Menu

LAS TRANSNACIONALES Y EL GOBIERNO DE MÉXICO VS LA SALUD

  • Escrito por 
LAS TRANSNACIONALES Y EL GOBIERNO DE MÉXICO VS LA SALUD

LAS TRANSNACIONALES Y EL GOBIERNO DE MÉXICO CÓMPLICES CONTRA LA SALUD DE LOS MEXICANOS

Por: Partido de los Comunistas en la Ciudad de México y zona Metropolitana

Las empresas transnacionales del sector farmacéutico son objeto de frecuentes críticas por los abusos de su poder de mercado e incluso corrupción.  Y es que los medicamentos no son una industria como las demás, sino que sus “leyes de mercado” tienen modalidades particulares.  Primero, por el hecho que tienen un mercado cautivo (personas que padecen enfermedades o preocupadas por su salud), que es una clientela vulnerable, cuyas decisiones de compra dependen no tanto de sus gustos, ni en muchos casos de su real poder de compra, sino de quienes les recetan los medicamentos (generalmente los médicos) o de la urgencia de curar o aliviar alguna dolencia a cualquier costo.  Se trata también de un área donde la calidad del producto puede ser de vida o muerte.  Esto último, y la protección de patentes, son factores que disminuyen la competencia.

Esto le da a la industria farmacéutica un poder desmedido para fijar los precios de  los medicamentos, no tanto en proporción al costo real de producción, cuanto que en función de lo que el precio de mercado puede alcanzar.  Los fenomenales ingresos de estas empresas transnacionales atestiguan de esta realidad; las tres mayores empresas mundiales: Novartis, Roche y Pfizer, suman en total un ingreso anual de 129 mil millones de dólares; el PIB de muchos países no se acerca ni de lejos a esta cifra. (ALAI AMLATINA, 06/10/2016)

El gobierno mexicano, bien que podría tener su propio laboratorio Químico-Farmacéutico y producir medicamentos efectivos y bastantes que de verdad curen las enfermedades y padecimientos de la población en lo general, así como un  sistema alimentario que cubriera a todo el pueblo, entre otros, sin embargo prefiere firmar tratados y acuerdos con otros países abriendo las puertas del comercio, la industria de todo tipo y la industria farmacéutica no es la excepción, a las empresas transnacionales, veamos.

El primero de enero de 1994 entro en vigor el Tratado de Libre Comercio del Norte (TLC) con Estados Unidos y Canadá, argumentando que ahora si con este tratado entraríamos al primer mundo y que los mexicanos tendríamos una mucho y mejor calidad de vida, y que se tendría que cambiar la constitución y elaborar las Leyes reglamentarias para obtener lo ofrecido, nos mintieron, nos han llevado  a la ruina. Hoy vuelven a mentir y pretenden firmar un tratado de nombre “Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP) donde pretenden entregar todo el territorio nacional y las instituciones del país a las transnacionales y a la oligarquía financiera.

En el capítulo V apartado “A”  indica que se vieron 22 formas de apertura comercial en la participarían las empresas de los países participantes y firmantes de este tratado y una de ellas es nada menos que la “Salud”, es decir la apertura de este sector a las transnacionales y capitales financieros.

Por otra parte vemos del diario en clínicas y hospitales del IMSS, ISSSTE y de, la Secretaria de Salud la negación de los servicios médicos especializados y la falta de medicamentos de acuerdo con la Reforma de la Salud según dice el personal de estos centros, se dejaran de tratar a las personas con enfermedades crónicas ya que solo se atenderán enfermedades básicas.
El periódico La Jornada  nos informa que la reforma en materia de salud impulsada por Enrique Peña Nieto está orientada entregar recursos públicos a empresas y aseguradoras privadas y con ello acelerar la privatización de las instituciones de seguridad social. En el fondo, los cambios al artículo 4 constitucional implican que el Estado mexicano abandone su responsabilidad de cuidar la salud de la población.

Es bien conocido que durante años el gobierno se ha dedicado a desmantelar a las instituciones públicas entre ellas el IMSS,  ISSSTE, SECRETARIA DE SALUD y otros dedicados a la Salud pública, profundizando la desigualdad social mecanizando la salud del pueblo de México, y esto responsabilizando a los trabajadores de este sector, nada más falso que esto.

La pretensión real del gobierno es llevar a todos los derechohabientes del IMSS, ISSSSTE, SECRETARIA DE SALUD a tener los mismos derechos que otorga el SEGURO POPULAR perdiendo con ello todos los derechos a que tienen derecho.

La cuestión es grave, pero más grave es no hacer nada y quedarse callado, es necesario que nos organicemos todos y luchemos juntos para salvarnos y que dejen de pisotear nuestros derechos, VAMOS A ORGANIZARNOS TODOS ¡¡¡LLAMANOS!!!

volver arriba