Menu

Conferencia de Mirta Rodríguez en el IPN

  • Escrito por 
Conferencia de Mirta Rodríguez en el IPN

Conferencia de Mirta Rodríguez en la presentación del libro “La verdad me nombra” de Antonio Guerrero en la ESE-IPN

Por: Comisión de RRII del CC del Partido de los Comunistas.

El pasado 27 de mayo simpatizantes y militantes del Partido de los Comunistas en el Distrito Federal tuvieron la oportunidad de escuchar a la compañera Mirta Rodríguez, madre de Antonio Guerrero, uno de los Cinco antiterroristas cubanos que el imperio norteamericano tiene prisioneros injustamente y cuyo único delito cometido es el de por amor tratar de defender a su país protegiéndolo de las acciones terroristas que se preparan desde Miami desde el triunfo de la Revolución Cubana. Acompañada de Raúl Mojena Suárez, encargado de Asuntos Políticos de la Embajada de la República de Cuba en México, Mirta presentó en la Escuela Superior de Economía del IPN el libro de poemas de su hijo “La verdad me nombra”, el cual escribió en condiciones de confinamiento cuando fue detenido en una celda de castigo, y que cuenta con ilustraciones de otro de los Cinco Héroes, Gerardo Hernández Nordelo y Prólogo de René González, el primero en salir de prisión tras pagar íntegra su condena. Su visita en México sirvió también para promocionar el III Encuentro Internacional de Solidaridad con los Cinco “5 días por los Cinco” del 4 al 11 de junio en Washington, Jornada en la que nuestro Partido se sumó con diversas acciones.

Este 12 de septiembre se cumplen 16 años de injusto encarcelamiento de estos Cinco patriotas. Mientras por un lado el gobierno de Estados Unidos dice luchar contra el terrorismo en el mundo, alberga, financia y protege en su país a  verdaderos terroristas como Luis Posada Carriles, quien ha confesado sus crímenes en los medios de comunicación norteamericanos. A 16 años siguen presos Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, 16 años lejos de su Patria, de su familia, de su pueblo.

A continuación reproducimos las palabras de Mirta, que nos habla de lo difícil que ha sido estar estos años alejados de sus familiares, y nos demuestra la fuerza y la dignidad con la que libran la batalla por su liberación:

 

Buenos días. Me siento muy honrada de estar acá con ustedes y como mamá luchadora por esta causa justa de mis hijos, solamente es uno el mío verdadero, pero siempre que empezamos esta lucha yo hablo y digo que estoy luchando por mis cinco hijos. De estos cinco ya nada más quedan tres, dos ya regresaron a Cuba, lamentablemente no los pudimos traer antes a ninguno, pero a estos tampoco, porque ellos cumplieron su condena de 15 años. El último llegó apenas en febrero de este año y está incorporado también a la lucha.

El motivo que yo estoy acá es para lanzar este libro, que es una antología poética que fue escrita por mi hijo en días y noches de cruel e injusto encierro. 17 meses estuvieron nuestros hijos en el año 98 a raíz de su detención. 17 meses en confinamiento para un ser humano es demasiado tiempo, dice la Ley Carcelaria de los Estados Unidos, que un hombre, un ser humano solamente puede estar en confinamiento en las cárceles 6 meses porque de lo contrario un día más le perjudicaría su salud, su mente, y todo lo que conlleve ese encierro. Por suerte nuestros hijos, su dignidad, su fuerza, su patriotismo, su verdad, los mantuvo 17 meses y les puedo decir que salieron mejor que como entraron.

Este libro tiene algo importante que aprecio yo, y es que tiene un Prólogo de uno de nuestros hijos que ya está libre, René González, él narra ahí cómo se hicieron estos poemas, porque él vivió cómo Tony los escribió, y también narra la injusticia cometida con él. Luego después tiene la nota del autor, que también él hace un recuento de cómo los versos pudieron llegar a incursionar en aquel espacio tan terrible, a distintas horas, y cómo él pudo desarrollar la musa, empíricamente, porque realmente él no tiene estudio de poesía. El camino después transitado en 15 años sí le hizo un poco que desarrollara la métrica, la rima, la serie de factores necesarios para lograr una lectura de importancia para los poetas o intelectuales que pudieran leerlo. De manera que esta sencillez, este amor, el sentimiento de este infortunio hizo que se produjera esta selección de estos poemas. La editora de este libro es una poeta muy reconocida en Cuba, su padre es Rafael Alberti, estoy segura que muchos lo recordarán, y ella es su hija, Aitana Alberti, ella y su esposo Alex Pausides, son dos poetas, dos intelectuales muy reconocidos en Cuba, ellos se brindaron para hacer este trabajo en la colaboración con la causa de nuestros Cinco hijos.

