Menu

Panteras Negras (Parte II)

  • Escrito por 
Panteras Negras (Parte II)

Es la madrugada del 28 de octubre de 1967 en la ciudad de Oakland, California. Las Panteras Negras están recaudando fondos en una fiesta, Huey P. Newton decidió salir a buscar a una chica y lo acompañó su amigo Gene McKinney. Viajaban en un VW que estaba fichado por la policía, eso no lo sabían, la policía tenía todos los registros de los automóviles de los militantes de la Panteras Negras, entonces cuando el policía John Frey ubicó el VW inmediatamente los siguió para detenerlos ¿bajo qué cargo? Eso no importaba, había que terminar con Huey Newton y su organización rebelde.

 El oficial Frey y su compañero obligaron a bajar del VW a Newton y Gene, tras una breve discusión, el policía llevó a Huey hacia la parte trasera de la patrulla e intentó humillarlo sexualmente, Newton se defendió y cuando el policía lo arrojó hacia el suelo y le disparó en el vientre pero una ráfaga cuyo origen no se ha identificado, acribilló a Frey. Huey jamás soltó su libro de leyes que siempre llevaba consigo para debatir cualquier arbitrariedad. Recuperándose de su herida, Huey fue llevado a un hospital en un automóvil particular  y ahí fue arrestado.

Estuvo peligrando la pena de muerte o cadena perpetua por el asesinato de un oficial pero su figura se agigantó, el mismo Newton decía que había que aprovechar la situación para que creciera el Partido de las Panteras Negras, no importaba si lo ejecutaban, había que aprovechar la situación. Y así fue, surgió espontáneamente el movimiento Free Huey y aparecieron panteras negras por todo el país, desde California hasta Nueva York. El movimiento también atrajo la atención de artistas y deportistas como Marlon Brando o los atletas John Carlos y Tommy Smith quienes en las Olimpiadas de México 68 hicieron la señal del Black Power mientras se entonaba el himno estadounidense. También atrajo la atención del gobierno y J. Edgar Hoover, titular del FBI catalogó a las Panteras Negras como la mayor amenaza a la seguridad interna de EUA e implementó la COINTELPRO para acabarlos. Esta estrategia de contrainteligencia incluyó espionaje, asesinatos, detenciones arbitrarias, infiltración y un sinfín de violaciones a los derechos humanos más elementales, dignos de un estado fascista.

Después de un largo proceso, Newton fue liberado el 29 de mayo de 1970, su abogado Charles Garry se convirtió en la figura legal más importante en la defensa de los derechos civiles en el país. El juicio se ganó porque los testimonios y evidencia existente contradecían totalmente la versión oficial que ponía a Newton asesinando al policía. Cuando Huey salió de prisión se encontró con una situación muy diferente de cuando lo encarcelaron: era un partido regional, casi restringido a la zona de la Bahía (Oakland y San Francisco) y al salir era un partido nacional con vínculos internacionales y que aglomeraba a las minorías de EEUU. Tenían conexión con las “Boinas Rojas” de China, las “Boinas Cafés” de chicanos, movimientos boricuas y nativos americanos. Lo que comenzaron dos personas se convirtió en una gran revolución, ese es el poder de la organización social.

El Partido de las Panteras Negras no fue solamente andar armados retando a la policía  y protegiendo al pueblo del racismo estadounidense, su movimiento era más complejo… crearon un sistema para alimentar a los más pobres de las ciudades norteamericanas y además pusieron escuelas. En cuanto a sus comedores comunitarios su idea fue muy simple, hablaban con los afroamericanos que tuvieran buena posición económica o que tuvieran restaurantes y los invitaban para donar alimentos para los más pobres, ellos no querían recibir ninguna ayuda del gobierno ni apoyo de ningún tipo… todo lo que harían serían con sus propios recursos, no más.

El apoyo de todos los militantes del partido fue fundamental, Assata Shakur, una de las más radicales, contó años después en su autobiografía que diario se despertaba a las 4 de la mañana e iba a los comedores para preparar todo, tanto la comida como acondicionar el lugar, luego recibía a la gente y estaba ahí hasta medio día, después iba a las oficinas del partido para organizar algún evento o para apoyar en el periódico, su jornada terminaba más allá de la media noche, pero tenía que levantarse a las 4 de la mañana otra vez al día siguiente…diario. Así de comprometidas eran las panteras negras con su comunidad.

La escuela fue ideada por Huey Newton y era revolucionaria, les enseñaban la historia de los afroamericanos y de las luchas en el mundo. No existían los castigos y los profesores les debían enseñar a debatir y defender sus ideas, inclusive contra el mismo docente. Recibieron visitas de todo el mundo y hasta el reconocimiento oficial del gobierno estadounidense. En ella se formaron cientos o quizá miles de niños que crecieron con consciencia de clase y con una visión revolucionaria de la vida. Muchos de sus militantes y simpatizantes competían por dar clases ahí aunque ganaran la mitad que en cualquier otra escuela.

Desgraciadamente en todos sus años de existencia el Partido de las Panteras Negras para la Autodefensa del Pueblo fueron blanco de un acoso policial y acciones criminales en su contra como pocas organizaciones sociales en la historia de EEUU. Cómo se mencionó anteriormente, esta estrategia tenía de nombre COINTELPRO y fue una auténtica Guerra Sucia, como la que se vivió crudamente en México en esos mismos años. El FBI a partir de esta estrategia asesinó a varios de sus militantes y acabó con la libertad de otros. De los casos más impactantes resalta el de Fred Hampton, el líder de las Panteras en Chicago quien era carismático y muy querido entre la comunidad afroamericana; apenas tenía 21 años cuando el 4 de diciembre de 1969 la policía de Chicago recibió una supuesta llamada informando que en el departamento de Hampton se guardaba el arsenal de las Panteras Negras. Con ese pretexto, los policías irrumpieron en el hogar de Fred y abrieron fuego contra quienes se encontraban en el lugar, de esa manera acribillaron a Hampton mientras dormía. Noam Chomsky el lingüista y pensador norteamericanos diría años después: “fue un asesinato al estilo de la GESTAPO”.

También destacaron los casos de Angela Davis y Assata Shakur, pero esa historia se tratará en un futuro artículo. Simplemente señalar que la intención de estos textos es reflexionar cómo dos sujetos del norte de Oakland lograron construir una organización revolucionaria sin ninguna clase de recurso y ayuda oficial, quizá nunca se imaginaron aquel 15 de octubre de 1966 que su intención de crear un partido político cambiaría la historia de EEUU.

Desde la CDMX...

R. Herrera

volver arriba