Logo
Imprimir esta página

El Senado de la República debiera reconvenir al presidente por su complicidad con Trump en la agresión a Venezuela

El Senado de la República debiera reconvenir al presidente por su complicidad con Trump en la agresión a Venezuela

EL SENADO DE LA REPÚBLICA DEBIERA RECONVENIR AL PRESIDENTE POR SU COMPLICIDAD CON TRUMP EN LA AGRESIÓN A VENEZUELA

Por: Comisión de RRII del CC

Todos los mexicanos hemos podido percatarnos de que el gobierno estadounidense ha puesto en marcha una campaña agresiva en contra del gobierno del presidente Maduro, electo democráticamente por el pueblo de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Se trata de un linchamiento mediático, del que forman parte principalmente Televisa y TV Azteca; de una guerra económica, pues tiene el control de los precios y del intercambio internacional de mercancías; y también, de una ofensiva diplomática en que involucran a sus socios imperialistas y a países dominados como el nuestro, en contra de un país soberano.

Se trata además de verdaderas acciones criminales que incluyen el sabotaje en contra de las medidas progresistas de la administración pública, de los bienes materiales de la Nación y de la vida de cientos de personas, para lo cual cuentan con mercenarios financiados por la reacción interna y con el apoyo de gobiernos títeres de la región, entre los cuales, el  de México, juega un papel destacado.

Se trata de imponer  a un país soberano, que tiene su propia historia y sus propias formas de desarrollo, las ideas que el imperio y sus alcahuetes tienen sobre la democracia, el “American way of  life” ”, o una copia del  modo de vida norteamericano, con todo y sus drogadictos y la discriminación racial. En este malévolo intento, los gringos    deciden además,  arbitrariamente, sobre la vida y la muerte de aquellos venezolanos cuyo único delito es  querer ser dueños de su propio destino.

Se trata, para decirlo de una manera breve pero contundente,  de que los Estados Unidos quieren apoderarse al invadir Venezuela de las mayores reservas petroleras que existen en el mundo. Así como los españoles  nos dejaron en México la Cruz a cambio de llevarse nuestro oro y la plata, ahora los gringos quieren cambiar en Venezuela su falsa democracia por petróleo.

Los que mal gobiernan a México no pueden hablar de democracia, pues ellos han desaparecido a la República Representativa pues gobiernan con apenas el 9% de la población; y mucho menos, pueden hablar de la democracia, tal como la define el articulo tercero de nuestra Constitución, pues en vez de elevar sistemáticamente las condiciones de vida de nuestro pueblo, lo han condenado a la pobreza absoluta,  a la marginación y a la hambruna.

El pueblo de México y quienes nos gobernaron en el pasado, nunca  aceptaron la Doctrina Monroe como parte de su política internacional ni de su práctica diplomática. Por el contrario, esta receta arbitraria y neocolonizadora ha sido rechazada enfáticamente, por varios presidentes de nuestra República, pues se trata de una fórmula unilateral que reserva a los Estados Unidos el derecho de intervenir en los asuntos internos de los países del continente.

Don Adolfo López Mateos, por ejemplo, rechazó la amenazas que los agentes gubernamentales de los Estados Unidos le hicieran en Houston Texas, una vez que obligaron de manera insolente al piloto del avión presidencial  a hacer tierra en el aeropuerto de aquella ciudad, conminándolo a retirar su apoyo a Cuba revolucionaria. Pocos minutos después de su arribo a la ciudad de México declaró a gritos, ante una multitud que le dio la bienvenida en el Zócalo de la capital: “En el apoyo a Cuba, ni un paso atrás”

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, convocada en abril de 1961 para examinar la agresión militar a Cuba, auspiciada por el imperio, los Estados Unidos presentaron un plan cínico y prepotente que fue derrotado por el voto de la mayoría de países allí representados, que no aceptaron como válida la invasión seguida del desembarco de tropas mercenarias en Bahía de Cochinos. Por el contrario, aprobaron por la mayoría de votos, la propuesta de nuestro canciller, Luis Padilla Nervo, cuyos   puntos fundamentales  reproduzco en parte:

