Menu

Preguntas y respuestas de la Conferencia “La cultura como parte fundamental en la construcción de un mundo mejor”.

  • Escrito por 
Preguntas y respuestas de la Conferencia “La cultura como parte fundamental en la construcción de un mundo mejor”.

Preguntas y respuestas de la Conferencia “La cultura como parte fundamental en la construcción de un mundo mejor”, impartida por Fidel Antonio Orta, Consejero Cultural de la Embajada de la República de Cuba en México, en el marco del X aniversario de la Juventud Comunista de México.


Transcripción: Comisión de RRII del Partido de los Comunistas


Con el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el imperialismo va a intentar atacar en todo momento, sobre todo y como bien se decía, por medios culturales, continuando en sus intentos por derrocar a la Revolución. ¿Está Cuba preparada para eso?

Si alguna virtud, de las tantas que tiene la Revolución Cubana es que ha desarrollado un gran potencial  humano, y sí estamos preparados, para  eso y para mucho más, por el potencial humano que se ha creado. A lo mejor, por ejemplo, en la práctica, no está  preparada  para recibir una avalancha de turismo que se dice que de un solo golpe se van a mover entre 1 y 3 millones de turistas anuales, solo de allá arriba, a lo mejor no hay la cantidad de habitaciones para eso, ellos son los que van a sufrir el tema

Pero desde el punto de vista ya político-conceptual de enfrentamiento ideológico, Cuba sí está preparada. Lo que sí no puede pasarle ni a Cuba ni a ningún otro país que tenga una situación similar a esta, yo recordaba un poema de Mario Benedetti, se llama Hombre preso que mira a su hijo, no sé si lo conocen, el final del poema dice: “Llora nomás botija/ son macanas/ que los hombres no lloran/ aquí lloramos todos. / Gritamos, berreamos, moqueamos, chillamos, maldecimos/… Llora/ pero no olvides.” Es decir, lo que no puede pasar nunca es olvidar la sangre que ha costado la Revolución cubana, solamente en el periodo de la Revolución fueron más de 20 mil cubanos que dieron su vida por lo que hoy estamos nosotros defendiendo. Y esta política agresiva del gobierno de los Estados Unidos, en sucesivo, ha costado más de 3 mil muertos a Cuba y más de 2 mil y tantos discapacitados.

Entonces el tema es muy serio para Cuba. Es un tema de honor de un país entero que todavía se estremece cuando escucha por ejemplo los versos emocionados de cuando el ataque de Playa Girón. Eso no se puede olvidar, más de 100 muertos, mártires cubanos. Y los mártires son el altar sagrado de la gloria de un país, Cuba tiene mucho que defender en ese sentido. Pero les decía, todavía no se puede olvidar Playa Girón, la Crisis de Octubre. No se pueden olvidar los versos aquellos que escribió el poeta en medio del tiroteo de los aviones yanquis sobre una niña que se llamaba Nemesia, que le mataron a la madre, le hirieron a los hermanos, le destrozaron los únicos zapaticos blancos que había tenido en su vida, eso es muy serio. El poema termina: “Pero Nemesia no llora/ Sabe que los milicianos/ rompieron a los traidores/ que a su madre asesinaron. / Sabe que nada en el mundo/ -ni yanquis ni mercenarios-/ apagarán en la patria/ este sol que está brillando, / para que todas las niñas/ ¡tengan zapaticos blancos!” ¡Eso tiene que ser Cuba, hoy, mañana y siempre, por honor  sus muertos!

Los medios al servicio de los poderosos le dan mucha publicidad a contrarrevolucionarios como Yoani Sánchez, ¿cómo contrarrestar la desinformación que hace el imperio? ¿Cómo es la cultura familiar en Cuba y cómo funcionan?

 

Con relación a Yoani, en primer lugar no es una escritora como dicen por ahí. Se habla de Yoani en muchos lugares porque es el caldo de cultivo de los grandes monopolios de la información. Es decir, Yoani para el pueblo de Cuba no tiene la menor importancia, es como una hormiga, eso no le importa a nadie, al hombre que vende papas al lado de mi casa no le importa para nada quién es Yoani, no le interesa al zapatero quién es Yoani. Yoani es un producto fabricado, miren ustedes en el entorno, ¿cuándo se dice aquí en México alguna noticia sobre Cuba, en la gran televisión mexicana? Jamás, de Cuba no se habla, y se habla única y exclusivamente cuando hay algún problema en Cuba que puede dañarle la imagen a la Revolución, pero cuánto se pudiera hablar aquí de lo tanto que ha hecho Cuba por la educación, por la cultura, por los niños, por el florecimiento auténtico de la personalidad de un niño, por la seguridad social, por la seguridad cuidadana. ¡Cuánto se pudiera hablar! Pero no se habla, no es interés de los grandes monopolios de la información. Lo que es de interés es Yoani, es algún conflicto que se den con las llamadas Damas de Blanco, que dicho sea de paso, de blanco no tienen nada. Es decir, todo lo que sea para dañar la imagen de la Revolución a través de Yoani o de Felicia Rodríguez, da igual cómo se llame, siempre va a ser manipulado, y por eso incluso llega a los lugares y hace para que la reciban determinados senadores y congresistas y se hace todo un manejo para tratar de dañar. Pero ya te digo, les reitero, en Cuba no tiene la menor importancia.

