Menu

El fracaso de la educación digital en México. 2/2

  • Escrito por 
El fracaso de la educación digital en México. 2/2

Entre la corrupción y carencia de planeación

Por Lorena Moscoso/ Célula Prieto Crispín

2/2

El fracaso de la educación digital en nuestro país deriva de la falta de objetivos claros y verdaderos programas donde se determine la finalidad al dotar a un niño de una tablet o una laptop, la falsa primicia de los sexenios neoliberales de que es suficiente asignar millones de pesos a un programa para lograr su éxito, ha sido evidenciado desde hace varios años, como lo mencionamos en la primera parte, pero ahora con la educación a distancia en tiempos de Covid-19 es irrefutable el fracaso, y amerita una necesaria revisión, de cuáles son las verdaderas necesidades educativas digitales, las metas y los objetivos que se pretenden lograr, además del necesario involucramiento de los maestros para que dichos programas puedan tener un verdadero impacto en el desarrollo y aprendizaje de los estudiantes. 

El Secretario de Educación Esteban Moctezuma, en la conferencia informativa “Avances y Resultados de los #ProgramasBienestar y Reactivación Económica” del día 18 de mayo de 2020, señaló que ha sido el dispositivo móvil, es decir los celulares la mayor herramienta utilizada por las niñas y niños para recibir sus clases a distancia, “con aproximadamente un 80 por ciento que lo hace por medio de un celular”, ya sea porque los maestros les envían videos, o porque puedan visualizar algunas clases y porque ha sido el mayor medio para el envío y recepción de las tareas, entonces nos preguntamos: ¿Qué pasó con las tablets y laptops que recibieron algunos niños? No es que exista una respuesta clara para ello, porque al parecer no se dio seguimiento a esos programas, pero que deberá ser motivo de estudio y análisis una vez terminada la emergencia sanitaria; mencionó también el Secretario, que alrededor de un 25 y 30 por ciento de niños tienen acceso a internet y alrededor de un 60% lo está usando, las cifras que maneja el Secretario, son aun menores a los de la ENDUTIH 2019, que señalaba que alrededor del 70.1 % de la población mexicana mayor de seis años tenía acceso a la red; resulta relevante resaltar lo manifestado por el funcionario público en el sentido que han sido alrededor de 800 mil maestros que se han registrado al curso de capacitación al magisterio en herramientas digitales, que abrió la SEP, lo cual consideró, pone en alto el gran servicio de vocación de los maestros que quieren capacitarse para poder seguir educando a sus alumnos. 

Sin embargo lo que si se pone en evidencia, es que tanto los docentes y con mayor razón los estudiantes se enfrentan con un primer problema, en caso de tener tablets o laptops, y es el acceso a internet, que sabemos en México no es de la mejor capacidad, las largas horas del curso que imparten y reciben algunos maestros que se han venido preparando a marchas forzadas para impartir sus clases a través de dispositivos móviles, les agota sus megas, lo que les ocasiona mayores gastos, ello además, que en ocasiones se tienen que turnar con sus hijos el uso de los dispositivos móviles para que cada quien pueda hacer sus respectivas labores, pues no todas las familias tienen el privilegio de contar cada miembro de ella con un teléfono de gama media o alta, una tablet o una laptop, o bien poder tener toda la familia acceso al internet y no quedar desconectados, por saturación de la red. 

Otra dificultad que ha presentado la educación a distancia han sido las limitantes que también algunos padres de familia o tutores presentan, que al igual que sus hijos, han descubierto recientemente que el celular puede tener mayores aplicaciones además de facebook y whatsapp, y que las tablets no solo sirven para jugar o ver videojuegos o youtubers, en cambio se les dificulta el uso de software u otras herramientas educativas o de crecimiento personal, es decir, todos estamos aprendiendo sin duda alguna, y no podemos regresar a la llamada “normalidad”, debemos regresar mejores, con mayores aprendizajes, pero principalmente con un mejor sistema educativo mexicano.  

La educación a distancia no solo nos muestra lo que ya sabíamos, que la educación digital en México ha sido un fracaso y sus programas como mucho otros, solo sirven para enriquecer a algunos funcionarios y algunas empresas participantes propiedad de algún funcionario, su socio, familiar o prestanombres; también ha puesto el dedo en la llaga de la gran, estrepitosa, ofensiva y dolorosa desigualdad que existe en México, en el mundo también, pero nos enfocamos en nuestro país, esa brecha que necesitamos cerrar y que no lo haremos sino cambiamos el sistema neoliberal que tenemos, para poder hablar de igualdad de oportunidades necesitamos un pueblo educado, que cuestione, con pensamiento crítico, necesitamos que todos tengan acceso a la educación y a la cultura, que los niños sepan que la tablet además de divertirle puede ser una gran herramienta para el conocimiento y su desarrollo intelectual y personal, necesitamos que la educación digital se desarrolle plenamente pero con visiones, objetivos y metas claras, que puedan servir como una herramienta, un auxiliar en el desarrollo y proceso de formación de los estudiantes, que integre también a los docentes para que puedan no solo fomentar su uso, sino que tambien puedan incorporar dentro de sus herramientas pedagógicas las tecnologías digitales, lo que necesariamente implica que las escuelas y particularmente las aulas cuenten con esa tecnología.  

Otra reflexión que nos deja esta experiencia, es que si queremos observar las diferencias de clases en acción, observemos el desempeño de la educación a distancia en tiempos del Covid-19, si pertenece usted a una clase privilegiada en la que pueda pagar un buen colegio privado, uno bueno y caro, porque hasta en las escuelas particulares hay niveles,  entonces su hijo sí tiene clases virtuales durante su turno de la mañana y por la tarde su tareas, similar a las clases presenciales, en cambio, si usted pertenece a una clase media donde pueda pagar un colegio un poco más modesto y algunas escuelas públicas de zonas urbanas, sus hijos recibirán algunas horas de clases virtuales, ya sean vídeos grabados por algunos de sus maestros, no todos, y su relación de tareas a elaborar ya sea por correo electrónico o whatsapp, que tendrán que regresar por el mismo medio, con apoyos de clase por televisión; pero si usted es menos afortunado y pertenece a una clase social baja o vive en una zona rural que tiene poco acceso a internet, olvídese de sus clases virtuales, sus clases consistirán en la elaboración o llenado de un cuadernillo que los maestros harán llegar a los educandos, si tiene suerte y la señal de televisión llega a su hogar los niños podrán auxiliarse con las clases por televisión o en su defecto por radio, de las comunidades indígenas ¿Qué les puedo decir?, ¿Se empiezan a notar las diferencias? 

Y no puedo terminar la presente reflexión, sin reconocer que los Maestros y las escuelas presenciales son insustituibles. Necesitamos urgentemente revalorizar la educación en México, re-definir que queremos lograr, que clase de ciudadanos queremos formar y a partir de ahí elaborar los programas educativos.

Como bien lo dijo José Martí: “La ignorancia mata a los pueblos, y es preciso matar a la ignorancia”. 

volver arriba