El libro se les va a regalar a ustedes, y yo quisiera comprometerlos en que de alguna manera ustedes hicieran un espacio para leerlo y así comprender un poco esta terrible injusticia que se ha cometido con estos Cinco jóvenes cubanos, que su delito mayor, si vamos a llamar, es ser cubano. Si hubieran sido de otra nacionalidad cualquiera no hubieran tenido la desafortunada intención de odio y de venganza que se produjo con ellos. Desde un principio, fueron detenidos en el 98, se hizo un juicio en la Ciudad de Miami donde está la comunidad cubano-americana (a una gran parte les afecta la Revolución), donde existen estos grupos de los cuales ellos fueron parte, a parar una década de acciones terroristas en Cuba en los años 90 y ellos emigran entre el 91 y el 92. Por lo tanto ellos por voluntad propia se deciden a ir a penetrar estos grupos sin un arma, sin nada que pueda dañar la vida personal aún ni siquiera de estos propios grupos que son agresivos y que son criminales. Simplemente fueron nada más que con su visión y su oído a captar los movimientos que se iban a producir para dañar a nuestro pueblo que ya venía sufriendo grandes atentados terroristas donde existen más de 3 mil fallecidos y alrededor de 2 mil personas mutiladas por estas acciones, desde los campos, desde los hoteles, desde los Círculos Infantiles, escuelas, en fin, acciones atroces. Y nuestros hijos fueron a eso, a evitar estas acciones, de hecho se evitaron sin ningún daño pero, el FBI no tuvo a menos pensar, después de una denuncia de nuestro gobierno, que se estaban realizando estos hechos y dar a conocer estas historias de estas personas, de estos grupos, no tuvieron a bien detener a estos grupos sino más bien detuvieron la fuente, y a partir de ahí, el odio y la venganza nos han llevado a estos 15 años.

El juicio se celebró en la Ciudad de Miami, una ciudad ya les expliqué donde bastante les afecta la Revolución, y un ambiente totalmente hostil. En el 2001 un jurado tímido de que estas agrupaciones, estos grupos terroristas pudieran tomar represalias con sus hijos, su trabajo, su vida, trataron de dar un veredicto de culpabilidad de todos los cargos. No se detuvieron a pensar, no se detuvieron a discutir, ustedes saben que en las películas, ustedes las han visto cuando hay un juicio el jurado se retira, deliberan entre ellos, hay discusión, hay dudas, salen, le preguntan a los abogados. En el caso de nuestros hijos no hubo nada de eso: entraron y salieron inmediatamente y los declararon culpables.

A partir de ahí comenzó una campaña de nosotros de solicitar al Onceno Circuito de Atlanta una revisión de esta injusticia. En el 2005 un Panel de tres jueces del Circuito de Atlanta, con un veredicto después de leer las transcripciones del juicio, con un veredicto por unanimidad les dio la razón a nuestros hijos y ordenaron a la jueza hacer un nuevo juicio y revocar la sentencia, porque ella había violado toda la legislación de justicia. Dicen los abogados nuestros que cuando un veredicto se da por unanimidad, el que queda como afectado no puede tener posibilidad alguna de un recurso de revisión ante otra instancia, sin embargo, esta fiscal que representaba al gobierno fue al Pleno del Onceno Circuito que son 12 jueces y pidió revisión. Por supuesto, ya allí empezó la presión política y el manejo de estos jueces, y por supuesto, perdimos todo lo que habíamos ganado en el 2005. De estos 12 jueces, 10 estuvieron en contra de nuestra causa y 2 a favor. En ese Pleno se determina que van a re sentencia solamente tres porque la jueza había violado en la tabla de sentencia el orden que tenía que llevar ella en cuanto a hacer una justicia y la mandan a re sentenciar.

