Menu

Entregan reconocimiento a nuestro compañero José Luis Contreras

  • Escrito por 
Entregan reconocimiento a nuestro compañero José Luis Contreras

           En el marco del XI Encuentro Internacional de Abogados Laboralistas y del Movimiento Sindical celebrado en La Habana a principios del mes de marzo entregaron un reconocimiento a nuestro compañero José Luis Contreras por su compromiso con el derecho del trabajo. El siguiente es un artículo hecho por el abogado Oscar Alzága en homenaje a su compañero  en la defensa de los trabajadores:

 

De la amistad, las luchas y los viajes con el Oso

Para celebrar el reconocimiento internacional de los cubanos y latinoamericanos a José Luis Contreras Montes (más conocido en México como El Oso), en marzo de 2017.

1.Por los años 1970 y en adelante, conocí al Oso en el esfuerzo de la revista Estrategia que dirigían Alonso Aguilar, Fernando Carmona y Jorge Carrión, cuya formación en economía política y en la lucha ideológica y política fue para nosotros definitiva.

Nunca volví a ver a ninguno de ellos…, excepto a los policías. A éstos todavía no se ha inventado la forma de decirles adiós.

Raymond Chandler. El largo adiós. 1953.

2. Después de varios meses de lucha en las calles y de trabajo en los tribunales de mil y más petroleros de Veracruz y Tabasco plantados en el zócalo, fueron amenazados de represión por la policía secreta, si no se retiraban de la plaza principal de la ciudad, esa noche destrabamos la negociación y logramos al día siguiente que –por la tarde- ganaran sus demandas y que su protesta tuviera un buen fin, incluido el regreso a sus lugares de origen en autobuses que los abordaron en el zócalo, esa misma tarde de 1989.

(Algo habíamos aprendido de Jesús Campos, un extraordinario amigo y maestro, honesto, apasionado de la justicia laboral y social. El Oso llevaba 9 años en su despacho; yo, desde 1976 de conocerlo.)

Cuando los petroleros se iban y con afecto se despedían de sus abogados, nos quedamos en verdad contentos el Oso y yo, en un zócalo casi vacío, sin darnos cuenta que detrás de nosotros estaban los policías vestidos de civil. Al pasar un taxi nos subimos de inmediato, y los policías se despidieron con la mano. El Oso y yo nos fuimos a un bar a festejar, lo más lejos de ellos.

3. Ese año, el 15 de octubre, fuimos tres amigos a entrevistar a un ilustre abogado, ya retirado del medio y la profesión, hasta su rancho El Olvido, cerca de Poza Rica. Cuando estuvimos con él en su austera casa, llevaba casi 30 años fuera del ambiente, muy pocos abogados lo recordaban, pese a que de 1933 a 1959 fue el mejor profesionista de sindicatos de México. Nadie como él había asesorado tantas y tan importantes luchas obreras nacionales y regionales en la edad de oro del movimiento obrero mexicano y, por lo tanto, del siglo XX. Para nosotros fue un honor conocer un gran maestro.

Mario Pavón Flores (MPF) se retiró en 1959, después de haber estado oculto 8 meses para evitar ir a la cárcel, como ocurrió con miles de ferroviarios encabezados por Demetrio Vallejo, reprimidos por el ejército, esas luchas fueron decisivas en la historia.  Adolfo López Mateos retiró la orden de arresto por la intervención de su primo Gabriel Figueroa, quien además de ser buen fotógrafo del cine, fue líder el líder sindical de los trabajadores del cine, que de 1940 a 46, que fuera asesorado por MPF. Aquel retiro definitivo.

MPF llevó las huelgas petroleras de 1933-34, la del SME de 10 días de 1936, que se convirtió en huelga general al dejar sin luz el centro del país, la huelga de 25 mil jornaleros de la Comarca Lagunera de 1936, que dio píe a una profunda reforma agraria que removió la economía nacional, y otras luchas. Platicar con él era asomarnos a la historia, recuperar una obra olvidada, una vasta obra a favor de los trabajadores y un acto de justicia contra el olvido.

4.En 2003, el Oso y yo aprovechamos un viaje a un encuentro de abogados en Buenos Aires, para pasar a Santiago de Chile el 11 de septiembre a conmemorar el 30 aniversario del golpe de Estado al pueblo chileno y a todo el latinoamericano. En medio de miles de militantes de izquierda de toda América Latina en la plaza de la Moneda, ese día terrible, escuchamos música de los Inti, de Jara y de tantos más, ese día que a todo el continente y al mundo nos cimbró 30 años atrás. Se recordó ese hecho imborrable con varios oradores y cantantes, a Ortega lo abuchearon y lo callaron. Luego todos guardamos un profundo silencio al escuchar a Violeta, volver a los 17.

