Menu

¿Comunistas? He aquí como identificarlos

  • Escrito por 
¿Comunistas? He aquí como identificarlos

En la costumbre y hábito de escudriñar en publicaciones pasadas nos  encontramos con un artículo interesante sobre los prejuicios y la propaganda anticomunista. La fuente es la revista Siempre, que en su número 94 del 13 de abril de 1955 presentó el trabajo  denominado: ¿COMUNISTAS? HE AQUÍ CÓMO IDENTIFICARLOS.

Se trata de una crítica y actualización a la mexicana de una publicación de la revista estadounidense Look que el día 22 de marzo de 1955 publicó los resultados de una investigación que practicó sobre la opinión del pueblo norteamericano acerca del Comunismo. La investigación se realizó en base a una pregunta: "qué es lo que actualmente piensa el pueblo sobre lo que es el Comunismo". La investigación arrojó los siguientes resultados: el 3% de las personas interrogadas dijeron que nunca habían conocido a una persona que admita ser comunista. El 10% dijeron que conocían a alguien que ellos "piensan" que puede ser comunista.  Sobre este 10 % de los entrevistados, los investigadores trabajaron en algo más interesante aún, que es el por qué pensaron eso. Y es cuando la revista Look reproduce lo que consideraba las razones del porque pensaban que alguien era comunista. Estas son las respuestas típicas que revelan la desinformación y la poca cultura política del pueblo norteamericano: 

EL COMUNISTA...

1. "Siempre estaba hablando de la paz mundial.

2. "No asistía a la iglesia y hablaba en contra de Dios".

3. "Lo sospeché por su conversación y sus modales. Era bien educado y tenía un gran desprecio por la mentalidad de otros".

4. "Ella –se trataba en este caso de una mujer–, distribuía literatura sobre las Naciones Unidas".

5. "Creo que era comunista por su opinión sobre la vida de la comunidad y el trabajo en la iglesia. No era como los otros".

6. "Vi un mapa de Rusia en una de las paredes de su casa".

7. "No creía en la Biblia. Hablaba sobre la guerra".

8. "Llevaba a mucha gente con aspecto de extranjera a su casa".

9. "Tenía una cámara extranjera y tomaba muchas fotografías de los puentes de Nueva York".

10. "No creía en Cristo, ni en el cielo, ni en el infierno".

11. "Solamente lo sé. Pero no sabría decir por qué lo sé".

12. "Muy agresivo respecto de ciertas cuestiones. Quería ser líder, pero no le interesaba el dinero".

Siguiendo con la idea de la revista  Look, nosotros al día de hoy pudiéramos hacer nuestra propia lista de características para identificar a los comunistas hoy en el siglo XXI.

A continuación presento los primeros puntos que ayudarán a dicha identificación. Si usted es comunista o conoce a uno puede ayudarnos a ampliar o detallar mejor la siguiente lista. Son comunistas las personas que tienen las siguientes características:

