesinato y luego realizaron una supuesta “consulta” para burlarse así de la tragedia, pensaron que ahí terminaba todo; que la resistencia en contra de un megaproyecto, criminal como todos los megaproyectos, se apagaría junto con las lágrimas que arrancó la ausencia del hermano y compañero.

  Se equivocaron, como se equivocaron Carranza y Guajardo cuando creyeron que Zapata acababa en Chinameca.

  Como se equivoca el actual ejecutivo federal cuando, alardeando su ignorancia sobre la historia y cultura del país que dice “mandar” (su libro de cabecera no es “Quién gobierna”, sino “Quien manda”), pretende amistar a Francisco I. Madero con Emiliano Zapata Salazar. Porque, así como Madero quiso comprar a Zapata, el mal gobierno quiso comprar a Samir, y a los pueblos que resisten, con apoyos, proyectos y demás mentiras.

  Los pueblos y Samir respondieron con su empeño de resistencia, algo que enorgullecería al Emiliano Zapata que señalaba que no se le compraba con oro y que aquí (en las tierras de Morelos) todavía había y hay hombres -nosotros agregamos “y mujeres y otroas”- con vergüenza.

  La ignorancia y la soberbia que le dan identidad al actual jefe del mal gobierno, tampoco son nuevas. Como no es nuevo que tenga una corte de aduladores. Un grupo de sinvergüenzas que acomodan la historia al contentillo del tirano y lo presentan como la culminación de los tiempos. Y le aplauden y repiten, con una lambisconería sin recato, cuanta tontería sale de su cabeza. Él decreta que se acabó el neoliberalismo, y su corte acomoda cifras, hechos, proyectos para ocultarlos detrás del escenario de la autodenominada “Cuarta Transformación”, que no es sino la continuación y profundización de la etapa más brutal y sanguinaria del sistema capitalista.

  Pero, además, el grupo de aduladores que el tirano convoca, se completa con lacayos de todo tipo y condición, quienes se desviven, y matan, para cumplir los deseos manifiestos o supuestos del capataz en turno.

  Por eso el titular del ejecutivo no necesita ordenar que se asesine, desaparezca, denigre, calumnie, encarcele, despida, destierre a quien no le rinde adoración.

  Basta que en el templete o en los medios de comunicación o en las redes sociales, ejerza lo que él llama “derecho de réplica”, para que los lacayos vean la forma de cumplir los deseos de su amo y señor.

  Pero todos los tiranos temen cuando se levanta una causa que, como la de ustedes -que es la nuestra-, es justa y humana.

  Piensan que asesinando a líderes y a rostros visibles, las causas mueren junto con ellos.

  No sabemos quienes asesinaron al compañero Samir. Sabemos quien lo señaló. Quien, con voz chillona e histérica, lo marcó para que luego sicarios, ansiosos por agradar al jefe de las fuerzas armadas federales, cumplieran la sentencia dada en el templete convertido en tribunal.

  No hubo “derecho de réplica” para Samir Flores Soberanes, ni lo hay para los pueblos que resisten contra el proyecto de muerte llamado “Proyecto Integral Morelos”, megaproyecto que sólo significará ganancias para grandes capitalistas cuyas sedes están en Italia y en la España a la que se le demanda pedir perdón por la conquista que inició hace 500 años y que ahora el mal gobierno continúa.

  Todo esto ya lo saben ustedes, hermanas, hermanos, compañeros, compañeras. Pero lo repetimos por el coraje y la rabia que nos dan el asesinato de Samir y la soberbia de quien allá arriba cree que manda y ni siquiera gobierna.

  Nos da rabia y coraje que para los de abajo sólo se ofrezca el desprecio de las limosnas disfrazadas de programas asistenciales o las amenazas por no doblegarse; y que para los de arriba, que son quienes luego traicionarán a quien hoy acarician, haya sonrisas, brindis y declaraciones tranquilizadoras.

Compañeros y compañeras:

Hermanas y hermanos:

  Sabemos también que éste, como los anteriores malos gobiernos, quiere secuestrar la imagen de Emiliano Zapata Salazar para que, con su muerte, muera también la defensa de la tierra, que es como nosotros, los pueblos originarios, llamamos a la vida.

  Y sabemos lo más importante, lo que en verdad cuenta: los pueblos originarios seguiremos en la rebeldía y la resistencia.

  No importa que nos llamen “conservadores”, o, como hace 100 años a los zapatistas del Ejército Libertador del Sur, “bandidos”.

  Como sus anteriores, el mal gobierno actual y sus lacayos “modernos” pueden decirnos lo que les venga en gana.

  Nuestra palabra y silencio son más grandes que sus grititos histéricos.

  La lucha zapatista pervivirá, los pueblos originarios pervivirán.

  En las ciudades y los campos de todo el planeta se levanta también la lucha de grupos, colectivos y organizaciones de mujeres, colonos, artistas, jóvenes, científicos, trabajadores, empleados, maestros, estudiantes, otroas.

  No importa su tamaño, sino su decisión. Con todos ellos, ellas, elloas, con respeto y solidaridad, se habrá de levantar una red mundial de rebeldía y resistencia contra la guerra que, si el capitalismo triunfa, significará la destrucción del planeta.

