Menu

Mediante charla en el IPN difunden la lucha por la paz con justicia social en Colombia.

  • Escrito por 
Mediante charla en el IPN difunden la lucha por la paz con justicia social en Colombia.

Por Arturo Rubio
Célula “Flores Magón” 

Reunidos en el Auditorio Lenin de la Escuela Superior de Economía del IPN, alrededor de 80 asistentes entre estudiantes, algunos maestros y miembros de la Juventud Comunista de México y del  Partido de los Comunistas, escuchamos la plática que dieron nuestros compañeros: María de la Luz Rivera Mendoza  y José Luis Contreras.

Relataron que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, son un grupo guerrillero que surgió a finales de la década de los 50 y principios de los 60 del siglo XX, como Grupo de Autodefensa Campesino; derivado de las condiciones de explotación, miseria, represión y gran violencia que el gobierno de Colombia de esa época, con la ayuda militar y financiera del  imperio yanqui,  imponía a la clase trabajadora y al pueblo de ese país.  Posteriormente, “el  5 de mayo de 1966, la Segunda Conferencia del Bloque Sur oficializa la conformación de las FARC como brazo armado del partido comunista”.  Al término del Siglo XX, a su nombre agregaron FARC-EP (Ejército del Pueblo), y acumularon una fuerza de más de 16 000 guerrilleros; fue cuando la Casa Blanca, con el halcón Bill Clinton y Andrés Pastrana por Colombia implantaron el “Plan Colombia”, para intentar detener el avance insurgente.

Comentaron también, que antes hubo otro proceso de paz: en 1998, con Andrés Pastrana en la Presidencia de Colombia, aunque no se logró el objetivo. Sin embargo, existe otro: “En 1984, las FARC firmaron los Acuerdos de la Uribe junto con otros grupos guerrilleros con el gobierno del entonces presidente Belisario Betancur.  … El gobierno permitió que los grupos permanecieran en los sitios en los que estaban sin ser atacados.  … Las FARC se comprometieron a suspender los secuestros y establecieron su movimiento político, la Unión Patriótica (UP). “ La UP, fue diezmada por el gobierno: asesinaron a más de 3 000 de sus miembros que optaron por la lucha política “legal”; el gobierno los traicionó.

Hicieron una analogía (Luz y José Luis) del “Plan Colombia” —instrumento de control político- ideológico-militar que, Estados Unidos diseñó para, junto con el Estado colombiano, combatir a las FARC, y de paso sembrar bases militares gringas en territorio colombiano; como trampolín para de allí atacar a Cuba, Venezuela, Bolivia o Ecuador, países que han constituido la UNASUR, el ALBA y el ALCA; iniciativa tendiente a integrar económica, política, social y culturalmente a las naciones de América Latina, para enfrentar la embestida del imperio capitalista encabezado por Estados Unidos— , con el “Plan Mérida” que el gobierno estadunidense acordó con el Estado mexicano, para, supuestamente declarar la “guerra al narcotráfico y al crimen organizado” (Calderón dixit); lo cual arrojó cerca o más de 150 000 muertos (en lo que va del de Peña Nieto ya van más de 20 000), la mayoría del pueblo; y que han empleado para tratar de desarticular y aniquilar las luchas de los movimientos sociales más consecuentes y radicales del país: por ejemplo, los ataques a dirigentes de la Organización Popular de Productores de la Costa Grande; las aprehensiones de miembros de la CRAC-PC; la embestida contra las Juntas de Buen Gobierno Zapatistas, etc., además, acotó José Luis, si bien aquí aún no hay bases militares gringas (aunque sí existe una Escuela militar o de capacitación policial, en el estado de Puebla), la CIA, la DEA, la NSA, casi todas las agencias de inteligencia (léase contrainsurgencia) estadunidenses nos han invadido y son las que dirigen y determinan la política de la seguridad nacional en México.  Lo cual es menester reflexionar para organizarnos mejor y fortalecer la lucha anticapitalista.

José Luis, expresó en cuanto al narcotráfico en Colombia, además de la cocaína, su principal producto y mercado son las esmeraldas, y el consumidor o cliente fundamental, Estados Unidos…; por lo cual,  su historia ha transcurrido en una gran disputa  entre los diversos Cárteles, como el de Medellín, cuyo líder fue Pablo Escobar Gaviria, quien entre 1970-1990 adquirió un gran poder económico y político: tenía comprados o amenazados a funcionarios clave del gobierno. Finalmente, tuvieron que unirse todos los grupos de poder locales, más la siempre presente intromisión yanqui, para exterminar a Escobar y a su Cártel. Por supuesto, otro grupo mafioso tomó su lugar, como sucede con todos los aparatos o medios orgánicos  estatales de control político-ideológico-militar del imperio: cuando son funcionales al sistema, son tolerados y apapachados (remember  que Vicente Fox, liberó y protegió al Chapo y su Cártel del Golfo…); cuando rebasan los límites… se los ejecutan o  son presos-ligth (Salinas de Gortari-La Quina y Peña Nieto-Elba Esther Gordillo…).

Comentaron también, que el interés del gobierno colombiano y del imperio gringo, por  concretar el Proceso de Paz, es porque descubrieron que en los territorios dominados por las FARC-EP existen yacimientos de algunos minerales   que son de interés económico-político estratégico. 

El evento concluyó, en que el Proceso de Paz tiene un fundamento: Colombia lleva cerca de 60 años enfrascado en una lucha entre los grupos guerrilleros que han surgido y el Estado local que, si no fuera por la injerencia de Estados Unidos, ese país ya fuera independiente y libre. En ese tiempo, han muerto miles de colombianos, y el pueblo quiere que eso termine. Por tanto, es menester fortalecer la lucha anticapitalista en todo el mundo, con lo cual se inyectará vigor a las FARC-EP y al movimiento social independiente de Colombia, y se dará un duro golpe al “Plan Colombia”.  

 

volver arriba