Menu

Homenaje a Alejandro Gascón Mercado

  • Escrito por 
Homenaje a Alejandro Gascón Mercado

Palabras en la Ceiba

Discurso pronunciado en el aniversario numero 82 del natalicio del comunista Alejandro Gascón Mercado ante su tumba por parte del compañero Salvador Castañeda O´Connor.

Aquí estamos como cada año los compañeros del Partido de los Comunistas a rendirle cuentas a nuestro hermano mayor.

Por hoy le decimos que nuestro Partido mantiene con firmeza su ideología Marxista Leninista. La vida y la lucha nos han diseñado cómo un  partido pequeño, como un partido de cuadros, pero que tiene una gran presencia en el movimiento obrero, tal vez como ningún otro partido la tuvo en el pasado, descontando la época del Maestro Lombardo. Los electricistas, los mineros, los maestros y quienes laboran en el sector de los servicios, nos escuchan con respeto y simpatía y atienden muchas de nuestras opiniones.

 Esa posición la hemos ganado porque fuimos protagonistas importantes, junto al Sindicato Mexicano de Electricistas, en la lucha en contra de la privatización del sector energético; porque bajamos al fondo de la mina de Pasta de Conchos junto con las viudas y el Sindicato minero, en un intento casi heroico por rescatar los restos mortales de los mineros muertos en la fatídica explosión que tuvo lugar en la madrugada del 19 de febrero del 2006; porque salimos a pescar junto a los indígenas Cucapás en el afán de proteger sus vidas, sus embarcaciones y el producto de su trabajo, frente a la agresión de las autoridades que pretenden impedir la pesca en la desembocadura del Río Colorado, cuando durante miles de años ha sido la actividad económica fundamental de los hermanos indígenas, en esa región del Golfo de California; porque dimos solidaridad al heroico pueblo de Salvador Atenco en su lucha por defender la integridad de su ejido y por lograr la libertad de sus presos.

Nuestro partido mantiene su línea de ruptura con el gobierno y el sistema capitalista.

En la lucha anti sistémica y revolucionaria no solo mantiene sino que ha reforzado su alianza con el EZLN y el sub comandante Marcos, con los Panchos independientes y su partido político, con INSUMISA, con UNIOS y con todas aquellas organizaciones sociales y políticas que suscribieron su adhesión a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

En lo internacional, nuestro partido ha estrechado su relación fraternal combativa y al más alto nivel, con el heroico Partido Comunista de Cuba.

Por el esplendor de esta Ceiba, podemos corroborar con alegría que Alejandro aún está vivo.

Por la presencia de los compañeros, del dirigente nacional de nuestro partido, Fernando Acosta, nos damos cuenta también, de que Alejandro sigue siendo comunista.

Se equivocan aquellos que piensan que a estas alturas de su vida, Alejandro hubiera cambiado a Carlos Marx y Vicente Lombardo por Cuauhtémoc Cárdenas o López Obrador.

Al respecto quisiera recordar que  Martí  Batres, Alejandro Encinas, René Bejarano y   Dolores Padierna, fueron miembros de nuestro partido, (PRS) quienes en el seno del Comité central desplegaron en el año de 1986 una vigorosa campaña para sumarnos a la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, que era de nuestra simpatía, frente a la pretensión de los neoliberales que, impusieron a Salinas de Gortari. Sin embargo, Alejandro se opuso, como se opuso siempre a que nuestro partido apoyara a alguien que no fuera un candidato propio. Además había que respetar el principio de la lucha de clases, según el cual un partido de la clase obrera, marxista leninista, no podía sino tener un candidato comunista que contendiera con o sin registro. para ganar el poder y construir el socialismo en México.

Como no hubimos superado tal contradicción aún después de las elecciones, porque los compañeros insistían en que nos fusionáramos al movimiento cardenista, decidimos separarnos amigablemente. Ellos se fueron al PRD y nosotros permanecimos en el PRS. Lola Padierna nos dijo en la fiesta de despedida que nosotros les estábamos cantando las golondrinas, pero Alejandro le contestó que ellos eran quienes cantaban “la barca de oro”. Todos terminamos cantando “Nosotros que nos queremos tanto debemos separarnos…”

El PMS por su parte, que operaba con el registro que habíamos ganado para el Partido Comunista, los diversos partidos de izquierda que nos fusionamos en el PSUM, decidió ceder su registro como partido proletario al PRD, partido burgués.

Me cuentan que al final del congreso nacional que resolvió desintegrar al PMS, un compañero pidió la palabra para pedir que se cantara por última vez “La Internacional”

 

Más tarde, en 1994 Alejandro recorrió el país haciendo un gran sacrificio físico y económico como candidato comunista a la presidencia de la República. En esa campaña que intentaba mostrar a los mexicanos y al mundo que la lucha por el socialismo seguía vigente a pesar de la declinación de la Unión Soviética, a Alejandro se le fue  la vida.

Quiero decir finalmente, que Alejandro contribuyó  ideológica y económicamente a la creación del Partido de los Comunistas, quien lo premió extendiéndole la credencial número uno.

 Nuestros ex compañeros tienen pleno derecho de militar en los partidos que consideren más afines a. sus posiciones ideológicas y programáticas. Yo respeto ese derecho y conservo para ellos el cariño de toda la vida, pero políticamente esa decisión nada tiene que ver con las ideas y militancia de Alejandro.

La Cámara de Senadores le hizo un magnifico homenaje a Alejandro pero se cuidó de decir que el homenajeado era comunista

 Alejandro creó comunistas a su estilo, con todos los defectos y virtudes de nuestro pueblo, ligados profundamente al dolor y a las alegrías de los nayaritas, integrados plenamente a sus luchas históricas y concretas.

Nosotros siempre estuvimos alejados del oscurantismo, de las absurdas prácticas de pequeños grupos que se reclamaban como comunistas pero que actuaban con amargura y paranoia y se refugiaban en el clandestinaje sólo  para que nadie los molestara, pues ni siquiera se atrevían a conspirar contra el gobierno. De supuestos perseguidos se convirtieron en perseguidores reales de los funcionarios de Gobernación para pedirles más prerrogativas.

Nosotros nunca escondimos nuestros objetivos de clase ni la decisión de construir el sistema socialista en México, aunque por ello pudiéramos perder votos. Fuimos los primeros en registrar nuestra plataforma electoral, aún cuando la Ley no lo exigiera.

Por esas razones en Nayarit nunca prosperó el anti-comunismo. En el año de 2003 hicimos un programa de radio en la XEXT que se trasmitía diariamente y que se llamó “ADELANTE. ESTE ES EL PROGRAMA DE LOS COMUNISTAS”. Alguien comento que sólo en Nayarit podían suceder tales cosas.

Gracias compañeros de Coahuila, Jalisco y el DF, por haber venido de tan lejos a. conmemorar el 82 aniversario del natalicio de Alejandro Gascón.

 Gracias a todos.                          

volver arriba