  • En su vocabulario permanente hay palabras en desuso como honestidad, independencia, libertad, principios, solidaridad, patria, humanidad.
  • No creen en la existencia de un ser superior a los humanos pero sin embargo son tolerantes con cualquier creencia religiosa y con las tradiciones de su pueblo.
  • Son personas honestas. No toman nada que no sea suyo ni fruto del esfuerzo ajeno. Viven de su esfuerzo personal. No engañan a nadie. No roban. No se la pasan viendo a quien chingan. Desprecian el dicho “el que no tranza no avanza”. Son gente responsable, entusiasta, alegre y peleadora.
  • Son políticos pero de otro tipo de políticos. No como los de los partidos electoreros. No viven del presupuesto ni de su actividad política. No hacen fortuna. No obtienen dinero de su trabajo político, más bien le ponen recursos, tanto económicos y materiales como de tiempo y trabajo a la organización.
  • Continuamente hablan de ideas nobles y justas, más que de otras cosas. Sus principios e ideales son más importantes que cualquier otra cosa material. Son incorruptibles. No se sobornan. Son gente íntegra, de esa que llama la atención y que a los corruptos les molesta su presencia.
  • Su principal preocupación es la felicidad del ser humano, por lo cual luchan por sobre todas las cosas. Aman al prójimo con hechos. Son solidarios, buenos amigos, y también, buenos amantes.
  • No se venden, no se dan por vencidos. Sus bienes materiales son las que necesitan para vivir. Pero sobre todo están al servicio de su causa. La causa de la destrucción del sistema actual de las cosas y la construcción de un mundo nuevo.
  • Por su amplia cultura general, casi siempre tienen respuestas a para todo, lo que les permite en muchas ocasiones deducir y prever lo que sucederá bajo determinadas condiciones. Saben del pasado, viven el presente y avizoran muchas veces el futuro. Todo esto gracias a la teoría y método científico que utilizan en sus razonamientos.
  • No son egoístas ni hipócritas. No viven la vida como lo hacen por frustración sino por el convencimiento de que la vida de esclavo o de parasito no tiene sentido.
  • Aman y disfrutan profundamente la vida y la naturaleza. Les gusta la lluvia y el desierto, el bosque y el sol, el viento y el mar, las lagunas y los valles, los sábados y los lunes, la novela y el cuento, la poesía y la música, el vino y los quesos, la carne y las verduras.
  • Ven al sexo opuesto como un ser humano más que busca la libertad y la felicidad. Como un explotado más que merece tener en sus manos el producto de sus esfuerzos. Y no como un objeto del cual se puede servir.
  • Es idealista porque habla de ideas y porque todo su actuar es en busca de conseguir un ideal superior. Un ideal que es justo y que es invencible. Y es materialista, no porque busque cosas materiales, sino porque entiende que la materia y su propia existencia es la que da origen a la idea y a  las ideas.
  • Es sencillo y viste ropas normales. Lo mismo sonríe que llora. Grita y guarda silencio. Puede estar enojado o sereno. Puedes verlo andar por las calles de cualquier metrópoli, ciudad o rancho. Puede tener cualquier oficio o profesión. Haber nacido en el centro, en el norte o en el sur. Ser indio o mestizo. Alto o chaparro. Pero con una amplia cultura, y con una necesidad manifiesta de saber más, de indagar, de investigar y de obtener mayores conocimientos de manera permanente.
  • Es un inconforme permanente. Enemigo jurado de la mediocridad. Pero no solo se queja sino que busca acciones que sirvan para mejorar las cosas, para cambiar.
  • Es un organizador permanente. De planes, de proyectos, de sueños, de gente.
  • Actúa como piensa. Aunque sus actos lo hagan perder simpatías, amistades, familiares y hasta la vida.
  • No lucha solo. Por muy brillante que sea tiene confianza en el colectivo. Trabaja en equipo. Milita. Es constructor y activo militante de un Partido Comunista donde aprende y enseña.
  • No participa en las elecciones. Ni como candidato ni como votante. Porque entiende que con el sistema electoral vigente, hacerlo sería convertirse en cómplice de un fraude gigantesco contra su gente, pues gane quien gane las elecciones, el pueblo es siempre el gran perdedor, porque todos los candidatos representan los intereses de los enemigos de los trabajadores; por tanto, no trae manchado el dedo con la sucia tinta de la elección.
