Menu

EL LARGO Y DIFÍCIL CAMINO DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA

  • Escrito por 
EL LARGO Y DIFÍCIL CAMINO DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA

EL LARGO Y DIFÍCIL CAMINO DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA

Por: Salvador Castañeda O´Connor

Algunas reflexiones sobre la actual coyuntura electoral

1

 En primera instancia el fraude electoral y sus consecuencias violentas deben ser evitados. Excluyendo precisamente la presión y el chantaje sobre los electores Y la compra de votos. Archivando todo el catálogo de trapacerías y maniobras sucias que se han utilizado en el pasado para alterar los resultados de la elección;  y  que, finalmente, se cuenten correctamente los votos, reconociendo  el triunfo sin regateos, de quien obtenga la mayoría de los sufragios.

En segunda instancia el supuesto triunfador debe reconocer que  obtuvo solamente el encargo de organizar una contienda verdaderamente política y no de carnaval, apenas adornada con fotos de muchachas bonitas; y, sustentada, en frases vacías y ridículas.

Esa conducta honesta nos daría una  tregua pacifica y constructiva a todos, que debiera aprovecharse para poner a debate, mediante una confrontación civilizada, las tesis y los programas de las clases sociales en pugna, para luego  convocar a una nueva elección, donde los partidos y los candidatos representen de manera autentica los intereses de una determinada clase social o sector de la misma, y no haya ninguna confusión respecto  al proyecto de país que postulan; respecto a lo que debe permanecer y  a lo que debe ser cambiado.

Si el posible triunfador no ve de se modo el escenario futuro de nuestra democracia, no valdría la pena votar en su favor, porque Él mismo, seria el fraude.

2

Si el triunfador legitimo entiende que su función principal es conducir  el tránsito a la democracia, como lo hizo en España el presidente Adolfo Suárez, quien  fue una figura clave de la transición, donde se dejó atrás el régimen dictatorial del general Franco y se pasó a formar un sistema democrático, se va a topar con los siguientes problemas:.

a)       El Estado nación ha desaparecido.

b)       La república representativa no funciona.

c)       Lo que existe es una especie de virreinato que espera permanentemente instrucciones del imperio

Por todo ello  resulta imprescindible restaurar el derecho de la Nación a auto determinarse; recuperar la independencia nacional: reivindicar la soberanía y el patrimonio de que la nación ha sido despojada.

A partir del trazo de los objetivos que es necesario alcanzar para garantizar la democracia, tendrá que enfrentar los siguientes obstáculos:

A)     La reacción violenta del imperio y los monopolios globales; sortear inclusive los peligros de una intervención armada

B)      Vencer la posible oposición del Congreso, donde se atrincherarían algunos representantes de los partidos derrotados.

C)       Superar la persecución que en su contra implante el Poder judicial, que quedará seguramente bajo control absoluto de los “emisarios del pasado”

 

Finalmente tiene que cambiar, con el apoyo del pueblo, el actual sistema electoral, concebido para legitimar en el poder a Los mismos  gobernantes, por otro que garantice que la contienda electoral sea un fiel reflejo de la lucha de clases y que permita el tránsito a una sociedad verdaderamente  popular y progresista.

3

 En tiempos de guerra es  difícil concebir cambios revolucionarios por la vía pacífica

Más  confiable me parece la forma y el método del EZLN, que siendo un grupo armado,  de manera aparentemente contradictoria, le está apostando a la vía pacífica para combatir al capitalismo y a los gobernantes neoliberales, caporales del imperio, que padecemos. Y lo hacen todos los días mediante la resistencia y la rebeldía, hacia adentro; y hacia afuera,  organizando constantemente  escuelitas, foros y conversatorios, con la intelectualidad revolucionaria de México y del mundo, para desplegar de manera vigorosa la batalla de las ideas contra este oprobioso sistema que le ha declarado la guerra a la humanidad. Recientemente incursionó junto al  Concejo Indígena de Gobierno, y su vocera  MARICHUY, en el proceso electoral, para aprovechar la coyuntura dónde existe mayor respeto del gobierno a las movilizaciones políticas, para  poder dialogar y organizar a los de abajo en todos los rincones del país. De paso demostró que en el sistema electoral mexicano no hay lugar para los pobres ni para los honestos.

Al igual que los cubanos que decían que la bella Isla era “TERRITORIO LIBRE EN AMÉRICA”, los Zapatistas pueden decir que la región que dominan en el estado de Chiapas es el” ÚNICO TERRITORIO LIBRE EN MÉXICO”. Libre de semillas transgénicas, de tractores y de tecnologías agropecuarias imperialistas; libres de militares, paramilitares y narcotraficantes; libre de autoridades impuestas, libre de concesiones mineras, de plantaciones de mariguana y de amapola y de laboratorios de enervantes: libre de secuestros, levantones, homicidios masivos y de la tortura; libre de la explotación del hombre  por el hombre.

Efectivamente, los zapatistas han organizado al margen del gobierno, la producción económica, combinando el trabajo individual y colectivo y en beneficio de la colectividad; y su vida democrática, con gobiernos que mandan obedeciendo y que son electos y revocados directamente por sus comunidades y que no reciben sueldos, prestaciones, viáticos, ni gastos de representación, sino lo estrictamente necesario para subsistir. Han organizado también  la prestación de servicios públicos como son la educación y la salud, con absoluta independencia del mal gobierno a quien no le piden ABSOLUTAMENTE NADA.

Los resultados de su autonomía se reflejan en la cara de los habitantes, plena de alegria, como el de la monja embarazada y en las estadísticas oficiales que acreditan que los niveles de vida alcanzados por los zapatistas, son superiores al de los pueblos originarios que reciben apoyo del gobierno

 Tengo para mi que la línea política de los zapatistas no es asaltar los palacios sino la de aislar a los gobernantes que los ocupan;  que el pueblo  organice su vida material y espiritual de manera autónoma del gobierno y de los monopolios globales. Si esta línea se aplica de manera general en el campo y en las ciudades de todo el país, mediante  un proceso lento, pero firme, más pronto que tarde, podremos darnos cuenta que el pueblo puede vivir sin el gobierno burgués y que son los explotadores quienes no pueden vivir sin el pueblo.

Sin embargo y a pesar de todo lo dicho, allí esta escondida y acechante, con estas u otras palabras la sentencia de Carlos Marx:

SÓLO LA VIOLENCIA REVOLUCIONARIA PUEDE DESTRUIR AL ESTADO BURGUÉS

volver arriba