Dejan a dos de ellos fuera, uno de ellos ya está en Cuba que es René que tenía nada más 15 años, y dejan a Gerardo que es el que más complicado estaba y que es el que ellos verdaderamente hicieron un caso político, que tiene un Cargo 3, el más injusto, el más falso, en el que menos probabilidad tenía la fiscal, donde ella les reclama inclusive en pleno juicio que entra este cargo ya después de 6 meses de entrado en orden el juicio, ella se ve perdida con este cargo, no tiene pruebas, no tiene argumentos, y ella logra llevarlo a este Onceno Circuito, este le dice que no, que lo retire. Ella estaba acusándolo de asesinato en primer grado, lo más ilógico. No se asusten por ello porque él es el hombre más bueno, el más incapaz de hacerle daño a nadie, pero la política norteamericana, la manipulación de este odio, de esta venganza lleva a este extremo de abuso de poder y de abuso personal. Entonces esta fiscal no logra que le pongan en segundo grado este cargo para ella poner conspiración, conspiración es “usted no lo hizo pero yo pienso que usted lo hizo”, y ya,  sencillamente cabe todo lo que pueda ser  sugerido. Y en el caso de él pasó lo mismo, no lo puede pasar a segundo grado para poder manipularlo mejor y lo lleva en primer grado. Por supuesto tenía que perderlo, sin embargo, este  jurado cuando va a impartir su justicia los declara, todos los cargos, sin llegarse a detener en nada, culpable. Y de ahí empezó nuestra odisea. A Gerardo lo dejan sin posibilidades de ir a la re sentencia.

Cuando termina ese dictamen de tres a re sentencia en el 2006 nos vamos al Supremo, a reclamar justicia. Y para ir al Supremo, nosotros empezamos una campaña de apoyo a la causa de nuestros hijos, ya se estaban realizando muchas actividades a partir del 2001 pero bueno, fuimos allá con un apoyo de 10 Premios Nobel, de Parlamentos completos, parlamentarios independientes, personalidades de la cultura, consejos de iglesias, abogados independientes, organizaciones de abogados en pleno, en fin, que íbamos con un aval que nunca en la vida, decían nuestros abogados, que se había presentado en el Poder Supremo. El abogado para esta presentación, ustedes saben, como los médicos cada abogado tiene su especialidad, este en apelaciones, el otro en el Supremo, y se trató de buscar el abogado más especialista, el más reconocido, el más respetado en los Estados Unidos para que defendiera el caso de nuestros hijos. Él, cuando leyó las transcripciones y supo del caso se interesó muchísimo por participar en él, cosa ésta que le hizo daño a él porque se defraudó de pensar que se rechazara el caso. El Supremo en los Estados Unidos cuando va a deliberar los casos, solamente acepta el 1% o 2% de los cientos o miles que le presentan. El nuestro estaba bien amparado, tenía opción para que lo citaran, sin embargo, no tuvimos esa posibilidad. La manipulación política hizo posible que no lo aceptaran. Y de ahí nos retiramos y nos fuimos a la re sentencia.

Fue un golpe muy fuerte para nosotros lo del Supremo. Nos fuimos a la re sentencia y el primero en re sentenciarse fue mi hijo. Mi hijo tenía una cadena perpetua más 10 años, había pasado 8 años en una prisión de máxima seguridad en el Estado de Colorado, en la prisión más difícil, Florence. El 13 de octubre del 2009 fue el primero en re sentenciarse, y en ese juicio la jueza se molestó muchísimo porque la hicieron revocar esa sentencia, ¿Qué pasa con esto? Que hay una tabla que se dice: hay 10 cargos, entonces, el primer cargo es de dos años, el segundo es de tres, pues ya queda el de dos libre y vas cargando el de tres, y después si viene otro de cinco pues ya queda y van cinco. ¿Pues ella qué hizo? Dos y tres, cinco, cinco y cinco, diez, diez y cinco... hasta que lo llevó a donde ella quiso, y cuando este Panel vio la brutalidad que ella había hecho, que había violado todo lo establecido en la ley, la mandó a re sentenciar la tabla de sentencia, no los cargos. Y de ahí la fiscal en una discusión le dice que qué la motivaba porque ya el gobierno, primero en el 2001 pidió lo máximo que fue lo que les impusieron en sentencia, ahora pedían 20 años para mi hijo. Ella le dice a la fiscal que por qué ella cambia esa sentencia si le había dicho en el 2001 que este hombre era un peligro para el pueblo, para la seguridad, cómo era posible ahora, y ella le dice que había una desinformación internacional con relación a la justicia norteamericana.

