Menu

Palabras por los 43

  • Escrito por 
Palabras por los 43

Palabras del compañero Rafael Castañeda Pineda, miembro del Comité Central del Partido de los Comunistas en la plaza principal de Tepic el 26 de septiembre en el acto por los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

 

¿Dónde están los muchachos?

No lo sabemos. Lo imaginamos, a veces con alegría y otras con tristeza. No lo sabemos de cierto. Nos han dicho tantas mentiras. Se han burlado de nosotros hasta el cansancio. Unos y otros. En muchos lados.

¿Donde están los estudiantes, los compañeros, los 43?

No lo sabemos. A 4 años los seguimos buscando. Seguimos en las calles, en las plazas, en los trabajos, en las escuelas, en las redes sociales. Pasándoles lista, leyendo sobre la noche de Iguala. Atentos a los periódicos, las declaraciones, la televisión, el internet.

¿Donde están los 43?

No lo sabemos. Pero sería un acto de justicia nombrarlos. Uno a uno. Porque no son una cifra. Por encima del estandarte y consigna de lucha que ha significado para todos nosotros el número de cuarenta y tres, jamás debemos olvidar sus nombres. Son 43 nombres, que tienes 86 padres, y un sinnúmero de hermanos primos, tíos, amigos. Y sobre todo son 43 sueños. 43 hogares destruidos. 43 silla vacías: en la escuela, en la casa, en todos lados.

¿Por cierto, a alguien le importará que 43 jóvenes ya no estén en esta sociedad?

Al sistema que domina el mundo parece no importarle la vida de millones de seres humanos. Parece no importarle la naturaleza, el planeta. Parece no importarle nada, a excepción de la ganancia.

Los que gobiernan el mundo. Que son un puñado de criminales. Desean desaparecer de la faz de la tierra a miles de millones de seres humanos a los que nos han catalogado como población sobrante. Es decir, que sobramos en la vida. Y piensan desaparecernos, asesinarnos. Porque encima de todo, en ese grupo de sobrantes, en ese inmenso grupo de seres humanos, existimos quienes resistimos y nos rebelamos.

Por eso hoy existimos un grupo de seres humanos, de mexicanos, de nayaritas, que hoy 26 de septiembre podemos decir a cuatro años que no olvidamos y no perdonamos.

Los de allá arriba. Los poderosos y su servidumbre quieren que olvidemos. Pero nosotros que abajo resistimos decimos que no olvidaremos ninguna ofensa, ningún agravio, ningún dolor. Y tampoco perdonaremos, porque haremos que algún día paguen todo. Como lo dijo el EZLN:

“El mundo y su historia se llenan así de ausencias,

Y esas ausencias se hacen murmullo, palabra fuerte, grito, alarido.

No gritamos por lamento.  No lloramos por pena.  No murmuramos por resignación.

Es para que quienes faltan encuentren el camino de regreso.

Para que sepan que están aunque falten.

Para que no olviden que no olvidamos.

Por eso: por el dolor, por la rabia, por la verdad, por la justicia.

Por Ayotzinapa y todos los Ayotzinapas que hieren los calendarios y geografías de abajo.

Por eso la resistencia.

Por eso la rebeldía.

Porque llegará el tiempo en que paguen quienes nos deben todo.

Pagará quien persiguió, pagará quien encarceló, pagará quien golpeó y torturó.  Pagará quien impuso la desesperación de la desaparición forzada.  Pagará quien asesinó.

Porque el sistema que creó, alimentó, cobijó y protegió el crimen que se viste de mal gobierno, será destruido.  No maquillado, no reformado, no modernizado.  Demolido, destruido, acabado, sepultado será.

Por eso en este tiempo nuestro mensaje no es de consuelo ni de resignación para quienes se duelen por una o muchas ausencias.

De rabia es nuestro mensaje, de coraje.

Porque conocemos ese mismo dolor.

Porque tenemos en las entrañas la misma rabia.

Porque, siendo diferentes, así nos parecemos.

Por eso nuestra resistencia, por eso nuestra rebeldía.

Por el dolor y la rabia.

Por la verdad y la justicia.

Por eso:

No claudicar.  No venderse.  No rendirse.”

No sabemos dónde están nuestros compañeros estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa Isidro Burgos.

