Menu

Documento Central del V Encuentro Nacional de Solidaridad Con Pasta de Conchos

  • Escrito por 
Documento Central del V Encuentro Nacional de Solidaridad Con Pasta de Conchos

Documento Central del V Encuentro Nacional de Solidaridad Con Pasta de Conchos

Camaradas:

Cuando convocamos a este encuentro lo hicimos pensando en la necesidad de darle seguimiento al principal objetivo que hemos perseguido desde el día de la tragedia, en que 65 compañeros trabajadores mineros quedaron atrapados en los socavones de la mina 8 de Pasta de Conchos. La tragedia ocurrió aquel fatídico 19 de febrero del 2006 a las 2:10 horas. Ese día, para muchos de nosotros cambió la vida, pues la zozobra de esperar que nuestros compañeros salieran con vida  era, sin embargo, la principal esperanza. Al quinto día la empresa Industrial Minera México S. A. notificaba que era imposible la búsqueda de los mineros atrapados, pues las condiciones de la mina eran deplorables a causa de la explosión provocada por gas metano, y que suspendía las tareas de rescate.

De inmediato surgieron las voces de protesta de viudas, madres, padres, hijos, hermanos, de los atrapados, exigiendo rescataran a sus seres queridos. Luego vendría el dictamen apresurado de la Secretaria del Trabajo que avalaba la postura se la empresa, pero a la vez, dejaba al descubierto que la mina trabajaba en condiciones pésimas de seguridad e higiene y que existían varias sanciones por no acatar las normas que la propia secretaria exigía, ordenándole a la empresa  poner en condiciones la mina para proseguir con el rescate. Todo esto dilataba las tareas del rescate como si quisieran que los deudos se resignaran, e iniciaron un proceso de disuasión, entregando “ayuda humanitaria” en dinero a las familias, en becas a los hijos en edad de estudiar y otras prebendas. Así transcurrieron los días.

Pero no solo cambiaba la vida de los deudos, también cambiaba la vida de las organizaciones proletarias. El sindicato minero iba a sufrir la persecución más feroz de que se tenga memoria de parte de las autoridades, quienes implementaron toda una política de Estado  que de mil formas trataría de destruirlo, pero sobretodo, apartarlo de inmediato del conflicto de los mineros caídos en Pasta de Conchos. Así la Secretaria de Trabajo toma nota a Elías Morales, como nuevo dirigente sindical, siendo un espurio, y desconoce al autentico  Secretario General, Lic. Napoleón Gómez Urrutia.  Elías Morales jugó su papel de mequetrefe y títere del gobierno, liquidando a la sección 13 del sindicato minero, donde pertenecían los trabajadores de Pasta de Conchos. Más los deudos no quedaron solos ni aislados. Los adherentes a la VI Declaración de la Selva Lacandona, el mismo día de la tragedia acordaron brindar toda la solidaridad a Pasta de Conchos e incluirla en el recorrido nacional de las  resistencias que participaron en “La Otra Campaña”. Le correspondió al Partido de los Comunistas, con sus bases mineras, hacer los contactos con los deudos, brindarles toda la solidaridad a su demanda de exigir el rescate, elevar la moral de su lucha y buscar la unidad con todos aquellos que resultaron afectados por la tragedia .

Así el 20 de noviembre del 2006 llegaba a la mina el SubComandante Insurgente Marcos, quien fue recibido por un nutrido grupo de viudas y familiares. Para el primer aniversario logramos la confianza de viudas y familiares y juntos levantamos el campamento para conmemorar la tragedia. Así se habría una estrecha amistad y camaradería con el objetivo común de rescatar  los restos mortales de los mineros caídos.

Para fines del 2006, IMMSA aún tenía personal trabajando dentro de la mina, existiendo hacia el exterior un hermetismo absoluto de los trabajos que estos realizaban. Ninguna autoridad  entró a la mina después del siniestro y los trabajadores, por casualidad, encontraron dos cuerpos de compañeros.  Según versiones de algunos de éstos, la empresa no hallaba que hacer, pero  tuvo que dar fe del hallazgo y los cuerpos fueron sacados de la mina el mes de diciembre del 2006. Este hecho en vez de animar a continuar buscando, creó una reacción contraria a la empresa. El derrumbe que obstruyó la salida de la mina se encontraba del diagonal 17 al diagonal 19,  IMMSA jamás removió un centímetro de escombro de ese lugar, al contrario, taponeó el acceso en el diagonal 17 en los tres cañones (banda, entrada de aire limpio y retorno). Existe un cañón nuevo donde se iba a abrir un nuevo frente, por ahí los trabajadores de IMMSA penetraron  hasta detrás del diagonal 19, donde terminaba el derrumbe, e hicieron un túnel hacia los cañones. Al llegar a ellos, los ingenieros que dirigían los trabajos penetraron y, al salir, ordenaron taponear ese acceso.

