Menu

El marxismo una concepción viva de la naturaleza, la vida y la sociedad.

  • Escrito por 
El marxismo una concepción viva de la naturaleza, la vida y la sociedad.

   “Comprender cabalmente la unidad del

                                                                                                  método y el contenido en Marx,

                                                                                                       es lo que nos permite, junto con él,

                                                                                                       ir más allá de la explicación de la  

                                                                                                    realidad, y actuar intencionadamente                                                                                                                 

                                                                                                    en su transformación.”

(“Doscientos Años De Lucha.” Autor: Jesús Pastor García  Brigos

 | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

4 de mayo de 2018 20:05:53)

 

En la etapa actual del sistema capitalista, cuando éste vive una gran crisis estructural general, que tiene a la humanidad al borde de su extinción, por la gravedad con que se han agudizado sus contradicciones propias de su naturaleza y que ha generado nuevas, especialmente en contra de la naturaleza, que están provocando la destrucción de la misma; se han profundizado otras como la dependencia económica de los países subdesarrollados, los cuales están condenados a proveer su fuerza de trabajo y sus recursos naturales, que tienen a la mayoría del mundo en una miseria y hambre jamás vista en el capitalismo. Razón por la cual este sistema ya no representa una alternativa para la humanidad. 

Ante esta realidad, los comunistas y revolucionarios de México y el mundo, tenemos la imperiosa necesidad de  estudiar, conocer, comprender y aplicar la ciencia del marxismo o sea el MÉTODO DIALÉCTICO, que nos permite comprender científicamente la esencia de la naturaleza, el ser humano, y la sociedad, como un todo interrelacionado en constante movimiento, que puede ser avanzando, o incluso retrocediendo, siempre de forma contradictoria. 

El marxismo-leninismo nos permite analizar correctamente la realidad, pero no para ufanarnos del conocimiento, sino para que actuemos, sobre el sistema de contradicciones, procurando siempre actuar sobre la contradicción fundamental (socialización de la producción vs apropiación privada de la riqueza) que lleva a la mayor concentración de la riqueza vs. Incremento de la miseria. Para esto tenemos que conocer a fondo las entrañas del sistema. 

Derivado de esta contradicción fundamental, se erige la contradicción principal, burguesía vs. Proletariado, centralmente la clase obrera. Alrededor de estas contradicciones, se mueve todo un sistema de contradicciones secundarias, que no por ser secundarias, dejan de ser importantes y se tienen que estudiar y dimensionar correctamente, que en ocasiones, pueden ocultar las otras dos contradicciones. 

Como ejemplo tenemos la lucha electoral que estamos presenciando  actualmente, en donde, si bien se expresan las dos anteriormente señaladas, el pueblo y los trabajadores, piensan, que los enemigos a  vencer son tal o cual candidato o partido político, que están luchando solamente por el control del gobierno, sin tomar el poder, creyendo que es la única vía de lucha, con conciencia política solamente electoral, de igual manera con formas organizativas dentro de las reglas electorales. 

La ideología de la clase dominante durante años nos ha llevado al apoliticismo, individualismo, a la apatía, diciéndonos que la política es sucia, que está podrida, que solamente la deben hacer los ”políticos” (imagínense a Carmen Salinas entre otros) dentro del cauce de los partidos  oficialmente registrados ante los órganos control del Estado (INE), en realidad no existe la democracia verdadera, pues el pueblo no gobierna, lo hacen estos “políticos”, a los que erróneamente llaman “clase política”, para ocultar a la verdadera clase dominante que tienen el poder económico, política y social; son quienes controlan el Estado. 

Por todo lo anteriormente señalado, es que nuestro pueblo aún cree en las elecciones representativas controladas por el Estado y la clase dominante. Nuestro pueblo aún no toma conciencia de que existe LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, donde el pueblo tiene que participar en la solución de los grandes problemas nacionales, esto solamente será posible con conciencia de clase y una organización política de clase. 

De igual forma se tiene que debatir dentro de la clase obrera y de otros sectores (que no son una clase social) llamados “emergentes” como construir la unidad para un cambio que abra el paso a la construcción de otra sociedad, donde ya no domine la burguesía nacional e internacional y se acabe con el imperialismo. 

El Comandante Fidel Castro, señaló con toda precisión, que ésta es la época de la lucha de las ideas, lo que significa: que con la utilización del método científico del Marxismo-Leninismo podemos correctamente conocer la realidad y podemos establecer la Estrategia y Tácticas revolucionarias que abanderen a los trabajadores y pueblo en general. 

Que se destierre de la conciencia política de los trabajadores y pueblo en general, las falsas ideas sectarias, oportunistas, revisionistas, diversionistas, anarquistas entre otras que tanto daño están haciendo al movimiento revolucionario, mediante un debate de nivel, con argumentos, sin descalificaciones, sin cultos a la personalidad, tratándonos como iguales. 

Como correctamente señala  Jesús Pastor García  Brigos autor del artículo “Doscientos Años de Lucha”: “No es suficiente plantear que lo que ha resistido el paso del tiempo en la obra de Marx es su método. Separar el contenido de la forma es una defensa poco «marxista» de Marx. Cierto es que nos brinda un método, un enfoque consecuentemente materialista y dialéctico de la realidad en su contradictorio desenvolvimiento. Pero precisamente comprender cabalmente la unidad del método y el contenido en Marx, es lo que nos permite, junto con él, ir más allá de la explicación de la realidad, y actuar intencionadamente en su transformación.” 

Como se señala, el Marxismo-Leninismo, esta concepción científica y revolucionaria, no es un dogma ni un catecismo religioso, es una guía para la acción, requiere que se le trate con respeto y no lo reciten como acto de fe, ni que se le memorice para “apantallar”, requiere de una estudio responsable y disciplinado, para actuar y transformar la realidad, como finalmente menciona Jesús Pastor García Brigos autor del artículo “Doscientos Años de Lucha”: “La obra de Marx se mantiene como un sistema vivo, en permanente enriquecimiento, para la comprensión y la transformación de la realidad. Se desarrolla sobre la base de la interacción entre los seres humanos y la naturaleza, en su práctica transformadora cotidiana. Una obra que se enriquece con los resultados de la apropiación humana de la realidad, en específico mediante el proceso del conocimiento científico, y seguirá siendo fundamento indispensable para responder a todos los retos de la contemporaneidad.” 

CÉLULA CIUDAD DE MÉXICO.

Mayo 2018

volver arriba