De pronto nos dimos cuenta que la música, el dolor y el recuerdo nos había hecho llorar a muchos, casi todos viendo al piso. Esa mañana estuvimos con los colegas chilenos y desde su despacho en el piso 12, cerca del Palacio de la Moneda, nos contaron cómo vivieron y sufrieron ese día que quedó sepultado el sueño Bolivariano. Entonces recordé -no podía olvidarlo- el asalto al Palacio de Justicia en Bogotá en 1985, que me contó Benjamín Ochoa cómo lo vivió desde su despacho en el piso 9, a una calle de la brutal masacre. El pueblo chileno nos parecía el más politizado, el único que había ganado el socialismo en una elección con las reglas de la burguesía, en su terreno, lo que no había hecho ningún país europeo con más desarrollo, pero no político, como el chileno. Chile era muy peligroso para EUA. Casi 30 años después su ejemplo fue retomado en Latinoamérica en las luchas electorales del siglo XXI, impulsando una nueva soberanía regional.

5.  Al volver, pasamos a Lima, Cusco, Machu Picchu y otros inolvidables lugares, por fin recorrimos el grandioso pasado y presente Andino. El paisaje de Machu Picchu, el más hermoso que ojos humanos vieran. Advertimos que para lograr la unidad latinoamericana había que conocer y valorar su cultura, a Vallejo, Mariátegui, Arguedas; superar la arcadia colonial creada por la burguesía de Perú, conocer el pasado indígena, sus luchas y sus obras. La Andina es una de las pocas culturas originales del hombre, de un pasado milenario, que limpia la mirada y reconforta el optimismo al futuro. Pasamos una frustración al visitar el Museo del Oro y encontrarlo saqueado, con letreros oficiales: “estas piezas son falsas”. Porque el Museo había sido de propiedad privada ¡increíble!, y sus piezas originales de enorme belleza en oro, había sido vendidas por su dueño a extranjeros.

Nos repusimos con las ruinas y paisajes de Pisac, donde probamos la muña para bajar la presión que producía 3,900 metros; las ruinas y paisajes de Valle Sagrado y tantos lugares más, hasta llegar al majestuoso Machu Picchu. Recorrimos y admiramos Cusco y su escuela, confirmamos la obra de Salazar Bondy: Lima la horrible. Es evidente que muchos lugares como esos son imprescindibles para amar Nuestra América.

6. Una grata sorpresa del tiempo. Después de que a José Luis le fue limitada la entrada a la Junta (mientras hizo caso a sus amigos) logró romper el cerco y llegó a las cuatro de la madrugada (venía de la Secretaría del Trabajo) a la negociación que teníamos atorada en la Junta Local por dos días, para desatar el nudo, al día siguiente en media hora, por lo que a las cinco de la mañana se fueron a descansar las partes, capital y trabajo. Al otro día, el 15 de febrero de 2009 al mediodía reanudaron pláticas las representaciones de la Red de Transportes Públicos (RTP) del Gobierno y la sindical de 4,500 trabajadores del volante. Como a las tres de la tarde empezaron a llegar los trabajadores, que para las siete de la noche ya pasaban más de mil, pero por el buen ánimo parecían más. Realizaban una asamblea en la calle, como era costumbre desde 2001 en las revisiones salariales y contractuales, mientras avanzaban las negociaciones en las oficinas de la Junta Local en el último día, apenas horas antes de llegar a la huelga, si no había a una solución. A las siete de la noche llegó la directora de RTP, lo que hacía pensar que llevaba una mejor propuesta, ya que en la asamblea a las 6 de la tarde por acuerdo mayoritario los trabajadores decidieron rechazar la oferta de RTP.

Ante el arribo de ella, los 1000 o más chóferes alzaron la voz y el tono por la tardanza, cerraron las dos vías de Río de la Loza, o sea, Fray Servando ni más ni menos, por lo que inmediatamente Marcelo Ebrard pidió al sindicato permitir la circulación, al menos en una vía, que reanudara el paso del tráfico en el centro de la ciudad. La directora de RTP pidió mi presencia (de autoridad) para hacer su última y definitiva propuesta, lo que me permitió escuchar al abogado Contreras, que tomó la palabra e hizo valer la postura obrera con tal certeza jurídica y agilidad, que luego pasó a decir lo que más convenía a la propia empresa pública, con tal convicción, que al tomar la palabra la directora, casi repitió lo dicho por él -y como en una película de Ismael-, llegó el final feliz.

