Menu

El IMSS no debe fusionarse con el Seguro Universal

  • Escrito por 
El IMSS no debe fusionarse con el Seguro Universal

Nuestros fondos para el retiro no son para invertirlos ni dilapidarlos, cada peso debe estar respaldado por oro como divisa, nos oponemos a que se inviertan nuestros fondos en obras suntuosas que tienen como fin el lucro y el enriquecimiento de los magnates nacionales e internacionales, y mucho menos que esas inversiones se hagan a nuestras espaldas como la inversión de 13 mil quinientos millones de pesos que se invierten en el aeropuerto de la ciudad de México mediante las afores.”

El Seguro Universal es una trampa para despojar a la clase obrera de un patrimonio que ha creado mediante la lucha social y que económicamente le pertenece,  que es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cuyos antecedentes parten del periodo revolucionario de los Generales que dirigieron a la nación mexicana después  de la lucha armada (1913-1917) y la promulgación de la Constitución de la República de 1917. Donde en la fracción XXIX del artículo 123, queda explicito como necesidad primordial para la clase obrera, el seguro social obrero. Es a partir de 1921 con el General Álvaro Obregón que inicia la gestión mediante iniciativas y reformas, hasta llegar a 1931 donde se promulga la Ley Federal del Trabajo. Ya iniciada la industrialización del país mediante el impulso y desarrollo de las fuerzas productivas que desarrolló la Revolución. En 1934 el General Lázaro Cárdenas del Río como candidato a la Presidencia de la República hizo suya la demanda obrera de la creación del seguro social, que tuvo un gran impulso y después del reparto agrario y la expropiación petrolera, esa demanda la llevó a cabo el General Manuel Ávila Camacho, que como Presidente de México la promulgó el 19 de Enero de 1943.

El seguro social obrero siempre encontró la oposición del sector empresarial y de las fuerzas reaccionarias y de derecha que también estaban en oposición a la Constitución de 1917, y fue hasta la expropiación petrolera que impulsó el movimiento obrero, que cambió drásticamente la correlación de fuerzas, luego con las nacionalizaciones de la industria estratégica para el desarrollo, el estado se convierte en patrón, y  en el tutelar de los derechos de los trabajadores. Así el IMSS fue creando su patrimonio propio, y aunque el órgano de gobierno del IMSS es tripartita, (Estado, patrones y obreros), es la clase obrera la que ha generado la riqueza con que cuenta esa institución, pues las aportaciones del patrón son deducibles de impuestos, aparte de cargarlas al coste de la producción e incrementarlas a las mercancías. El estado neoliberal actual ha dejado de ser el tutelar de los derechos de los trabajadores, para convertirse en el tutelar de los derechos de los monopolios globales y de las privatizaciones. Esto cambia drásticamente la correlación de fuerzas y a la clase obrera la pone en una situación de defensa de sus derechos.

La clase obrera fabril que en la actualidad es el 20% de la población económicamente activa (PEA), que se encuentra afiliada al IMSS, ha contribuido a acrecentar los ingresos del IMSS de manera ascendente en la actual administración federal, del 2012 al 2016 han pasado de 224.9 mil millones de pesos a 268.8 mil millones de pesos, 18.4% de aumento en los ingresos, alcanzando un superávit de ocho mil millones de pesos. El gasto por pensiones en el IMSS asciende a un monto de 105 mil millones de pesos, donde un millón cuarenta y siete mil pensionados reciben entre 1,794 pesos y 3,589 pesos al mes, veinticuatro mil setenta y seis pensionados reciben más de 70 mil pesos al mes y  solo 6,019 pensionados reciben más de 80 mil pesos al mes. Esto convierte a los pensionados de México en los más mal retribuidos económicamente entre los países que pertenecen a la OMC.

Otro de los rublos que aportan los trabajadores afiliados al IMSS es el (Subcuenta para Retiro, Cesantía y Vejez) RCV e INFONAVIT, que son los dos bienes patrimoniales de la Nación y que ingresa al año más de 200 mil millones de pesos. Con estas cifras de entrada nos podemos dar cuenta de que como trabajadores afiliados al IMSS merecemos mejor atención médica, mejores pensiones, mejores instalaciones y sobretodo que nuestras aportaciones tengan el destino para lo que fueron creadas.

Nuestros fondos para el retiro no son para invertirlos ni dilapidarlos, cada peso debe estar respaldado por oro como divisa, nos oponemos a que se inviertan nuestros fondos en obras suntuosas que tienen como fin el lucro y el enriquecimiento de los magnates nacionales e internacionales, y mucho menos que esas inversiones se hagan a nuestras espaldas como la inversión de 13 mil quinientos millones de pesos que se invierten en el aeropuerto de la ciudad de México mediante las afores.

El Seguro Universal que propone el gobierno es para privatizar la Seguridad Social, e inicia su plan con el despojo a la clase obrera de un patrimonio que le pertenece como es el IMSS que le ha  costado sangre y como ejemplo están los Mártires de Cananea, Río Blanco, y los precursores de los derechos de la clase obrera como los hermanos Flores Magón.

El seguro Universal de llevarse a cabo, atentaría contra la salud de las familias obreras y de las y los pensionadas, ya que tienen los perversos planes de retirar los medicamentos a las enfermedades “crónico degenerativas” como la diabetes, cáncer, hipertensión arterial, las cirugías tendrán un costo, al igual que las diálisis, y solo tendrás derecho a la consulta como atención médica y solo recibirles medicamentos para lo básico.

Ha llegado la hora de detener a estos fascistas que ocupan ilegítimamente el gobierno.

Ha llegado la hora de luchar por el rescate de la Nación y liberar al pueblo de esta tiranía gobernante.

Ha llegado la hora de universalizar la lucha de todos los trabajadores de la nación Mexicana

Hacemos un llamado fraternal a los trabajadores del ISSSTE, a que no permitan el Seguro Universal.

Convocamos a toda la clase obrera organizada en sindicatos y no organizada, a los pensionados, a todos los trabajadores de la ciudad y del campo, a crear asambleas populares en todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, y en el mes de agosto llevar a cabo la Primer Convención Obrera Contra la Privatización de la Seguridad Social.

P R O L E T A R I O S   D E   T O D O S   L O S   P A Í S E S   ¡U N Í O S!

Por.- Fernando Acosta Esquivel. Numero de afiliación al IMSS 0366 51 4188

volver arriba