Menu

Mega fraude con beca progreso en Baja California

  • Escrito por 
Mega fraude con beca progreso en Baja California

Reforma educativa es una farsa” 

Por. Profa. Tonantzin Medina Romo

No cabe duda que cuando se echa a andar uno de los escasos programas loables del Gobierno, éste, al final de cuentas, llega a perder su rumbo a causa de la desmesurada avaricia y rapacidad de los Gobiernos corruptos que existen en nuestro país.

En Baja California, en el año 2008, se creo un programa denominado BECA PROGRESO, constituido a través de un fideicomiso público, el cual tenía como objetivo contribuir con la comunidad escolar para la operación, el mantenimiento y la mejora de las escuelas en Baja California mediante la entrega individualizada de recursos públicos estatales en un esquema de autogestión y participación social en el manejo transparentes de los mismos.

Desde su creación en el año 2008 se invirtieron más de dos mil doscientos millones de pesos y en el año 2015 el apoyo registró una suma de trescientos sesenta millones de pesos destinados para solventar los gastos de mantenimiento e insumos en las escuelas.

Todos esos recursos económicos eran manejados directamente por la Asociación de Padres de Familia, el Director del Plantel Educativo y un representante de la Comunidad donde se enclava el Centro Educativo. Todo mediante un mecanismo transparente y bien cimentado.

Desde la llegada del actual gobernador del Estado, Francisco “Kiko” Vega de Lamadrid, en noviembre de 2013, vio al Programa como su caja chica, al grado de dejarla sin fondos suficientes para que las escuelas pudieran solventar sus necesidades más elementales como lo son el agua potable y los artículos de aseo. En el ciclo escolar 2015-2016 cambiaron radicalmente la forma de operación del Programa de Beca Progreso. El Sistema Educativo de Baja California decidió radicalmente que a partir de entonces ellos manejarían todos los recursos, comprarían lo que las escuelas, a su consideración, necesiten y contratarían directamente a empresas para rehabilitación y/o construcción de los espacios escolares. Es así que llegamos al grado de cambiar una taza de sanitario que en el mercado tiene un consto máximo de mil doscientos pesos a firmarles un documento donde la taza de sanitario puede llegar a costar hasta quince mil pesos. Por ende los recursos económicos asignados para las escuelas se vieron seriamente afectados y disminuidos.

A partir del ciclo escolar 2016-2017 le cambiaron el nombre al programa, hoy se llama PROGRAMA INSUMOS Y MANTENIMIENTO PARA EL MEJORAMIENTO DEL ENTORNO EDUCATIVO (PIMMEE) y, como era esperado, la forma de operación, donde las escuelas, que anteriormente eran las rectoras del financiamiento, ahora son simple espectadoras de los desvíos de los recursos que legalmente les corresponde. Ya pasó a la historia la esperanza de llegar a tener escuelas de mejor nivel educativo, en lo referente a infraestructura, mobiliario y tecnologías. Y así, con esas acciones del propio gobierno, dicen que la Reforma Educativa va para adelante. Que pena, no cabe duda, TODO ES UNA FARSA.

volver arriba