Menu

Homenaje a Martí en Nuevo León

  • Escrito por 
Homenaje a Martí en Nuevo León

MENSAJE DE LOS MILITANTES DEL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS EN NUEVO LEON, EN EL165 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DE JOSE MARTI.

28 ENERO 2018

 

Buenas tardes compañeros.

Estamos aquí reunidos para recordar el 165 Aniversario de José Martí.

De aquel José Martí que cabalgó y cayó en combate hace más de un siglo luchando por la Independencia, la Justicia  y la Libertad en Cuba.

Y lo recordamos porque su vida y obra siguen vigentes entre nosotros, cubanos, mexicanos y el resto del mundo donde se lucha por una sociedad mejor para todos. Y porque seguirá siendo un referente para las futuras generaciones.

Martí fue multifacético. Poeta, periodista, escritor, líder, combatiente, organizador. Un hombre de una cultura tan vasta, que escribió de todo, que siempre supo orientar a los luchadores por la Independencia de Cuba, y que fue congruente.

Martí fue el autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada. Fue el maestro del que se nutrió nuestro inmortal Comandante en Jefe, Fidel Castro.

Y ¿cómo podría haber sido de otra forma?

Martí desde el primer momento decidió echar su suerte con los pobres de la tierra. Nos enseñó que donde la maldad imperaba, era necesario transformar esa realidad. “Haga cada uno su parte de deber, y nada podrá vencernos”, decía.

Por eso, Fidel estudiando a Martí, encontró la guía certera, para ser revolucionario y liberar al pueblo cubano, de la miseria en que los tenia hundido el capitalismo.

De Martí, Fidel aprendió lo que era la audacia, lo que era desarrollar la inteligencia, el valor, la bondad, la humildad, la ética, entendiendo a ésta como aquello que le da sentido a la vida, pero buscando el bienestar y la felicidad del pueblo.

Con todas esas virtudes, Martí nos enseña el camino para formar al hombre nuevo, ése del que hablaba el Che.

Hoy estamos aquí, al lado de Martí quien nos señala con ojo avizor, que hallá, en el Norte cruel y brutal, existe la amenaza del imperialismo norteamericano, que pretende aun, no solo apoderarse de Cuba, sino del mundo entero.  Un mundo donde los pueblos nos negamos a ser sometidos, luchando desde las trincheras de ideas que Martí nos enseñó que valen más que las de piedra.

Compañeros cubanos, estimado Cónsul:

Aquí estamos, al lado de Su Apóstol, de Nuestro Apóstol, de Su Maestro, de Nuestro Maestro.

¡Que Vivan Martí y Fidel!

¡Que Vivan Cuba y México!

volver arriba