Pero si sabemos dónde no están.

No están en su casa. En su cuarto. En su escuela. En los brazos de sus seres queridos.

No están tampoco en el triunfo de la llamada democracia. No están en el flamante congreso de la unión por más que cuenten hasta 43. No están en los foros de pacificación y reconciliación nacional.

Nuestra pregunta: ¿Estarán el 1 de diciembre en Palacio Nacional? ¿Estarán en el presupuesto del nuevo gobierno? ¿Su búsqueda estará al mismo nivel del cumplimiento del pago de la Deuda Externa? ¿De los acuerdos comerciales con EEUU? ¿Importaran igual o más que la construcción de un desarrollo turístico llamado Tren Maya que arrasará pueblos, comunidades, flora y fauna? ¿Estará su búsqueda al mismo nivel que los negocios del socio del asesino Pinochet llamado Alfonso Romo?

¿Que apellidos pesaran más en el nuevo gobierno?

Los Hernández, los Vázquez, los Cruz, los González; los apellidos de los 43 jóvenes desaparecidos.

O los Larrea Mota Velasco, los Slim, los Bailleres, los Aramburuzavala, los Salinas, los Arango, los Azcárraga; los apellidos de los ricos de este país.

Retamos a los que hoy se dicen ser los representantes de la voluntad del pueblo de México, a que nos digan la verdad y que hagan justicia. Que empiecen con esa acción de gobierno, que nos diga donde están nuestros compañeros. Y que metan a la cárcel a Peña Nieto como el primer responsable. Y si no lo hacen pues que nos vaya conociendo porque seguiremos en las calles y en la plazas hasta encontrar la verdad y hasta que se haga justicia. Justicia verdadera.

 

Compañeros: Hoy estamos aquí para nombrar los  6 asesinados, de los que poco hablan:

1. Julio César Mondragón Fontes; estudiante torturado y desollado.

2. Daniel Solís Gallardo; estudiante.

3. Julio César Ramírez Nava; estudiante.

4. David Josué García Evangelista; futbolista, integrante del equipo de fútbol de tercera división, Los Avispones.

5. Víctor Manuel Lugo Ortiz; chofer del autobús que transportaba al equipo de fútbol.

6. Blanca Montiel Sánchez; pasajera de un taxi atrapado en el ataque.

Y por supuesto estamos aquí para nombrar a nuestros estudiantes desaparecidos que no olvidamos:

1. Abel García Hernández

2. Abelardo Vázquez Peniten

3. Adán Abrajan de la Cruz

4. Antonio Santana Maestro

5, Alexander Mora Venancio

6. Benjamín Ascencio Bautista

7. Bernardo Flores Alcaraz

8. Carlos Iván Ramírez Villarreal

9. Carlos Lorenzo Hernández Muñoz

10. César Manuel González Hernández

11.Christian Alfonso Rodríguez Telumbre

12. Christian Tomas Colón Garnica

13. Cutberto Ortiz Ramos

14. Dorian González Parral

15. Emiliano Alen Gaspar de la Cruz

16. Everardo Rodríguez Bello

17. Felipe Arnulfo Rosas

18. Giovanni Galindes Guerrero

19. Israel Caballero Sánchez

20. Israel Jacinto Lugardo

21. Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa

22. Jhosivani Guerrero de la Cruz

23. Jonas Trujillo González

24. Jorge Álvarez Nava

25. Jorge Aníbal Cruz Mendoza

26. Jorge Antonio Tizapa Legideño

27. Jorge Luis González Parral

28. José Ángel Campos Cantor

29. José Ángel Navarrete González

30.José Eduardo Bartolo Tlatempa

31.José Luís Luna Torres

32. Julio César López Patolzin

33. Leonel Castro Abarca

34. Luis Ángel Abarca Carrillo

35.Luis Ángel Francisco Arzola

36. Magdaleno Rubén Lauro Villegas

37. Marcial Pablo Baranda

38. Marco Antonio Gómez Molina

39. Martín Getsemany Sánchez García

40. Mauricio Ortega Valerio

41. Miguel Ángel Hernández Martínez

42. Miguel Ángel Mendoza Zacarías

43.Saúl Bruno García

¡Porque vivos los llevaron…vivos los queremos¡

Gracias por haberme escuchado.

volver arriba