Menu

El narcotráfico, la desaparición y la contraofensiva del capitalismo

  • Escrito por 
El narcotráfico, la desaparición  y la contraofensiva del capitalismo

El narcotráfico, la desaparición  y la contraofensiva del capitalismo

 

“En el caso de Nayarit, la violencia llegó en el 2010. A la fecha se registran cerca de 2 mil muertes violentas y cerca de 650 personas desaparecidas hasta Mayo del 2018. El gobierno de Nayarit en franca guerra contra el pueblo despojó, torturó y amenazó a más de 400 familias, sin dejar de lado la tremenda corrupción que hasta nuestros días sigue reinando en las instancias gubernamentales.

Por Diego Hernández

Es sabido que en las sociedades capitalistas en crisis, la búsqueda de ganancias mediante la guerra forma parte de su cotidiana actividad. Ante ello crean enemigos, se posicionan en los medios y desarrollan todo un discurso para invadir, o en este caso como el mexicano crear acuerdos de seguridad. El posicionamiento bélico o guerrerista de las potencias imperialistas en países como México altamente dependiente de los designios de los Estados Unidos, vienen de la mano con acuerdos de seguridad, apoyo armamentístico, entrenamiento táctico, la creación de escuelas de formación guerrerista impartidas por la CIA, el FBI o alguna agencia de inteligencia o paramilitar norteamericana.

Con el convenio de entregar los recursos y las riquezas naturales de nuestros pueblos a empresas extranjeras, los políticos mexicanos han desarrollado en los últimos años una de las estrategias más sangrientas que se recuerde en la historia de América Latina. Desde que Felipe Calderón (2006-2012) expresidente de México, propuso sacar a los militares de los cuarteles como una estrategia claramente desde la Casa Blanca, lo que provocó el inicio de un conflicto que aún sigue desarrollándose en nuestro país. Lo que hemos visto es una de las caras más atroces del Estado capitalista en México, se impone la fuerza, la brutalidad, la corrupción y se violentan los más elementales derechos de las personas. Es una guerra contra el ser humano, contra los pobres, los precarizados, los proletarios que sobreviven todos los días en nuestra sociedad.

Esta guerra ha dejado tras de sí muertes y escenas de violencia en los diversos territorios en disputa. En el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012)  según diarios nacionales, hubo 121 mil ejecuciones; mientras que gobierno de Peña Nieto (2012-2018) el semanario Zeta registró 140 mil muertes. Estamos hablando que en los últimos 12 años ha habido 261 mil muertes tras el inicio de la guerra contra el narcotráfico, sin contar las 32 mil desapariciones forzadas de personas, y los hallazgos de fosas clandestinas que por el territorio se sitúan.

En el caso de Nayarit, la violencia llegó en el 2010. A la fecha se registran cerca de 2 mil muertes violentas y cerca de 650 personas desaparecidas hasta Mayo del 2018. El gobierno de Nayarit en franca guerra contra el pueblo despojó, torturó y amenazó a más de 400 familias, sin dejar de lado la tremenda corrupción que hasta nuestros días sigue reinando en las instancias gubernamentales.

Debemos entender que esta es una guerra abierta contra la humanidad, contra los pobres, los trabajadores y mujeres de este país y del estado. Por tanto es necesario que los de abajo nos organicemos, reconozcamos nuestros dolores que son los mismos, y paremos esta guerra que nos pone al precipicio de la barbarie.

 La pregunta es ¿Qué haremos los trabajadores y el pueblo en general para parar esta guerra y expulsar a los gringos y vende patrias de nuestras tierras?

Aquí en Nayarit se vive un estado de simulación por parte de las autoridades, incluso los partidos de izquierda, sólo han cambiado de grupo criminal. Los que luchamos por un mundo nuevo, es  necesario que nos sigamos organizando por la vida y contra el capitalismo.

volver arriba