Menu

LA HISTORIA LA HACEN LAS MASAS

  • Escrito por 
LA HISTORIA LA HACEN LAS MASAS

LA HISTORIA LA HACEN LAS MASAS

"Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho;

 los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones;

 nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos;

 la cosa más fácil, equivocarnos;

 la más destructiva, la mentira y el egoísmo;

 la peor derrota, el desaliento;

 los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor;

 las sensaciones más gratas, la buena conciencia,

 el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos,

y sobre todo, la disposición para hacer el bien

 y combatir la injusticia donde quiera que estén."

 

Miguel de Cervantes

Don Quijote de la Mancha.

 

Un principio fundamental de la ciencia del materialismo histórico, es el que señala que: la historia la realizan las grandes masas de seres humanos y no los hombres en lo individual, ya que si vemos la historia desde un punto de vista científico, en ningún caso han sido los prohombres quienes solos han hecho los cambios sociales en ninguna etapa de la historia de la humanidad, ni Don Miguel Hidalgo y Costilla, ni Morelos, ni Vicente Guerrero y ni otros grandes hombres hicieron solos la lucha de Independencia de nuestro país, fueron las masas de indígenas, mestizos, y todo el pueblo, quienes se sumaron a su dirección correcta para echar a los colonialistas españoles.

En el caso de la época de la Reforma y la expulsión del entonces ejército más poderoso del mundo, el ejército francés, no lo hicieron solos Benito Juárez, Ignacio Zaragoza y otros ilustres liberales de aquella época que lograron avanzar en darle cuerpo a nuestra República, fueron las masas de indígenas, artesanos, campesinos, artesanos, etc. quienes lo hicieron.

En la Revolución Mexicana de 1910-1917, la misma no la realizaron solos Emiliano Zapata en el Sur, Francisco Villa en el Norte y otros tantos hombres y mujeres que dieron su vida, como los hermanos Serdán, los mineros de Cananea, los obreros textiles de Río Blanco, con sus mujeres quemando las tiendas de raya, dicha revolución fue posible a la participación de las grandes masas, hartas, miserables, humilladas por el régimen capitalista, su Estado y Gobierno al servicio de los Oligarcas de aquellos tiempos y a las empresas extranjeras que dominaban las áreas principales de la economía, quienes hicieron posible tan gran proeza.

  Finalmente la Expropiación petrolera y la única Reforma agraria real que hemos tenido, no la hizo solo el General Lázaro Cárdenas, toda esas luchas estuvieron precedidas por  enfrentamientos de obreros y campesinos y se tuvo la presencia de insignes mexicanos que lucharon junto a su pueblo, para hacer posible esos logros históricos, que después borraría la burguesía, con su Estado y gobierno.

En todos estos momentos, las opiniones se dividen, hay quienes, teniendo una vida muy aburrida y creen que todo ha sido igual, que nada ha cambiado y destilan un gran desprecio sobre la capacidad del pueblo de luchar (aunque sea en el campo electoral) y los otros que mantienen el posicionamiento de que la persona electa será un catástrofe para el país y que nada cambiara para el pueblo, es curioso como de fondo coinciden, pero de alguna forma, ni uno ni otros han realizado un análisis correcto y por qué, porque a unos se les olvida la lucha de clases y otros la niegan, lo cierto es que ese hartazgo, enojo, cansancio, es la viva expresión de la lucha de clases, la lucha entre los que tienen todo y los que no tienen nada.

Por ello Lenin, señalo que la historia que hacen las masas es siempre más rica de contenido, variada, multilateral, viva, de lo que se imaginan los mejores partidos y las vanguardias más consientes.

Un partido, que se precie de revolucionario de la clase obrera, solamente podrá determinar las tendencias fundamentales de un movimiento como el que estamos viviendo, si realiza un análisis científico de la vida social concreta, concatenada con su contexto histórico y el desenvolvimiento de dicho movimiento. Para que este escale a niveles más conscientes y comprometidos con un cambio social de fondo, se tienen que analizar el sistema de contradicciones de clases que se da, la correlación de fuerzas políticas, recordemos que los cambios no se dan espontáneamente ni por la voluntad o buenas intenciones de algunas personas por más sabias que sean.

El Partido u organización que aspire a brindar la mejor orientación a los trabajadores y demás sectores del pueblo, tiene que esforzarse por tener, mejorar e incrementar sus vínculos con el pueblo, apoyarse y aprender de sus experiencias nacionales e internacionales y estudiar atentamente los fenómenos de la vida.

La experiencia de la coyuntura actual, tenemos que estudiarla bien, no basta decir, que todo es igual, o que fue “maquiavélicamente diseñado” por el enemigo de los trabajadores, consideramos que es una oportunidad de impulsar nuestra vinculación con el pueblo, sin centrar la actividad en atacar al pueblo que participó en las elecciones pasadas, el pueblo no es tonto, no se debe menospreciar ni adoptar una posición sectaria frente al mismo, pues esto puede empujar al aislamiento, a la frustración y algunas veces a la desilusión y hasta el “cambio de ideología”.

Una organización puede prescindir de un “mesías”, puede prescindir de un líder, pero no puede, POR NINGÚN MOTIVO, prescindir de las masas, pues con ellas y solo con ellas, podrá cambiar a este sistema capitalista.

 

Por Fernando Cacéres C.

volver arriba