¿Qué pasaba? Que ya el movimiento de solidaridad, las denuncias que estaban haciendo, ya estaban siendo eco de presión en que se pusiera la verdad. Y así transcurre el hecho de que viene la parte del defendido, y viene el abogado de mi hijo, ustedes después aquí leerán un fragmento donde él tiene en esta convocatoria que les hago más adelante, y este abogado le dice a ella que por favor le presente las pruebas de las acciones que hizo su defendido contra el pueblo norteamericano, y ella le dice que no tiene, “enséñeme las razones que usted tenga de las pruebas del daño que él le pudo haber hecho a la seguridad nacional, ella tampoco tiene pruebas, y simplemente ella le dice que ella no tiene pruebas pero que era su intención y lo tenía en su mente.

Cuando se va a deliberar pasaron varias cosas. El abogado le dice, le hace un señalamiento que yo estaba en la sala y que tuvieran a considerar mis años, mis canas. Ella no tiene para eso sentimientos. Ella se fue a deliberar y regresó, no respetó al acusador que era en este momento, esta vez el mismo gobierno, la misma fiscal, y le aplicó en lugar de 20 años que ya mi hijo el año que viene estaría regresando, le aplicó 21 años y 10 meses, por eso es que él termina en septiembre de 2017. Mi hijo por haber nacido en los Estados Unidos, él tiene 5 años de libertad supervisada. Esa libertad supervisada es, él está fuera de la prisión, va a hacer una vida, dicen que la ley norteamericana, la libertad supervisada es para que el preso se una a su familia, el preso se incorpore a la sociedad, empiece a trabajar, empiece a hacer su vida social, y se reporte. En el caso de nuestros hijos eso no les está permitido. René tenía una condición de tres años, y René nunca pudo tener una licencia de conducción, René nunca pudo ir a trabajar a ningún lugar, él era el jardinero de donde allí mismo estaba para justificar que hacía algo porque no le permitían, y además, estaba en peligro su vida porque tienen que pasar por la libertad supervisada en el mismo Miami. Por lo tanto, aquello quedó así y lamentablemente otra vez no se hizo, y mi hijo todavía está cargando esos 21 años y 10 meses.

El segundo en re sentenciarse fue Fernando. Fernando tenía 19 años cuando se realiza esta actividad, esta re sentencia, y en lugar de mandarlo ya en libertad, que podía haberlo hecho fácilmente, no había ninguna razón, no tenía ningún cargo, los cargos eran generales porque no se detuvieron a ver nada, simplemente le rebajó año y medio. Afortunadamente él termino ya ahora en febrero de cumplir su sentencia tal como ella se lo aplicó. Tuvimos, si se quiere, una gran suerte, que no tuvo que ir a  una prisión de migración para después ser deportado como le hacen a la gran mayoría de los presos que van hacia otro país, hacia su país o que se quieren quedar en el país. A él lo sacaron de la prisión y lo llevaron a Cuba, esposado, pero lo llevaron, y tuvimos esa gran suerte.

Después viene Ramón que tenía una cadena perpetua más 18 años, y ella le aplicó ahora en este momento 30 años. 30 años es igual a una cadena porque son 30 años en prisión, se dice fácil pero no es así.

Entonces,  ¿qué nos quedaba a nosotros cuando salimos ya de eso? Bueno, simplemente continuar la lucha, tratar de que en cada espacio que nosotros tenemos que ustedes entiendan, que no fuera para, mi pienso yo, si no estuviera aquí con mi verdad, con la injusticia a que se está cometiendo ahora con nuestros hijos, yo creo que no sería para mi darme a respetar ante ustedes, y pedirles la ayuda en estos momentos después de 15 años que seguimos nosotros todavía batallando.