A lo que tú decías, ¿cómo contrarrestar esa corriente en las redes sociales? A Cuba no le es fácil. En primer lugar porque la conexión de Cuba no es en banda ancha, es muy difícil conectarse en Cuba. Yo mismo daba clases en la Universidad de Chile, y al final del contrato me dijeron que diera las clases finalmente desde la Universidad de La Habana, ellos para ahorrarse plata conmigo, que las diera online, y yo dije, bueno perfecto, está bien, las hacemos así. Yo tengo una conexión muy limitada que me la da el Ministerio de Cultura, es decir, por mi mismo teléfono, yo quito el teléfono y pongo el internet y ya tú sabes el ruido lo oye el vecino de al lado. No es como aquí que estamos conectados todo el tiempo por el teléfono y todo es una maravilla, no, allá es muy difícil. Bueno, los alumnos míos de Santiago de Chile nunca me vieron a mi la cara porque no bajaba la imagen, era una lentitud, bueno tuve que hacer un blog para subir las clases al blog. Y bueno, de ellos yo no vi más que la ventana, nunca les vi las caras, porque tenía que ser un intercambio como si yo estuviera en el aula. No, no, eso se puede hacer perfectamente desde aquí, se hace perfectamente, pero no lo pude hacer.

Es decir, en Cuba es difícil contrarrestar eso, aunque hay muchos sitios cubanos de todo tipo, no solo de Cuba, y en eso ha ayudado mucho el movimiento de solidaridad con Cuba en todas partes del mundo. Es decir, hay sitios que defienden a Cuba a capa y espada, y no están en Cuba, pero son sitios sobre Cuba, sobre lo que pasa en Cuba. Entonces yo lo que les recomiendo es un pensamiento de Fidel, yo no te digo cree en nada de lo que pasa en Cuba, yo les digo a ustedes, lean, vean lo que pasa en Cuba, vayan a Cuba, conéctense con esos sitios, porque a veces nos hacemos eco der los sitios negativos, que a veces tienen más poder de lanzamiento porque hay más recursos detrás.

Hay una forma de contrarrestarlo, pero la mayor forma de contrarrestar todo es la que les decía al principio: las ideas, aunque no te puedas conectar a internet, aunque no puedas llegar a un sitio de esos. Pero si tú vas cargado de ideas, es decir, con una nube de ideas en tu mente, no hay dios que pueda contigo. Decía el gran pensador: “Una idea justa desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”. Y cuando dijo eso no había internet ni había redes de navegación, ni había nada.

La Revolución es un hecho. Decía Neruda hace muchos años: “A América Latina le gusta mucho la palabra esperanza, pero la Revolución Cubana no estaba en los libros de un continente que ha vivido desesperadamente pensando en la esperanza.  Cuba existe, un día más, un año más, un lustro más. Nuestra esperanza no ha sido decapitada”. Y eso se mantiene muy vigente, lo dijo en 1971 y todavía es muy vigente esa expresión de Neruda.

La familia, otro aspecto que se comentaba por ahí, también es complejo, porque es la dinámica del día a día, incluyendo aquí un factor que es, digamos, el motor impulsor de los Lineamientos Económicos a los que se hacía referencia hace un rato, que es el tema económico de la familia cubana. Aquí no juega aquello de que el hombre piensa como vive, no, aquí no piensa así, porque hay gente en Cuba que siempre ha vivido de una forma y ha pensado de otra. Entonces, asegurarle el pan a cada niño en la mañana es una tarea titánica de un país que está completamente bloqueado, seriamente, esto es una cosa pero muy seria, el tema del bloqueo económico que es una guerra totalizadora extendida a todas las esferas de la vida social. Por eso se han aferrado al tema del bloqueo como última forma de ahogar a un pueblo de hambre, y como no lo han logrado, ya están convencidos de que no van a ahogar de hambre a ese pueblo, están optando por una, para ellos, más inteligente vía, que es la vía de la influencia directa, algo parecido, vayan a la historia, a lo que hicieron en el antiguo campo socialista, en la antigua Europa del Este, pero aquí, la cosa es distinta.