  Vendrán y se irán malos gobiernos, pero el color de la tierra persistirá y con él todos los colores de quienes en el mundo se niegan a la resignación y el cinismo, quienes no olvidan y no perdonan, quienes llevan la cuenta de agravios, encierros, desapariciones, muertes, olvidos.

  En ese pensamiento y ese corazón colectivos, renacerá el mundo que hoy agoniza.

  Los tiranos de todos los colores se derrumbarán junto al sistema al que sirven.

  Y para el mundo habrá al fin vida, como debe ser la vida, es decir, libre.

  Mientras llega ese momento, no dejaremos de traer a cada uno de nuestros días, la vida de lucha de Emiliano Zapata Salazar y de Samir Flores Soberanes.

  Y en nuestra lucha cotidiana, se hará verdad el grito que hoy es nuestra bandera: Zapata y Samir viven, y la lucha sigue por…

¡TIERRA Y LIBERTAD!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Moisés.

México, abril del 2019.

Reporte desde Amilcingo, Morelos

¡Comunistas Presentes! 

Reporte desde Amilcingo, Morelos

Con la participación de cerca de mil delegados y representantes de más de 100 pueblos, comunidades, colectivos y organizaciones, provenientes de 25 estados del país, ayer 9 de abril se celebró la Asamblea Nacional de los pueblos y comunidades indígenas del CNI-CIG y las organizaciones, colectivos, adherentes a la Sexta, redes de apoyo al CIG y las organizaciones que luchan y se organizan contra el capitalismo, en la comunidad indígena de Amilcingo, municipio de Temoac, Morelos.

El Partido de los Comunistas participó en dicha Asamblea, representado por el Secretario General del Comité Central, Luis Alfonso Vargas Silva, y la camarada Tonantzin Medina Romo, miembro del Comité Central.

Los asambleístas coincidimos en el análisis y caracterización de la actual situación de México, en la que la nueva administración federal continúa la política neoliberal de despojo y destrucción de nuestro territorio, en perjuicio de la Nación y de la mayoría de los mexicanos, principalmente de los pueblos indígenas.

Consideramos que la creación de la Guardia Nacional significa la militarización de las labores de seguridad pública, con la que realmente pretenden detener la creciente resistencia y rebeldía de nuestros pueblos y de los trabajadores.

Sostenemos que México se convierte aceleradamente en la nueva frontera de EUA, en un muro de megaproyectos que impiden el paso de personas migrantes en busca de mejores condiciones de vida y de sus familias.

“Mandar obedeciendo… al capital, pareciera ser la verdadera consigna de la nueva administración. Pues mientras los de arriba mantienen sus privilegios, para quienes abajo resistimos continúa el desprecio, la represión, el olvido y la muerte.”

En ese contexto nacional, en la Asamblea compartimos nuestras formas organizativas y de lucha contra el capitalismo, de las que destaca que los trabajadores y trabajadoras se organizan y estallan huelgas para exigir mejores salarios y mejores derechos laborales.

Que las mujeres, hartas de violencia y de tanta muerte, se organizan y gritan ya basta, que hace temblar todo.

Que ante la incapacidad del Estado, las madres y familiares con hijos e hijas desaparecidas, escarban con sus propias manos para buscar los restos de sus seres queridos.

Que los padres y madres de Ayotzinapa, con su digna lucha, sortean obstáculos y dejan claro: nada por sobre la vida de sus hijos.

Que los y las sin techo reconstruyen sus hogares, destruidos por los sismos, luchando contra la complicidad de los gobiernos con las mafias inmobiliarias.

Para concluir la discusión, en la Asamblea acordamos el siguiente plan de acción:

1.- Declararnos en emergencia nacional ante cualquier intento de imposición de megaproyectos, consultas que atenten contra la autodeterminación de los pueblos, y frente a la criminalización y violencia contra todas y todos aquellos quienes luchan.

2.- Originar y continuar un proceso organizativo que permita tejer y articular las distintas expresiones de luchas, resistencias y rebeldías en el ámbito local, regional y nacional. 

Establecer asambleas o encuentros regionales o sectoriales que posibiliten este proceso organizativo.

3.- Encontrarnos en una Segunda Asamblea Nacional de pueblos y comunidades indígenas del CNI-CIG y organizaciones sociales que luchan y se organizan contra el capitalismo en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

4.- Llamamos a sumarnos y fortalecer las actividades programadas por las distintas organizaciones en resistencia y rebeldía:

- A la movilización en las instalaciones de la CFE el próximo jueves 11 de abril en rechazo a la termoeléctrica, para exigir al gobierno la solución integral al conflicto del SME y por la libertad sindical.

- Movilización el 24 de abril para denunciar los asesinatos extrajudiciales ejecutados en la comunidad de Arantepecua, Michoacán.

- Caravana anticapitalista en solidaridad con el movimiento obrero 20/32, de CDMX a Matamoros que saldrá el 28 de abril.

- Movilizaciones el 1ro de mayo.

- Acción global el 20 Mayo, al cumplirse 3 meses del asesinato de Samir Flores, con el hashtag #NoAlSilencio.

- Jornada global por los detenidos y los desaparecidos el 28 de Mayo.

La Asamblea concluyó en un gran ambiente, fraternal y unitario, que presagia su desarrollo y crecimiento, por lo que los comunistas debemos aportar nuestro esfuerzo y opiniones, cumpliendo también el plan de acción aprobado.

Morelos Abril 2019

Suscribirse a este canal RSS