“…Considerando que es propósito permanente de las Naciones Unidas  fomentar relaciones de amistad basadas en el  principio de la igualdad de derechos y el de la libre determinación de los pueblos… que el principio de no intervención en los asuntos internos de cualquier Estado imponen a los miembros de las Naciones Unidas la obligación de abstenerse de propiciar o fomentar las luchas civiles en  otros Estados… Hacer un llamamiento urgente a todos los Estados para que eviten que sus territorios o sus recursos puedan ser utilizados para fomentar la guerra civil en Cuba…”

En otro momento de nuestra historia diplomática, el antiguo Secretario de Relaciones de México, don Genaro Estrada, apegado al principio de no intervención, elaboró la doctrina que lleva su nombre, que afirma que ningún Estado tiene el derecho de otorgar o negar reconocimiento a un nuevo gobierno de un país extranjero, surgido de manera pacífica o violenta; puede si, en ejercicio de su propia soberanía, establecer o no relaciones con tal gobierno. 

Por otra parte, y como si no fueran suficientes las agresiones  sufridas por Venezuela, todos hemos tenido conocimiento de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso público, pronunciado recientemente, amenazó a aquella República hermana, con invadirla militarmente, cuando el primero de los principios generales del Derecho Internacional, aprobados reiteradamente por la Organización de las Naciones Unidas, establece la prohibición de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza

A pesar que los gobiernos neoliberales han desmantelado formalmente y  en la práctica nuestro sistema constitucional y han hecho esfuerzos por hacernos creer  que el Poder Ejecutivo es el único autorizado para conducir nuestra política internacional, sigue vigente el principio de que el Senado de la República es nuestra máxima autoridad en materia de las relaciones internacionales, puesto que el artículo 76 de nuestra Constitución dispone que: “Son facultades exclusivas del Senado: Analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal con base en los informes anuales que el Presidente de la República y el Secretario del Despacho correspondiente rindan al Congreso…”

Es por ello que procedería, en atención a los hechos anteriormente relatados y con base y fundamento en el principio ya mencionado, que el Senado de la República, si es que no quiere hacer suyos, además de los propios, los crímenes de Peña Nieto y de su ministro Videgaray, reconvenga y exhorte al Presidente de la República por su errónea política diplomática en el caso de Venezuela. Que le ordene  retirar de inmediato su apoyo y complicidad con el gobierno de los Estados Unidos en toda acción que pretenda injerir, intervenir e irrumpir, en la vida interna de la hermana República Bolivariana de Venezuela

Sin embargo ha quedado evidenciado recientemente que tanto el Senado como todo el Congreso han entrado en un periodo de franca descomposición. En la asamblea inaugural del primer periodo de sesiones   del tercer año de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, quedó de manifiesto que el PRI, con la complicidad de algunos senadores traidores al PAN, dio un golpe de mando en el Senado, colocando en la presidencia de la mesa directiva al senador Cordero,  contrariando la propuesta  del PAN, a quien correspondía la presidencia, según acuerdo previo de la Junta de Gobierno.

Este atraco resulta relevante para el caso, porque el senador Cordero, ex secretario de Hacienda, esta ligado políticamente a Vicente Fox y a Felipe Calderón ex presidentes de la República, quienes han pretendido actuar, como agentes del imperialismo, en la vida interna de Venezuela  y de Cuba.

Por lo que a los mexicanos solidarios con la Revolución Bolivariana o simplemente partidarios de los principios de no intervención y libre determinación de los pueblos, no les queda más remedio que emprender una lucha  para que “SE LARGUEN TODOS” y vengan a gobernarnos aquellos que respeten las mejores tradiciones internacionalistas de nuestro pueblo.  

Diseño: X - Multimedia / Diseño de Páginas Web, Contenido Multimedia & Hosting.