El caso de nuestros hijos es una manipulación política, es un caso que ha sido de odio, de venganza, y que es un caso que ha sido una injusticia abismal de las tantas de los Estados Unidos, una bastante grande. Y es por eso que ahora en este año, en esta oportunidad, en estos momentos, nosotros más que nunca necesitamos de cada uno de ustedes. Yo empecé con 66 años cuando esto comenzó y nos incorporamos a la lucha y acabo de cumplir el 22 de este mismo mes 82 años. Afortunadamente, la vida me ha dado un poco de lucidez para poder transmitirles a ustedes el por qué debemos incorporarnos a la libertad de estos hijos. Primeramente porque les estoy diciendo que son hombres que lo único que hicieron fue luchar contra el terrorismo, y quien lucha por el terrorismo lucha por la vida, lucha por la humanidad, porque no solamente fueron a defender la patria nuestra, fueron a defender hasta el pueblo de los Estados Unidos, que se produjeron acciones durante el tiempo que ellos estuvieron allí, y ustedes saben lo que es el terrorismo, es inhumano y es cruel.

Y ahora nos encontramos al cabo de estos 15 años que Obama ya va a terminar, la posibilidad de que el pueda tener un gesto y lograr que nuestros tres hijos que quedan pendientes puedan llegar a casa. Pero para que él haga eso, como no tiene mucho valor porque teme a esta mafia terrorista, él necesita un apoyo de millones de hombres y mujeres que se conviertan en un jurado para poder lograr que haga lo que tiene que hacer. Él tiene interés en Cuba en cuanto a que pueda hacerlo mediante un intercambio, pueda hacerlo mediante un indulto, pueda hacerlo por humanidad, pueda hacerlo por muchas cosas, pueda hacerlo por la vergüenza de haber permitido que su justicia se ensañara de esta forma. Puede hacerlo de muchas maneras, él está abierto, nuestro país está abierto a todo lo que él quiera presentarle, siempre y cuando, por supuesto, no nos humille, sino sencillamente, el voto de respeto de un intercambio.

Ustedes se deben haber enterado en el transcurso de estos años de Obama que él ya ha hecho varios beneficios de cambios, cambió rusos, cambió iraquíes. Ahora mismo, recientemente, pidió al presidente de Uruguay, Mujica, que le hiciera a favor de recibir a 5 presos de la prisión de Guantánamo, la cual todavía no ha cerrado y ya se va a ir, que los recibiera en su país, allí existe una comunidad árabe y Mujica aceptó recibirlos, pero también le dijo que por qué no hace un beneficio con los cubanos. Ahora falta que él lo haga, él lo puede hacer, lo que tiene es una presión que es la comunidad cubano-americana, ustedes conocen de la política, estamos hablando de un escenario que conocen. Entonces ¿qué nos quedaría a nosotros ahora? Nos quedaría tratar de ver si en este evento que se va a realizar en Washington nosotros pudiéramos, sabemos que no podemos estar allá todos porque se necesita una visa, se necesita economía, se necesitan millones de cosas, pero existe algo hoy que es muy importante que es la red de redes, que es toda esta tecnología que yo la desconozco y no quiero profundizar en ella porque pudiera cometer errores, pero existe, y nosotros podemos en este periodo de tiempo donde vamos a estar del 4 al 11 apoyando la causa de nuestros hijos, que hay dos días que va a haber un looby en el Capitolio, donde congresistas y parlamentarios van a recibir a muchas personalidades que sí van a estar allá, que van a apoyar la causa personalmente y van a hacer acciones allí dos días de recibimiento del Capitolio para enviar al presidente Obama con sus parlamentarios, congresistas, mandarle el reclamo de que termine ya con esta injusticia. Hay también varias acciones artísticas, pero el día 7 de esta Jornada se va a hacer una gran marcha, esta marcha va a empezar en un lugar y va a terminar en la Casa Blanca, ahí se va a hablar, a hacer mitin, a entregar documentaciones, y por supuesto sería importantísimo, y aquí están los correos que ustedes desde aquí en una red pudieran apoyar y bombardear también este sistema que nos apoya y nos ayuda, y nosotros lo hemos querido traerlo así para que lo vean. Hay una frase aquí del abogado de mi hijo (Leonard Weinglass), que ya falleció lamentablemente, un hombre de lucha, de justicia civil, una gran persona, él tiene una frase aquí que dice: “Las causas justas –como las de nuestros hijos- solamente podrán ser liberadas si se logra una solidaridad incondicional”.

