Menu

MUMIA ABU JAMAL. EL GIGANTE QUE ENFRENTÓ A LA (IN) JUSTICIA NORTEAMERICANA

  • Escrito por 
MUMIA ABU JAMAL. EL GIGANTE QUE ENFRENTÓ A LA (IN) JUSTICIA NORTEAMERICANA

MUMIA ABU JAMAL. EL GIGANTE QUE ENFRENTÓ A LA (IN) JUSTICIA NORTEAMERICANA

 

Al momento en que se escriben estas palabras, Mumia Abu Jamal cumple 37 años y un  mes de prisión. Pero, ¿qué hizo Mumia Abu Jamal para recibir esa condena? La respuesta se encuentra en otra pregunta: ¿quién es Mumia Abu Jamal?

Su nombre era Wesley Cook y nació en la ciudad de Filadelfia en 1954, en su adolescencia cambió su nombre a Mumia Abu Jamal inspirado en otros revolucionarios afroamericanos como Malcolm X, se afilió al Partido de las Panteras Negras y se convirtió en periodista. Su actividad revolucionaria siempre involucró al periodismo, fue parte de la redacción del periódico Panther, y fue el presidente de la Asociación de Periodistas Negros de Filadelfia. Siguió muy de cerca a Move, un grupo revolucionario que se oponía al capitalismo en esa ciudad y fue bombardeado por la policía local provocando la muerte de varios de ellos, incluidos niños.

Toda esa actividad colocó a Mumia Abu Jamal como un “enemigo peligroso” para el gobierno racista de E.E.U.U., de hecho todas las Panteras Negras fueron considerados así, Edgar J. Hoover, titular de la CIA los colocó como la “mayor amenaza” para la seguridad interna de Estados Unidos y creó el plan COINTELPRO  para desaparecerlos; fue una “guerra sucia” a la gringa, justo en la misma época que el asesino Luis Echeverría aplicaba ese crimen contra la juventud mexicana. De tal manera que Mumia Abu Jamal estuvo bajo “la mira” de la policía por mucho tiempo.

El día 9 de diciembre de 1981, Mumia Abu Jamal regresaba a su casa en su taxi a las tres de la mañana cuando vio que el policía Faulkner golpeaba a su hermano en la cabeza con una linterna, Mumia corrió para ayudar a su hermano y tras una “confusa” escena, Faulkner murió por un disparo de una pistola calibre 38 y Mumia fue herido en el abdomen. Hasta este día, aún no se sabe exactamente qué fue lo que pasó, pero existen varias certezas: NO es claro que la pistola que realizó el disparo mortal sobre Faulkner fuera la de Mumia Abu Jamal, NUNCA se hizo un trabajo de investigación para averiguar si Mumia había disparado el arma, Mumia se encontraba inconsciente a punto de morir en la escena del crimen y el hombre al que señalaron los testigos de disparar el arma, murió en 1985 y su cuerpo fue encontrado tirado en un basurero y con las extremidades atadas…. se decretó muerte natural.

Además, los policías y el fiscal compraron testigos para que señalaran a Mumia como el culpable. Eso salió a la luz cuando años después, una mujer que era trabajadora sexual y atestiguó en el juicio, confesó que había alterado su testimonio porque fue extorsionada por el fiscal, el caso no llegó a más y la mujer fue apresada y condenada a 15 años de prisión. Tanto los otros testigos como las fotografías que se tomaron de la escena del crimen fueron ignorados. También es importante señalar que el jurado, que por ley debía tener una cantidad equitativa entre blancos y afroamericanos, no fue respetado y jamás se equilibró el número entre afroamericanos y blancos.

Con todas estas anomalías, solamente en 15 días Mumia fue condenado a Pena de Muerte por el juez racista Sabo y llevado al corredor de la muerte donde esperó se cumpliera su condena hasta el 2011 que cambió su sentencia a Cadena Perpetua.

Desde ese momento, Mumia Abu Jamal se convirtió en el preso político más famoso en Estados Unidos, han sido muchos los esfuerzos para conseguir un nuevo juicio y su liberación. Revolucionarios como la ex Pantera Negra Angela Davis, músicos como Snoop Dog, Immortal Technique, el grupo Rage Against the Machine o asociaciones como Amnistía Internacional, así como diversas personalidades se han movilizado a favor de la liberación de Mumia; inclusive se han juntado en la asociación Free Mumia y han recaudado fondos para abogados o tratamientos médicos para Abu Jamal quien con el paso de los años ha enfermado de diabetes y varias ocasiones ha estado a nada de morir. Hasta en esos momentos críticos la injusticia se hace presente porque las autoridades de la prisión han llegado a frenar la ayuda médica para Mumia. Toda esta injusticia más que acabar con la figura de Mumia Abu Jamal, lo ha convertido en un revolucionario reconocido internacionalmente.

Afortunadamente existen revolucionarios que su grandeza va más allá de la injusticia o las barreras de cualquier tipo y trascienden todos los límites con una fuerza de voluntad excepcional…. Ese es el caso de Mumia Abu Jamal. Desde su encarcelamiento, no ha dejado de trabajar como periodista y lleva varios libros escritos; además en distintos espacios en internet como Prision Radio o Radio Zapatista. Usa sus minutos de llamadas personales a los que tiene derecho para grabar cápsulas que son transmitidas por internet; es una voz importante contra el racismo, el capitalismo, la injusticia y a favor de la revolución. Es impresionante que un hombre que ha vivido en un cuarto de no más de 4 metros cuadrados tenga mayor visión política que muchos de los que andamos afuera. Cabe mencionar que Mumia Abu Jamal también ha apoyado al EZLN y en un caso excepcional, utilizó su espacio no para leer un documento suyo sino el texto “La bala que mató mi hermano”.

Hoy día continúa en prisión, pero su figura es cada vez más grande como cada vez más visible la injusticia y el racismo que hoy impera en E.E.U.U. Además, Mumia Abu Jamal nos invita a pensar: ¿cuántos presos políticos existen hoy en México? ¿Cuántos prisioneros en México enfrentan su condena por culpa del racismo mexicano?

Desde la Ciudad de México…

R. Herrera

volver arriba