Aquí la cosa es distinta porque como ya les dije, hay todo un potencial humano que no va a permitir, sean históricos de la Revolución o no. Mañana puede morir Fidel, ojalá que dure muchos años, o puede morir Raúl, pero la Revolución cubana va a seguir. Va a seguir, no tengan ustedes la menor duda.

Ahora, cómo se la juega la familia, difícil. Difícil para alimentar a la familia, difícil para alimentarse ellos mismos, para el día a día, es un día a día difícil, y arriba de todo eso, que la familia siga siendo la célula fundamental de esos niños, es decir, de la sociedad pero reflejada en esos niños, que le asegure a esos niños otra de las principales virtudes de la Revolución que es el humanismo, el compartir no lo que te sobra, compartir lo poco que tienes, con el que no tiene, o con el que lo necesita. Llevar todos esos valores ahora mismo en esta época es complejo, te lo digo con toda sinceridad como padre de familia de una familia cubana. Porque se enfrenta a muchas cosas, por ejemplo, a veces, tú no tienes ni cómo comprarle un par de zapatos a tu hijo para que vaya a la escuela, un par de tenis, porque tienen que ser tenis, no pueden ser zapatos, porque él exige que sean tenis, y algunos exigen una marca de tenis, tampoco puede ser cualquier marca de tenis, tiene que ser una marca específica, la que él te dice, Adidas, Nike, Puma, o no sé qué. De dónde le llegan esas corrientes de las que yo hablaba al principio, que es una corriente mercenaria, peligrosísima, en un niño que en ese momento tiene 8, 9 años, que está aprendiendo a pensar, que todavía no piensa. 

Para la familia cubana es muy complejo, porque el padre incluso a veces sustituye los afectos emocionales por tratar de complacer materialmente a ese niño, para tratar de quedar bien con él de alguna manera porque no puede quedar bien por otro lado. Es complejo el tema de la familia, del diario, del día a día, pero así todo, se sigue adelante. Así todo, cuando el niño sale de la casa, les puedo asegurar que es el niño más feliz del mundo, y va solo a la escuela, nadie lo lleva. Un niño de 5 años caminando solo por la calle, eso no se ve en ningún lugar del mundo. Un niño de 5 años para la escuela, de 6 años, que se unen en la esquina, 6, 7 niños, para ir juntos caminando sin temor a que alguien les haga algo, o los secuestre, o los dañe, o los humille, y después terminan sus clases, que son gratuitas, con los mejores maestros del mundo, y regresan nuevamente a sus casas. Ah bueno, por supuesto ahí están influyendo todos los factores, la escuela, la sociedad, el amigo, las amigas, la familia del vecinito que sí tiene posibilidades… Yo les recomiendo que busquen una película, o un día la ponemos y yo traigo la película, y vemos aquí la película que se llama Habanastation, no sé si la han visto, que son dos familias de la Cuba actual, una de un niñito de un barrio digamos de los menos favorecidos de La Habana, y otra familia muy poderosa que tiene de todo, y el niñito del barrio desfavorecido se queda impresionado, con la boca abierta, cuando ve un PlayStation, él nunca lo había visto y era muy natural para el otro. Esas diferencias existen en Cuba, y hay que convivir con eso, y hay que tratar de que el niñito que tenga el PlayStation, porque los padres se los dan, lo preste, lo comparta, y que al mismo tiempo sienta el mismo sentido de humanismo que tiene el otro. Porque tampoco, a lo mejor el otro es peor, es decir, como dijo Silvio en su momento, Silvio Rodríguez quiero decir, el cantautor cubano, “el tener no es signo de malvado, y no tener tampoco es prueba de que acompañe la virtud”, es decir, “si alguien roba comida y después da la vida, ¿qué hacer?”, es muy complejo el tema. El tema de la familia es complejo, pero ya les digo, que la familia sale adelante. Y yo, desde mi punto de vista personal les puedo decir que y no he conocido todavía un lugar donde el niño tenga una personalidad, el florecimiento de su personalidad con un rigor tan auténtico como en Cuba. Eso es un gran mérito de la Revolución, que está basado precisamente en el humanismo al que hacía referencia hace momento. No existe, no lo he visto, a lo mejor existe en algún lugar, pero yo no lo conozco. Por ese solo elemento, la personalidad de un niño, valer la pena defender la Revolución y dar la vida por la Revolución.

Eso es, la cultura general del que hablaba al final, cómo, de qué manera, se puede, no tratar de cerrar el concepto de cultura a las artes, porque esa pudiera ser una vía precisamente para mutilar los pensamientos. En el caso concreto de Cuba hay una voluntad política, hay un diseño de política para que esto no ocurra, y que cada día la cultura sea vista con un mayor rango dentro de una sociedad, porque es que la sociedad no es otra cosa que cultura.

