Menu

Nuevo León en la Plaza: ¡No al Gasolinazo!

  • Escrito por 
Nuevo León en la Plaza: ¡No al Gasolinazo!

Nuevo León en la Plaza: ¡No al Gasolinazo!

 

El gasolinazo es una consecuencia de La Reforma Energética, que al igual que todas las demás reformas estructurales del sistema, se han vuelto medidas antipopulares, que solo favorecen a los de arriba y que están siendo rechazadas por cientos de miles de mexicanos con protestas por todos lados.

En Nuevo León, el 5 de enero del 2017, a convocatoria de estudiantes, organizaciones civiles, y redes sociales, se logró una de las protestas más numerosas que han tenido lugar en el estado en las últimas décadas.

Alrededor de 15 mil ciudadanos, salieron de varios puntos distintos y se concentraron en la Macroplaza, en el centro de Monterrey.

Las distintas marchas habían transcurrido prácticamente sin incidentes, pero en una de ellas, de pronto apareció un grupo de encapuchados que empezaron a crear conflictos en el contingente. Los encargados de seguridad de esa marcha, los detuvieron y los entregaron a la policía estatal (Fuerza Civil), pero más tarde aparecieron de nuevo estos individuos y cuando empezaron a agredir verbalmente a manifestantes y a romper vidrios del palacio de gobierno la multitud los rechazó a gritos y se desmarcó de ellos, exigiendo a la policía detenerlos, más la policía, ahí presente, permitió que siguieran haciendo los destrozos por buen rato, antes de intervenir. Los represores de Fuerza Civil, en otras marchas, con menos personas, no dudan en intervenir, rodearnos, amenazarnos, y hasta detener a compañeros. Pero ahora su actitud con esos individuos nos permite afirmar que eran reventadores infiltrados por el gobierno para desprestigiar la protesta.

Al mismo tiempo, en varios puntos de la ciudad, otros grupos de personas estuvieron saqueando grandes tiendas. Como eso nunca antes se había visto en NL, los medios de comunicación se enfocaron a esos hechos y se la pasaran creando un ambiente de terror informativo, difundiendo rumores, mezclados con fotos y videos, en vez de abordar el tema de la gran cantidad de gente protestando y los motivos que los hicieron tomar calles y plaza.

Conociendo todo eso, y con los ánimos caldeados, los manifestantes exigieron a los medios ahí presentes que se alejaran de la protesta. Un vehículo de Multimedios Televisión, atropelló a dos personas, cuando aceleró de manera premeditada y se dio a la fuga. Después de ese atropello, el pueblo se lanzó contra otros vehículos de televisoras ahí presentes, y los volcó ahí en plena Macroplaza.

Dos días después, el 7 de enero, se había convocado otra protesta. Y a pesar de toda la campaña de los medios, de las amenazas de represión del gobierno, y del temor a los reventadores, esta vez se logró convocar a más de 5,000 manifestantes. Y aunque tres unidades del ejército estaban en una parte escondida de la Macroplaza (en las calles de Juan Ignacio Ramón y Zaragoza) bloqueando internet y celulares, la Asamblea Estudiantil de la UANL logó transmitir por internet y en vivo el evento, aunque con cortes por esas interferencias llegando con esa transmisión a casi 900 personas que no pudieron asistir.

El pueblo de Nuevo León, se ha movilizado en esta jornada, no solo por el gasolinazo, sino por el hartazgo de la inseguridad, por la corrupción e impunidad, por los salarios miserables que pagan los empresarios, por la carestía de la educación, y la salud, en contra de la Tenencia, del aumento al predial, que de manera abusiva con las modificaciones a la Ley de Hacienda del Estado, aumentaron desde el 10%  hasta el 300 % como en el caso del municipio de Allende.

Así mismo empresarios y concesionarios de transporte público, se reunieron en estos días con el gobernador para estudiar un alza de las tarifas que, siendo de las más altas del país (12 pesos el boleto) querían subir a 15 o 18 pesos. Sin embargo, después de la primer protesta, el gobernador salió con que él está atento y “sensible” al clamor del pueblo, y que “por lo pronto” no habrá aumento al pasaje del camión. Lo que más bien es un logro de la presión popular, más que sensiblerías de un gobernador mentiroso e inútil.

 

volver arriba