Menu

AGUA QUE NO HAZ DE BEBER…HAZ NEGOCIO CON SU VENTA

  • Escrito por 
AGUA QUE NO HAZ DE BEBER…HAZ NEGOCIO CON SU VENTA

AGUA QUE NO HAZ DE BEBER…HAZ NEGOCIO CON SU VENTA

 

“Balance a 25 años de la privatización y remunicipalización del servicio de agua potable en Aguascalientes”

Por Jaime Guerrero M.

En el municipio de Aguascalientes, capital del estado del mismo nombre, fue privatizado el sistema de agua potable el 21 de octubre de 1993, siendo presidente municipal Fernando Gómez Esparza, gobernador del estado Otto Granados Roldan y presidente de la República Carlos Salinas de  Gortari, todos priístas. La concesión se otorgó al grupo empresarial mexicano ICA, asociado con la empresa multinacional francesa “Compagne Generale des Eaux”. Actualmente la empresa se denomina CAASA, concesionaria de Agua de Aguascalientes, S.A.

Como siempre, antes de la privatización, los gobernantes iniciaron una campaña para  crear en la mentalidad colectiva las condiciones para ella, mediante “información” mal intencionada, acerca de que el agua era suministrada al pueblo a un precio muy por abajo de su costo; que el sistema estaba en quiebra; que se estaban colapsando las finanzas del municipio;  y que se estaba llegando al punto de no contar con  el servicio. Los medios comerciales de “información” fueron el instrumento de esa gran campaña a favor de la privatización, claro, sin confesarlo, sino todo lo contrario.

Como es la naturaleza del capitalismo y la experiencia nos lo ha demostrado, con la privatización del sistema, -consistente en concesionar el sistema a la iniciativa privada-, no mejoró la calidad del servicio en los mas mínimo, como lo habían prometido los concesionarios y el municipio. Por el contrario: Si antes, el consumo mínimo era de 40 metros cúbicos y costaba $ 78.75, lo que equivalía a $1.96 el metro cúbico, ahora el consumo mínimo lo bajaron a 10 metros cúbicos y su costo se elevó a $ 28.00. O sea, subió a $2.80 el metro cúbico; lo que en los hechos, nos dió un alza del 42.85 %. Es decir, bajo la cantidad de agua y se elevó su precio.

Esto empeoró con la llegada a la presidencia municipal del panista Alfredo Reyes Velázquez, quien aprovechando la inconformidad del pueblo por esta cuestión,  tomó como bandera de su campaña electoral el asunto del agua, prometiendo la remunicipalización del servicio, y con este gancho ganó por primera vez los panistas ganaron la presidencia municipal.

Así, cuando un grupo de organizaciones y uno de los referentes políticos del actual Partido de los Comunistas, el Partido de la Revolución Socialista, nos movilizamos y organizamos a la gente inconforme para exigir la remunicipalización y convocamos mediante volanteos y perifoneos a una manifestación de protesta multitudinaria, que paralizaría la ciudad el 29 de marzo de 1996, la recién estrenada presidencia municipal panista, en un madruguete y ante el temor de la anunciada actividad, un día antes, 28 de marzo anunció por todos los medios de comunicación a su alcance, que decretaba la remunicipalización del sistema de agua potable y alcantarillado. Esto nos creó a los organizadores de la protesta desacuerdos y desunión, a tal grado que ya no se hizo la manifestación, porque decían los compañeros que si ya se había logrado el objetivo, no tenía caso hacer la manifestación.

Y la remunicipalización se hizo, pero muy mal hecha y al aventón; a tal grado, que los abogados-leguleyos de los poderosos concesionarios fácilmente la echaron para atrás, quedando peor para el pueblo y mejor, y más ventajosa para los dueños de la concesión.

Ahora se amplió el plazo de la concesión efectuada por los priistas, que estaba en 20 años; con los panistas se amplió a 30 años.

Ahora con los panistas se rebajó del 10 al 2% la participación del municipio en los ingresos por facturación.

Ahora con los ajustes panistas, los recibos de cobros se redujeron en el lapso de expedición, de bimestrales a  mensuales, pero en los hechos, aumentaron el precio del servicio.

Ahora gracias a los panistas, pagan el servicio los edificios públicos, escuelas, hospitales etc. que antes estaban exentos.

Ahora, los recibos son puntuales, aunque salga puro aire y no agua por la llave, o solo llegue tandeada o por las noches o en las  madrugadas.

Está claro que en el sistema capitalista nada bueno se puede esperar. Que los gobiernos neoliberales y privatizadores, traigan la camiseta priístas, panistas o perredistas, todos tiran y meten goles a la portería del pueblo, al pertenecer al mismo equipo, el de arriba.

volver arriba