Entonces, si lo vemos en el plano de Cuba, yo pienso que se han hecho muchísimos avances de todo tipo, incluyendo la creación de instituciones, de centros de estudio, de casas de cultura. El monopolio de la cultura en Cuba es el pueblo, es la comunidad, que partió de un gran movimiento de alfabetización que se dio en Cuba en 1961, es decir, por primera vez en la historia de Cuba se universalizó su cultura, ya no iban a multiplicarse las editoriales y los libros, sino que se iban a multiplicar los lectores de esos libros. Era más importante que se multiplicaran los lectores que los propios libros, aunque en Cuba se dieron las dos cosas distintas. Y una de las políticas, para que me entiendan mejor, dentro del diseño de la cultura en Cuba está precisamente diversificar el tema de los libros. A través del Instituto Cubano del Libro y de todas sus ramificaciones, entre ellas, las principales editoriales que no solo publican literatura alguna, sino toda la gama del pensamiento no solo cubano, sino universal. Es una forma práctica de convertir la cultura en pensamiento, a través de los libros. Por eso la gran Feria del Libro que se hace en La Habana, los invito a todos, cuando puedan ir, yo sé que tiene que haber plata de por medio, eso nos pasa a todos, pero bueno, se hace siempre en los meses de febrero. Es una fiesta del saber, la Feria del Libro de La Habana es una catedral de humanidades, yo los invito a que vayan, cuando puedan, pero vayan. Y si no lean lo que se publica de la Feria del Libro. Es cada día menos comercial y más interesante desde el punto de vista de multiplicar las razones de la cultura.

Ahora, ya llevado a un plano que se vaya fuera de Cuba, ya te digo, en Cuba existen las instituciones, la voluntad, el gobierno, la sensibilidad, existen todos los elementos para que cultura se vea, y es un concepto muy válido en nuestro país, que la cultura sea general-integral, así es como se le llama. Hay que partir de un concepto básico, no hay cultura sin educación, hay una cosa que está pegada con la otra. Y yo no te diría que Cuba es un país culto, porque sería un error, una exageración total decirlo, pero sí es un país instruido, y la instrucción viene de la educación. Entonces la educación te lleva a esa cultura, son dos elementos que están estrechamente unidos, y que tienen que ver con esto de que la cultura sea general-integral donde incluso está la religión. Dicen por ahí que México es el segundo país más católico del mundo después de Brasil, bueno yo no sé porque en Cuba todo mundo cree en algo, el que no pone un vaso de agua encima del refrigerador, le pone papelitos plateados dentro del congelador, el que no cree en Babalú Ayé cree en San Lázaro, es una sociedad ecléctica completamente. Eso es cultura. Y de esas religiones afrocubanas, porque en Cuba recuerden que cuando uno la analiza como sociedad, salta la tercera raíz como una de las principales, la negra, es decir, no tanto la autóctona, la taína, esa se perdió muy pronto, el cruce, el mestizaje en Cuba se dio entre el europeo y el negro, por eso esa pintura de colores tan grande que hay en Cuba donde a veces uno no distingue ni el más mínimo rasgo indígena, porque lo perdimos desde el principio antes de que se produjera el periodo del mestizaje, que fue en Cuba, a partir de 1525.

Entonces son muchas cosas, pero esto es cultura también, hablar de religión, y de lo que se desprende de la religión africana, de los bailes, de los cantos, de la manera de hacer los coros, de la influencia de otras culturas, como puede ser la influencia de la cultura china. Eso también es cultura. Es decir, en Cuba para tocar una Conga, que es un baile arrollador de calle, que se baila en la calle, para tocar una Conga se inicia con una trompeta china como llamado de atención. Esa trompeta china un día en 1915 un chino que estaba en Cuba se enteró de que iba a sonar la Conga y la sonó antes de que sonara la Conga y se quedó en la tradición el chino con la trompeta. No tiene que ser chino el que toque la trompeta pero eso es cultura, eso es transculturación, y de estas cosas tendría que hablarse. En Cuba hay planes metodológicos en las universidades para hablar de estos temas. Tendría que hablar en las universidades de todas estas cosas. De cómo la cultura no solo es el sentido estrecho, porque en el sentido estrecho está el peligro.

Cuando yo decía hace un momento que se está pretendiendo desterritorializar la idea de la cultura, era desterritorializar la idea del pensamiento. Desterritorializar el pensamiento es desterritorializar la ideología, un hombre sin ideología que no cree en nada, que no lo mueve ninguna causa justa. Eso también es cultura. Más o menos por ahí va la cosa.

volver arriba