Menu

A 100 años de la Rosa Roja del Socialismo

  • Escrito por 
A 100 años de la Rosa Roja del Socialismo

A 100 años de la Rosa Roja del Socialismo

Por Verónica Haro

Célula “Rosa Luxemburgo”

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”

Hoy se cumplen 100 años del brutal y cobarde asesinato de la filósofa, política y una de las teóricas marxistas más importantes y máxima representante del feminismo de clase, la rosa roja del socialismo, Rosa Luxemburgo. Hablar de ella no es cualquier cosa y tampoco fácil, pues cualquier reseña se queda demasiado corta al ver la grandeza de su vida y obra, su contribución al mundo es tan magnánima que una se siente pequeña al tratar de escribir unas cuantas líneas, pero también se siente regocijo en el pecho al dedicárselas a una mujer de gran valentía, de cerebro brillante y voz elocuente.

Nació en el seno de una familia judía en el pequeño pueblo de Zamosc, Polonia en el año de 1871, siendo este país territorio aún de Rusia. Al cumplir la edad de 15 años, ella junto con su familia, se trasladó a Varsovia, donde empezó a mostrar su inquietud política y subversiva al involucrarse en movimientos rebeldes, que más tarde le traerían consecuencias, pues tuvo que huir a Suiza por participar en la organización de una huelga del Partido del Proletariado, donde ella militaba. Pronto dio a conocer sus dotes de gran oradora, tan apasionada que le conocían por tener la capacidad de agitar las masas. Viviendo ya en Alemania y a la edad de 45 años, fundó junto con sus compañeros Clara Zetkin y Karl Liebknecht la Liga Espartaquista que dos años más tarde se convertiría en el Partido Comunista de Alemania.

Rosa tenía una clara conciencia de clase que la llevó a ser una férrea defensora de las luchas proletarias, de la lucha contra el colonialismo, contra el imperialismo y el militarismo, por lo que vivir entre el exilio, la huida y el encarcelamiento era una constante.

El 15 de enero de 1919 fueron detenidos Rosa Luxemburgo y su compañero Karl Liebknecht por los "Freikorps" un grupo contrarevolucionario paramilitar nazi por órdenes de Friedrich Ebert, presidente socialdemócrata (y ex compañero de Rosa a quién dio clases en la escuela de cuadros). A Karl lo golpean con la culata de un rifle abriéndole el cráneo, lo ejecutan con dos tiros para después tirar su cuerpo por el camino, fue recogido por compañeros y pudo ser enterrado. Pero a Rosa no solo le fracturan el cráneo y le disparan para acabar con su vida, sino que le amarran una piedra en sus pies para después aventarla a un canal, para estos cobardes no era suficiente pues ella representaba todo lo que ese sistema odiaba: era mujer, migrante y era marxista. No se encontró su cuerpo hasta meses después, fue sepultada con honores y cientos de rosas rojas.

Hoy, a 100 años de estos eventos, las ideas de Rosa Luxemburgo siguen vigentes y más vivas que nunca, y en cada una de nosotras

¡Tú fuiste, tú eres y tú serás!

volver arriba