Menu

LA REVOLUCIÓN CUBANA EN MONTERREY

  • Escrito por 
LA REVOLUCIÓN CUBANA EN MONTERREY

INTERVENCIÓN DEL COMPAÑERO ALEJANDRO MARTINEZ, DEL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS EN EL EVENTO  POR EL 55 ANIVERSARIO DEL TRIUNFO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA, LLEVADO A CABO EN CIUDAD DE MONTERREY EL DÍA 12 DE ENERO DEL 2014

 

Compañero Pedro Andrés García, Cónsul General de Cuba

Compañeros de la Comunidad de Cubanos Residentes en NL

Compañeros del MMSC,

Compañeros presentes en este evento.

A nombre de los militantes del Partido de los Comunistas,  agradecemos la oportunidad que nos han brindado para expresar algunas opiniones sobre el Triunfo de la Revolución Cubana.

Compañeros:

Hace unos días, el Primero de Enero, los revolucionarios de todo el mundo, conmemoramos el 55 Aniversario del Triunfo de la Revolución Cubana y todo lo que este acontecimiento representa.

Cuando un acontecimiento histórico, impacta de manera profunda y real entre los pueblos y sus organizaciones, este trasciende la fecha, trasciende el mero simbolismo, trasciende la simple repetición de consignas.

En lo particular, para nosotros, los militantes del Partido de los Comunistas, la Revolución Cubana es una luz que nos motiva e impulsa en la lucha por ese Mundo Mejor que solo es posible bajo el Socialismo.

Para nosotros, la defensa de la Revolución Cubana y la solidaridad militante que de ello se deriva, no es una cuestión de estrategia, de táctica o de coyuntura, sino que es una cuestión de Principios.

El Partido de los Comunistas nace precisamente un 26 de julio del 2003, porque quisimos rendir, con ese hecho, un modesto homenaje a lo que representa para nosotros el 26 de Julio, entendido éste como antecedente inmediato de La Revolución Cubana.

Compañeros:

Solo señalaré algunos hechos vinculados directamente con la Revolución Cubana, que nos ayudan a entender porque ésta nos resulta tan trascendental.

La Revolución Cubana es el triunfo definitivo de las luchas iniciadas contra la esclavitud y por la independencia, encabezadas por Antonio Maceo, el general Máximo Gómez y el  apóstol José Martí, entre otros grandes patriotas.

Para finales del siglo XIX, el pueblo cubano, a costa de grandes sacrificios humanos en su lucha por la Independencia, ya tenía prácticamente derrotadas a las tropas españolas.

Pero entonces entran en escena los intereses económicos y políticos del imperialismo yanqui.  Y como es y ha sido práctica del gobierno norteamericano, las intrigas y guerra sucia hicieron presencia en la guerra de independencia cubana, utilizando el pretexto del hundimiento de El Maine para la intervenir en esa lucha.

Como resultado, Cuba se independiza de España, pero el gobierno yanqui le impone condiciones políticas y ocupa militarmente la Isla.

El imperialismo se apropió de grandes extensiones territoriales en Cuba, controló el comercio y la producción. Impuso gobiernos títeres y ante el saqueo indiscriminado del país, hundió al pueblo cubano en la miseria, el analfabetismo y la insalubridad.

Con la formación el Partido Comunista Cubano a principios del siglo XX y otras organizaciones sindicales, estudiantiles, y campesinas, cobra auge la lucha desde posiciones de clase y antiimperialistas, y que se oponen a la explotación despiadada de los trabajadores y de los campesinos.

Las protestas se generalizaron, y los gobernantes reprimieron sangrientamente al pueblo, el cual, aun bajo esas circunstancias, continuó la lucha, extendiéndola a las ciudades, los llanos  y las montañas.

Por fin, bajo la guía de Fidel Castro, un Primero de Enero de 1959 entra el Ejército Rebelde en La Habana, anunciando el triunfo de la Revolución Cubana.

Pero cuando los revolucionarios cubanos toman el poder, comprenden que no basta con derrotar a los enemigos internos porque estos tenían vínculos con el     imperialismo yanqui, el cual se opondrá a todas las medidas que benefician al pueblo   y que afectan su dominio.