La verdad fue que después de tantos años de no ver en acción al Oso, -a quien me había acostumbrado mucho tiempo antes-, no lo reconocía ahora, renovado, ágil y el acierto con el que desatoraba el punto neurálgico, sobre todo al ritmo y compás de la lucha colectiva. ¡Qué agradable reencuentro! El Oso había crecido y madurado como nunca, era otro.   

7.Un mes después recibimos una carta del Oso, nos informaba que SIAPA, el sindicato de Guadalajara de 2000 trabajadores, lograba un convenio colectivo histórico. Nos pedía que la ANAD felicitara al Comité y a los trabajadores, porque habían logrado un aumento salarial del 8.5%, varias prestaciones y nada menos que recuperar la materia de trabajo, la que antes les fuera arrebatada por el gobierno de Guadalajara, Jalisco. En verdad era histórico ese triunfo, había que felicitarlos a todos, incluido a su asesor. Pero pensé: el Oso se siente sólo con tantos lauros sin tener carca a sus amigos para celebrar y brindar. El es como los personajes de Ismael, comparte todo con los demás, nada se guarda, ni el silencio, suele pensar en voz alta.

8.Por esos años, siguieron las huelgas de Dina, la lucha de los tomadores del agua del Gobierno y otras más, que él guiaba como asesor en el despacho de Jesús Campos, pero ya sin él, porque Jesús estuvo al frente de la Junta Local 9 años.  Antes enfrentamos varios conflictos sindicales juntos, el Oso llevó más por su lado hasta asesorar 12 huelgas en dos años, llevar a granel demandas por despidos individuales y por despidos de líderes sindicales, le tocó tener a sus amigos como autoridad en la Junta Local

9. Nos tocó también participar juntos en la creación de la ANAD en 1991, luego en la ALAL en el 2000 en Buenos Aires, en ambas José Luis Contreras fue presidente y miembro de su dirección, siguiendo aún en las dos. Participamos con Jesús Campos en las luchas electorales nacionales de 1988 a 2006. En sus movilizaciones y luchas ideológicas. A la vez participamos en los Tribunales Mundiales de Libertad Sindical de Colombia. Y en conferencias nacionales e internacionales. 

10. En los últimos años, José Luis Contreras participa como Presidente en la Dirección Colegiada de la Central Unitaria de Trabajadores de México (CUT), a la vez que como miembro de la Comisión Política de la Nueva Central de Trabajadores (NCT), así como miembro del Comité Central del Partido de los Comunistas.

11. Inolvidable es su compañera Mireya Buenrostro, quien destacó por méritos propios como luchadora social, sindicalista consecuente, leal amiga y madre ejemplar, que exigía a los suyos nunca perder ese bella cualidad del ser humano: indignarse ante una injusticia y no caer en el conformismo.

“… íbamos llegando como a las tres de la madrugada a casa del Oso, luego de andar en varias cantinas y al dejarlo, salió Mireya a invitarnos a pasar a su casa, nos llamó la atención tanta amabilidad, entramos Luna y yo tras el Oso. Cuál sería nuestra sorpresa que nos recibió con una espléndida cena y botellas, ya sentados le dio al Oso una nota y se le fue el color: iba a ser padre de gemelos, conocidos en 1986 como Fernando y Jorge.”

Otra anécdota:

“Una tarde de 1992 en que regresábamos de Salamanca de estar con otros petroleros y empezaba a obscurecer, íbamos por la autopista de Querétaro a México, manejaba su carro Jesús Luna y su copiloto era el Oso, yo iba atrás. De pronto escuché que Luna le preguntaba al Oso: “¿qué carril tomo?” Porque ya no veía bien y el Oso lo dirigía por las vías de alta velocidad. Ni Laurel & Hardy hubieran hecho un acto tan temerario como ellos. Pero Luna & Oso no hacían cine cómico sino de terror. Así que asustado por mis amigos, le pedí a Luna que se orillara para manejar yo. Entonces les pregunté que si eso lo hacían con frecuencia. El Oso contestó: solo cuando nos agarra la noche en carretera. ¡Ah, caray! Dije.

José Luis Contreras Montes nació el 8 de julio de 1954 en el DF, hizo sus estudios básicos aquí y los superiores en la UNAM.                                  

 Con afecto de su amigo OA . 27 de febrero de 2017

 

17328062_1459989890692606_197868920_n

volver arriba