  • Siempre está rodeado de buenos libros. En su casa podrás encontrar libros de todo tipo. Pero siempre resaltarán los libros de Marx, Engels, y Lenin.  Seguramente las grandes obras de la literatura universal, de poesía, de ciencia, novelas y demás.
  • Acude de manera frecuente a lugares de convivencia. Ya sea una oficina, biblioteca, casa, escuela, parque, café y/o cantina donde comparte durante horas con personajes distintos. Habla y discute con todo mundo. Su charla sin duda es atractiva para cualquiera pues su cultura le permite hablar desde el último descubrimiento medico hasta un partido de futbol.
  • La televisión, un espectáculo o un evento deportivo son para él simples espacios de esparcimiento. No forman parte de su cultura  ni de la mayoría de su tiempo. Tampoco son escuela ni formadores de su carácter.
  • Está en contra de las leyes actuales. Pues sabe que son herramienta de la clase social dominante, de los ricos. Al igual que los planes de estudio en las escuelas, que las ideas y los moldes que se implantan en la sociedad y de las religiones que abundan en su país.
  • Tiene familia y es responsable y cariñoso con ella. Pero desafortunadamente no es alguien que esté dentro del concepto social del buen padre o del buen hijo. Pues sabe que lo más importante es el convertir en realidad su sueño y el de sus compañeros. El sueño de felicidad de su pueblo. Quiere lo mejor para él y su familia, pero sabe que no lo podrá lograr si no es junto con la felicidad de todo el género humano.
  • Hagan lo que hagan, o cualquiera que sea a lo que se dediquen, en los objetivos de un comunista nunca está el de acumular riqueza. Obtienen lo necesario para vivir, y la mayoría de sus recursos de gastan en preparase mejor y en el cumplimiento de sus tareas políticas.
  • Les gusta “la buena Vida”.  Les gustaría vivir bien. Comer los mejores alimentos. Tomar las mejores bebidas. Disfrutar de los mejores espectáculos del propio hombre y de la naturaleza. Acceder al deporte, a la cultura, al arte y a la recreación. Ser feliz. Solo que a diferencia de los grande ricos del mundo, esto que a los comunistas les gustaría, lo quieren no solo para ellos sino para toda la humanidad.
  • Siempre están protestando por las injusticias cometidas contra cualquiera. Siempre denuncian las arbitrariedades del gobierno. Siempre están del lado del desposeído. Siempre señalan lo incorrecto. Siempre protestan en contra del sistema.
  • Defienden la paz, la patria, saben de historia y aman a personajes como Hidalgo y Morelos, Villa y Zapata. Hablan de una país que existió llamado Unión Soviética y defienden a muerte a Cuba. Aman a su pueblo.
  • No mienten, no suplantan,  no simulan, no son farsantes. Buscan siempre la unidad, la del pueblo, la de los de abajo, la de los trabajadores, la de su partido. No les gustan los protagonismos mas quieren ser protagonistas del cambio. No buscan mesías o redentores. Buscan elevar la conciencia del pueblo y de los trabajadores. Siempre quieren ser mejores pero no para su beneficio personal sino para el beneficio colectivo.
  • En donde quieran que estén parados saben de la enorme responsabilidad que cargan sobre sus hombros. Lo que hagan o dejen de hacer representa la vida o la muerte para mucha gente. Mas sin embargo luchan con alegría y convencidos de su victoria por más difícil que sea la lucha. Pues ser comunista no es un sacrificio sino un privilegio. Un verdadero comunista es un optimista en el porvenir.
  • Continúa …

Son simplemente hombres y mujeres como cualquiera, con la ropa de cualquiera, los puedes encontrar en la calle, en una plaza, en la playa, puede ser tu vecino, tu primo, tu hermana, tu compañero de trabajo, el de la esquina, tu compañero de aula, el maestro, tu novia. Quien sea puede ser. Solo obsérvalos y fíjate si tienen estas características. Si es así, ten cuidado pues se trata de un comunista, y esos son peligrosos, te pueden cambiar tu vida, te pueden enseñar que la vida se puede vivir diferente y que puede ser diferente, que solo hay una vida como para desperdiciarla de forma angustiosa y mediocre. Te pueden convencer  que todo cambia y puede ser cambiado, y sobre todo, te pueden mostrar la felicidad que da el luchar por un mundo mejor. 

Por Rafael Castañeda Pineda

volver arriba