El hallazgo de los dos cuerpos de los mineros, obligó al gobierno a responder y  contrató un cuerpo interdisciplinario de científicos para llevar a cabo un peritaje y determinar si era posible la recuperación de los faltantes 63 mineros. Este grupo bajó cámaras de video por 86 tiros y grabó videos del estado real del interior de la mina. En la visita de campo, este grupo nunca bajó al interior de la mina, se dedicó a escuchar las versiones de la empresa y de la comisión de los deudos. En base a eso elaboró su dictamen en el que decía, que el rescate en esas condiciones de la mina, ponía en riesgo a los rescatistas, más sin embargo, dejaba las evidencias de los videos del interior de la mina, los cuales quedaban  en poder de los deudos. La Secretaria de Trabajo en base al dictamen, ordenó a la empresa  poner en condiciones la mina en un lapso de 30 días, a lo cual IMMSA respondió sacando a todo el personal que laboraba en la mina, e inicio a taponear los 86 tiros, al siguiente mes la Secretaria de Trabajo constató que IMMSA no había acatado la orden, y el 30 de nov del 2007 la Dirección General de Minas, de la Secretaria de Economía decretaba la suspensión definitiva de los trabajos y beneficio del carbón en ese fundo minero.

El nuevo gobierno tomaba la estafeta tan socarronamente como Vicente Fox, ignorando el problema de Pasta de Conchos.

El nuevo gobierno de Felipe Calderón al igual que el de Fox persiguió sistemáticamente al sindicato minero, tratando de dividirlo y desprestigiarlo ante la base, sobre todo a su Secretario General, mas sus bases, con dignidad defendieron su independencia y condenaron la intromisión del gobierno. Fueron esas bases y sus auténticos dirigentes quienes, por la experiencia de Pasta de Conchos, emplazaron a huelga simultáneamente tres centros de trabajo minero propiedad de Grupo México de German Larrea, Taxco(mina de plata), Sombrerete (varios minerales), Cananea (la mina más rica de cobre de américa latina). De esa forma Pasta de Conchos se convertía en referente de las luchas mineras, a la vez que se fortalecía  su demanda de exigir el rescate de los cuerpos de sus seres queridos.

De esa manera iniciamos el siguiente paso. Con todas las evidencias obtenidas de los trabajadores que laboraron en la mina antes de la tragedia y después de ella, incluyendo los videos del grupo de científicos, creamos una hipótesis  con base en aportes  científicos sobre el comportamiento del gas metano, del oxígeno, del bióxido de carbono, de la reactividad y la descomposición de los cuerpos y su reacción con el agua, el medio ambiente, y  con base también en la experiencia y las aportación de mineros calificados, llegamos a la conclusión de que IMMSA Y el gobierno , habían creado un gran teatro para engañar a los deudos de los mineros atrapados y a la opinión pública y que el rescate había sido posible desde el mismo día de la tragedia. De esta conclusión surgió la acción que demostrara esta hipótesis, la única manera era bajar a la mina. Así iniciamos la organización de pasar de observadores a protagonistas. Estábamos  convencidos que no teníamos ningún riesgo ni temor de bajar a la mina. Los detalles los obviamos pero ese día 28 de septiembre del 2008 iniciamos el descenso al fondo de la mina con plena seguridad.

A partir de las huelgas mineras del 31 de julio del 2007, por medio de las viudas y familiares iniciamos  un acercamiento más firme con el sindicato minero. En primer lugar para solidarizarnos con el movimiento de huelga y hermanar las luchas y a partir del segundo aniversario de la tragedia de Pasta de Conchos les planteamos la pretensión de bajar a la mina y trazamos el plan. Entendíamos las limitaciones del sindicato, la persecución hacia ellos no cesaba y los conflictos por las huelgas los absorbía en su totalidad. No se rajaron y dijeron:” Si le entramos, esta también es nuestra lucha”. Así uníamos fuerzas y programábamos la incursión al interior de la mina para el día 28 de septiembre del 2008.

La incursión fue un éxito. Todos cumplimos con nuestra parte. La empresa no pudo contener nuestro avance. Las viudas y familiares tomaron la posición de vanguardia. La convocatoria resume la acción de ese día, hoy memorable. Luego de constatar nuestra teoría, antes de terminar esa jornada, planeamos la toma de la mina por tiempo indefinido, para llevar a cabo el rescate independiente, y pusimos como fecha el 20 de noviembre del 2008.

Emprendimos un recorrido nacional para pedir el apoyo popular y de las organizaciones en lucha, iniciando en Cananea, con los mineros en huelga, donde tuvimos una gran recepción del pueblo y los huelguistas. Estuvimos en Mexicali con los maestros independientes y los Comités del Pueblo. Regresamos a Sonora con los hermanos yaquis.  Bajamos por Sinaloa, Nayarit, Colima, Jalisco, Ciudad de México. Ese fue el primer recorrido antes de tomar la mina y recibimos el apoyo y la solidaridad de las organizaciones más combativas de esas regiones.  El día y hora de la acción contamos con el apoyo de muchos de ellos pero resalto la presencia del compañero Sergio Tolano, Secretario General de la sección 65 del  Sindicato Nacional Minero, acompañado de varios compañeros de esa sección y así iniciamos los trabajos del rescate independiente.

