Menu

Ecuador para al neoliberalismo. Hoy convocaron al paro general.

  • Escrito por 
Ecuador para al neoliberalismo. Hoy convocaron al paro general.

Por Benjamín Sandoval C.

México, 09 de Octubre de 2019. El pasado martes 2 de octubre, el gobierno de Lenin Moreno anuncia el decreto 883, conocido como el “paquetazo” que retira subsidio a los combustibles, desconoce derechos laborales a burócratas entre otras medidas, lo cual provoca inicialmente movilizaciones de los transportistas que a lo largo de una semana han aumentado en número, sectores, territorio y fuerza, provocando la huida de Moreno de la capital ecuatoriana, Quito, a la provincia industrial de Guayaquil, en la costa de aquel país suramericano, quien desde la nueva sede de los poderes ha ordenado la represión al pueblo. Se desconoce el número de muertos en las manifestaciones, se habla de centenares de heridos y detenidos. Ayer los manifestantes tomaron la sede de la Asamblea Nacional. Hoy está convocado un paro nacional para lograr la derogación del “paquetazo” e instalar una mesa de diálogo a fin de  resolver el conflicto, permeando cada vez más, la petición de la destitución de Moreno. 

Lenin Moreno, quien apenas en 2017 juraba lealtad al Presidente Rafael Correa, a la política económica del movimiento de la “revolución ciudadana”, con clara línea antineoliberal y la continuidad de la misma, lo cual le permitió ganar las elecciones, traicionó al pueblo e implementa una política neoliberal con el repudio de la mayoría popular. 

Moreno, dio un giro de 180 grados a la política ecuatoriana y se entregó a los brazos de los grandes empresarios y financieros nacionales y globales. Pidió un préstamo al Fondo Monetario Internacional de 4,200 millones de dólares aduciendo problemas económicos en el país, pero resulta que perdonó 4,500 millones de dólares por concepto de deuda, impuestos y demás a empresarios, mismo que se ubican en la provincia de Guayaquil donde actualmente se agazapa el Presidente Moreno. 

Ante el desbordamiento de la insurrección popular Moreno aumenta la represión y acusa a su antecesor Rafael Correa y al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro de ser quienes financian y dirigen el movimiento, queriendo tapar el sol con un dedo y esconder el origen del problema, su política neoliberal que permite a los grandes ricos nacionales y extranjeros robar el presupuesto público y cargar las deudas al pueblo, a los trabajadores. 

Con el retiro del subsidio a los combustibles aumentó su precio y los transportistas realizaron a manifestarse contra el decreto 883, los cuales al inicio fueron solo de ese sector, pero señalaban al pueblo que lo más fácil para ellos era ajustar los precios de sus servicios (taxis, colectivos, transporte de pasajeros y de mercancías), es decir, trasladar los costos del aumento al destinatario final, el pueblo, poco a poco fue aumentando el contingente de las manifestaciones y ampliándose los sectores, ya que a los burócratas ese mismo decreto le desconoce su derecho de vacaciones de 30 días y la reduce a 15, le descuenta un 20% el salario a los burócratas de contrato y le descuenta un día del salario para el gobierno, es decir, ese “paquetazo” es un atentado al pueblo en cambio elimina impuestos a la salida de capitales, a las exportaciones e importaciones de mercancias. Moreno inicia señalando que es solo un sector el inconforme, copta a algunos dirigentes de los transportistas, pero las bases continúan la lucha junto con el pueblo, después se suman los  burócratas, las amas de casa, estudiantes y el día de ayer se integraron los pueblos indígenas de las provincias, centro y amazonía del país, quienes tomaron las instalaciones de la Asamblea Nacional. Hoy miércoles 9, se inicia un paro nacional, piden la derogación del decreto 883 como requisito previo y después instalar una mesa de diálogo para tomar las medidas económicas con las cuales se resuelva el conflicto y no sea el pueblo quien pague la crisis, Moreno en respuesta huye de la capital, se refugia en la zona controlada por la derecha ecuatoriana, que es Guayaquil y decreta el estado de excepción, es decir, la autorización para que el ejército salga a las calles y junto con los demás aparatos represivos del Estado puedan reprimir al pueblo. 

La OEA, el Grupo de Lima, los integrantes de TIAR, han estado callados, al igual que la prensa tanto comercial como gubernamental de Ecuador, quienes tratan a las manifestaciones como al pueblo de vagos y delincuentes, llamando a no sumarse a la insurrección y en cambio la policía allana radio Pichincha y la cierra, al ser la única radio que transmitía lo que realmente sucede en el país hermano de Ecuador.

volver arriba