Yo les puedo decir que a través de estos años nosotros hemos avanzado enormemente en el apoyo internacional. El motor impulsor de esta lucha es mi pueblo, se unió desde el primer día nuestro gobierno, que no cesa en apoyarnos para poder ir a visitarlos a las prisiones. Gracias a esas acciones hemos podido lograr convocar a esta etapa que estamos llegando. Pero ahora es el momento, si Obama se nos va y no logramos el regreso de nuestros hijos, ¿qué podremos esperar para el próximo presidente? Que ya se está titulando con más odio, se está titulando con más presión con Cuba, y si todos somos capaces de ayudarnos pues, y yo sí les puedo decir, luego de que lean este libro se van a dar cuenta de la parte humana, nada tiene odio todos, son poemas todos dedicados a la Patria, a la familia, al amigo. Son cosas sensibles lo que está aquí, no hay odio ninguno, no hay nada que pueda hacerles pensar a ustedes que es una propaganda de venganza, en absoluto, más bien de amor. Y es por eso que yo me siento muy honrada, muy feliz de poder estar aquí compartiendo hoy con ustedes y poder hacerles llegar este libro que sé que es también parte de esta lucha y parte de que conozcan a nuestros hijos en su profundidad.

El plano de qué ha pasado en mi vida estos 15 años, bueno pues, yo les diría que tengo 4 nietos, tres de ellos ya hicieron su universidad, ya están trabajando, ya se casaron tres de ellos. De dos de ellos tengo ya dos bisnietos, voy a tener uno próximo. La hembra ya cumplió sus 15 años, también está casada y tiene una bebita. Me he sometido a tres operaciones estos 15 años, dos de ellas de cadera, no por caída sino por desgaste, por enfermedad de cadera, por eso ven que me cuido al subir y tengo mi pequeño impedimento. Sin contar que ya hay mucha familia que no está ni estará cuando ellos lleguen, y por supuesto, son etapas de la vida que nuestros hijos se han perdido, ya los niños que estaban con un año, dos años ya son hombres, mujeres, y como ustedes pueden ver detienen a su papá, no es fácil.

Sin embargo, nuestros hijos, nuestros nietos, los hijos de estos hijos míos, han llevado esta campaña también con mucho honor, con mucho amor y con mucha dignidad, porque es una causa justa, es una causa noble, y mañana con un poquito que todos hagamos, ya con esto que hicieron se van a sentir muy honrados de haberme acompañado, de haber acompañado a nuestros hijos y de incorporarse a esta lucha próxima para poder lograr y disfrutar, quizá un día vengan hasta por aquí y ustedes puedan conocerlos en lo personal. Así es que, es todo lo que yo quería decirles y agradecerles muchísimo este tiempo, que me perdonen, una amiga mía, una señora mayor argentina, luchadora, fundadora del Partido Comunista de Argentina nos vino a visitar, quería conocernos,  y me da un abrazo, yo la vi tan frágil porque era una persona que iba a cumplir casi 90 años, murió con 100, y me abraza y yo me pongo sentimental porque la siento tan frágil y ella me dice “para compañera, el momento no es de llorar, es de luchar”, y yo cargo conmigo siempre esa frase porque realmente yo me pongo sentimental porque duele, pero mantengo mi espíritu de lucha hasta mi último día, así que es lo que yo quería dejarles, les agradezco muchísimo y que sepan que me siento muy honrada de haber estado aquí esta mañana y agradecerle acá a la compañera Aline que puso tanto interés en compartir este espacio. Así que muchísimas gracias a todos.

Mirta Rodríguez, madre del luchador antiterrorista Antonio Guerrero, condenado por combatir el terrorismo en Miami a 21 años más 10 meses de prisión.

 

¡16 años es demasiado!

¡Fin a la injusticia, libertad ahora!

¡Hasta la Victoria Siempre!

volver arriba