Cuanto entusiasmo esos primeros días el campamento de solidaridad. Los campamentistas tenían tareas concretas. Las viudas y familiares se turnaban para permanecer en el campamento y realizaban tareas de orden y limpieza. Se nombraron tres coordinadores y un coordinador general. Cada coordinador tenía una tarea específica. El Coordinador de Trabajos Mineros era el encargado del personal dedicado a la minería; de crear las cuadrillas y los turnos de trabajo. El Coordinador de Equipos, encargado de echar a andar la energía eléctrica alta y baja tensión; y poner en condiciones todos los equipos necesarios para el rescate. El Coordinador de Solidaridad, encargado de atender toda la solidaridad que llegaba a la mina. Además contábamos con un Subcoordinador de Seguridad e Higiene, encargado de la seguridad del personal y la mina.

Los ataques  al sindicato minero no paraban. Le congelaron las cuentas bancarias pensando que de esa manera iban a parar el rescate, mas no fue así, las demás organizaciones respondimos y llamamos a nuestras bases a la solidaridad económica, y reiniciamos el recorrido nacional  por toda la República. Todas las organizaciones cooperaron y el pueblo también, la Juventud Comunista de México llevó a cabo una campaña de un peso para el rescate recorriendo universidades, preparatorias, boteo en camiones urbanos, metro, lugares públicos en fin mil formas de solidaridad económica.

El primer Encuentro Nacional de Solidaridad con Pasta de Conchos lo hicimos en la mina para suministrar energía eléctrica de la red de la Comisión Nacional a las instalaciones de la mina. En verdad estábamos temerosos de ser reprimidos. Ese encuentro lo iniciamos al revés, primero la acción después los acuerdos. Por la noche se iluminó toda la mina, después de más de un año apagada. El segundo encuentro también en la mina, tuvo un carácter internacional. Nos visitaron los Steelworkers, de Canadá y Estados Unidos de Norteamérica, una delegación del PAME, Sindicatos Griegos. Estábamos felices porque bombeábamos 300 mil litros de agua hacia afuera de la mina. El tercer encuentro lo realizamos cuando el ex diputado federal, ex gobernador de Coahuila, ex Senador, ex presidiario por corrupto, y hasta hoy privado de sus derechos políticos, en complicidad con el asesino Larrea, se apropió de la lavadora de carbón del fundo minero Pasta de Conchos, despojando a las viudas y familiares de esa posesión con la complicidad del gobierno estatal, que envió a la fuerza pública al desalojo. El cuarto encuentro lo realizamos cuando fuimos desalojados por la fuerza pública del Estado, de las instalaciones de la mina, el mismo día que desalojaban a los mineros de Cananea, rompiendo la huelga. Hoy llamamos a este V encuentro para conmemorar la osadía que puso al descubierto el contubernio y la corrupción de IMMSA y el Estado Mexicano. La impunidad de que gozan, pues sigue el genocidio de los mineros del carbón. Y exigirles el rescate de los cuerpos de los 63 mineros que siguen secuestrados en la mina.

 

CONCLUSIONES

 Las organizaciones presentes tenemos algo en común:  Aparte de pertenecer  a la misma clase social, somos constantemente golpeadas por el sistema en nuestra autonomía y capacidad combativa y los individuos que a ellas pertenecemos somos permanentemente agredidos en nuestra economía, en nuestro desarrollo social, y limitados en nuestro desarrollo fisiológico, pues con el apretón del cinturón que nos imponen, con los miserables salarios y el aumento constante de impuestos y el encarecimiento de los servicios básicos , estamos perdiendo el patrón de consumo necesario condenándonos a la desnutrición. Estudios recientes acreditan que la nueva generación tendrá un promedio de vida inferior a la pasada. El gobierno mismo ha confesado que 20 millones de mexicanos padecen hambruna. No se nos respetan nuestros derechos humanos, culturales, laborales, de vida y bienestar.

Las agresiones de Estado hacia las organizaciones sociales, sindicales y civiles que son los instrumentos de combate  del proletariado   dejan a los pueblos originarios, a los obreros , a los campesinos y a los estudiantes en un estado de total indefensión, frente a la injusticia, los despojos, la represión y el embate brutal del sistema de explotación , protector de los monopolios y del gran capital.

Bajo estas condiciones el único camino es la unidad, y pasar a la ofensiva. Creando el Frente Único de Trabajadores contra el Sistema, que será un movimiento por la vida, la recuperación del territorio Y la soberanía alimentaria, la democracia, la libertad y el cambio social.

Saltillo, Coahuila a 28 de septiembre del 2014

V Encuentro Nacional de Solidaridad con Pasta de Conchos

 

volver arriba