Menu

SOMOS MAESTROS, NO TERRORISTAS

  • Escrito por 
SOMOS MAESTROS, NO TERRORISTAS

SOMOS MAESTROS, NO TERRORISTAS
*SALEN BAJO FIANZA MAESTROS CNTE-CHIAPAS (Tomado de Independiente)

Por Benjamín Sandoval C.

Tepic, Nayarit; 20 de abril de 2016. Acusándolos de los delitos de terrorismo, ataques a las vías generales de comunicación, resistencia de particulares y lesiones, cuya pena solamente para el primero es de 15 a 40 años de prisión, Arely Gómez González, Procuradora General del República detuvo a 18 maestros, pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y los trasladó 1,574 kilómetros desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas hasta Tepic, Nayarit, para que en una decisión valiente la Jueza Ana Lucía titular del Juzgado de Distrito en Nayarit, ordenara en el expediente 8/2016 la libertad por los delitos de terrorismo, lesiones y resistencia de particulares y solamente los vinculara por el delito de ataques a las vías generales de comunicación, por lo cual los dejó libres bajo fianza y dio tremenda bofetada a la política represiva de Enrique Peña Nieto, al no dejarlos privados de su libertad.

El viernes 15 de abril, maestros pertenecientes a las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y que son de la CNTE, realizaron diversas actividades en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, para protestar contra la reforma educativa, por lo que, miles de policías federales implementaron operativos para impedir las manifestaciones y reprimir a los maestros, en estos detuvieron a 8 maestras y 10 maestros, haciendo gala de fuerza y riqueza, los trasladaron incomunicados y en avión hasta Tepic, capital del estado de Nayarit, el sábado 16.

Cuando los detuvieron los policías federales, los trataron mal, los tuvieron esposados acostados tirados en el piso de los edificios o en algunos vehículos, no los dejaban levantar la cabeza, siempre agachados para que no vieran donde los tenían y menos a donde los llevaban. “Cuando nos sacaron de Tuxtla y el camión empezó a caminar y caminar y yo medio levantaba la cabeza y veía con el rabito del ojo monte, pensé, nos llevan al Amate, pero luego voy viendo aquél avión grandote y nosotros sin saber nada de lo que sucedía afuera, sin tener comunicación con nuestros familiares desde que nos detuvieron, pensé, ¡ay dios mío! Ya nos van a desaparecer como los muchachos de Ayotzinapa y me puse a rezar” relata una maestra.

En las noticias nacionales se informó su trasladado al Centro Federal de máxima seguridad de El Rincón, acá en Tepic, rápidamente los maestros nayaritas buscaron contactar a los compañeros de Chiapas para ponerse a disposición y brindar solidaridad, pero todo fue imposible, nadie sabía con certeza donde los tenían. Todo se mantuvo hermético por parte del gobierno.

Nunca pisaron el penal, siempre los tuvieron en las instalaciones de la Procuraduría General del República (PGR) Nayarit y no permitieron a nadie hablar con ellos, ni a su abogada, Lic. Verónica de la CNTE Chiapas, les asignaron a los defensores públicos federales Misael, Raymundo y Jahir, a quienes les reconocen haber cumplido cabalmente con su deber y los defendieron de las fieras sedientas de placer al lastimar a estos maestros, como fueron los ministerios públicos federales, a quienes al final la Jueza les su petición y no ordenó que siguieran presos los maestros por tres de los cuatro delitos y tan solo les dejó el de ataques a las vías generales de comunicación, debiendo otorgar una fianza que va de los 20 a 30 mil pesos por cada uno ellos, presentarse a firmar cada semana ante un Juez de Distrito en Tuxtla Gutiérrez y no asistir a ninguna manifestación convocada por el sindicato durante todo el tiempo que dure el proceso, mismo que conocerá el proceso al declinar la Jueza de Tepic a su competencia y remitir el expediente para allá.

“Nos dejaron libres, no traíamos ningún peso, ni cartera, ni teléfono, nada, todo nos lo quitó la policía federal, nosotros ya sabíamos que estábamos en Tepic, pero ninguno conocía la ciudad y no teníamos manera de comunicarnos con nuestros familiares y tuvimos que pedir limosna, en eso una persona, nos preguntó porque pedíamos limosna, ya le explicamos y nos preguntó ¿entonces ustedes son los maestros de Chiapas que trajeron para acá por luchar contra la reforma educativa? Sí, le contestamos, ¡hombre y porque no dicen eso! Vénganse ahorita los voy a llevar con quien les va a dar dinero y partir de allí, ya no hemos estado solos” dice otro maestro.

A la medianoche de ayer, las aguerridas maestras Gabriela Alvarado e Irma Tejeda, el siempre dispuesto maestro Wong, el incansable Manuel Femat y quien esto escribe, nos reunimos con los maestros. “Siento mucha pena y pido disculpa” dice el maestro de mayor edad, “por como estamos, sin camisa, pero es que no tenemos ropa limpia para ponernos y la que traíamos la acabamos de lavar”, señalando hacía los tendederos de ropa, los cuales lucían repletos.

Agradecidos con la solidaridad demostrada por los nayaritas, nos relatan su odisea, “somos maestros, no somos terroristas” nos dice el maestro, “nosotros luchamos por defender la educación pública y gratuita, pero pacíficamente, ¿sino que ejemplo le vamos a dar a nuestros alumnos?”, nos explican de manera ordenada cada uno de los mentores lo que ya sabemos traerá para el pueblo y maestros la reforma educativa y nos ejemplifican “en Chiapas hicieron examen para entrar a medicina 5 mil aspirantes, de esos solo quedaron en el curso propedéutico 300 y solo quedarán al final 100, ¿A dónde mandan a los 4,900 jóvenes restantes?” pregunta, para contestar él mismo “a delinquir, todos los muchachos son buenos, pero al privarlos de la educación, mandan a algunos a ser delincuentes, porque los que tienen dinero, envían a su hijos a estudiar a las universidades y tecnológicos privados, a los cuales los pobres no pueden ir, porque no tiene dinero, para eso quieren la reforma educativa, para privatizar la educación”. Otro maestro, aclara, “nosotros sabíamos que en esta lucha algunos iban a salir raspados, nos tocó a nosotros y no nos arrepentimos, porque somos inocentes, nuestra lucha es pacífica y estamos dando un ejemplo de lucha”.

Hoy por la mañana esperan que sus familiares les depositen sus fianzas, que en total es cerca de medio millón de pesos, el cual pretenden depositar hoy mismo para poder regresarse con su familia.

Los mexicanos somos un pueblo solidario. Los compañeros de la Sección XVIII les proporcionarán el camión para regresar a Chiapas y su sindicato les apoyará para su regreso. Los nayaritas, hemos y seguiremos dando apoyo en todo lo que necesiten. No cabe duda, la mayoría de las personas del pueblo son buenas, se puede construir un México mejor.

volver arriba