Menu

Un Partido que avanza, lucha y se fortalece.

  • Escrito por 
Un Partido que avanza, lucha y se fortalece.

La militancia del Partido de los Comunistas se dio cita en la ciudad de Aguascalientes el pasado fin de semana para celebrar su 3ra Conferencia Nacional de Organización (3CNO), ejercicio leninista que trata aspectos relevantes en la vida cotidiana de un Partido Comunista.

Convocada por su Comité Central, reúne a la militancia agrupada en células, organismo fundamental que desarrolla el trabajo emitido por el colectivo partidario, que funge como instrumento para difundir los objetivos y tareas que nos proponemos.

La principal tarea de esta 3CNO fue realizar un balance general de los objetivos trazados por el Partido a partir de su 3 Congreso Nacional, celebrado en 2012. La Dirección Colectiva, el Comité Central y la militancia en lo general debatieron bajo los principios del centralismo democrático, la discusión colectiva y la responsabilidad individual, como pilares en la ardua tarea de mejorar a nuestro Partido.

En medio de una ceremonia de inauguración cargada de mística revolucionaria, el compañero Fernando Acosta marcó la pauta a seguir mientras leía el documento central elaborado por la Dirección Colectiva. Afirmó que esta “…III Conferencia Nacional de Organización es la oportunidad que tiene todo el Partido de debatir las formas internas de organización, pero también de expresar las trabas que en la lucha cotidiana no nos dejan avanzar hacia nuestros objetivos.”

Dicho esto, se comprendía que la finalidad de la 3CNO es evaluar con objetividad y sentido crítico el trabajo de la organización, lo que dio un marco excelente para que los militantes abordaran los documentos de discusión elaborados por el Comité Central. Se intercambiaron opiniones sobre la lucha de clases a nivel nacional y la agudización de las condiciones objetivas que pueden propiciar el estallido revolucionario, si se desarrollan más las condiciones subjetivas. Se discutió sobre la situación de la lucha de clases a nivel internacional, la resistencia de los pueblos frente a las agresiones imperialistas, las experiencias de lucha de la clase obrera en Europa, los procesos democrático progresistas y sus matices en América Latina. Se debatió profundamente sobre la caracterización de la crisis actual del capitalismo, además de la interacción entre las organizaciones, grupos y colectivos que consideramos aliados.

La plenaria de organización del sábado por la tarde fue una muestra del ejercicio pleno del centralismo democrático. Se hizo un balance general de la vida partidaria señalando las consecuencias de viejos hábitos que no permiten que se desarrolle la vida celular en donde se encuentran militantes del Partido. La periodicidad y fortalecimiento de nuestros medios de difusión fue un tema recurrente, desde nuestro periódico, El Comunista, que debe fungir como organizador y herramienta de agitación, hasta nuestra revista, Unidad Comunista, como elemento de estudio y debate teórico, sin renunciar a las nuevas herramientas virtuales de comunicación. La coordinación entre células y su vínculo hacia el Comité Central también fue un tema medular, así como la necesidad de profundizar y darle un método a la formación política ideológica de nuevos cuadros. En general, un intenso y nutrido intercambio de ideas entre quienes integran con su esfuerzo y voluntad el colectivo partidario.

Nuestro Partido, aspira a convertirse en un referente sólido con presencia nacional y con influencia en varios sectores y luchas populares. Una muestra de ello fue el recorrido realizado en 2006 de La Otra Campaña, en 2007 el campamento Cucapás, Quilihuas y Zapatistas unidos en defensa de los pueblos originarios y de la madre tierra, junto al Rescate Independiente de Pasta de Conchos en 2008, donde enfrentamos al asesino monopolio minero Industrial Minera México, páginas gloriosas que hemos escrito y que han dado forma a nuestra identidad como Partido. Experiencias con las que buscamos generar nuevas luchas y dar la pelea contra los explotadores.

Debemos resaltar que sólo con la crítica y la autocritica revolucionarias iremos modelando nuestra forma de hacer política y de relacionarnos con nuestro pueblo, pues son herramientas para ahondar los resultados de una experiencia, que sirven para profundizar el aprendizaje de la práctica cotidiana, que debe sistematizar determinadas experiencias que pueden ser reproducidas completa o parcialmente, en el afán de sumar esfuerzos y romper con la opresión del Estado, construyendo nuevos eslabones de clase, que generen una relación indisoluble entre nuestro pueblo y su Partido, el Partido de los Comunistas.

Los retos actuales y futuros nos exigen prepararnos íntegramente como mejores revolucionarios, articulando todos los medios y recursos con que contamos para fortalecer nuestra unidad y nuestras células, pues en eso radica nuestra combatividad, en nuestro nivel de efectividad y organización.

Tenemos la aspiración legítima, individual y colectiva, de cumplir nuestros propósitos por difíciles que parezcan. Actuamos de manera dialéctica pues concebimos todo proceso de lucha no como algo rutinario y estático, sino en perpetuo movimiento y constante cambio, desterrando el “siempre ha sido así”, por el sueño de la nación liberada. Después de todo somos Partido que avanza, lucha y se fortalece.

Por Célula Comunista Espartaco Siglo XXI
Distrito Federal

volver arriba