Menu

Oportunismo imposible

  • Escrito por 
Oportunismo imposible

Oportunismo imposible

Por: Salvador Castañeda O`Connor

Lo que no hicieron el dictador Porfirio Díaz, el chacal Huerta y Venustiano Carranza, de incorporar a su equipo de trabajo o “Corte palaciega” al poeta nayarita Amado Nervo, a pesar de que fue su empleado en el servicio diplomático, lo quieren intentar diversas autoridades de nuestra época. Aquellos personajes de nuestra historia, algunos verdaderamente siniestros, no conocían a ciencia cierta de la grandeza de su empleado, pero sabían de su prestigio literario y le dieron empleo aprovechándose de su pobreza. Tal vez, a causa de su relación permanente con la penuria, Nervo hubiera aceptado un cargo en el gabinete de Huerta, como lo hicieron López Portillo, Federico Gamboa y otros intelectuales.

Las actuales autoridades tienen, sin embargo, varios inconvenientes para poner al poeta a su servicio:

-         No tienen ni idea de quien fue Nervo

-         No conocen su obra poética ni saben de su prosa extraordinaria

-         Nervo no es ahora un hombre pobre. Es una leyenda gigantesca, que está totalmente fuera de su alcance.

-         La administración pública les está plantando además una serie de problemas que no permite a nuestras autoridades distraerse en excelencias culturales  sin caer en la irresponsabilidad: Hambre y pobreza creciente de nuestro pueblo. Criminalidad impune con más de mil personas desaparecidas y varias fosas clandestinas. El abandono del campo con 180 mil hectáreas y cientos de miles campesinos ociosos. La contingencia ambiental en Tepic que alcanza niveles parecidos a los de la capital del país, etc.

-         Muchos nayaritas se preguntan: ¿De que sirvió el viaje en masa de funcionarios, familiares y coleros al URUGUAY?

Postdata:

Semanas antes de la muerte de Nervo, ocurrió el asqueroso asesinato de Zapata. Hubiera sido bueno recordarlos juntos, con la presencia del presidente de la República, pero a nuestras autoridades les parece que el heroísmo es incompatible con la poesía.

volver arriba