Menu

"Nosotros debiéramos recuperar esa riqueza que pertenece a la Nación"

  • Escrito por 
"Nosotros debiéramos recuperar esa riqueza que pertenece a la Nación"

"Nosotros debiéramos recuperar esa riqueza que pertenece a la Nación"

Intervención de Salvador Castañeda O’Connor en el foro Dialogando por Nayarit:

Tepic, Nayarit; Marzo 7 de 2016. Estoy de acuerdo con todo lo que se ha dicho aquí; con lo expresado por el maestro Sánchez Bermúdez, quien fue el primer orador, hasta el último de quienes participaron en la mesa redonda, Miguel González Ibarra, aún cuando hayan planteado cuestiones, algunas, aparentemente contradictorias. El extraordinario documento de Toño Chumacero, lo suscribo, por objetivo y veraz. El panorama económico de Nayarit es dramático y trágicas las condiciones en que vive nuestro pueblo.
Cuando se habla de desarrollo se tiene que tomar en cuenta la vocación productiva de la región, la historia de los hombres que lo han promovido, y sus experiencias.
Durante el siglo XIX se tiene noticia que después de la Casa Castaños, se instaló en Nayarit, la Casa Barrón and Forbes como dueña y señora de estas tierras. Sus socios que tenían la representación de los consulados de Inglaterra y los Estados Unidos, eran europeos de origen irlandés y tenían una cabeza burguesa, de promotores industriales, aunque eran dueños de haciendas y ejercían un dominio, donde las relaciones de producción eran fundamentalmente de carácter feudal y aún esclavista. La fábrica de Bellavista fue construida en 1841, en la misma década del Manifiesto Comunista y posterior a la Revolución industrial en Inglaterra y de la Revolución Francesa. 
La fuerza económica de esa Casa no era, sin embargo, ni la agricultura ni la industria, sino el control que ejercía sobre la aduana de San Blas, que le permitía el monopolio del comercio exterior, el manejo de las exportaciones de metales y la importación de diversas mercancías
En el inventario que mandó elaborar el general Lozada, brazo armado de aquella Casa, se dice que en Tepic y Santiago había fabricas de hilados y tejidos; que en Tepic había fabricas de alcohol y azúcar, tenerías, talabarterías, fundiciones imprentas, trasportes, fabricas de zarapes y rebosos de algodón y seda, para concluir que Tepic era un emporio industrial De ello se desprende que los cultivos agrícolas principales de la región eran el algodón y la caña de azúcar.
Según la denuncia que en su momento hiciera el Ayuntamiento de Tepic, la Casa Barrón and Forbes, era quien determinaba la designación del Jefe político del 7º Cantón del Estado de Jalisco y hasta la elección del gobernador. Con el triunfo de los liberales y la reinstauración de la República la Casa Barrón and Forbes declinó y en su lugar apareció la Casa Aguirre, propiedad de españoles, que continuó con las mismas actividades productivas. Pero una mayor preponderancia política. No controlaba ya el comercio exterior, pero introdujeron el cultivo del tabaco y con el incrementaron la planta industrial, con fábricas de cigarrillos en Acaponeta, Santiago y Tepic. También se instalaron en esa época una gran cantidad de molinos de aceite y fábricas de jabón. 
La Casa Aguirre se mantuvo muchos años después del triunfo de la Revolución Mexicana. Los obregonistas crearon el Estado de Nayarit, en su beneficio, a fin de excluirla del reparto masivo de tierras entre los campesinos y hacerla intervenir en la designación y en la destitución de los gobernadores. Muchos gobernadores constitucionales, entre ellos, Don Luis Castillo Ledón, fueron eliminados para atender sus deseos. En el Palacio de gobierno fueron ahorcados los lideres agraristas Antonio R. Laureles, procurador de pueblos, y Prisciliano Góngora y arrojados sus cadáveres en el zanjón de la Alameda. El abogado general de la Casa Aguirre, se casó con una hija del presidente Calles Y fungió como su secretario particular. Los jefes del Ejército del Noroeste, pequeños burgueses, sentían simpatía por estos hacendados que impulsaban la industrialización de nuestra entidad. 
Fue hasta el gobierno del General Juventino Espinosa, en la época del general Cárdenas, cuando en Nayarit se aplicaron de manera intensiva el reparto de tierras y la Reforma Agraria, acciones que destruyeron el dominio de la Casa Aguirre.
Poco tiempo después se estableció en nuestra tierra el monopolio internacional del tabaco, con sus filiales Tabaco en Rama y la fábrica de cigarrillos La Moderna y, con esas empresas, el cacicazgo de Flores Muñoz. Juntos gobernaron el estado por un espacio de 18 años
Las empresas extranjeras del tabaco subsidiaban a los gobiernos en turno con una cantidad igual al de su presupuesto oficial hasta que llegó el Dr. Julián Gascón al gobierno y rechazó dicho subsidio, para emprender una lucha por mejores precios para el tabaco de los campesinos y una acción política que dio la puntilla al cacicazgo.
De cual quiere manera el tabaco fue la riqueza fundamental de Nayarit, cultivo que tenia la virtud además de dar empleo a decenas de miles de trabajadores agrícolas. Destruida la empresa nacional TABAMEX que desplazó a Tabaco en Rama, debemos volver a cultivar tabaco con una empresa independiente del poder público y del monopolio internacional.
Ahora la riqueza principal de nuestro estado se desplazó a la llamada Riviera Nayarit y está en manos de empresas turísticas extranjeras que, como bien lo dice el Dr. Gascón, se llevan todas sus ganancias, sin dejar aquí más que salarios miserables, pues todos los insumos que necesitan los adquieren fuera de nuestra entidad
Los hoteles, los fraccionamientos residenciales, se asientan en terrenos que pertenecían a los ejidos de la costa de Compostela, de los cuales fueron despojados por un decreto de expropiación del presidente Díaz Ordaz, expedido en contravención de las leyes agrarias entonces vigentes y sin fijar siquiera el monto de la indemnización legal que correspondería a los campesinos afectados, con el falso argumento de que todos los beneficios del desarrollo turístico serian para los ejidos de la región.
Nosotros debiéramos recuperar esa riqueza que pertenece a la Nación, en cumplimiento de las obligaciones que los mexicanos tenemos de defender y recuperar, en su caso, la integridad del territorio nacional. Entonces podríamos hacer que hubiera un mayor derrame de los beneficios del turismo entre la población nayarita, mediante la fabricación y el abasto de todos los materiales que necesita el turismo como la mantelería, ropa blanca, bajillas, cortinas, muebles y alimentos.
Cuando los zapatistas del EZLN tomaron las tierras para integrar el territorio dónde hoy se asientan los caracoles y las juntas de buen gobierno se encontraron con varias fincas cafetaleras.
Los nayaritas nos vamos a encontrar con hoteles, fincas y residencias de gran valor, construidos sobre terrenos propiedad de la Nación y que también deben ser reivindicados.
Si permitimos que se mantenga la fuerza económica en manos de esos monopolios turísticos, ellos podrán decidir en adelante, de acuerdo con la experiencia histórica, quienes deben ser nuestros gobernantes.

volver arriba