Menu

Conmemora militancia del DF 193 aniversario del natalicio de Federico Engels.

  • Escrito por 
Conmemora militancia del DF 193 aniversario del natalicio de Federico Engels.

Por Célula Fuerza Obrera

La militancia del Partido de los Comunistas y la Juventud Comunista de México en el Distrito Federal organizo un acto conmemorativo por el 193 aniversario del natalicio del revolucionario alemán Federico Engels. Este acto se realizó con el objetivo de fortalecer nuestra identidad comunista, conociendo más la vida y los aportes de los revolucionarios partícipes en episodios relevantes de la humanidad que forman parte de nuestra memoria histórica.

            Compartimos la intervención de este modesto pero combativo acto, que corrió a cargo de Héctor González militante de la Célula Comunista Espartaco e integrante del Secretariado de la JCM.

Camaradas agradecemos su asistencia a este acto sencillo y modesto por el aniversario del natalicio de Federico Engels, padre del socialismo científico y cofundador de la teoría marxista.

      Engels nació en Barmen, en la provincia renana del reino de Prusia, hoy Alemania.  Nació en el seno de una familia burguesa, acomodada, conservadora y religiosa, propietaria de fábricas textiles y vitivinícolas. Desde muy joven se dedicó al estudio de la filosofía y a la investigación. En 1842 se trasladó a trabajar a Manchester para atender los negocios familiares. Es ahí donde conoció las míseras condiciones de vida de los trabajadores de la primera potencia industrial del mundo lo que lo lleva a afirmar que el proletariado no es solo una clase que sufre, y allí publicó, en 1845, su primer libro: La situación de la clase obrera en Inglaterra.

     Su ingreso a la Universidad de Berlín (1842) sirvió para integrarse a los movimientos revolucionarios de la época: se relacionó con los hegelianos de izquierda y con el movimiento de la Joven Alemania. El contacto de Engels con las ideas de Hegel lo lleva a hacerse algunos planteamientos, como este: “si todo en el mundo se desarrolla, si unas instituciones sustituyen a otras, ¿por qué han de perdurar eternamente la autocracia del rey prusiano o del zar ruso, el enriquecimiento de una minoría insignificante a expensas de la enorme mayoría, el dominio de la burguesía sobre el pueblo.” La filosofía de Hegel era de avanzada para su época, hablaba del desarrollo del espíritu y de las ideas, pero era una filosofía idealista. Engels y Marx quienes para 1844 ya se conocían, y con quién tuvo previo intercambio epistolar, rechazaban las concepciones idealistas. Determinaron que no es el desarrollo del espíritu lo que explica el desarrollo de la naturaleza, sino, a la inversa, que el espíritu tiene su explicación en la naturaleza, en la materia. Así como también que el desarrollo de la sociedad humana está condicionado por el desarrollo de las fuerzas materiales, las fuerzas productivas. Desde ese momento su trabajo fue conjunto, planeado, solo los separó en 1883 la muerte de Marx y Engels continuó la obra que elaboraron en común.

     En 1847, un pequeño partido clandestino de obreros alemanes y exiliados, la Liga de los Comunistas, encargó a los dos jóvenes la redacción de un texto programático. Eran materialistas en el terreno filosófico y militantes en la práctica. En 1848 se publicó el célebre Manifiesto Comunista. Que expone los principios fundamentales del Socialismo, planteando por primera vez que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases. Expusieron los mecanismos de dominación económica y política de la burguesía. Plantearon la necesidad de la lucha política de la clase obrera con su propio partido, para lograr su liberación, a través de la revolución socialista aboliendo la propiedad privada. Dicho documento tenía un llamado final que aún cimbra a la burguesía y que da identidad a los trabajadores de México y el mundo: ¡Proletarios de todos los países, uníos!

     Junto a Marx, la vida de Engels estuvo ligada a las distintas experiencias revolucionarias de los trabajadores europeos, entre ellos  la Comuna de París. Engels a pesar de lo contradictoria que parece su condición de empresario y revolucionario, no tuvo sólo un protagonismo propio como teórico del socialismo, sino que participó activamente en el movimiento obrero. Fue secretario de la Primera Internacional Obrera (la Asociación Internacional de los Trabajadores AIT) desde 1870, y participó también en la fundación de la Segunda Internacional. Intervino, por sus responsabilidades, en la vida política de los partidos afiliados a la Internacional en Europa escribiendo libros y artículos al respecto.

     Aunque corresponde a Marx el papel principal en el desarrollo y formación de las ideas del socialismo, Engels ejerció una gran influencia sobre él, pues lo acercó al conocimiento del movimiento obrero inglés y atrajo su atención hacia la crítica de la teoría económica clásica. Fue también Engels, quien gracias por su desahogada situación económica por los negocios de su familia, aportó a Marx la ayuda económica necesaria para mantenerse y escribir El Capital, e incluso publicó los dos últimos tomos de la obra después de la muerte de su gran amigo y compañero. Engels siempre tuvo un cariño hacia Marx mientras éste vivió - una relación fraterna que desarrollo las condiciones para tener como fruto un aporte relevante a las ideas del proletariado-, y su admiración a la memoria del amigo fallecido, ambas fueron infinitas.

     Hoy mas que nunca es necesario que conozcamos la vida de Engels, sus aportes al Socialismo Científico, sus trabajos filosóficos y políticos resaltando la máxima conclusión de que la clase obrera encarna el futuro de la humanidad y que es necesario que esta luche por su liberación. En necesario difundir y exaltar que a pesar de que pudo tener una vida cómoda, asumió una cuestión fundamental: militar. He ahí un aspecto fundamental que debemos resaltar y exponer a nuestros camaradas de Marx y Engels su militancia.Se sabían, se sentían, luchaban y se formaban como militantes. Por tanto hay que tratar de ser, de estar y asumirnos sobre todo como militantes. Uno nunca se asumió sin el otro, no fomentaban el individualismo, sino un espíritu colectivo donde nadie era todo en sí mismo y que necesitaba de los demás, en primer orden los camaradas de Partido y después los amigos para actuar directamente y transformar al mundo.

     Engels fue un incansable militante y teórico del proletariado, destinó recursos y fuerzas, tanto materiales como intelectuales, a la lucha revolucionaria y al desarrollo del movimiento obrero. Murió en Londres en 1895, no tiene tumba, pues indico que lo cremaran y sus cenizas fueran arrojadas al Mar del Norte. Hoy nuestra militancia en el Partido de los Comunistas al igual que la Juventud Comunista de México hacemos eco de la consigna de Lenin al referirse a este gran ser humano:

¡Memoria eterna a Federico Engels, gran luchador y maestro del proletariado!

Gracias camaradas.

volver arriba