Por eso, los revolucionarios cubanos, basándose en nuevas leyes, llevan a cabo las nacionalizaciones de empresas estratégicas, que tenían en sus manos los imperialistas y al aplicar la Reforma Agraria, empiezan a cumplir las promesas del Moncada, imprimiendo un carácter radical y popular a esta Revolución.

Es entonces cuando la Revolución Cubana, llega a un punto tal, en que debe definirse claramente, del lado del pueblo, porque de no ser así, corría el riesgo de estancarse y regresar al pasado de miseria.

Por eso, dos años después, en 1961, se proclama el carácter Socialista de la Revolución Cubana.

Para el Partido de los Comunistas, esto es muy importante.

Porque la Revolución Cubana, rompió la cadena capitalista en nuestro continente y abrió la época del tránsito del capitalismo al Socialismo.

Cuba demostró que el Socialismo es un camino de Justicia por el que pueden transitar nuestros pueblos latinoamericanos, y que el Socialismo puede tomar las características particulares en cada país de acuerdo a su propia historia.

Cuba, con su Revolución, demostró lo falso de la idea del fatalismo geográfico que nos decía que nada podíamos hacer por nuestros pueblos en América, por la presencia cercana del imperialismo yanqui.

Cuba demostró que si se puede emprender un camino de liberación para nuestros pueblos.

Los acontecimientos posteriores al triunfo de la Revolución Cubana, son hechos heroicos:

Enfrentar  a más de 10 administraciones yanquis,

enfrentar  al criminal bloqueo económico,

enfrentar  con dignidad la Crisis de Octubre o de los Misiles,

enfrentar  a los mercenarios en Playa Girón,

enfrentar  acciones terroristas e intentos de atentados contra los dirigentes cubanos,

enfrentar  a las dictaduras militares que asolaron a América Latina,

enfrentar  las campañas mediáticas,

enfrentar  el desmoronamiento de la URSS y países Socialistas de Europa del Este,

enfrentar  durante 10 años el Periodo Especial.

Ante cada una de estas adversidades, la Revolución Cubana, con el respaldo del pueblo, siempre salió adelante.

Pero además, ha dado también reiteradas muestras de solidaridad con pueblos pobres de Asia, África y América Latina, en un claro ejemplo de internacionalismo proletario.

La Revolución Cubana sigue viva, y aunque se renueva de acuerdo con los tiempos y las circunstancias, en esencia sigue basándose en sus mismos principios.

Sus enemigos históricos, el imperialismo yanqui y sus lacayos, siguen con sus planes para destruirla y poner a Cuba de nuevo bajo el sistema de explotación capitalista.

Hablar de la Revolución Cubana, es hablar de conceptos justos y vigentes. Es hablar de Socialismo, es hablar de Independencia, es hablar de Soberanía, es hablar de Patria. Es hablar de Logros Sociales. Es hablar de Futuro.

Los militantes del Partido de los Comunistas, somos patriotas y antiimperialistas, por eso celebramos con admiración que el pueblo cubano y su Revolución, hayan resistido por más de 55 años al imperialismo y a sus lacayos.

Pero también celebramos con entusiasmo los enormes éxitos logrados por Cuba Socialista en el campo de la educación, en el pleno empleo para todos, en la seguridad pública, en la cultura, en el deporte, en la ausencia de crimen organizado, en la superación de la desnutrición, en el sistema de salud, en los avances biotecnológicos.

En nuestros países seguimos padeciendo el sistema de explotación capitalista, donde lo que predomina son los fracasos, la miseria, la desatención social, la ruina, la depredación, el desempleo.

Ante esa realidad, tenemos el ejemplo de Cuba que sigue avanzando, si bien con algunas carencias, pero con dignidad.

Por eso, para los comunistas es un orgullo estar del lado de la Revolución Cubana  y ratificamos nuestra solidaridad militante con esta causa.

¡Que viva la Revolución Socialista Cubana!

Gracias por su atención.

 

volver arriba